-Señales-

En aquel bar de la esquina

un viejo juega al profeta

bendiciendo mis futuros días

presagiando el amor eterno.

 

Vas a ser muy feliz, asegura.

Me roba una sonrisa…

 

Camino con el paso apurado,

la mirada perdida.

Unos ojos recostados

en un antiguo poste de luz

me observan fijo.

Aquella voz dispara la pregunta

que genera el desconcierto.

 

¿Hay amor o no hay amor?

 

Y todo se detiene…

 

 

Carola.P

  • Comentarios
  • 3 votos

Escribí tu comentario

, , Roberto dijo

Muy bueno Carol. Tal vez uno de los mejores.
Me alegra reencontrarte.

, , gonz23 dijo

Con una pregunta existencial, el amor se alimenta de nuestros deseos y de nuestro futuro, respuesta que solo debemos encontrar con nuestros propios pasos.
Muy bueno. Voto!. Saludos. Gonzalo.