Técnicos, profesión de riesgo

Los entrenadores del fútbol argentino viven sometidos a una tremenda presión, porque trabajan en un medio donde sólo se valoran los triunfos inmediatos y los títulos logrados en el corto plazo.

-

………………………………………………………………………………………….

-

La profesión de director técnico tiene una exigencia brutal en el fútbol argentino, que transforma a los profesionales en responsables directos de alegrías o tristezas, triunfos o derrotas, éxitos y fracasos, campeonatos o descensos. En un deporte en el que intervienen diversos actores, como jugadores, preparadores físicos, dirigentes, empresarios, intermediarios y gerentes, entre otros, resulta perverso que la fascinación ante las victorias o la desazón por las derrotas, recaiga solamente en las espaldas de los DT.

Pero como el fútbol es un espejo de las virtudes y defectos que pululan en la sociedad argentina, la necesidad del “éxito”, el denominado “exitismo”, necesita siempre del otro, de alguien a quien aplaudir en momentos de festejo o a quien insultar y culpar si las celebraciones no llegaron.


…………………………………………

Protagonistas de aplausos e insultos
…………………………………………

El director técnico adquirió un protagonismo impensado en el fútbol argentino a través de los años y en la actualidad suele ser considerado como un héroe si los resultados y los títulos acompañan a su equipo, pero como un villano si los triunfos no aparecen y la posición en la tabla de posiciones es incómoda.

Ellos, los entrenadores, señalados como gestores de los éxitos e insultados y colocados como responsables excluyentes del fracaso, van de la gloria al despido y como consecuencia de estos vaivenes, han aprendido a desarrollar sus carreras pasando de club en club, a veces dentro del mismo campeonato.

Estilos de juego, tácticas y estrategias, sistemas de entrenamiento, y las formas de parar a sus equipos en la cancha son características que diferencian a los técnicos a la hora de trabajar. Sin embargo hay algo que los iguala: cuando las derrotas se suceden, una tras otra, son tomados por los dirigentes como el fusible que cargará con la pesada mochila de las frustraciones.


……………………………

Presiones e inestabilidad
…………………………….

Los dirigentes, cuando deciden contratar un director técnico, se supone que tienen en cuenta los antecedentes del entrenador, la trayectoria, su plan de trabajo, el proyecto a desarrollar en esa entidad y, en ocasiones, el gusto futbolístico que pregona. En ningún caso se sabe que figure en el contrato que tiene que ganar todos los partidos ni tampoco que sea obligación lograr el campeonato.

Sin embargo, si los resultados acompañan, los hinchas comenzarán a corear el nombre del técnico “exitoso”, pero apenas se sucedan algunas derrotas, los aplausos mutarán por insultos. Y como los simpatizantes, que no se caracterizan precisamente por su paciencia, cuando el equipo no gana presionan sobre los dirigentes, exigen cambios y los directivos, que son más hinchas que conductores institucionales, ceden a esos pedidos, no respetan el contrato firmado y de inmediato hacen rodar la cabeza del técnico.

Pero también, en ese ámbito, hay otros factores que inciden para desprestigiar a esta vapuleada profesión y construyen la precariedad laboral de los DT: la necesidad de trabajo, contratos en negro y dirigentes de dudosa idoneidad. Algunos podrán alegar, con razón, que se trata de una precariedad con varios miles de pesos de por medio, y en parte es verdad si se habla de técnicos de primera división, pero hay casi siete mil entrenadores habilitados para dirigir, muchos de ellos desocupados.

En ese clima de inestabilidad e incertidumbre, es imposible pensar en un proyecto de largo plazo, que abarque desde el trabajo en las divisiones inferiores y la promoción de valores jóvenes hasta la conformación de un plantel competitivo, que juegue y, además, gane.

El fútbol argentino deambula en el terreno de la mediocridad y, salvo honrosas y escasas excepciones donde se sostienen planes serios, la mayoría de los clubes quiere resultados inmediatos. Por eso, así les va…


-


………………………………

Los nuevos y los que siguen

………………………………..

-

Los grandes, River y Boca, arrancaron el año con técnicos nuevos y expectativas diferentes. Los millonarios, de la mano del Cholo Diego Simeone, esperan ganar un título después de varios años de decepciones con un histórico del club, como Daniel Passarella. Por su parte, los xeneizes contrataron a Carlos Ischia para reemplazar a Miguel Angel Russo, con la ilusión de que el flamante entrenador repita la historia que escribió en el club Carlos Bianchi.

Estudiantes de La Plata, frente a la partida imprevista de Simeone, tuvo que salir de apuro a contratar un técnico y eligió a Roberto Sensini, que hará su primera experiencia en el medio local. Justamente, el otro conjunto de la ciudad de las diagonales también estrena técnico y tras la renuncia de Julio Falcioni, se inclinó por un ex jugador del club, Guillermo Sanguinetti.

En Racing, Miguel Angel Micó -que era coordinador de las divisiones inferiores- seguirá al frente del plantel, luego de haber dirigido una fecha en forma interina tras la salida de Gustavo Costas.

Mientras tanto, Claudio Ubeda se retiró de la práctica profesional para calzarse el buzo en Huracán, que se quedó sin entrenador tras la traumática renuncia de Osvaldo Ardiles, enfrentado con el presidente Carlos Babington.

En el caso de Vélez, tras la ida de Ricardo La Volpe y el interinato de Pedro Larraquy, asumió al frente del plantel Hugo Tocalli, ex entrenador de los seleccionados juveniles argentinos. Por su parte, Marcos Saporiti dirigirá a Olimpo de Bahía Blanca, Ramacciotti a Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Leonardo Madelón a Rosario Central.

Entre los que lograron “estabilidad” de un año a otro, en primer lugar aparece Ramón Cabrero, confirmado al frente del plantel de Lanús, último campeón del fútbol argentino, y luegoDiego Cagna en Tigre, tras una gran campaña en el último Torneo Apertura.

Pedro Troglio sigue, al menos por ahora, en Independiente; Ramón Díaz tiene la continuidad asegurada en San Lorenzo, que hizo esfuerzos para retenerlo en el cargo; Caruso Lombardi es depositario de las ilusiones de la gente de Newell´s para mantener la categoría; Néstor Gorosito se quedó en Argentinos Juniors, Roque Alfaro en Arsenal, Leonardo Astrada en Colón y Juan Manuel Llop en Banfield.

  • Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog