Esto no es cuento

TORTA-~1

 

   Claro que no, esto es una fiesta de cumpleaños, nuestra querida Terraza de Arequipa cumple dos años de trabajo y disfrute.
Los que empezamos nos conocíamos de antes, ¿les dice algo el nombre de Jorge Eduardo Benavides?  Su taller de escritura creativa online en el diario “El País” fue semilla. Los integrantes éramos muchos y diversos, el punto de unión era la misma lengua y la pasión por la escritura. ¿Misma lengua? ¡Si habremos tenido que traducir localismos!

Pasaron semanas y con ellas cuentos de asesinos, de magos, de amores, con pañuelos de seda, con estrinina, en Alejandría o en Miami. Las consignas de Jorge abrían el mundo de la imaginación y cada cual le ponía lo suyo. Farmaceútico, médico, empleada administrativa, vendedora de libros, informático, maestra, jubilada, cada cual con su trabajo y su equipaje vital perfeccionando lo que le gustaba: narrar.

Nos reíamos y hasta cantaaaaaaaábamos. Seguro se acuerdan del tango aquel.

Nos pasábamos recetas de creatividad mezcladas con la cocina. ¿Quién me recomendó que escribiera un libro de recetas? Luego no pude sacarme jamás la duda si era por lo bien que las escribía o por lo malos que le resultaban mis cuentos. O tal vez habría sido por mi magistral clase: “escribir un cuento es como preparar un buena pizza, hay que disponer los ingredientes, amasar, esperar, ta,ta, tá…”

Jorge, sin embargo, hablaba de ebanistería, de limar, de pulir.

¡Hubo uno que para ser creativo imprimía sus relatos y luego mezclaba las páginas!

Algunos quedamos otros se fueron,  ahora se sientan en nuestra terraza compañeros nuevos que nos enriquecen, otros van y vienen con la independencia  que proporciona la virtualidad.

Pasen a la fiesta y cuenten lo suyo mientras comen torta de chocolate, les aseguro que no engorda ni eleva el colesterol.

Brindo por nuestro encuentro, de manera especial por el camarero que lleva sobre sus hombros la mayor carga del trabajo.

Estoy agradecida y los quiero a todos.