20-Frutillas mágicas

harry (2)

Mi sobrino dice que Harry Potter lo llevó a su escuela de magia y le enseñó un truco.

Yo creo que fue la fiebre, mi hermana dice que el exceso de jueguitos en la computadora. Se los narro a ustedes para que saquen sus propias conclusiones.

Resulta que el pobre santo estaba con paperas, y, como es sabido, suele venir con algunas líneas de fiebre por lo que  recibió raciones grandes de antitérmicos, jueguitos y reposo.

-¡Mamá, mamá, corré  a ver!-gritó desde la cama-Harry  me mira y me habla.

Mi hermana llegó con la velocidad que alcanzan las madres hasta la cama del hijo enfermo: media décima de segundo. Lo que vio es que una hermosa imagen del niño mago creado por la genial Rowling  los miraba desde la compu. Tenía una mirada poderosa, casi podríamos decir que hablaba a través de ella, ni los cristales de sus lentes aminoraban su fuerza, pero de allí a escuchar voces había un trecho.

Pasaron varios minutos hasta que mi sobrino salió del éxtasis tras lo cual contó que estaba jugando a la granjita, que justamente recogía una plantación de frutillas con lo que subiría al nivel siguiente. ¡Pero no apareció el recuadro del anuncio sino el dibujo de Harry!

Yo llegué a visitarlo en el preciso momento en que se desarrollaban las explicaciones sobre las diversas clases de magos y encantamientos, que, según parece, le fueron transmitidas en el fugaz viaje realizado hasta el Castillo Hogwarts.

-Que sí, mamá, que me enseño la fórmula para cumplir mis deseos, y yo, de tanto ver frutillas creciendo en la granja, tuve ganas de comer y le pedí a Harry que me enseñara el truco.

Acto seguido, mi sobrino se percató de mi presencia.

-¿Dónde las dejaste?-preguntó.

-¿Dónde las dejaste, qué?- le respondí.

-Las frutillas que me trajiste, tía- aclaró como si supiera.

 Es verdad, la fruta me había llamado desde el cajón expuesto en la verdulería, por su color, por su frescura y por su precio, ¡pero yo nunca le había llevado otra cosa que caramelos!

 

   Este relato se lo dedico a Leonardo Berrueta quien hace magia con los lápices

y es el autor de la imagen que colgué.

¡Gracias, Leo por prestármela!

Para encantarse con su magia hay que ir a

http://www.siulcuore.blogspot.com/