DIALOGO EN LA ARENA

Con un sol de mediodía que raja la tierra, ellos hablan, charlan, mientras recorren la playa a orillas del mar.

Bollo: ¿Viste las preguntas que les hacen los periodistas deportivos a los jugadores apenas termina el partido?

Rata: Sí. Malísimas. Muy poco creativas.

Bollo le pega a la arena como si pateara una pelota imaginaria.

Bollo: Imaginate si alguna vez pasara algo así:

-Hiciste un golazo –pregunta el periodista.

-Gracias –le contesta el jugador.

Una de las primeras cosas que se enseñan en las escuelitas de periodismo es que nunca debe producirse un silencio, entonces el periodista rápidamente se acerca el micrófono a la boca y hace otra pregunta:

-¿Cómo definiste en el gol?

-¿No lo viste?

-Sí, lo vi, pero la gente quiere que lo cuentes vos.

-¿Te parece? No estoy tan seguro, yo sé jugar al fútbol; hablar, no lo hago muy bien que digamos. Por ejemplo, a mí me gusta escuchar a Víctor Hugo relatando un gol.

-Pero vos sos el protagonista…

-Bueno, ok, pero hacé otra pregunta.

-¿Están para ganar el campeonato?

-La verdad que no, no somos Boca o River, tenemos un plantel muy limitado, con suerte pelearemos en mitad de tabla.

Pummmm, hecatombe, los gritos del productor del programa llegan hasta el oído del camarógrafo y este deja de enfocar al jugador, la pantalla se va a negro un segundo, ponen música y luego van a un corte.

Rata: ¡Mierda!, qué película te hiciste. Pero es así, qué le vas a ser.

Bollo: Sí, ya lo sé, no me des bola, de hecho mañana seguro me olvido del tema, pero cada vez que veo un partido completo (muy de vez en cuando por suerte) y me quedo panza arriba frente a la caja boba porque todavía no terminé el pucho y escucho esas entrevistas, me viene a la cabeza la misma idea, y te juro que desearía ser jugador para estar ahí y decir esas cosas.

Rata: Si un jugador contestara así, como vos querés, no le vuelven a hacer una puta nota en su vida, y al poco tiempo termina jugando en reserva…

Bollo: Si es bueno, no. Claro que Maradonas hay muy pocos. Tampoco le podés pedir a un pibe de veinte que le conteste con ironía a Tití.

Rata: Vos crees que Titi no sabe que está preguntando boludeces, te digo más, yo creo que más de una vez se sentó frente al escritorio del dueño del programa y le dijo que se sentía un pelotudo haciendo eso, que él podía hacer preguntas mejores…

Bollo –interrumpiéndolo-: Ya sé. Lo que pasa es que no tienen tiempo, tienen que hacer dos o tres notas con los tipos que hicieron los goles, y a la mierda, los sacan del aire.

Rata: No me jodas, Bollo, entonces que no pregunten nada y listo. No te des vuelta, maricón, si no vamos a terminar consumiendo la mierda que ellos nos venden…

Bollo: Pero si eso hacemos todo el tiempo.

Rata: Cierto. Tenés razón.

Se quedaron en silencio mirando la arena, la cabeza gacha, como si reflexionaran buscando en sus cabezotas una solución, algo que pudiera dejarles la conciencia tranquila; entonces, una rubia que rajaba la tierra (más que el sol del mediodía) les pasó por al lado.

Bollo: ¡Uy, boludo!, ¡Mirá lo que es esa mina!

Rata: ¡Ay, mamita!, estás para comerte toda, me caso, me caso, me caso, me caso, me caso.

Bollo: ¡Pará, boludo, no ves que ya se fue!

Rata: Ah, ok. ¿Vamos a comer un pancho?

Bollo: Y dale.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario garcia dijo

buena historia,si no a terminado espero que pronto cuenten la segunda parte use esta historia para un trabajo buajajajajajajaja.bye

, , Reportar este Comentario ANONIMO dijo

PUTOS TODOS BOLA DE SSLUSGLSSWDFGHJKLÑVHLKJ

JDFLGGGHTFURTH:)JHSHWUYGKYT

UYEWRTUJWTT4EUITRUSFFKSHDT

WYEIWETGYIQ741T7TYO4UY872 278 TY5478Y321

JFIHTKTADYTGY6T
4659+6989695

YWELIJHFRUEIFUHWLIFUEGUYHTIOUER

ATEN. YOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOHGFUSTG254687