Posts etiquetados como ‘Planeta Joy’

Yapa (¡si! esa que vos, melindroso lector, estabas esperando con ansias): Guillermo Moreno y la considerada preocupación de “Planeta Joy”

Parece que este turro de Guillermo Moreno ha vuelto a las andadas:  Ahora, por su pura y exclusiva culpa,  nos vamos a quedar sin la posibilidad de disfrutar de placeres ineludibes e imprescindibles, verdaderas llaves de acceso a los portales que  resguardan esos valores tan necesarios para ser más y mejores personas.

Resulta que a este déspota stalinista se le ha ocurrido (de puro caprichoso y resentido, nomás) centrar todas sus enfermizas obsesiones sobre inofensivos productos importados que ningún mal hacen y que tanta fruición suministran a todos nosotros, las gentes de bien.

Afortunadamente contamos con publicaciones como Planeta Joy que, sin temor a  mafiosas represalias bolivarianas, denuncian con valentía estas oscuras maniobras pergeñadas en los lóbregos recintos de la cada vez más violenta, autoritaria, y venal burocracia estatal.

Planetjoy1

Planetjoy2

Una situación muy preocupante, sin lugar a dudas.

El vecino de Laferrere dimitirá su práctica de utilizar el Whisky “J&B”, o  la refrescante cerveza “Corona”,  como fuentes de solaz asaz necesarias a la hora de descargar las tensiones laborales acumuladas durante el día, resultado del constante tironeo del carricoche que le auxilia a diario en la recolección de cartones, botellas,  y toda clase de desperdicios reciclables varios.

Muchos impúberes de “Fuerte Apache”  deberán renunciar a sus acostumbrados y deliciosos chocolates “Lindt” a modo de postre y, para colmo de la injusticia,  estarán precisados a permutar la colación de sus habituales “five  o’clock teas”, frecuentemente compuesta por los impostergables tés “Twinings” y crujientes panificaciones untadas con las sublimes mermeladas “St.Dalfour”, por vaya uno a saber qué potajes guisados con acerbos y desabridos productos nacionales impuestos a punta de bayoneta por este gobierno corrupto.

La esposa del operario fabril matancero tendrá que abandonar la usanza de preparar la cena (¡Perdón por el groserísimo error! Erratas Patricia:  no se dice “cena”, se dice “comida”, por más que sea de noche) de su amado con las suntuosas mostazas de Dijon “Delouis Fils”, las regias pastas de Cecco emulsionadas con el pingüe aceite Oliva Extra Virgen “Filippo Berio”, y los siempre tentadores y aromáticos quesos “President”, infaltables en toda buena tabla de fiambres que se precie de tal.

Los parroquianos de las concurridas fondas de la estación de trenes de Liniers  ya no podrán echar nunca más sus cotidianos chisguetes elaborados con ese néctar tan querido por todos. Me refiero, por supuesto, al “Amarula”.

Un horror.

De acá a Cuba, un pasito nomás.