Posts etiquetados como ‘campo’

“Campo”: ¡Acabaramos! Por fin algo de sinceridad…

“…No quereremos bajar nuestro nivel de vida, no puede ser que tenga que sacar a mi hijo de la Universidad de Cordoba…”, espeto un ruralista, con cierta vehemencia, frente al microfono de un periodista, mientras cortaba una ruta del Chaco (una de las provincias mas desiguales del pais, dicho sea de paso).

Evidentemente, el hombre es (al menos en este punto) sincero: Le importa su nivel de vida y, lejos de buscar eufemismos del tipo “el campo es patria” o “los gauchos (¡Pobre Martin Fierro!) de pie”, etc, admite su egoismo.

Ahora bien…

¿Sinceridad es sinonimo de “bien” (en caso afirmativo, se podria decir, entonces, que Hitler tambien habria sido muy sincero al reconocer su odio hacia los judios…)?

¿Querer el bien comun, acaso, es pretender mantener los estudios de un hijo a distancia (debemos tener en cuenta los gastos vinculados a tal fin: Gastos universitarios, hospedaje, alimento, recreo, etc) cuando millones de personas, debido a una desigual distribucion de la renta, siquiera pueden finalizar la primaria, quedando condenados a una vida de miseria y humillacion (balazo o carcel, en el peor de los casos)?

¿Son estas, acaso, muchas de las personas quienes, en pos de justificar la aplicacion de la “mano dura”, o a la hora de consagrar las desigualdades sociales reproduciendo su naturalizacion, frecuentemente nos dicen “…Si estan en los lugares mas bajos de la piramide social es porque quieren, el que quiere estudia, mi abuelo nacio en un lugar humilde y se recibio de medico…”?

Si tanto admiran a su “abuelo medico” que estudio, trabajo, mantuvo cinco hijos, a su madre enferma y viuda, y, como si esto fuera poco, se recibio (un superhombre, teniendo en cuenta que en ciertas carreras universitarias como, por ejemplo, medicina, resulta imposible estudiar y trabajar, entre otras cosas, por la abultada carga horaria)… ¿Por que no predican con el ejemplo, muchos de estos ruralistas, y mandan a trabajar a sus hijos para asi solventar sus gastos vinculados a la formacion academica?

Evidentemente, de la “sinceridad” al cinismo, hay un pelito.