Almacenes… eran los de antes.

Curiosa mezcla de almacén y biblioteca. Obsérvese la caramelera de vidrio, a la izquierda. Una delicia.

Pero aquí está lo bueno.

Una esquina sin ochava, de las viejas.

Unas irresistibles puertas de doble hoja.

La fachada de ladrillos a la vista. El viejo cartel de Coca-Cola.

En resumen, un almacén. De los de antes.

Podría ser el de Don Ramón, que estaba a la vuelta de la esquina de otro almacén, el de mis viejos, en Emilio Mitre 806 (que aún sigue en pie).

Don Ramón era viejísimo, lo mismo que su gato, que dormía eternamente sobre el mostrador. Para mis cinco años el lugar era enorme, lleno hasta el techo de estanterías de maderas, que estaban semivacías. Pero había grandes bolsas con porotos, lentejas, harina y no sé qué más. Todo se vendía suelto por entonces, y ni teníamos noticias de las bolsitas de plástico. El negocio había conocido mejores tiempos, y daba cuenta de ello la bicicleta del reparto, con una canasta grande adelante.

Las galletitas eran una enorme tentación. Se despachaban en latas con una ventanita de vidrio redondo, como un ojo de buey, y las poníamos en una bolsa de papel madera. Las que tenían algún dulce se pegoteaban contra el vidrio, pero era delicioso pasar el dedo por ahí.

Las aceitunas venían en unos botellones de vidrio verde (hasta hace poco tuve uno, hasta que se rompió) y era un placer meter la mano para poner 100 gramos de aceitunas, verdes o negras, para un cliente.

Recuerdo también la latita de té Mazzawatte, con la imagen de la viejita y la nena. Y en la vidriera una botella de mentira de algún espumante, que si la memoria no me engaña era Nebiolo, pero en realidad no lo sé. El negocio tenía dos vidrieras, una a cada lado de la puerta, pintada de gris (el mismo color que encontré años después en mi primera casa propia, que por supuesto es vieja)

Las vidrieras tenían un olor especial, raro, aunque no desagradable. En los estantes se lucían las botellas de licores Bols, toda una sofisticación para aquella época.

Y en la vereda estaba el kiosko de Eugenio. Enfrente, el Parque Chacabuco. Pero eso será materia de otros posts.

Si pudiera, reconstruiría todo eso. Aunque, si lo pienso bien, es lo que vengo haciendo hace unos cuantos años.

Qué cosa el Psicoanálisis, ¿no?


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario dormidano dijo

¡Que lindo che!!!
Vi de esos lugares en los alrededores de Esquel y en el sur chileno, en Puerto Natales.
Y también algunos almacenes de Ramos Generales que andan por ahí, en el sur.
Una lindura.

Dormidano

, , Reportar este Comentario kar2 dijo

Dormidano! Que sorpresa! Justamente un almacén de Esquel llamado “La Morocha” era de una amigo mío, al cual durante los años que viví en la zona le hice de acompañante algunos fines de semana cuando iba a repartir víveres a negocios de otros pueblitos de la cordillera!

Myriam, en la esquina de Sargento Cabral y Tala (Concordia, Entre Rios) había un viejo almacén como el de la foto. El dueño había pegado una gráfica humorística donde se veía a unas clientas mirando los cartelitos con los precios de la mercadería que estaban puestos bien cerca del piso (en lugar de en los estantes) y le decían al dueño: “Que bajos tiene los precios!”

, , Reportar este Comentario renzi dijo

Exactamente asi era la esquina y el almacén en Barracas, calle Alvarado que tenían mis viejos cuando llegaron de Italia (50). Yo tenía unos 4 años y me sentaban en el escalón de la puerta con un salame para que no molestara!!!

todo tiempo pasado fue mejor? le explicó el psicoanálisis su afición por las trastos viejos? jaja

, , Reportar este Comentario minna-harker dijo

Qué lindoooooooo!!!!!!!!!!!!!
Renzi, el psicoanálisis explica todo! jajaja. Y hace poco encontré una foto del primer boliche que tuvieron mis viejos, y es lo que estoy buscando ahora!! Freud!!!

Dormidano: qué lindo. En el interior del país hay de esas cosas viejas todavía. Es un viaje de ida!

José Luis: buenísimo lo del almacenero!

, , Reportar este Comentario rufian-melancolico dijo

Qué lindos esos lugares!!!

Renzi: Usted no me va a creer, pero mi viejo tuvo (antes de que yo naciera) un boliche en la esquina de Alvarado y Garibaldi, en La Boca… Mezcla de fonda y garito… En la misma época a la que usted se refiere.. Caramba!

, , Reportar este Comentario renzi dijo

RUFIAN: y en esa época eso era campo!!!! jajaja todavía recuerdo casas con verjas de cañas adornadas con las campanitas!!…pero sólo estuvimos tres años alli, después a Mendoza..
MYRIAM: ah…la construcción artificial!!!

, , Reportar este Comentario minna-harker dijo

Juaaaaaaa!!!!!!!!!!
No me había imaginado que esas imágenes despertaran tanta reminiscencia… es como la magdalena de Proust…
Renzi, no es artificial, es real. Me encuentro a cada paso eligiendo cosas que pertenecieron a años prehistóricos… ¿Cómo se explica eso?
Qué bueno eso, Rufián! Qué lindo es La Boca.
Bacci a tutti!

, , Reportar este Comentario rufian-melancolico dijo

Qué lindo es Miramar! (el bodegón, no la ciudad balnearia, por cierto).
En ese boliche estuve laburando de extra en una ocasión, jaja. Tiene botellas antiquísimas. Me fascina mirar botellas con esas etiquetas antiguas, ya descoloridas.

, , Reportar este Comentario gingerale dijo

me matan las farmacias antiguas, las que tienen el mobiliario original; los frascos, material de laboratorio y las balanzas de antaño en exposición.

, , Reportar este Comentario minna-harker dijo

Sí, Miramar! Y otros tantos bodegones de Buenos Aires, ilustres o desconocidos, que uno descubre sin proponérselo, como ocyrre con las mejores cosas (amigos, amores, etc…)
Rufián, por Parque Patricios hay un par de boliches hermosos llenos de botellas antiquísimas y azulejos blancos. No me acuerdo bien del nombre de las calles, están cerca del Churruca, y uno se llama “Las tres violetas”: El sándwiche de jamón crudo no se puede creer lo que es.
Ginger, acá en Campana está la Farmacia Fernández, una belleza, aunque la remozaron un poquito.
Marcelo: el rabo de toro de Miramar es increíble.
Gracias a todos.

, , Reportar este Comentario jubilada-feliz dijo

AY! Myriam!!!! qué bueno descubrir que hay gente añejada en cubas de roble como yo!!!!! jajaj!!! creía que era la más vieja de todos!!!
Me acuerdo de los almacenes con cosas sueltas…las cajas de Bagley con galletitas…las latas con ventanita…el mueble de madera con cajones (con frente de vidrio),para poner fideos…el azúcar suelta que el almacenero ponía en un papel y lo cerraba haciéndole un repulgue a cada lado…la balanza roja con el plato cromado…
Chééééé…que cachuzos somos!!! estamos re-viejos!!!jajjaja!!!
Grandioso tu post,Myriam!!!!
Besos

, , Reportar este Comentario anila-rindlisbacher dijo

Myriam: mi abuelo y mi abuela tenían en mi pueblo: Monte Caseros ( Ctes) una almacén de Ramos Generales…que bien podría ser la de las fotos que pusiste…
me trajiste hermosos recuerdos en un día especial. Gracias.

, , Reportar este Comentario Be s/log dijo

MYRI, ya sabés que compartimos ese gusto x lo antiguo…Y me gustó mucho tu última frase. Uno siempre está reconstruyendo y recontruyéndose. Qué cosa el psicoanálisis, che!.
Besotes
Bet

, , Reportar este Comentario kar2 dijo

Myriam, acabo de ver en lo de Maia que comenta algo sobre un tio que anda buscando. Mandame un mensaje por privado o pedile mi mail a Maia.

Hoy recibí mail de Steve, acabo de dejarle mensaje a Maia en su blog…

, , Reportar este Comentario evangelina dijo

simplemente compartir la pasion por lo “de antes” asi lo llamo yo a lo q agrega una cuota de terrnura a la vida como leeran soy una romantica perdida je suerte

, , Reportar este Comentario Agustin dijo

Recuerdo en la esquina de mi casa, en Rosario, un almacen llamado “La estrella” en la esquina de Mendoza y juan M de Rosas, tipico almacen con enormes estanterias de madera oscurallenas de productos como latas de galletitas, botellas, botellones, mesas largas haciendo de gondolas por todo el centro del local, sifones antiguos, pisos de baldosas de esas viejas amrrones que formaban flores, muy oscuro, viejas publicidades….era como entrar en el pasado, todo intacto tal cual de la epoca de su apertura.
Hoy dia, solo esta el local convertido en un restaurante de pescados que aun hoy mantiene algunas cosas del viejo almacen. Cada vez que paso por el frente, no puedo dejar de recordar cuando era pequeño y mi madre me encargaba algun “mandado”…y se me retuerce el corazon. Hoy dia, con 34 años, casi 35, tengo mi pequeña coleccion de antiguedades las cuales usare algun dia cuando pueda poner mi propio negocio tratando de rememorar aquellos viejos y felices tiempos. Es muy caro comprar antiguedades y mas sin trabajo como estoy, pero creo que va a valer la pena cuando lo realice. Gracias a mi esfuerzo por comprar y buscar, a gente que me regala cosas antiguas de almacen…algun dia podre exhibir con orgullo todo mi esfuerzo en mi ciudad, Rosario, Argentina.
Gracias a todos por los comentarios y bienvenido sean las donaciones! jajajaj!.

Agustin.

, , Reportar este Comentario Diego dijo

Hola Agustin, comparto tu aficion por lo de antes y tambien estoy coleccionando articulos de almacen, te pregunto si sabrias indicarme donde conseguir, quien venda o reproduzca algun tramo de esas altas estanterias? Te lo agradeceria mucho, creo que somos muy pocos los que compramos por aficion y sin intencion de lucro o con una idea restauradora de “lo de antes”
Un abrazo
Diego