Posts etiquetados como ‘violencia’

SOY VICTIMA DE VIOLENCIA – 25 de noviembre: Día Internacional contra toda forma de violencia contra la mujer. (Todos los días son 25 de noviembre)

Soy víctima de violencia. Soy mujer golpeada. Violada. Maltratada. Insultada. Abusada. Soy esclava sexual. Soy obligada a callar. Obligada a no ser yo. Soy víctima de otros y de mi misma. Soy la que no puede hacer nada por salir de esta situación. Soy refugiada. Soy asesinada. Soy quien puedo apenas ser.

Soy ellas.

Hasta que se las ayude. Hasta que alcance con lo que se hace. Hasta que las campañas sirvan para que ninguna mujer más muera. Hasta que la policía las contenga. Hasta que la justicia las ampare. Hasta que el Estado las proteja. Hasta que la sociedad sea solidaria con ellas.

Soy ellas.

Hasta que un hombre crea que tiene más derecho que ellas, por el sólo hecho de ser “macho”.

Soy ellas.

Si vivís en situación de violencia, pedí ayuda. El silencio es cómplice de la violencia. No te merecés la violencia, ni el abuso, ni el maltrato.

” id=img_0 />

Si tod@s somos ellas, podemos ayudarlas!

25 de noviembre: Día Internacional contra toda forma de violencia contra la mujer. (Todos los días son 25 de noviembre)

Hasta la próxima!

Laura

Chau querido Abel !Eras único. Dejás un gran vacío en Clarín Blogs

Nunca podemos creer noticias tan tristes como la muerte de un ser querido. NOs estremecemos con las noticias de los diarios cuando la violencia se lleva víctimas y tenemos la suerte de no ser alcanzados de cerca por ella. NOs estremece la muerte, nos estremece la violencia, nos estremece la partida de un BLOGGERO UNICO COMO ABEL.Con una mirada única como la suya, una mirada profunda, diferente, ácida, cínica, irónica, directa, clara, contundente. Sin pelos en la lengua, amigo con mayúscula, solidario con mayúscula…

Abel, te nos fuiste y queda más que un vacío…quedan utopías, sueños, luchas como las tuyas vacantes…

Deseo de corazón que descanses con paz y flores de esas que te gustaba tanto regalar…quedás para siempre en mi recuerdo.

No tengo más palabras. Quedo en silencio, orando por vos y tu familia!

Laura

HOY CONMEMORAMOS, NO FESTEJAMOS

Hoy se conmemora el día Internacional de la Mujer. No es un festejo, sino una conmemoración. Se recuerda el día en el que 129 mujeres murieron a principios del siglo XX reclamando mejores condiciones de trabajo, luchando por su derecho a no ser discriminadas, a ser respetadas y valoradas.

Ese triste día, fue guía para las generaciones sucesivas y es guía para la vida y el trabajo de muchas de nosotras cada día.

A principios del siglo XXI, se ha avanzado muchísimo en este sentido, en un camino del que tod@s somos conscientes que falta aún mucho por recorrer. Hoy las mujeres ocupamos lugares importantes de decisión en la política y en las diferentes organizaciones de nuestra sociedad. Pero, el desafío es trabajar por una mayor equidad, para que tengamos cada vez mayor participación en más lugares de decisión real, para que las mujeres podamos acceder a derechos que aún no se nos han reconocido ( igualdades laborales, de oportunidades reales, acceso a salud de calidad y salud preventiva – en algunas zonas de nuestro país no la hay-), para que las mujeres podamos lograr una mayor inclusión.

En esta conmemoración, ocupa un lugar central el tema de la violencia de género, una de las situaciones que más vidas ha cobrado en el silencio. Surge esta fecha en virtud de la violencia y si bien, el día contra la eliminación de toda forma de violencia contra la mujer tiene en el calendario un día especial, todos los días deberían ser este día. Por eso, no debe salir del centro de la escena.

La violencia contra las mujeres en el ámbito familiar es un crimen, que debe ser valorado en su justa medida, para poder ser tratado.

Es una violación de los derechos humanos de las mujeres, condenado, sancionado y protegido por convenciones y tratados internacionales, de rango constitucional, por leyes nacionales y provinciales.

Sin embargo, hasta que desde el Estado, desde la Sociedad, desde los medios de comunicación no tomemos verdadera conciencia del tema, nada va a poder cambiar. Y no alcanza con campañas publicitarias, aunque son muy importantes, y más cuando provienen de articulación de diferentes sectores. Se necesita capacitación, cambios de paradigmas, cambios de conciencia para que se sepa que la violencia no es la manera de resolver ningún conflicto, no es la manera de demostrar “poder”.


La violencia familiar es un tema cultural, arraigado en estructuras familiares de tipo autoritarias, patriarcales, rígidas, con una baja autoestima y baja consideración de la mujer. Baja consideración de ella misma y de su pareja hacia ella. Se filtra en cuestiones cotidianas casi invisibilizadas: dinero, educación y cuidado de los niños, atención de la casa.

Es en definitiva una cuestión de falsas creencias basadas en el género, en la suposición de que los varones por el hecho de serlo, son superiores, y pueden golpear ( física o psicológicamente) a la mujer, porque “es debil ”. La violencia contra la mujer es una violencia basada en los estereotipos de género que se desarrollaron en nuestras sociedades, desde Adan y Eva, y que si bien han sufrido cambios, no han logrado despegarse de esta concepción de superioridad del varón respecto de la mujer.

Creencias, estructuras sostenidas durante siglos, sistemas judiciales basados en estos tipos de creencias, sistemas estatales conformados por personas con esta clase de paradigmas, consolidaron hasta el día de hoy este problema. Y afecta de manera silenciosa a cada vez más mujeres ( 1 de cada 4 la sufre en sus distintas variantes. Una mujer muere cada 3 días por razones relacionadas a la violencia doméstica).

Por eso, creo que es fundamental:

1.- Hablar de la violencia familiar, para que se haga visible como problema, para que las mujeres sepan que no es una situación aislada y única, para que las mujeres sepan que tienen un problema que puede ser resuelto y también, que pueden buscar una solución- Para esto, es necesario, no sólo campañas mediáticas, sino un profundo cambio en el sistema educativo, lograr cambios en los cuerpos docentes, policiales y judiciales, que aún llevan estas estructuras en ellos mismos, lo que aleja a la mujer de acceder a ayudas reales. ES fundamental la realización de campañas de concientización, capacitación y difusión. NO sólo mediáticas, sino personales.

2.-Hacer visible el problema frente al mismo estado, para que adopte los cambios de conducta necesarios para ayudar a la víctima y no la revictimice al ser atendidas por gente que justifica la violencia del hombre frente a la mujer, a través de articulaciones con áreas del estado y capacitaciones.

3.-Modificar las creencias que sirven de justificativo a la violencia a través de una fuerte conciencia en los estereotipos de género, con capacitaciones y campañas de sensibilización.

4.- Trabajar fuertemente con madres niñas, ya que este problema encubre muchos casos de violencia familiar, con familiares directos que abusan de ellas, o primeras parejas de las niñas adolescentes que las obligan o las fuerzan a tener relaciones sin la posibilidad de usar preservativos y sin respetar sus tiempos psicológicos. En esto un gran impacto los valores y los estereotipos de la “adolescente exitosa” que se muestra desde los medios de comunicación.

5.- Hacer accesibles los derechos que poseen las mujeres frente a situaciones de violencia. Se necesitan servicios jurídicos, médicos y PSICOLÓGICOS, contención social para las mujeres en situación de violencia familiar gratuito y de atención diaria, para que puedan recurrir quienes necesitan ayuda, de fácil acceso, de buena atención. ES TODAS LAS PROVINCIAS Y EN TODOS LOS MUNICIPIOS. Se necesitan refugios para mujeres que necesitan salir de esta situación de manera urgente. Se necesita que se la pueda contener económicamente hasta que ella pueda recuperar su independencia y autonomía.

6.- Romper los pactos de silencio que encubren la trata de personas en nuestro país. Terminar con este flagelo, castigar a los pedófilos, a los que “consumen” los servicios sexuales de mujeres contra su voluntad.

Hasta que no trabajemos a fondo el tema de la violencia en las familias y en nuestra sociedad, muchas mujeres no podrán mejorar su calidad de vida, y muchas seguirán condenadas a reproducir un círculo de marginación y pobreza, que es otra de las consecuencias de la violencia de género. PERO ESTO NO QUIERE DECIR QUE LA VIOLENCIA DE GENERO SEA UNA CONSECUENCIA DE LA POBREZA. Esto es falso. La violencia refuerza la pobreza. NO, la pobreza a la violencia.Hay violencia de género en todos los sectores sociales.

Por eso, es necesario colaborar en el fortalecimiento de la mujer, que tome conciencia de sus derechos, que sepa que no está obligada a vivir una situación de violencia en su hogar, que merece una vida digna y hay que obligar al Estado a poner en funcionamiento todas las herramientas legales: el Estado tiene el deber de ayudarla.

El adelanto de la mujer y el logro de la igualdad entre la mujer y el hombre son una cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social y no deben encararse aisladamente como un problema de la mujer. Unicamente después de alcanzados esos objetivos se podrá instaurar una sociedad viable, justa y desarrollada.

Plataforma de Acción de Beijing.

Para todas las mujeres, esta canción de cuna especial para mi. Con todo mi amor a la Abuela Zunilda, la abuela del coro toba Chelaalapí.

POR FAVOR RECUERDEN COLABORAR CON CONIN CHACO PARA PREVENIR Y TRABAJAR CONTRA LA DESNUTRICIÓN INFANTIL http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2009/3/4/desnutricion-chaco-me-ayudan-cambiamos-

Hasta la próxima!

Laura

TUS RAZONES PARA LA PAZ

Navidad y Año Nuevo. En casi todo el mundo, las copas se levantaban brindando por la paz y el amor. En otro extremo del planeta, el odio y la guerra ganaban el espacio, sin tiempo ni motivos para brindar. Vidas aniquiladas, sueños deshechos, resentimientos enquistados, deseos de matar o morir. Realidades que para much@s de nosotr@s resultan incomprensibles.


El comienzo de este año tuvo un sabor amargo para quienes amamos la paz. El sentimiento de derrota, de duelo, de espanto. Y otra guerra que nos atrapa no pudiendo ser más que testigos horrorizados de la destrucción.

Nada queda por hacer desde tan lejos. ¿O sí?

Aunque se trate de voces aisladas, quiero alzar la mía. No sólo contra la guerra, sino a favor de la paz.

Tengo motivos para la paz. Motivos tan reales para mí, como lo son las excusas de la guerra, para otr@s. Quiero que se conozcan mis razones. NO porque sean importantes, sino porque son mías. ¡Y vos tenés las tuyas; así como las de tant@s otr@s que están silenciad@s! No son políticas, pero son fundamentales para mí, para vos, para millones. ¿Y si la decisión de unos puede comenzar una guerra, por qué los motivos de los más no pueden decidir la paz?

Me gustaría que nos sumemos a contarle al mundo, a esa porción que aún pelea, para qué queremos la paz el resto de la humanidad.

Contémosles por qué hay tantas razones para defender una vida en paz…

Quiero la paz para…

…poder ser. Poder desplegar todo lo que aún no sé que puedo ser. Para ver crecer a mi solcito, mi hija. Para poder experimentar el amor en todas las formas que se me presentan cada día: pareja, amistad, solidaridad, compasión, respeto.

…para ver la maravilla de la naturaleza y ayudar a preservarla. Preservar los colibríes que revolotean cada mañana en mi jardín, libando cada flor lila, amarilla, roja, rosa, que hay a su paso.

…para disfrutar los colores de la vida, sus sonidos, sus aromas, sus texturas, sus sabores…

…para poder emocionarme con cada hecho simple de la vida: un atardecer, un beso, una caricia, un bebe, una mirada tierna, una mano amiga.

…para seguir descubriendo la magia que hay en cada encuentro, la calidez de una mateada, de una mesa de café, de una charla honesta y desprejuiciada.

…para seguir alzando voces por los que no tienen comida, contra las injusticias, la desigualdad, la violencia. Alzar voces pacíficas contra lo que todavía como humanidad debemos resolver.

…para seguir escribiendo, para continuar expresándome, para construir…

Mi razón para la paz es la paz. Es como pedir por el aire que respiro, por los latidos que aún se aceleran ante el amor, por mis ojos que aún agradecen el despertar cada mañana.

¿Cuáles son tus razones para la paz?


Hasta la próxima!

Laura

Contador Gratis

APRENDER DE LA EXPERIENCIA: BUSQUEMOS LA PAZ

Si cada uno de nosotr@s pudiéramos transformarnos en un puente de paz para el mundo, desde nuestra casa, desde nuestro propio ser, podríamos sin duda aprender de la experiencia que como humanidad hemos tenido.

¿Me ayudan a cantar? L@s invito aunque desafinen!!!Yo también desafino, pero tengo muchas, muchas ganas de cantar con alguien más por la paz!!



NO DUDARIA – ROSARIO FLORES (ANTONIO FLORES)

Si pudiera olvidar
todo aquello que fui,
si pudiera borrar
todo lo que yo vi,
no dudaría,
no dudaría en volver a reír.

Si pudiera explicar
las vidas que quité,
si pudiera quemar
las armas que usé,
no dudaría,
no dudaría en volver a reír.

Prometo ver la alegría
escarmentar de la experiencia
pero nunca, nunca más
usar la violencia…

Si pudiera sembrar
los campos que arrasé,
si pudiera devolver
la paz que quité,
no dudaría,
no dudaría en volver a reír.

Si pudiera olvidar
aquel llanto que oí,
si pudiera lograr
apartarlo de mí,
no dudaría
no dudaría en volver a reír.

Prometo ver la alegría,
escarmentar de la experiencia
pero nunca, nunca más
usar la violencia.

Gracias!!

Hasta la próxima!

Laura

Contador gratis

25 de noviembre: Día Internacional contra toda forma de violencia contra la mujer.

Soy víctima de violencia. Soy mujer golpeada. Violada. Maltratada. Insultada. Abusada. Soy esclava sexual. Soy obligada a callar. Obligada a no ser yo. Soy víctima de otros y de mi misma. Soy la que no puede hacer nada por salir de esta situación. Soy refugiada. Soy asesinada. Soy quien puedo apenas ser.

Soy ellas.

Hasta que se las ayude. Hasta que alcance con lo que se hace. Hasta que las campañas sirvan para que ninguna mujer más muera. Hasta que la policía las contenga. Hasta que la justicia las ampare. Hasta que el Estado las proteja. Hasta que la sociedad sea solidaria con ellas.

Soy ellas.

Hasta que un hombre crea que tiene más derecho que ellas, por el sólo hecho de ser “macho”.

Soy ellas.

Si vivís en situación de violencia, pedí ayuda. El silencio es cómplice de la violencia. No te merecés la violencia, ni el abuso, ni el maltrato.

” id=img_0 />

Si tod@s somos ellas, podemos ayudarlas!

25 de noviembre: Día Internacional contra toda forma de violencia contra la mujer. (Todos los días son 25 de noviembre)

Hasta la próxima!

Laura

Contador gratis

VIOLENCIA 2: YA NO HABLEMOS, CAMBIEMOS

La violencia aparece. Está. Nos atrapa. Nos busca. Nos mata. Nos hiere. Nos destruye. La creamos. Nos crea. Nos envuelve. Nos confunde. Estalla. Disminuye. Emerge. Explota. Desangra. Se oculta. Se invisibiliza. Se esconde. Se tapa. La aprendemos. La desaprendemos. Nos vence. La vencemos. Nos violenta. La apaciguamos.

Somos testigos, víctimas o victimari@s. Es física, es psicológica, es sexual. Es social. Es individual…

Y hablamos… seguimos hablando de ella, sin que hacerlo signifique un cambio. Este post es uno más, con palabras que no lograrán cambios. Lo digo igualmente con la esperanza de que en algún momento hagamos algo más que hablar de cambios y simplemente, cambiemos.

Decía en uno de mis primeros post: “ La violencia no existe ni en nuestros genes, ni en nuestro cerebro. Creer que es algo instintivo o, por el contrario, creer que se debe exclusivamente a factores externos, tales como el alcohol o la droga, hace que nos desentendamos de observar las causas y nos aleja de la posibilidad de encontrar respuestas diferentes. Innumerables teorías coinciden en que la violencia es un comportamiento aprendido, un hacer reiterado que no es cuestionado. No se “es” violento por naturaleza, si fuera así ya nos hubiéramos destruido entre todos los seres humanos. La violencia es una forma de acción y de reacción aprendida, tomada como normal o habitual; unida a estados emocionales que no encuentran un cauce y “estallan”. Existe en nuestra conducta, en nuestra acción, en nuestras maneras de interpretar el mundo que vivimos, en nuestra comunicación.

http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2008/4/22/comunicacion-y-violencia-la-convivencia-cotidiana

Dice Johan Galtung, especialista en temas de paz que “El potencial para la violencia, así como para el amor, son propios de la naturaleza humana; pero las circunstancias condicionan la realización de dicho potencial”

La violencia no está en nuestra biología sino en nuestra cultura. Aprendemos de nuestra sociedad, nuestra educación, la familia, los medios de comunicación…y es allí donde debemos abordarla.

El violento se hace” afirma José Sanmartín, catedrático de la Universidad de Valencia, director del Centro Reina Sofía.

¿ Pero qué es la violencia? La definición depende de la cultura, del país, de la sociedad. Lo que en algunas es un hecho violento, en otras no lo es. Asimismo, ha evolucionado con el tiempo. Se coincide que se trata de un acto (u omisión) voluntario que causa o puede causar un daño.

Existen distintos tipos de violencia, conforme la teoría que se aplique para explicarla. Una de ellas, la de Arun Gandhi, nieto del Mahatma remarca “ la necesidad de comprender la multiplicidad de formas en las cuales los seres humanos practicamos la violencia. Además de la violencia física – guerras, matanzas, golpizas, asesinatos, violaciones, etc. – cometemos una extraordinaria cantidad de actos de violencia pasiva tanto conscientes como inconscientes que adoptan la forma de odio, prejuicio, discriminación, opresión, apodos, burlas, miradas de arriba abajo a la gente, palabras desatentas dichas a otras personas, clasificación de la gente por su religión, su nivel económico, su género, sus hábitos y millones de otras maneras en las que nuestras acciones o aún la inacción lastiman a las personas.” (http://them.polylog.org/5/fga-es.htm)

Hay entonces varios planos para abordar la temática: El social, el cultural, el educativo, el familiar, el de los medios de comunicación. En todos ellos debería encararse una acción urgente que implique no trabajar sobre los resultados que provoca la violencia, sino hacerlo sobre la PREVENCIÓN.

¿Se puede prevenir? SI. Se puede trabajar sobre aquellos factores aprendidos que hacen que una persona ante un determinado hecho actúe de manera violenta, cruzando una línea de acción que otra no cruzaría.

En todos los casos, se debe tratar con personas. Con emociones, aprendizajes de valores, interpretaciones, mandatos, que tienen que ver siempre, o casi siempre, con cuestiones de poder. La violencia es un tema de poder. Y básicamente es un tema de autoestima, valoración personal y valores éticos.

Obviamente el cambio depende de las personas. Hay estrategias de prevención que abordan aspectos emocionales: el enojo, la ira, la agresividad, la comprensión, la empatía, la posibilidad de ponerse en el lugar del otro. Educar para la paz, para la resolución pacífica de conflictos, para la comprensión de las emociones, para la comunicación y el diálogo, para la igualdad entre los seres humanos, para la dignidad.

Hay un amplio trabajo que debería hacerse desde la educación no sólo en escuelas y desde pequeños, sino además mediante campañas, trabajos con medios de comunicación, capacitación a docentes, en organizaciones comunitarias. También hay que “educar al Soberano”. Esto es básico. Y parecería una de las mayores utopías. ¿Imposible de lograr? La educación para la paz, la creación de una cultura de paz y la no violencia son trabajos que se encaran desde diferentes organizaciones en el mundo. Y son una realidad para muchas sociedades.

El tema no se agota.

¿Creen ustedes que puede aprenderse la no violencia o la paz? ¿Somos conscientes de la violencia aprendida por cada un@ de nosotr@s? ¿Podemos prevenirla?

¿Cuál sería el primer paso?

Post anteriores referidos a la violencia en relación con la comunicación:

http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2008/4/23/violencia-y-comunicacion-la-convivencia-cotidiana-segunda

http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2008/4/22/-cambiamos-violencia-comunicacion-

¡Hasta la próxima!

Laura

Contador gratis

VIOLENCIA:¿QUÉ LA GENERA?

¿La violencia es natural de los seres humanos o es aprendida? Esa es una gran pregunta que se han hecho muchas disciplinas y hasta ahora, sólo hay diferentes opiniones, algunas avaladas científicamente, otras no, que sirven para justificar determinadas acciones ( o inacciones).

Existir, existió siempre. Siempre se vistió de diferentes formas: mayores niveles de perversidad, mayor número de víctimas, victimari@s más jóvenes, violencia con nuestro medio ambiente, en el hogar, en la escuela, en la calle…física, psicológica, sexual…del estado, genocidio, guerra…



¿Vale la pena preguntarse por el origen de la violencia? ¿De dónde sale tanta violencia en nuestra sociedad?¿Hay formas de disminuirla? ¿Qué la genera?

Espero sus opiniones…

Hasta la próxima!

Laura


Contador gratis

¿Qué nos dicen “l@s pobres” y l@s marginad@s?(Día de acción del Blog 08)

¿Qué comunica la pobreza? ¿Qué nos dicen “l@s pobres” y l@s marginad@s? ¿Qué se dicen l@s pobres a ell@s mism@s? Qué no escuchan los gobiernos de lo que ell@s les dicen?

Melitona Enrique

Me gustaría ver si en unas pocas líneas podemos ayudar a darles voz a quienes no la tienen, aunque sea por un ratito y como punta pié inicial para otras reflexiones. Comunicar lo que no se comunica. Darle sentido a estos silencios muchas veces autoimpuestos, otros impuestos por la sociedad que invisibiliza todo aquello que le genera dolor. Creo que la comunicación es una gran posibilidad, una gran herramienta, una acción con poder.

Hace visible lo poco visible o lo invisible. Lo que no es masivo. Lo que aparece oculto tras los intereses comerciales o políticos. Quizás generar una reflexión diferente, nos puede abrir diferentes caminos.

Muchos de los problemas de la pobreza los vivo aquí en el Chaco: Pobreza extrema, marginación, desigualdad, desnutrición, aniquilación de los aborígenes, violencia de género con casi nula capacidad de respuesta por parte de quienes deberían hacerlo, mayor porcentaje del país de madres niñas, alto porcentaje de muertes por abortos clandestinos, mujeres que mueren de cáncer de cuello de útero, una enfermedad producto del subdesarrollo ( único lugar del país con esta estadística, evitable, que se produce por la falta de prevención y de elementos para que las mujeres realicen el control a tiempo).

Voy a mostrar algunos breves datos. Recordando el tema de que los datos nunca reflejan la realidad del uno a uno. Piensen en la persona que está detrás de la estadística. Por ejemplo, en la mujer que tras un parto no tiene en el hospital los calmantes para mitigar el dolor de la cirugía y el costo del mismo excede los recursos que tiene. Esa mujer está en una estadística de acceso de las mujeres pobres a la salud. Pero hoy está en el sanatorio doblada del dolor. Llorando sin que nadie la vea.

Piense en el niño que tiene hambre. ¿Alguna vez alzaron a un niño desnutrido?

O en doña Melitona Enrique, de 107 años, internada en este momento, única sobreviviente de la Masacre de Napalpí y símbolo de la reivindicación social y cultural que la provincia promete actualmente y los pueblos originarios reclaman desde hace siglos.

Con un total de 1.050.000 pobladores, la provincia del Chaco tiene a más de la mitad de su población bajo la línea de pobreza y algo más de un cuarto sin las condiciones básicas para subsistir.

Esto no pretende ser un espacio político. Sí un profundo espacio de reflexión desde una mirada puesta en las responsabilidades individuales, sociales, políticas, educativas, culturales. NO se llega a la pobreza de un día para el otro. La pobreza no es responsabilidad de un color político o de un gobierno. Es responsabilidad de todos los colores políticos y todos los gobiernos. Y sobre todo es responsabilidad de personas.

Creo, por sobre todo, que tenemos que cambiar la perspectiva, el enfoque de la pobreza. Seguir viendo (o no viendo) la pobreza de la manera en que lo estamos haciendo, sigue haciendo que se siga recreando de la misma manera.


La única manera de generar cambios, si con las mismas acciones no lologramos, es cambiar la interpretación que está detrás de la acción.

¿Qué pasa si cambiamos la concepción de la pobreza?

Hay muchas personas, organismos e instituciones que están trabajando en estos cambios de enfoque que lamentablemente no se ven reflejados en los sistemas políticos, que por ahora siguen considerando el asistencialismo como la mejor manera de mantener estructuras que le son funcionales a la hora de “manejar” votos y conciencias.

La pobreza en cada persona no sólo está instalada en su calidad de vida. Está arraigada en su concepción como ser humano. La persona pobre se cree pobre, se siente pobre y tiene la certeza de que nunca saldrá de pobre.

ES un círculo vicioso de pensamiento que nunca sale de sus conversaciones. Esto genera la idea de que siempre deberán vivir del asistencialismo, de que la dignidad no es para ell@s, la idea de que están marcad@s generación tras generación para seguir siéndolo. Basta hablar con ell@s para escuchar esta “sentencia” que tienen internalizada.


Nuestra identidad está directamente asociada a nuestra capacidad de generar sentido a través de nuestros relatos, de lo que nos decimos a nosotr@s mism@s respecto de quiénes somos. Ese relato es constitutivo de lo que el individuo es. Todas las personas son coherentes con la manera en que perciben una situación.

En este caso, actúan limitados por sus condiciones, imposibilitados de buscar opciones más allá de las que perciben como posibles en el marco que se les brinda. Esto quiere decir que las opciones que tienen para salir de la pobreza están limitadas a la visión que tienen dentro del ámbito en el que viven. Cuando se les pregunta qué pueden hacer piensan en opciones básicas, relacionadas a actividades conocidas y que no requieran capacitación o conocimientos a los cuales no pueden acceder.

De esta manera, es necesario cambiar la forma de observar de las personas, o sea, constituirlo en un observador diferente. Para esto, las personas aprenden nuevas prácticas y técnicas. El objetivo central es desarrollar la capacidad de acción de la persona. Una capacidad de acción diferente que la lleve a buscar nuevas posibilidades.

Trabajé varios años en asentamientos de Resistencia y Gran Resistencia, especialmente con grupos de mujeres.

Conviviendo con sus habitantes día tras día durante todo ese tiempo he podido encontrar comunes denominadores en el tema básico de la pobreza y surge principalmente de la forma en que ell@s se relacionan consigo mism@s, de la forma en que se perciben a sí mism@s y en la falta de capacidad o de habilidad para establecer relaciones con los demás.

Si observan todos los programas sociales apuntan al factor económico, asistencial, paliativo. Ninguno de los programas incluye el componente de las relaciones humanas. A menos que estos programas provengan de Organizaciones NO Gubernamentales.

Las Relaciones que en estos sectores socioeconómicos con los cuales he trabajado, primordialmente bajos, suelen estar signadas por características especiales: la precariedad en las condiciones de vida, los problemas derivados de la marginalidad con la cual viven cotidianamente, los graves problemas de salud derivados de la pobreza, del hacinamiento y de la exclusión social, la falta de educación, entre otros. Estas están determinadas por un alto grado de violencia intrafamiliar, poco fortalecimiento de los lazos de confianza, poco respeto por las mujeres y los menores, estructuras tradicionalmente del tipo patriarcales que se desestabilizan ante las situaciones de desempleo y desocupación de los maridos principalmente, implicando cambios de roles tradicionales en estas familias.

En uno de los relevamientos que tuve oportunidad de realizar para determinar el tipo de vínculos que se dan en las familias, surgió muy claramente la preocupación de las mujeres por las relaciones, principalmente con sus hijos y con sus maridos. La violencia aparece velada tras factores del tipo económico, detrás de decisiones que no son tenidas en cuenta, roles y situaciones consideradas por toda la familia como “normales” y que encierran una gran desigualdad entre los roles de la mujer y del hombre, vínculos masculinos del tipo autoritario, hijos que crecen sin los límites maternos ni paternos, mujeres sometidas y no escuchadas. Conflictos que no son resueltos dentro de la familia y que quedan latentes generando una escalada de violencia que se manifiesta luego dentro de la familia, o fuera de ella.

Vemos familias que se desarticulan permanentemente, mujeres que día a día ven su vida convertida en reproducir el rol de “víctimas” o “mujeres sometidas” y que reproducen ese rol con sus hijos e hijas. Son doblemente victimizadas, por la pobreza a la que se ven sometidas y por el rol en el marco de sus familias. Su autoestima no existe. Esto lleva también a una autoconcepción siniestra: el “merecimiento” de la situación de pobreza; la resignación y la aceptación de la pobreza, sin que haya un reconocimiento de la falta de dignidad en la condición en la que viven-

Creo que resulta fundamental por parte de estos sectores aprender otra forma de ser diferente que implique un hacer distinto. Aprender nuevos valores, nuevas concepciones del ser.

¿Se nos ocurrió alguna vez que la pobreza tiene que ver con el ser?

¿El sistema puede incorporar esta categoría? Creo que sí. Estoy convencida y he tenido experiencias hermosísimas y muy valiosas para las personas que reciben este tipo de capacitaciones.

Eso se logra con la comunicación, con un cambio en la forma de ver la propia historia de la persona, las posibilidades y la autoestima, el rol de cada un@ dentro de una familia, aprendiendo otra forma de vincularse( conciliando, negociando, sin violencia) y por sobre todo, aprendiendo a respetarse y amarse cada un@ para respetar y amar al resto. Confiar en que pueden aprender nuevas habilidades que les permitan nuevas opciones y nuevas formas de ser.

En su informe a la UNESCO, la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, presidida por J. Delors, sintetiza los cuatro pilares de la educación hacia el futuro:

“La educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser”

APRENDER A CONOCER”, combinando la posibilidad de ampliar horizontes y nuevas posibilidades de acción. A través de las charlas, talleres y capacitaciones se abren espacios de conocimientos, como puntos de partida para nuevas acciones que le permita a la población beneficiaria perspectivas laborales y/o económicas.

APRENDER A HACER”, a fin de adquirir no sólo una calificación profesional, sino, más generalmente, una competencia que capacite al individuo para hacer frente a gran número de situaciones y a trabajar en equipo. Pero, también, aprender a hacer en el marco de las distintas experiencias sociales o del trabajo comunitario.

APRENDER A VIVIR JUNTOS”, desarrollando la comprensión del otro y la percepción de las formas de interdependencia – realizar proyectos comunes y prepararse para tratar los conflictos – respetando los valores de solidaridad, pluralismo, comprensión mutua y paz.

APRENDER A SER”, para que se desarrolle mejor la propia personalidad y se esté en condiciones de obrar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal.

Creo que resulta indispensable comenzar a escuchar qué tienen l@s pobres y l@s marginad@s para decirnos. Que l@s polític@s escuchen cosas diferentes, desde un cambio del ser de ell@s también.

Comuniquémonos diferente, démosle voz a quienes no la tienen, es una forma de generar cambios.

A l@s polític@s también les diría que no le tengan miedo a que la gente crezca, aprenda y se desarrolle. Si ell@s crecen, ustedes también pueden hacerlo.

ES hora de generar cambios.

La desigualdad social está matando demasiada gente y hace seres infelices.

Y esto nos debe importar a tod@s.

Hasta la próxima!

Laura

Si quiere votar mi blog para el The Bobs ( mundial de blogs) puede hacerlo haciendo click:

http://www.thebobs.com/index.php?w=1220912795046717AQAJRUXX

Deje allí su comentario.

Apoye a la comunidad Clarín para los The Bobs.

Contador gratis

Crear la Paz como un Valor Cotidiano: en el Día de la Paz

Hoy es el Día Internacional de la PAZ. Para poder sumarme a este día quiero compartir una parte de uno de los capítulos de mi libro “Comunicación Una danza para mejorar nuestras relaciones”. Y l@s invito a sumarse con sus comentarios.

Pensemos la importancia que tiene la paz en estos días tan violentos, turbulentos, agresivos, de mafias, de efedrinas, de valijas, de violencia en escuelas, de revoluciones sociales en nuestro país vecino, de atentados, de la infaltable violencia familiar en todo el mundo.

¿Creen que podemos construir nosotr@s mism@s la paz?¿Hasta qué punto podemos colaborar para reducir los niveles de violencia que hay en nuestra sociedad? ¿Te creés capaz de construir la paz?

“La pregunta es si pode­mos construirla como un valor cotidiano y que no sea sólo una expresión de deseo.

Para ello debemos saber primero de qué hablamos cuando hablamos de paz.

Podemos acordar – en principio- que PAZ es ausencia de conflictos, tranquilidad espiritual, o no violencia. ¿Cómo traducimos estos conceptos a un valor práctico? ¿Cómo vivir la paz como una realidad diaria?¿Cómo hacer para que, además, logre una diferencia en nuestras vidas?

¿Cómo ve en su vida la importancia de que haya paz? ¿Qué sería diferente en su propia vida y en la de su familia, su comunidad, su provincia, su país si hubiera más paz?

¿Viviría más tranquila, más tranquilo, se pelearía menos con la gente, se comunicaría mejor con los demás, tendría más armonía interna? Quizás todo ello.

La paz es un espacio, un contexto, como si fuera la casa en la cual vivimos. Es el espacio que ofrecemos para una forma de vida comprometida con ciertos va­lores y ciertos comportamientos: libertad, dignidad, jus­ticia, respeto, solidaridad, aceptación, compasión, com­prensión, comunicación.

Construir la paz implica crear ese contexto. ¿Cómo? Promoviendo acciones concretas y una forma de ser com­prometidas con el respeto a la vida, a la dignidad de las personas, al resguardo de sus derechos, al rechazo hacia toda forma de violencia.

Tanto en un plano social, como en el individual, es el espacio para que los conflictos puedan ser transformados de manera positiva y creadora, no violenta.

Esto es, que en nuestra vida personal, los conflictos se resuelvan de manera positiva, a través del diálogo.

En el plano social también, es necesario que éste se elija para la solución de los conflictos, que haya respeto por los derechos de cada ser humano – libertad, dignidad, justicia, etc.-, que estén satisfechas las necesidades básicas de cada persona, que no haya hambre, ni miseria. Esto no sólo como un valor a ser tenido en cuenta por quienes tie­nen la responsabilidad de gobernar, sino por todos.

Cada uno de nosotros debe ser ese contexto, debe ser ese valor para los demás si lo que queremos es construir la paz.

Para que esto ocurra deben existir como base el amor hacia uno y hacia los otros, la comunicación con uno mis­mo y con los otros, la aceptación hacia uno mismo, hacia los demás, la solidaridad, el respeto a uno mismo y a los demás, el reconocimiento a nuestra legitimidad y la de los otros, la comprensión, la responsabilidad y un nume­roso y largo etc.

Si cada uno de nosotros brinda ese contexto, la paz se podrá multiplicar hacia todos los demás.

Para construir la paz, es necesario primero que cada uno la logre en su plano individual, como parte de su com­portamiento y de su propia forma de ser.

De allí que la pregunta de: “¿cómo se vería su vida si tuviera paz?”, es de un valor fundamental.

Si usted reacciona permanentemente ante lo que con­sidera un agravio de manera violenta, si se cierra al diálo­go cuando ya no puede defender su posición, si intenta sacar ventaja por encima de todos a cualquier precio, si vive juz­gando a los demás todo el tiempo, no está creando el con­texto de paz.

Si acepta la violencia física o psicológica en su casa como forma habitual de vínculo, usted no está pudiendo ser ese contexto. En ese caso, pida urgente ayuda. No siga guardando silencio.

Si en su trabajo no logra trabajar en equipo y coordi­nar tareas con otro sin que permanentemente haya friccio­nes, si tiene un lugar de responsabilidad y lo aprovecha sólo en beneficio propio, si ocupa un cargo de poder y se queda con lo que no es suyo, no es ese contexto.

Si no logra armonía interna y vive en constantes con­flictos con usted mismo, sin respetarse, sin defender su pro­pia dignidad, no está siendo ese contexto.

Si vive cargado de resentimiento, odio, frustraciones, no es ese contexto.

Aprender una cultura de paz, en lugar de una cultura de la violencia implica asumir la respon­sabilidad cotidiana, hacer que nuestra actitud sea acorde con el contexto que queremos crear.

Es un compromiso con uno mismo por sobre todo. La decisión de encontrar ese equilibrio y esa armonía interna que le permita hacer frente a sus circunstancias de manera creativa, positiva, estando abierto a crear permanentemente oportunidades, en vez de cerrarse a pelear contra los obs­táculos. Un compromiso con respetarse y valorarse, como la primera forma de empezar a valorar y respetar a los de­más y poder construir un vínculo con la paz como espacio, como condición.

Es una elección cotidiana y un compromiso de amor por uno mismo y por los demás.

Mi deseo para ustedes es que todos podamos crear la paz en nuestros corazones.”

“A través de la paz interior se puede conseguir la paz mundial. Aquí la importancia de la responsabilidad individual es bastante clara
ya que una atmósfera de paz
debe ser creada dentro de uno
mismo, entonces se podrá crear en la familia y luego en la comunidad.”

Dalai Lama

Si querés votar mi blog para el The Bobs ( mundial de blogs)HACÉ CLIK ACÁ ABAJO.

http://www.thebobs.com/index.php?w=1220912795046717AQAJRUXX

y apoyá con tu voto a toda la comunidad de Clarin Blogs!!

Hasta la próxima!!

Laura

Contador gratis