Posts etiquetados como ‘perdon’

PERDON

Cuando hablamos del perdón algunas personas dicen: ”Eso dejalo para Jesús o para Dios” (en la comprensión de Dios que cada un@ tenga). Otr@s lo relacionan con una experiencia espiritual, otr@s prefieren no enfrentarse siquiera con este tema que muchas veces duele, lastima, molesta.

Aunque lo que más duele no es el tema en sí, sino no saber cómo encararlo. ¿Cómo perdonar? ¿Para qué perdonar?

Comúnmente se cree que hacerlo es olvidar. Sin embargo, no se trata de eso, sino de poder vivir en paz con lo que pasó. Aceptar que lo que ocurrió ya ocurrió, aún cuando no nos guste, aún cuando no lo compartamos o no lo justifiquemos, aún cuando ello nos haya traído serios problemas para nuestra vida.

¿Se puede perdonar? Claro que sí. Nadie dice que sea fácil, ni un camino que se transite en un día. Pero en el hecho de perdonar se aprende mucho de un@ mism@, se amplía la comprensión de la vida, de las personas, nos da una dimensión más amplia del amor y nos acerca a la compasión. ¿Es importante esto? Quizás para much@s no. Quizás sean palabras que suenen sin sentido en una época preparada para pelear, castigar, para regodearse en las situaciones de dolor, para avanzar sin quedarse demasiado en aprender de las cosas que nos ocurren, para responder con violencia cuando nos sentimos golpead@s.

Pero quienes vivan en el padecimiento por algo ocurrido en el pasado, sabrán lo que es vivir con algo sin perdonar a cuestas.

Se puede referir a otra persona o a un@ mism@, pero siempre se trata de hechos ocurridos en el pasado y que cargamos en el presente como si aún estuvieran vivos entre nosotros. Los llevamos en forma de sufrimiento, resentimiento, angustia, rencor, enojo, depresión, trastornos de sueño, stress. Muchas veces todo esto termina produciendo enfermedades en nuestro cuerpo, que tornan más difícil sobrellevar semejante carga.

Recordar los acontecimientos nos ata a ese momento, a esa persona, a esa situación y en algún punto lo elegimos. Elegimos ese sentimiento, en lugar de avanzar hacia nuestro futuro. Quizás esperamos que la persona que nos “causó” el dolor o la herida nos pida perdón y nos compense, nos sane de alguna manera ( no me refiero a una compensación material). ¿Y si eso nunca llega? ¿Seguiremos atad@s al pasado? ¿Y si llega, pero aún así seguimos atad@s al rencor?

¿Qué ganamos reviviendo ese hecho? ¿Qué ganamos soltándolo, liberándolo?

¿Podemos tratar de definir entonces qué es el perdón? ¿Si no es olvidar, si es aceptar y no puedo hacerlo, qué es perdonar?

Es liberarnos del sufrimiento. Si se fijan, el sufrimiento es una gran conversación, una interpretación.

Lo que pasó quedó atrás en el tiempo, quizás dolió en el momento que ocurrió. Quizás no tiene por qué seguir doliendo en el presente o en el futuro, a menos que elijamos hacerlo. Redimensionando los hechos, poniéndolos en perspectiva, viendo el contexto diferente en el cual ocurren las cosas, observando el para qué nos ocurren en la vida las cosas que nos ocurren, quizás podamos reencuadrar el sufrimiento.

Una profesora mía de coaching decía “ Nunca es tarde para tener una infancia feliz”. ¿Qué quería decir con esto? Que un@ puede redimensionar los acontecimientos pasados y darle una interpretación que nos ayude a crecer y salir adelante, en lugar de una que nos ate y nos deje paralizad@s.

Por ejemplo, ante un hecho traumático, nos podemos quedar en eso que ocurrió o tratar de ver qué fue lo positivo que pudimos sacar de la situación: aprendizajes, herramientas internas, fortalezas, apoyo de gente que no creíamos, predisposiciones diferentes hacia algunas cosas, y por qué no también, el aprendizaje de no transitar de nuevo por esos caminos.

El perdón es una decisión personal, nadie la puede tomar por nosotr@s. Con él elegimos mirar hacia delante, sin la carga de emociones destructivas, sin olvidar, pero sabiendo que el hecho de mantener el rencor no sirve para que las cosas den marcha atrás. Lo que pasó, pasó. Pero si bien no puedo cambiarlo, puedo cambiar la interpretación que le doy en el presente a ese hecho del pasado. Al cambiar, puedo soltar ese sentimiento amargo y doloroso y abrirme a nuevas experiencias, a una sensación de mayor plenitud y libertad.

Algun@s dirán que hay hechos que no pueden perdonarse. Aún cuando piensen esto, les aseguro que todo puede perdonarse. Repito, no es olvidar y mucho menos justificar. Sí implica poder deshacernos del veneno que se traga con el rencor y todas las emociones negativas. La única persona que se beneficia de este perdón, es un@ mismo. No la otra persona.

Quizás cuanto más difícil sea hacerlo, más nos conecte con experiencias interiores más profundas. Y esto, nos lleve a dimensiones de nuestro ser diferentes y desconocidas, que valen la pena explorar y transitar.

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aún hasta setenta veces siete. (Mateo 18)

Hasta la próxima!

Laura

Contador gratis

PALABRAS QUE MODIFICAN RUMBOS

Las palabras no sólo describen las cosas. Las crean. Generan realidades. Hay cosas que se dicen que pueden modificar rumbos. Cosas no dichas que también lo pueden hacer. Basta que una palabra sea dicha en el momento justo, para que algo ocurra. Por ejemplo, cuando alguien propone casamiento a otra persona. Tanto la pregunta como la respuesta generan nuevas realidades.

Por lo tanto, el poder de la palabra está más presente en nuestra vida de lo que muchas veces creemos.

Por eso hoy me gustaría hacer una larga lista de palabras que pueden generar otra realidad para tod@s nosotr@s, tanto en nuestra vida personal, como política y social. Hay algunas capaces de modificar rumbos.¿Se animan a completar conmigo la lista de palabras con poder?

PAZ

COMUNICACIÓN

RESPETO

ACEPTACION

ESCUCHA

PERDON

GRACIAS

NO

SI

JUNT@S

BASTA

EMPECEMOS

CONSTRUYAMOS

CONVIVENCIA

AMOR

………..

Hasta la próxima!!! Laura


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog