Posts etiquetados como ‘hombre’

25 de noviembre: Día Internacional contra toda forma de violencia contra la mujer.

Soy víctima de violencia. Soy mujer golpeada. Violada. Maltratada. Insultada. Abusada. Soy esclava sexual. Soy obligada a callar. Obligada a no ser yo. Soy víctima de otros y de mi misma. Soy la que no puede hacer nada por salir de esta situación. Soy refugiada. Soy asesinada. Soy quien puedo apenas ser.

Soy ellas.

Hasta que se las ayude. Hasta que alcance con lo que se hace. Hasta que las campañas sirvan para que ninguna mujer más muera. Hasta que la policía las contenga. Hasta que la justicia las ampare. Hasta que el Estado las proteja. Hasta que la sociedad sea solidaria con ellas.

Soy ellas.

Hasta que un hombre crea que tiene más derecho que ellas, por el sólo hecho de ser “macho”.

Soy ellas.

Si vivís en situación de violencia, pedí ayuda. El silencio es cómplice de la violencia. No te merecés la violencia, ni el abuso, ni el maltrato.

” id=img_0 />

Si tod@s somos ellas, podemos ayudarlas!

25 de noviembre: Día Internacional contra toda forma de violencia contra la mujer. (Todos los días son 25 de noviembre)

Hasta la próxima!

Laura

Contador gratis

  • Comentarios
  • 3 votos

LA CULPA NO ES DEL SEXO

El sexo parece determinarnos a la hora de comunicarnos. ¿Pero es así? Apenas sentimos que no nos podemos comunicar con alguien del sexo opuesto, le echamos la culpa a las “características propias” de cada un@. La comunicación entre varones y mujeres es el tema que más interés ha despertado de entre todos los que hemos tratado en este blog(*). Es que a tod@s nos involucra. Si nos preguntamos si el sexo determina formas diferentes de comunicarnos y relacionarnos decimos que NO. Ser varón o mujer desde lo biológico implica determinadas diferencias, reproductivas, anatómicas, diferencias de órganos. Nada más.

Si hay diferencias en las formas de comunicarnos y de relacionarnos, es porque las hemos aprendido. Hasta en lo emocional y lo corporal, en las cosas que los varones “pueden o no” decir o hacer o que las mujeres “pueden o no” decir o hacer, están previamente determinadas por nuestras culturas, sociedades, familias, educaciones, legislaciones.

¿Somos diferentes? Si. ¿Pero tanto? ¿Y en qué? ¿Podemos ser “iguales”? SI. ¿Pero tanto? ¿Y en qué?

Nos “han hecho” diferentes y nos muestran más distintos de lo que en realidad somos. No buscamos de dónde surgen esas diferencias, para ver si podemos eliminar esas brechas, que de hecho no son reales. Nos han educado y nos siguen educando diferente, a pesar de los cambios y los avances. Nos han dado desiguales pautas de comportamiento, nos han dado muy desiguales tipos de autoridad y poder, nos han otorgado diferentes leyes, ordenamientos sociales, laborales, económicos.

Las diferencias son mayormente culturales, sociales, tienen que ver con estas pautas, con los modos de relacionarnos y hasta de comunicación que hemos aprendido. Se nos han dado “rótulos”, a ambos géneros, se nos ha estereotipado y nos hemos relacionado a partir de ellos.

Se nos exigen diferentes cosas, se nos hace “visibles” de distintas formas. Y esto que es un tema del que se habla muchas veces hasta el cansancio, se repite dentro de nuestras casas cada día en nuestra vida, y nos influye y condiciona cotidianamente. Más de lo que creemos.

¿Cuántos padres siguen diciéndoles a sus hijos varones “Los machos no lloran”? El otro día en un programa de televisión, un actor con sus hijos varones mellizos, se despachó a gusto con todo lo que él le “enseñaba” a sus hijos respecto de lo que es ser “machito”. Todo ante la sonrisa cómplice de la conductora y sus “panelistas”. Esas pautas se imprimen de por vida. Y reproducen formas de relacionarse que son las que marcan las desigualdades y las barreras de comunicación. Sin entrar en el tema de que muchos “modelos” perpetúan la violencia de género, como pauta “normal” de conducta” en una de cada cuatro familias, en todo el mundo y parten de justificarla con estas conversaciones.

¿Pero por qué seguimos chocándonos contra las mismas piedras? ¿Por qué seguimos sintiendo que nos cuesta la igualdad? ¿Por qué seguimos reproduciendo pautas de violencia de género tan marcadas?

¿Por qué seguimos atribuyéndole la responsabilidad de nuestras dificultades a las diferencias basadas en el sexo?

Me encantaría que hagamos una lista entre todos, de cuáles son las principales diferencias que siempre se nos dijo que “pertenecen” como la misma piel, a las mujeres y a los varones.

¿Se animan a contestar estas preguntas? ¿Se animan a revisar todos los estereotipos que tenemos incorporados?

¿Somos diferentes? ¿Tanto? ¿En qué? ¿Podemos ser “iguales”? ¿Tanto? ¿En qué?

¡Espero sus opiniones!

¡Gracias a tod@s l@s amig@s de la Comunidad de Clarín Blogs por el apoyo que me brindaron!!

Hasta la próxima!

Laura

(*)http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2008/6/20/frases-dicen-hombres-acerca-las-mujeres

Es el post más leído, no sólo por argentin@s, sino por mejican@s, españoles y españolas, venezolan@s, peruan@s, colombian@s y chilen@s, a los cuales estoy agradecida (Gracias también a las estadísticas de Clarín blogs que nos permite sacar estos datos)

Otro post: http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2008/6/25/-somos-tan-diferentes-hombres-y-mujeres-


Si quiere votar mi blog para el The Bobs ( mundial de blogs) puede hacerlo haciendo click:

http://www.thebobs.com/index.php?w=1220912795046717AQAJRUXX

Deje allí su comentario.

Apoye a la comunidad Clarín para los The Bobs.


Contador gratis

  • Comentarios
  • 3 votos

PALABRAS QUE DESTRUYEN

Así como la palabra tiene ese asombroso poder para crear relaciones con los demás, también tiene el poder inverso.

Utilizamos palabras, unas tras otras, como si decirlas no produjera consecuencias.

Hilvanamos frases hirientes y luego le echamos la culpa a la otra persona porque se aleja o reacciona.

Después nos preguntamos: por qué será que la relación no funcionó?¿Qué habrá fallado?

En realidad no nos dimos cuenta que nosotros mismos fuimos minando el espacio en el cual transcurría la relación. Fuimos bombardeando con palabras que herían, atentando con gestos, tonos, que se convertían en misiles para la otra persona…

Muchas veces las usamos contra nosotros mismos…convirtiéndose en un poder autodestructivo mucho más difícil de desactivar…

¿Se me ocurren algunas…me ayudan a completar la lista?

Es imposible Nunca

¿Qué sabés vos? No te quiero escuchar

Nunca te voy a perdonar Estúpid@

¿No ves que sos un@ idiota?

Todos los hombres/las mujeres son iguales

¿Y qué querés, si es mujer?

¡NO pretendas que sienta, es un hombre!

Abrimos o cerramos puertas con nuestra comunicación.Tengamos cuidado de no cerrar las puertas equivocadas!!!

Hasta la próxima!

Laura

  • Comentarios
  • Sin votos