Posts etiquetados como ‘espiritualidad’

Política con alma: ¿Legado de Alfonsín y de la Naturaleza?

Arco iris sobre la cúpula del Congreso de la Nación en el amanecer del jueves 2 de abril de 2009, cuando aún se velaban los restos de Raúl Alfonsín ( Gracias Javier Ramos por la foto)

Es hora de ver otras cosas. El universo se rige por almas, señales, valores que están por encima de lo que miramos muchas veces. Raúl Alfonsín puso alma en su vida. Y tuvo un espíritu superior guiando su tarea. Cumplió con su misión y el Universo, Dios, la visión de ese “algo” superior que cada uno quiera tener, se lo agradeció con un nítido arco iris.

Creo que l@s polític@s tiraron una máscara de ell@s mism@s abajo. Una que será importante que no se vuelvan a poner. ¡Lloraron! L@s vimos llorar, sensibilizarse, dolerse, conmoverse. Y personalmente estoy agradecida por eso. Eso que tanto evitan. Eso que tanto los asusta: mostrarse con sentimientos y emociones ligadas al amor. Mostraron que aman, que son capaces de tener gestos de grandeza ante el dolor, olvidar rencores, guiarse por sentimientos y no por prejuicios o historias pasadas. Y estuvieron del lado de la gente… que también sufría, que también estaba dolida, que necesitaba ver pares y no tipos subidos a una tarima. Mostraron su alma. ¡La gente espera que muestren su alma! Política con alma. Con amor. Con servicio, con entrega.

Más allá… y además del legado de Alfonsín, hay un legado de amor, de valores, de espiritualidad que la sociedad está reclamando. Que estemos todos del mismo lado, con sueños y utopías. Junt@s, como decía Alfonsín, en aquella campaña donde tod@s estábamos codo a codo. Sin seres “superiores”, con caretas, ocultando seres de carne y hueso, mostrándose con armaduras para que nadie los ataque, ocultando sentimientos. Claro, una persona que ama sinceramente al prójimo no puede robar. Al menos, no podría robarle a su prójimo y mirarlo a la cara. Una persona comprometida con ayudar al otro, no se olvidaría de políticas solidarias y distributivas, porque en ese compromiso le iría su propia alma.

Me gustaría pensar que el arco iris, es un mensaje que manda Dios, el Universo, quien ustedes crean, para decirnos algo; quizás que recuperemos el legado de un hombre con valores y nos recuperemos a nosotr@s mism@s, en valores que tienen que ver con esa espiritualidad profunda. Con aquella espiritualidad que es capaz de sorprenderse con lo mágico que se vivió ese triste día, espiritualidad que escucha a la naturaleza, porque ella es nuestra madre que nos da mensajes. Espiritualidad que nos dice que si no tomamos otro camino, epidemias, crisis de mercados, guerras entre hermanos, desastres naturales, nos seguirán esperando en nuestro camino.

Se escuchó decir nuevamente y, me emocionó escucharlo: Somos la vida, somos la paz. Pensemos eso desde una mirada diferente. Que esa idea de ser la vida y ser la paz nos atraviese en el alma, con amor. Creo, sin temor a equivocarme, que si lo hacemos, seguramente estaremos en el legado con mayúsculas para la Argentina. Y sin duda, ese día, con ese arco iris, con esa partida, algo nuevo se gestó. Algo habrá cambiado,más allá de los partidos. Ese día, algo nos dijeron nuestras almas.

Hasta la próxima!

Laura

QUE NUESTRA VIDA SEA DE NAVIDAD

En las fiestas la PAZ es uno de los deseos que más se transmiten entre las personas. La pregunta es si pode­mos construirla como un valor cotidiano y que no sea sólo una expresión de deseo.


Discover Leon Gieco!

¿Cómo vivir la paz como una realidad diaria?¿Cómo hacer para que, además, logre una diferencia en nuestras vidas?

La paz es un espacio, un contexto, como si fuera la casa en la cual vivimos. Es el espacio que ofrecemos para una forma de vida comprometida con ciertos va­lores y ciertos comportamientos: libertad, dignidad, jus­ticia, respeto, solidaridad, aceptación, compasión, com­prensión, comunicación.

Construirla implica crear ese contexto. ¿Cómo? Promoviendo acciones concretas y una forma de ser com­prometidas con el respeto a la vida, a la dignidad de las personas, al resguardo de sus derechos, al rechazo hacia toda forma de violencia.

Cada uno de nosotros debe ser ese contexto, debe ser ese valor para los demás.

Para que esto ocurra deben existir como base el amor hacia uno y hacia los otros, la comunicación con uno mis­mo y con los otros, la aceptación hacia uno mismo, hacia los demás, la solidaridad, el respeto a uno mismo y a los demás, el reconocimiento a nuestra legitimidad y la de los otros, la comprensión, la responsabilidad y un nume­roso y largo etc.

Si cada uno de nosotros brinda ese contexto, la paz se podrá multiplicar.

Es una elección cotidiana y un compromiso de amor por uno mismo y por los demás.

Mi deseo es que todos podamos crear la paz en nuestros corazones.”

Fragmento de mi libro: Comunicación, Una danza para mejorar nuestras relaciones.

PAZ

que nuestra vida

sea de Navidad

Hasta la próxima!!


Laura