Posts etiquetados como ‘dia de la paz’

Crear la Paz como un Valor Cotidiano: en el Día de la Paz

Hoy es el Día Internacional de la PAZ. Para poder sumarme a este día quiero compartir una parte de uno de los capítulos de mi libro “Comunicación Una danza para mejorar nuestras relaciones”. Y l@s invito a sumarse con sus comentarios.

Pensemos la importancia que tiene la paz en estos días tan violentos, turbulentos, agresivos, de mafias, de efedrinas, de valijas, de violencia en escuelas, de revoluciones sociales en nuestro país vecino, de atentados, de la infaltable violencia familiar en todo el mundo.

¿Creen que podemos construir nosotr@s mism@s la paz?¿Hasta qué punto podemos colaborar para reducir los niveles de violencia que hay en nuestra sociedad? ¿Te creés capaz de construir la paz?

“La pregunta es si pode­mos construirla como un valor cotidiano y que no sea sólo una expresión de deseo.

Para ello debemos saber primero de qué hablamos cuando hablamos de paz.

Podemos acordar – en principio- que PAZ es ausencia de conflictos, tranquilidad espiritual, o no violencia. ¿Cómo traducimos estos conceptos a un valor práctico? ¿Cómo vivir la paz como una realidad diaria?¿Cómo hacer para que, además, logre una diferencia en nuestras vidas?

¿Cómo ve en su vida la importancia de que haya paz? ¿Qué sería diferente en su propia vida y en la de su familia, su comunidad, su provincia, su país si hubiera más paz?

¿Viviría más tranquila, más tranquilo, se pelearía menos con la gente, se comunicaría mejor con los demás, tendría más armonía interna? Quizás todo ello.

La paz es un espacio, un contexto, como si fuera la casa en la cual vivimos. Es el espacio que ofrecemos para una forma de vida comprometida con ciertos va­lores y ciertos comportamientos: libertad, dignidad, jus­ticia, respeto, solidaridad, aceptación, compasión, com­prensión, comunicación.

Construir la paz implica crear ese contexto. ¿Cómo? Promoviendo acciones concretas y una forma de ser com­prometidas con el respeto a la vida, a la dignidad de las personas, al resguardo de sus derechos, al rechazo hacia toda forma de violencia.

Tanto en un plano social, como en el individual, es el espacio para que los conflictos puedan ser transformados de manera positiva y creadora, no violenta.

Esto es, que en nuestra vida personal, los conflictos se resuelvan de manera positiva, a través del diálogo.

En el plano social también, es necesario que éste se elija para la solución de los conflictos, que haya respeto por los derechos de cada ser humano – libertad, dignidad, justicia, etc.-, que estén satisfechas las necesidades básicas de cada persona, que no haya hambre, ni miseria. Esto no sólo como un valor a ser tenido en cuenta por quienes tie­nen la responsabilidad de gobernar, sino por todos.

Cada uno de nosotros debe ser ese contexto, debe ser ese valor para los demás si lo que queremos es construir la paz.

Para que esto ocurra deben existir como base el amor hacia uno y hacia los otros, la comunicación con uno mis­mo y con los otros, la aceptación hacia uno mismo, hacia los demás, la solidaridad, el respeto a uno mismo y a los demás, el reconocimiento a nuestra legitimidad y la de los otros, la comprensión, la responsabilidad y un nume­roso y largo etc.

Si cada uno de nosotros brinda ese contexto, la paz se podrá multiplicar hacia todos los demás.

Para construir la paz, es necesario primero que cada uno la logre en su plano individual, como parte de su com­portamiento y de su propia forma de ser.

De allí que la pregunta de: “¿cómo se vería su vida si tuviera paz?”, es de un valor fundamental.

Si usted reacciona permanentemente ante lo que con­sidera un agravio de manera violenta, si se cierra al diálo­go cuando ya no puede defender su posición, si intenta sacar ventaja por encima de todos a cualquier precio, si vive juz­gando a los demás todo el tiempo, no está creando el con­texto de paz.

Si acepta la violencia física o psicológica en su casa como forma habitual de vínculo, usted no está pudiendo ser ese contexto. En ese caso, pida urgente ayuda. No siga guardando silencio.

Si en su trabajo no logra trabajar en equipo y coordi­nar tareas con otro sin que permanentemente haya friccio­nes, si tiene un lugar de responsabilidad y lo aprovecha sólo en beneficio propio, si ocupa un cargo de poder y se queda con lo que no es suyo, no es ese contexto.

Si no logra armonía interna y vive en constantes con­flictos con usted mismo, sin respetarse, sin defender su pro­pia dignidad, no está siendo ese contexto.

Si vive cargado de resentimiento, odio, frustraciones, no es ese contexto.

Aprender una cultura de paz, en lugar de una cultura de la violencia implica asumir la respon­sabilidad cotidiana, hacer que nuestra actitud sea acorde con el contexto que queremos crear.

Es un compromiso con uno mismo por sobre todo. La decisión de encontrar ese equilibrio y esa armonía interna que le permita hacer frente a sus circunstancias de manera creativa, positiva, estando abierto a crear permanentemente oportunidades, en vez de cerrarse a pelear contra los obs­táculos. Un compromiso con respetarse y valorarse, como la primera forma de empezar a valorar y respetar a los de­más y poder construir un vínculo con la paz como espacio, como condición.

Es una elección cotidiana y un compromiso de amor por uno mismo y por los demás.

Mi deseo para ustedes es que todos podamos crear la paz en nuestros corazones.”

“A través de la paz interior se puede conseguir la paz mundial. Aquí la importancia de la responsabilidad individual es bastante clara
ya que una atmósfera de paz
debe ser creada dentro de uno
mismo, entonces se podrá crear en la familia y luego en la comunidad.”

Dalai Lama

Si querés votar mi blog para el The Bobs ( mundial de blogs)HACÉ CLIK ACÁ ABAJO.

http://www.thebobs.com/index.php?w=1220912795046717AQAJRUXX

y apoyá con tu voto a toda la comunidad de Clarin Blogs!!

Hasta la próxima!!

Laura

Contador gratis