Posts etiquetados como ‘coro toba’

HOY CONMEMORAMOS, NO FESTEJAMOS

Hoy se conmemora el día Internacional de la Mujer. No es un festejo, sino una conmemoración. Se recuerda el día en el que 129 mujeres murieron a principios del siglo XX reclamando mejores condiciones de trabajo, luchando por su derecho a no ser discriminadas, a ser respetadas y valoradas.

Ese triste día, fue guía para las generaciones sucesivas y es guía para la vida y el trabajo de muchas de nosotras cada día.

A principios del siglo XXI, se ha avanzado muchísimo en este sentido, en un camino del que tod@s somos conscientes que falta aún mucho por recorrer. Hoy las mujeres ocupamos lugares importantes de decisión en la política y en las diferentes organizaciones de nuestra sociedad. Pero, el desafío es trabajar por una mayor equidad, para que tengamos cada vez mayor participación en más lugares de decisión real, para que las mujeres podamos acceder a derechos que aún no se nos han reconocido ( igualdades laborales, de oportunidades reales, acceso a salud de calidad y salud preventiva – en algunas zonas de nuestro país no la hay-), para que las mujeres podamos lograr una mayor inclusión.

En esta conmemoración, ocupa un lugar central el tema de la violencia de género, una de las situaciones que más vidas ha cobrado en el silencio. Surge esta fecha en virtud de la violencia y si bien, el día contra la eliminación de toda forma de violencia contra la mujer tiene en el calendario un día especial, todos los días deberían ser este día. Por eso, no debe salir del centro de la escena.

La violencia contra las mujeres en el ámbito familiar es un crimen, que debe ser valorado en su justa medida, para poder ser tratado.

Es una violación de los derechos humanos de las mujeres, condenado, sancionado y protegido por convenciones y tratados internacionales, de rango constitucional, por leyes nacionales y provinciales.

Sin embargo, hasta que desde el Estado, desde la Sociedad, desde los medios de comunicación no tomemos verdadera conciencia del tema, nada va a poder cambiar. Y no alcanza con campañas publicitarias, aunque son muy importantes, y más cuando provienen de articulación de diferentes sectores. Se necesita capacitación, cambios de paradigmas, cambios de conciencia para que se sepa que la violencia no es la manera de resolver ningún conflicto, no es la manera de demostrar “poder”.


La violencia familiar es un tema cultural, arraigado en estructuras familiares de tipo autoritarias, patriarcales, rígidas, con una baja autoestima y baja consideración de la mujer. Baja consideración de ella misma y de su pareja hacia ella. Se filtra en cuestiones cotidianas casi invisibilizadas: dinero, educación y cuidado de los niños, atención de la casa.

Es en definitiva una cuestión de falsas creencias basadas en el género, en la suposición de que los varones por el hecho de serlo, son superiores, y pueden golpear ( física o psicológicamente) a la mujer, porque “es debil ”. La violencia contra la mujer es una violencia basada en los estereotipos de género que se desarrollaron en nuestras sociedades, desde Adan y Eva, y que si bien han sufrido cambios, no han logrado despegarse de esta concepción de superioridad del varón respecto de la mujer.

Creencias, estructuras sostenidas durante siglos, sistemas judiciales basados en estos tipos de creencias, sistemas estatales conformados por personas con esta clase de paradigmas, consolidaron hasta el día de hoy este problema. Y afecta de manera silenciosa a cada vez más mujeres ( 1 de cada 4 la sufre en sus distintas variantes. Una mujer muere cada 3 días por razones relacionadas a la violencia doméstica).

Por eso, creo que es fundamental:

1.- Hablar de la violencia familiar, para que se haga visible como problema, para que las mujeres sepan que no es una situación aislada y única, para que las mujeres sepan que tienen un problema que puede ser resuelto y también, que pueden buscar una solución- Para esto, es necesario, no sólo campañas mediáticas, sino un profundo cambio en el sistema educativo, lograr cambios en los cuerpos docentes, policiales y judiciales, que aún llevan estas estructuras en ellos mismos, lo que aleja a la mujer de acceder a ayudas reales. ES fundamental la realización de campañas de concientización, capacitación y difusión. NO sólo mediáticas, sino personales.

2.-Hacer visible el problema frente al mismo estado, para que adopte los cambios de conducta necesarios para ayudar a la víctima y no la revictimice al ser atendidas por gente que justifica la violencia del hombre frente a la mujer, a través de articulaciones con áreas del estado y capacitaciones.

3.-Modificar las creencias que sirven de justificativo a la violencia a través de una fuerte conciencia en los estereotipos de género, con capacitaciones y campañas de sensibilización.

4.- Trabajar fuertemente con madres niñas, ya que este problema encubre muchos casos de violencia familiar, con familiares directos que abusan de ellas, o primeras parejas de las niñas adolescentes que las obligan o las fuerzan a tener relaciones sin la posibilidad de usar preservativos y sin respetar sus tiempos psicológicos. En esto un gran impacto los valores y los estereotipos de la “adolescente exitosa” que se muestra desde los medios de comunicación.

5.- Hacer accesibles los derechos que poseen las mujeres frente a situaciones de violencia. Se necesitan servicios jurídicos, médicos y PSICOLÓGICOS, contención social para las mujeres en situación de violencia familiar gratuito y de atención diaria, para que puedan recurrir quienes necesitan ayuda, de fácil acceso, de buena atención. ES TODAS LAS PROVINCIAS Y EN TODOS LOS MUNICIPIOS. Se necesitan refugios para mujeres que necesitan salir de esta situación de manera urgente. Se necesita que se la pueda contener económicamente hasta que ella pueda recuperar su independencia y autonomía.

6.- Romper los pactos de silencio que encubren la trata de personas en nuestro país. Terminar con este flagelo, castigar a los pedófilos, a los que “consumen” los servicios sexuales de mujeres contra su voluntad.

Hasta que no trabajemos a fondo el tema de la violencia en las familias y en nuestra sociedad, muchas mujeres no podrán mejorar su calidad de vida, y muchas seguirán condenadas a reproducir un círculo de marginación y pobreza, que es otra de las consecuencias de la violencia de género. PERO ESTO NO QUIERE DECIR QUE LA VIOLENCIA DE GENERO SEA UNA CONSECUENCIA DE LA POBREZA. Esto es falso. La violencia refuerza la pobreza. NO, la pobreza a la violencia.Hay violencia de género en todos los sectores sociales.

Por eso, es necesario colaborar en el fortalecimiento de la mujer, que tome conciencia de sus derechos, que sepa que no está obligada a vivir una situación de violencia en su hogar, que merece una vida digna y hay que obligar al Estado a poner en funcionamiento todas las herramientas legales: el Estado tiene el deber de ayudarla.

El adelanto de la mujer y el logro de la igualdad entre la mujer y el hombre son una cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social y no deben encararse aisladamente como un problema de la mujer. Unicamente después de alcanzados esos objetivos se podrá instaurar una sociedad viable, justa y desarrollada.

Plataforma de Acción de Beijing.

Para todas las mujeres, esta canción de cuna especial para mi. Con todo mi amor a la Abuela Zunilda, la abuela del coro toba Chelaalapí.

POR FAVOR RECUERDEN COLABORAR CON CONIN CHACO PARA PREVENIR Y TRABAJAR CONTRA LA DESNUTRICIÓN INFANTIL http://blogsdelagente.com/comunicandonos/2009/3/4/desnutricion-chaco-me-ayudan-cambiamos-

Hasta la próxima!

Laura