Posts etiquetados como ‘chaco’

Ayudá a 900 chicos Tobas en Resistencia. Chaco.

Ayudanos en esta campaña. Son 900 chicos que estudian en la Primera Escuela de Gestión Indígena del Barrio Toba de Resistencia Chaco. Ayudanos con donaciones y si no podés donar algo, ayudanos difundiendo este video. GRacias!

Ayudá a 900 chicos tobas

TE esperamos con tu solidaridad en acción!

Hasta la próxima!

Laura

  • Comentarios
  • 1 voto

Derechos de los Qom en acción

Coro Toba Chelaalapí en la Escuela Cogestionada por los Qom

Coro Toba Chelaalapí en la Escuela Cogestionada por los Qom

Hoy la Whipala se levantó altiva para entonar el Himno Nacional en Qom. Las tres banderas, la Bandera Nacional, la de la Provincia del Chaco y la Whipala se erigían juntas por primera vez. El coro Toba Chelaalapí  entonaba con fervor sus estrofas, frente a los  cientos de niños tobas que con sus ojos maravillados sabían que estaban frente a un día histórico.

Por primera vez, en la Escuela Bilingüe N°1, LA E.P.G.S.I. Nº1, del Barrio Toba , primera escuela de la PRovincia y del país con gestión indígena, se festejaba una fecha importante para la comunidad: los 24 años de la sanción de la LEY DEL ABORIGEN CHAQUEÑO”

Era un homenaje a una ley por la cual vivieron, lucharon y murieron, muchos de los ancestros de todos los que hoy participaban del acto. Es la ley que faltó antes y dio lugar a una masacre como Napaalpí. Es la ley que no estuvo y  permitió que se los explote en los ingenios, es la ley que al no existir permitió que los aborígenes vivan como esclavos y marginados durante años.

Hace 24 años, se lograba que la legislatura chaqueña sancionara la ley N°3258. Es la ley que les brindó las primeras herramientas, esas que en las palabras y en algunas acciones, les reconocía acceso a la salud, a la educación, al nombre, a la vivienda…

Si bien, luego fueron derechos reconocidos por la Constitución Naciona y Provinciall, esta ley fue antecedente para el reconocimiento de sus derechos en la Provincia, se los legitima como comunidad, crea el Instituto del Aborigen Chaqueño.

Saben que  “LA LUCHA SIGUE TODAVÍA” . Y bajo ese lema todos están encaminados para trabajar las asignaturas pendientes que el Estado y la Sociedad tienen con ellos.

Hay una nueva generación que día tras día trabaja por un bilingüismo en el sentido amplio, por incluir fechas, creencias, visiones de la cultura Qom; la nueva generación que no se resigna a perder identidad. Esta generación lo está logrando: Que se los vea, que se les reconozca la identidad, que puedan acceder a una educación que los represente y los incluya, que puedan hablar su idioma, que “gocen de los beneficios de la libertad y la prosperidad”, como todo habitante del suelo argentino.

La crónica del festejo incluye las emocionadas palabras de un docente bilingüe, el minuto de silencio homenajeando a los muertos de la comunidad aborigen. La bendición de una pastora a las banderas y a la escuela, la canción entonada por los nenes del jardín y que formó parte del cancionero de sus abuelos y bisabuelos. Vibraron luego los alumnos, acompañando al Coro que alguna vez fue del Barrio, ese que tanto defendió el idioma; el coro de sus abuelos, de sus tíos, de sus primos. El Coro que abrió Cosquín, que cerró los festejos del Bicentenario, el que estuvo en Méjico representando a nuestro país. El grito de Indio Toba, que brotó de cada niño, acompañó el canto de una voz salida de la tierra, y el baile del mismo tema en las voces de la Negra Sosa y Jairo con sus vestimentas y sus ritmos.

Ahora, los niños reconocen sus derechos. Hay una comunidad que se levanta orgullosa mostrando que ellos están para ser cumplidos. Hay docentes y directivos que con amor están construyendo una gesta histórica.

La prensa, el diario, las noticias, no hablaron de ellos.

Pero sus voces nunca más estarán calladas. Esta vez el Qom se hará escuchar.

Laura Barrera

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Carta por la dignidad del hombre

NO hay nada más decente que la voz de nuestra gente “… cuando pide por pan!

Cómo duele el hambre de nuestros hermanos…¡cómo puede jugarse a un partido entre políticos el pan, el agua, la vida..?

Por la sequía se muere ganado en el oeste chaqueño. Por el agua, en el este , hay inundados que perdieron sus casas. Son los dos extremos que coexisten en nuestro Chaco.

Mientras tanto, depósitos oficiales guardan comidas sin entregar, grupos piqueteros manipulados causan saqueos, se amenaza con intervenir la legislatura…y la gente sigue con hambre…con dengue, con chagas, con tuberculosis, con desnutrición… la gente sigue con sueños que no puede cumplir. Otros, ya ni siquiera los tienen…

Exterminan a nuestros hermanos aborígenes, pisoteamos nuestras raíces…olvidamos que la tierra no nos pertenece…exterminamos bosques nativos, el gobernador veta la ley que los protege, ya no respetamos nuestro habitat. Y todo tiene que ver con todo…¡cómo no nos damos cuenta que todo está relacionado?

Pobreza , cambio climático, avasallamiento del medio ambiente y de la vida. falta de respeto hacia otros seres humanos. Falta de amor…

POr suerte hay quienes aún aman… http://blogsdelagente.com/manos-solidarias/2009/11/5/2o-viaje-al-impenetrable-chaqueno

POr suerte, algún dia nos cansaremos de mirar estas imágenes y nos conmoveremos a punto tal de que la indignación nos llevará a actuar…como a los chicos de Cadena de Favores.

Por suerte, puedo escribir aún esto… puedo cantar junto a Alejandro Lerner…puedo tratar de ayudar… puedo en algún momento cambiar algo…junto a ustedes…

Hasta pronto!

Laura

  • Comentarios
  • 7 votos

19 de julio, Día de reafirmación de los derechos de los pueblos originarios en el Chaco: el genocidio continúa.

El 19 de julio es el Día de reafirmación de los derechos de los pueblos originarios, fecha establecida por el actual gobernador de la provincia del Chaco, en rememoración del genocidio perpetrado por fuerzas militares en la reducción de Napalpí, un 19 de julio de 1924. Otro de los días establecidos con un sentido de revalorización que solo se da desde las palabras, pero que en la práctica quedan vacíos de sentido.

Napalpí fue la matanza de aborígenes tobas que pedían mejores condiciones de trabajo y de vida. Al reclamo de derechos se les respondió matándolos, mutilando los cadáveres, dándoles a todos ellos y a las generaciones venideras el mensaje grabado en sangre de su “deber” de callarse.

Hoy, a 85 años de ese genocidio, los pueblos originarios siguen pidiendo por calidad de vida. Algo tan básico como el agua, tierras, alimento. Sus tierras ya no alcanzan para alimentarlos.

Desde el gobierno actual, el Instituto de Cultura hace mucho por revalorizarlos, sin embargo desde lo económico y social es poco lo que se hace para sacarlos de una situación social de extrema pobreza y de enfermedades endémicas evitables: Chagas, tuberculosis, desnutrición….y ahora además ¿sumarán el dengue y la gripe A?

ES un día para reflexionar: genocidios, derechos, exterminios. ¿Cómo revalorizamos la vida, la de todos los seres humanos, sin sentirnos superiores unos a otros? ¿Cómo unirnos en reclamos que cambien realmente la situación de vida de muchos hermanos que no tienen ni siquiera lo básico para vivir?

Hoy nos atormenta la Gripe A, en el verano nos atormentó el dengue, ¿podemos imaginarnos lo que es vivir atormentado por enfermedades que pueden prevenirse, pero que nos superan por la falta de información y de recursos?

LA pobreza y el olvido son dos enfermedades endémicas que sufrimos los argentinos. Podemos prevenirlas, con acciones concretas, pero nada hacemos. Vivimos genocidios silenciosos y nada cambia hasta ahora…seguimos como siempre…cinco siglos igual…

¿Podremos hacer algo para cambiarlo?

Hasta la próxima!

Laura

  • Comentarios
  • 3 votos

Dengue: La epidemia de la desidia y la discriminación. Desde el Chaco: Hoy no me picó el mosquito del dengue, me picó el dolor. ¡Hasta pronto!

No sólo el aedes mata. Mata la desinformación, la discriminación, la ineficiencia, el egoísmo, la mentira.

Rezo mi oración del día, la que mi “inteligencia” me permite:

“Dios, te agradezco poder contar hoy con repelente. Espero que mañana también me lo proveas y que no llegue vencido. Te agradezco que el mosquito que me picó anoche no haya sido un aedes. Te pido que el que me pique hoy no lo sea. Gracias Dios, por estar sana y que mi familia también lo esté. Te pido por mi vecina. Por la vecina de mi vecina. Por la gente de Sáenz Peña, de Charata y porque a los argentinos no nos mate la indiferencia.”

Mientras escribo esto, mi hija viene con una picadura de mosquito en la piernita. Ruego también a Dios que no sea del aedes. NO tengo como identificarlo. Aunque recordé que en algún lado de los tantos que dicen tanto sin decir nada, nos “tranquilizaban” diciendo que la picadura del aedes no se ve.

Mi hija me dice: ¿Viste mamá que si te pica un mosquito te morís? Le pregunto: ¿Dónde te dijeron eso?. “La Clari, mi vecinita” Claro. Ella va a la escuela del Barrio, donde hay dengue (donde dicen que no hay).

Encuentro el diario de ayer, una noticia decía:

“GUÍA PARA PREVENIR EL CONTAGIO:

Primero: mantenga la calma.

Segundo: Ponga su mejor disponibilidad e inteligencia para leer y poner en práctica estas indicaciones.

TERCERO: ACEPTE RAPIDAMENTE QUE ESTO LO RESUELVE USTED, SU FAMILIA, LA COMUNIDAD , EL PUEBLO ORGANIZÁNDOSE. No se quede esperando a las autoridades sanitarias, ni las fumigaciones de la municipalidad de su zona.(Diario Norte . pag. 48, Lunes 30 de Marzo de 2009. Sin firma ) Etcétera, etcétera.

Entonces reflexiono. Primero debo mantener la calma. No escuchar a la señora que cuida a mi hija que vive a seis cuadras de mi casa, decir que cada día caen tres personas con dengue y todos los días tiene en su casa gente de la municipalidad y la salita recorriendo a las 6 de la mañana. Debo decirle a mi hija que no hable más con Clari. Debo mantener la calma y no dejarme afectar por las noticias que dicen acerca de los miles de casos comprobados, ni de las muertes. No debo escuchar ni a mi familia, ni las madres de las compañeritas de mi hija, ni al almacenero, ni al vendedor de la esquina, que dicen que tienen familiares y conocidos con dengue. Esas deben ser todas mentiras. ¡Si no hay tantos casos! Voy a mantener la calma… y la mantengo…

Y pienso: “Soy inteligente (eso creo), ese es el mejor repelente”. ¿O me están insultando? MI “inteligencia” allí me juega una mala pasada frente a mi “inteligencia emocional”, atrapada por el miedo. ¿Apelan a mi inteligencia porque no pueden apelar a la de ellos?¿ Y quiénes son esos “ellos”? ¿Serán los que están peleando esa guerra por decir “esto es así o asá” ( léase: oficialismo vs. Oposición)?

Bueno. En fin. También acepté, como dice el punto tercero. Esto lo resuelvo yo. NO puedo esperar del gobierno. Están ocupados tratando de contar los casos y los dedos no les alcanzan. Están separando las partidas de repelente vencido, chequeando una por una que no vuelva a ocurrir. Están hablando con los medios para desmentir todo…Están ocupados.

Y sigo reflexionando. Escucho a medios nacionales.

Y trato de pensar como ellos y no entiendo, no quiero entender:

NO debo preocuparme porque el dengue no llegó todavía a mi casa. Esto escuché. “Mantengan la calma. NO se preocupen, el dengue todavía no llegó a la Capital ni a Bs. As. Hay pocos casos y son foráneos. “

Y grito : Y entonces ¿Nosotros qué mierda somos?

Si el dengue está lejos de Bs. As, respire tranquilo, duerma tranquilo, total el mosquito no está en su casa. ¿Y nosotros?¿ Y los otros?

¡Siento dolor, bronca, impotencia de escuchar estas cosas! Y nací y me crié en Bs. As… me duele…

¿Cómo se creen que nos sentimos “acá” cuando escuchamos esto y estamos, en el mejor de los casos, cubiertos por repelente, mirando que no se nos acerque ningún mosquito? ¿Cómo se creen que nos sentimos en las tiendas de campaña con dolor de articulaciones y fiebre? ¿Cómo se creen que nos sentimos cuando no queda otra que juntar el agua en tachos porque NO HAY AGUA POTABLE EN PLENO SIGLO XXI!En mi casa tengo agua, pero mi vecino no. El de al lado a mi me importa.

Hoy me duele más que nunca la desigualdad social, la discriminación contra las provincias, la indiferencia por lo que pasa “allá” ( acá para mi), hoy me duele que nadie tenga la “inteligencia” de frenar esto. Que nadie acepte responsabilidades, que nos la endilguen a cada ciudadano. Hoy me siento ciudadana de quinta.

Hoy me mató una picadura de desamor, de apatía, de egoísmo, de indiferencia. Hoy me mató la indiferencia de gente que durante años miró a la pobreza con cara de asco. Y hoy piensa que lo mejor es que nadie del Norte viaje a Bs. As. ¡Pongamos una muralla! Otra más, así no vemos lo que pasa afuera…

Y me acuerdo de la poesía de Becket: Golpean a tu puerta.

Amigos. Me voy a tomar un tiempo. NO voy a postear hasta que esto esté mejor. Están pidiendo colaboración y algo quiero hacer.

Así que el tiempo que dedico a esta hermosa comunidad, se lo voy a dedicar a la mía real, con los chiquitos de carne y hueso que esperan un frasquito de repelente y que venga el frío.

Voy a seguir rezando, no para que no me pique el mosquito del dengue, sino , para que no me contagie la indiferencia.

Hasta siempre!

Laura

GRacias, Alfonsín!

Este es mi pequeño homenaje a un Maestro de la Democracia, que nos deja un legado a lo@s argentin@s. Que no se nos pierdan las utopíias y los sueños que teníamos en el 83!! Que no se pierdan sus banderas!

  • Comentarios
  • 11 votos

Desnutrición en Chaco:¿Me ayudan? ¿Cambiamos?

Desnutrición. Este es un tema al cual nos enfrentamos cotidianamente en algunas provincias como el Chaco, en países como el nuestro. ¿Estadísticas? No creo en ellas. NI en las de un lado, ni en las del otro. Ni las que dicen que son millones, ni las que dicen que no los hay. Basta que haya UN@. Y LAMENTABLEMENTE HAY MÁS. A mi ese un@ y ese “más” ya me duelen demasiado. Ese un@, me moviliza a la acción, me rebela, me desvela.

Me sensibilizó esta frase: “Nadie libera a nadie, ni nadie se libera sólo. Los hombres se liberan en comunión.” Pedagogía del Oprimido – Análisis. Por. Vicente Quezada Flores http://www.comminit.com/es/node/149970/37

Me pregunto: ¿Cómo hacerlo “en comunión”, si en general, no estamos acostumbrados a mirar a quienes tenemos al lado? ¿Cuál es la mirada que tenemos l@s argentin@s respecto a la desnutrición? Nos espanta. Nos asusta. La vemos en Africa y nos aterroriza, la vemos en el Chaco y nos escandaliza. ¿La vemos? ¿Cómo la vemos?

Chaco es acá, no más: estamos tan perdidos muchas veces los seres humanos , que “cerca”, “lejos”, son las categorías que nos “acercan” o “alejan” de los problemas. La desnutrición: es allá lejos. El dengue: Es allá lejos. La fiebre amarilla: Allá. La sequía: allá. La Inseguridad: Acá cerca. Los cartoneros: acá cerca. El interés crece o decrece con la distancia geográfica. Y el punto de observación se refiere a dónde estamos parados cada un@ de nosotr@s. LA mirada desde el Interior es diferente a la mirada desde la Capital. Sin juicios de valor. Son miradas diferentes.

Acomodamos nuestro tablero de ajedrez, nuestras piezas, para manejar de la mejor manera posible nuestros intereses, nuestros dolores, nuestros afectos, nuestras prioridades.

Acomodamos.

Si es acá, me preocupo. Si es allá, me escandalizo. Si hay emergencia, ayudo. Si es algo que ocurre todos los días, “mejor me olvido y me ocupo de mis cosas”. Si lo veo por la tele, todo es lejos, aunque pase a mi lado.

Les preguntaba en el post anterior, si tuvieran la posibilidad de mirar al lado y cambiar algo, qué harían. Les propongo mirar con otros ojos ¿Podemos mover alguna pieza?

No me quiero parar en un lugar de crítica o de juicio de valor. Tod@s hacemos lo que podemos con la realidad que nos toca vivir. Como dijeron much@s, apenas podemos con nuestra vida. Menos, vamos a poder con otras. Es cierto. Por eso, muchas veces es muy bueno comenzar por un@. Siempre es bueno comenzar por estar bien un@ mism@, “liberarse un@ mism@”. Pero comenzar, hacerlo, pensar en que es necesario realizar un cambio. ¿Qué cambio? Encontrarnos con nosotr@s mism@s, como seres human@s. ¿Por qué no interesarme por el prójimo ¿ Por qué no, liberarnos junt@s? ¿Y si ayudar a otr@s nos libera a nosotr@s mism@s?

UN CAMBIO DE MIRADA

Me gustaría poder enfrentar este tema de la desnutrición, desde una mirada diferente. La de la comunicación. Qué tiene que ver la comunicación con la desnutrición. Mucho.

¿Alguna vez escucharon hablar a una persona desnutrida? ¿Escucharon lo que dice, lo que transmite? Si prestan atención, ell@s casi no hablan. Su voz no es escuchada. Son silenciosos. Apenas resuenan sus palabras. ¿Oprimid@s? ¿Reprimid@s? ¿Resignad@s?

¿Están aferrad@s a la vida?¿ Qué se les ofrece en esta vida?¿Qué perspectivas se les brinda? ¿Cómo les mostramos una salida? ¿La hay? ¿La hay? ¿La hay?

¿Sentirán debilidad? Si. Debilidad por saberse no escuchad@s, no comprendid@s. Debilidad por carencias. ¿Falta de comida? Claro. Pero además, carencia de… dignidad, de reconocimiento, de posibilidad de ser vist@s, de ser ayudad@s.

No siempre la desnutrición es falta de alimento. Muchas veces tiene que ver con otras cuestiones sociales. Conocí niñ@s desnutrid@s, que lo son por comer tierra. Poseen la rara costumbre, hábito, enfermedad (No soy médica, no quiero dar diagnósticos, solo una mirada social) de comer de a puñados la tierra de sus patios, de los fondos de sus PRECARIAS casas. Otr@s son desnutridos por falta de conocimiento de sus madres o padres. Muchas veces tiene que ver con mala alimentación y no por la falta de ella.

Como sea, hay situaciones de desnutrición que pueden revertirse. Y siempre hay un vínculo entre desnutrición y pobreza. Desnutrición y marginación social. Desnutrición y falta de amor… de una sociedad que no ama a su semejante.

¿Qué se necesita?

Si tuviera la respuesta total, la “verdad”, la varita mágica para solucionarlo, no sentiría la impotencia que siento… Lo que sí creo es que se necesita de compromiso. Compromiso y acción comprometida. Compromiso de muchos actores sociales: polític@s, médic@s, maestr@s, familias, personas. Se necesitan cambios que tienen que ver con los enfoques de género, con el reconocimiento y el cumplimiento efectivo de esos derechos: a la salud, a la alimentación, a una vida digna y, sobre todo, el derecho a la vida.

Pensando en el post anterior, quiero hacer algo por cambiar.

Algo concreto. Colaborar con una asociación Civil sin fines de Lucro que trabaja por la prevención de la desnutrición de la Provincia del Chaco.

Me preguntaban algún@s de ustedes: ¿Vos qué contestás a las preguntas que nos hiciste?

Las contesto acá:

¿Qué acción sería? Ayudar a al Fundación Conin Sucursal Chaco, Matrícula Personas Jurídicas de la Provincia del Chaco Nº 226, que atiende a menores de tres años en riesgo de desnutrición.

¿Qué necesitarías para poner en marcha tu idea? Hablar con la gente de la fundación para saber sus necesidades. Publicar un post solicitando colaboración.

¿Con qué necesitarías contar? Movilidad. Tiempo. Recursos económicos. Donaciones.

¿Quién podría ayudarte en esa idea? Tod@s l@s que quieran hacer donaciones y enviarlas al Chaco.

¿Está hoy a tu alcance? Si.

¿Qué hace falta para que lo hagas? Decisión.

¿De quién depende? De mi, dar el primer paso.

¿Qué ocurriría si lo hacés? Podría colaborar un poco con la fundación y l@s niñ@s. Quizás pueda ayudar a un niñ@

¿Qué ocurriría si no lo hacés? Todo seguiría igual, y me seguiría quejando por lo que no cambia. Seguiría sintiendo impotencia. Quizás un niñ@ no reciba ayuda.

¿ Qué te pasaría a vos si lo hacés? Me sentiría útil.

¿Qué te pasaría si no lo hacés? Seguiría sintiendo frustración por no hacer nada.

¿Qué excusas ponemos para no hacer algo? La falta de tiempo, de plata, de ayuda…

¿A quién le echamos la culpa? A los demás, a la falta de cosas materiales…

¿Qué preferimos: Quejarnos o hacer? A veces, preferimos quejarnos.

HOY DIGO: ¡BASTA DE QUEJARME!

El primer paso:

El Dr. Adolfo Andreotti, responsable de Conin Chaco, me comentó que están realizando la sede de la fundación, para brindar atención a l@ niñ@s y sus familias. Necesitan realizar aprendizajes: nuevas formas de alimentarse, de comunicarse, nuevas prácticas alimentarias, nuevos hábitos. Tod@s, en la familia del menor desnutrido.

En este momento necesitan: Leche en polvo. Elementos de estimulación temprana para nin@s menores de tres años. Elementos de estimulación del vínculo madre e hij@ y para madres embarazadas. Colchonetas.

Elementos para la construcción de una galería de 10m X 8 m. Sanitarios. Sanitarios para discapacitad@s. Grifería.

Todo lo que esté a su alcance y pueda ser de ayuda.

Pueden consultar por mail tanto la forma de hacer efectiva la donación, como otras necesidades al Dr. Adolfo Andreotti: adolfoandreotti@gigared.com

Teléfono: (03722)440879

Para conocer las actividades de CONIN: www.conin.org.ar

Yo me comprometo a buscar las donaciones en la terminal, si hace falta y llevarlas hasta la fundación. Me pongo a disposición para colaborar.

Este es mi primer paso.

Ser solidario implica dejar de lado la indiferencia, la apatía y el escepticismo. Implica jugarse por una realidad diferente que todos podemos construir, en la cual siempre podamos contar con otros y los demás siempre puedan contar con nosotros. “Comunicación: Una danza para mejorar nuestras relaciones. “

¿Me ayudan?

Hasta la próxima!

Laura

  • Comentarios
  • 5 votos

MURIO MELITONA,ULTIMA SOBREVIVIENTE DE MASACRE DE NAPALPI

Murió Melitona Enrique, la última sobreviviente de la Masacre de Napalpí

Quiero desde este espacio rendir un humilde homenaje a Melitona, en el profundo deseo de respeto, defensa y protección para las comunidades originarias de nuestro país y de América Latina.


A los 107 años de edad, se apagó la vida de Melitona Enrique, la última sobreviviente de la Masacre de Napalpí, símbolo de la reivindicación social y cultural que los pueblos originarios reclaman desde hace siglos.

Este año fue homenajeada, en un acto que no logró sin embargo acallar las voces de los reclamos aborígenes. En esa oportunidad, el secretario general del Instituto del Aborigen Chaqueño (IDACH), Egidio García, dijo que la Masacre de Napalpí es aún “una herida abierta”. García destacó que “se deben cumplir los derechos emanados de nuestra Constitución ya que el 70 por ciento de los 60 mil aborígenes de las etnias toba, wichí y mocoví que habitan el territorio chaqueño viven en condiciones de extrema pobreza”.

La Masacre de Napalpí

El gobernador chaqueño, Fernando Centeno, ordenó: “Procedan con rigor para con los sublevados”. El 19 de julio de 1924, a la mañana, la policía rodeó la Reducción Aborigen de Napalpí, de población toba y mocoví, y durante 45 minutos no dejaron descansar los fusiles. No perdonaron a ancianos, mujeres ni niños. A todos mataron y, como trofeos de guerra, cortaron orejas, testículos y penes, que luego fueron exhibidos como muestra de patriotismo en la localidad cercana de Quitilipi. Los asesinados fueron más de 200 aborígenes que se negaban a seguir siendo explotados, que reclamaban una paga justa para cosechar el algodón de los grandes terratenientes. Para justificar la matanza la versión oficial esgrimió “sublevación indígena”. Era el mismo período de las masacres de obreros en la Patagonia, años en los que en el norte argentino solía hablarse de rebeliones indígenas para justificar el asesinato de pobladores originarios que resistían su inclusión definitiva a un mercado de trabajo que exprimía vidas a bajo precio.


“ El 12 de octubre de 1922, Marcelo T. de Alvear había reemplazado en la presidencia a Hipólito Yrigoyen y el Territorio Nacional del Chaco ya se perfilaba como el primer productor nacional de algodón. Pero en julio de 1924 los pobladores originarios toba y mocoví de la Reducción Aborigen de Napalpí a 120 kilómetros de Resistencia se declararon en huelga: denunciaban los maltratos, la explotación de los terratenientes. Los ingenios de Salta y Jujuy ofrecieron mejor paga. Hacía allá intentaron ir los pobladores, pero el gobernador Centeno prohibió a los indígenas abandonar el Chaco. El indio no podía trabajar su propia tierra, su única alternativa era seguir cosechando como esclavo, pero igual se resistía. El 18 de julio, y con la excusa de un supuesto malón indígena, Centeno dio la orden.

A la mañana del 19 de julio, 130 policías y algunos civiles partieron desde la localidad de Quitilipi hasta Napalpí. Después de 45 minutos de disparar los Winchester y Máuser a todo lo que se movía, hubo silencio y humareda de los fusiles. Los heridos -fueran hombres, mujeres o niños- fueron asesinados a machetazos. El periódico Heraldo del Norte recordó, a finales de la década del 20, el hecho: “Como a las nueve, y sin que los inocentes indígenas hicieran un sólo disparo, hicieron repetidas descargas cerradas y enseguida, en medio del pánico de los indios (más mujeres y niños que hombres), atacaron. Se produjo entonces la más cobarde y feroz carnicería, degollando a los heridos sin respetar sexo ni edad”.


Textos de Pedro Solans y Carlos Díaz indican que el total de víctimas fue de 423, entre indígenas y cosecheros de Corrientes, Santiago del Estero y Formosa. El 90 por ciento de los fusilados y empalados eran tobas y mocovíes. Algunos muertos fueron enterrados en fosas comunes, otros sólo quemados.
Se estima que lograron escapar 38 niños. La mitad fueron entregados como sirvientes en Quitilipi y Machagai, mientras el resto murió en el camino.


También se salvaron 15 adultos, entre ellos Melitona, una de las pocas mujeres que tuvo la fortuna de no ser violada.

El 29 de agosto –cuarenta días después de la matanza–, el ex director de la Reducción de Napalpí Enrique Lynch Arribálzaga escribió una carta que fue leída en el Congreso Nacional: “La matanza de indígenas por la policía del Chaco continúa en Napalpí y sus alrededores; parece que los criminales se hubieran propuesto eliminar a todos los que se hallaron presente en la carnicería del 19 de julio, para que no puedan servir de testigos si viene la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados”.

En el libro “Napalpí, la herida abierta”, el periodista Vidal Mario detalla: “El ataque terminó en una matanza, en la más horrenda masacre que recuerda la historia de las culturas indígenas en el presente siglo. Los atacantes sólo cesaron de disparar cuando advirtieron que en los toldos no quedaba un indio que no estuviera muerto o herido. Los heridos fueron degollados, algunos colgados. Entre hombres, mujeres y niños fueron muertos alrededor de doscientos aborígenes y algunos campesinos blancos que también se habían plegado al movimiento huelguista”.

Un reciente microprograma de la Red de Comunicación Indígena destaca: “Se dispararon más de 5000 tiros y la orgía de sangre incluyó la extracción de testículos, penes y orejas de los muertos, esos tristes trofeos fueron exhibidos en la comisaría de Quitilipi. Algunos muertos fueron enterrados en fosas comunes, otros fueron quemados”. En el mismo audio, el cacique toba Esteban Moreno, contó la historia que es transmitida de generación en generación. “En las tolderías aparecieron soldados y un avión que ametrallaba. Los mataron porque se negaban a cosechar. Nos dimos cuenta que fue una matanza porque sólo murieron aborígenes, tobas y mocovíes, no hay soldados heridos, no fue lucha, fue masacre, fue matanza, por eso ahora ese lugar se llama Colonia La Matanza”.

La Reducción de Napalpí -palabra toba que significa lugar de los muertos- había sido fundada en 1911, en el corazón del Territorio Nacional del Chaco. Las primeras familias que se instalaron eran de las etnias Pilagá, Abipón, Toba, Charrúa y Mocoví. El corresponsal del diario La Razón, Federico Gutiérrez, escribió en julio de 1924: “Muchas hectáreas de tierra flor están en poder los pobres indios, quitarles esas tierras es la ilusión que muchos desean en secreto”.


Fuente: http://www.taringa.net/posts/imagenes/129782/Masacre-de-Napalp%C3%AD_.html


Hasta la próxima!

Laura

Contador gratis

  • Comentarios
  • 3 votos

¿Qué nos dicen “l@s pobres” y l@s marginad@s?(Día de acción del Blog 08)

¿Qué comunica la pobreza? ¿Qué nos dicen “l@s pobres” y l@s marginad@s? ¿Qué se dicen l@s pobres a ell@s mism@s? Qué no escuchan los gobiernos de lo que ell@s les dicen?

Melitona Enrique

Me gustaría ver si en unas pocas líneas podemos ayudar a darles voz a quienes no la tienen, aunque sea por un ratito y como punta pié inicial para otras reflexiones. Comunicar lo que no se comunica. Darle sentido a estos silencios muchas veces autoimpuestos, otros impuestos por la sociedad que invisibiliza todo aquello que le genera dolor. Creo que la comunicación es una gran posibilidad, una gran herramienta, una acción con poder.

Hace visible lo poco visible o lo invisible. Lo que no es masivo. Lo que aparece oculto tras los intereses comerciales o políticos. Quizás generar una reflexión diferente, nos puede abrir diferentes caminos.

Muchos de los problemas de la pobreza los vivo aquí en el Chaco: Pobreza extrema, marginación, desigualdad, desnutrición, aniquilación de los aborígenes, violencia de género con casi nula capacidad de respuesta por parte de quienes deberían hacerlo, mayor porcentaje del país de madres niñas, alto porcentaje de muertes por abortos clandestinos, mujeres que mueren de cáncer de cuello de útero, una enfermedad producto del subdesarrollo ( único lugar del país con esta estadística, evitable, que se produce por la falta de prevención y de elementos para que las mujeres realicen el control a tiempo).

Voy a mostrar algunos breves datos. Recordando el tema de que los datos nunca reflejan la realidad del uno a uno. Piensen en la persona que está detrás de la estadística. Por ejemplo, en la mujer que tras un parto no tiene en el hospital los calmantes para mitigar el dolor de la cirugía y el costo del mismo excede los recursos que tiene. Esa mujer está en una estadística de acceso de las mujeres pobres a la salud. Pero hoy está en el sanatorio doblada del dolor. Llorando sin que nadie la vea.

Piense en el niño que tiene hambre. ¿Alguna vez alzaron a un niño desnutrido?

O en doña Melitona Enrique, de 107 años, internada en este momento, única sobreviviente de la Masacre de Napalpí y símbolo de la reivindicación social y cultural que la provincia promete actualmente y los pueblos originarios reclaman desde hace siglos.

Con un total de 1.050.000 pobladores, la provincia del Chaco tiene a más de la mitad de su población bajo la línea de pobreza y algo más de un cuarto sin las condiciones básicas para subsistir.

Esto no pretende ser un espacio político. Sí un profundo espacio de reflexión desde una mirada puesta en las responsabilidades individuales, sociales, políticas, educativas, culturales. NO se llega a la pobreza de un día para el otro. La pobreza no es responsabilidad de un color político o de un gobierno. Es responsabilidad de todos los colores políticos y todos los gobiernos. Y sobre todo es responsabilidad de personas.

Creo, por sobre todo, que tenemos que cambiar la perspectiva, el enfoque de la pobreza. Seguir viendo (o no viendo) la pobreza de la manera en que lo estamos haciendo, sigue haciendo que se siga recreando de la misma manera.


La única manera de generar cambios, si con las mismas acciones no lologramos, es cambiar la interpretación que está detrás de la acción.

¿Qué pasa si cambiamos la concepción de la pobreza?

Hay muchas personas, organismos e instituciones que están trabajando en estos cambios de enfoque que lamentablemente no se ven reflejados en los sistemas políticos, que por ahora siguen considerando el asistencialismo como la mejor manera de mantener estructuras que le son funcionales a la hora de “manejar” votos y conciencias.

La pobreza en cada persona no sólo está instalada en su calidad de vida. Está arraigada en su concepción como ser humano. La persona pobre se cree pobre, se siente pobre y tiene la certeza de que nunca saldrá de pobre.

ES un círculo vicioso de pensamiento que nunca sale de sus conversaciones. Esto genera la idea de que siempre deberán vivir del asistencialismo, de que la dignidad no es para ell@s, la idea de que están marcad@s generación tras generación para seguir siéndolo. Basta hablar con ell@s para escuchar esta “sentencia” que tienen internalizada.


Nuestra identidad está directamente asociada a nuestra capacidad de generar sentido a través de nuestros relatos, de lo que nos decimos a nosotr@s mism@s respecto de quiénes somos. Ese relato es constitutivo de lo que el individuo es. Todas las personas son coherentes con la manera en que perciben una situación.

En este caso, actúan limitados por sus condiciones, imposibilitados de buscar opciones más allá de las que perciben como posibles en el marco que se les brinda. Esto quiere decir que las opciones que tienen para salir de la pobreza están limitadas a la visión que tienen dentro del ámbito en el que viven. Cuando se les pregunta qué pueden hacer piensan en opciones básicas, relacionadas a actividades conocidas y que no requieran capacitación o conocimientos a los cuales no pueden acceder.

De esta manera, es necesario cambiar la forma de observar de las personas, o sea, constituirlo en un observador diferente. Para esto, las personas aprenden nuevas prácticas y técnicas. El objetivo central es desarrollar la capacidad de acción de la persona. Una capacidad de acción diferente que la lleve a buscar nuevas posibilidades.

Trabajé varios años en asentamientos de Resistencia y Gran Resistencia, especialmente con grupos de mujeres.

Conviviendo con sus habitantes día tras día durante todo ese tiempo he podido encontrar comunes denominadores en el tema básico de la pobreza y surge principalmente de la forma en que ell@s se relacionan consigo mism@s, de la forma en que se perciben a sí mism@s y en la falta de capacidad o de habilidad para establecer relaciones con los demás.

Si observan todos los programas sociales apuntan al factor económico, asistencial, paliativo. Ninguno de los programas incluye el componente de las relaciones humanas. A menos que estos programas provengan de Organizaciones NO Gubernamentales.

Las Relaciones que en estos sectores socioeconómicos con los cuales he trabajado, primordialmente bajos, suelen estar signadas por características especiales: la precariedad en las condiciones de vida, los problemas derivados de la marginalidad con la cual viven cotidianamente, los graves problemas de salud derivados de la pobreza, del hacinamiento y de la exclusión social, la falta de educación, entre otros. Estas están determinadas por un alto grado de violencia intrafamiliar, poco fortalecimiento de los lazos de confianza, poco respeto por las mujeres y los menores, estructuras tradicionalmente del tipo patriarcales que se desestabilizan ante las situaciones de desempleo y desocupación de los maridos principalmente, implicando cambios de roles tradicionales en estas familias.

En uno de los relevamientos que tuve oportunidad de realizar para determinar el tipo de vínculos que se dan en las familias, surgió muy claramente la preocupación de las mujeres por las relaciones, principalmente con sus hijos y con sus maridos. La violencia aparece velada tras factores del tipo económico, detrás de decisiones que no son tenidas en cuenta, roles y situaciones consideradas por toda la familia como “normales” y que encierran una gran desigualdad entre los roles de la mujer y del hombre, vínculos masculinos del tipo autoritario, hijos que crecen sin los límites maternos ni paternos, mujeres sometidas y no escuchadas. Conflictos que no son resueltos dentro de la familia y que quedan latentes generando una escalada de violencia que se manifiesta luego dentro de la familia, o fuera de ella.

Vemos familias que se desarticulan permanentemente, mujeres que día a día ven su vida convertida en reproducir el rol de “víctimas” o “mujeres sometidas” y que reproducen ese rol con sus hijos e hijas. Son doblemente victimizadas, por la pobreza a la que se ven sometidas y por el rol en el marco de sus familias. Su autoestima no existe. Esto lleva también a una autoconcepción siniestra: el “merecimiento” de la situación de pobreza; la resignación y la aceptación de la pobreza, sin que haya un reconocimiento de la falta de dignidad en la condición en la que viven-

Creo que resulta fundamental por parte de estos sectores aprender otra forma de ser diferente que implique un hacer distinto. Aprender nuevos valores, nuevas concepciones del ser.

¿Se nos ocurrió alguna vez que la pobreza tiene que ver con el ser?

¿El sistema puede incorporar esta categoría? Creo que sí. Estoy convencida y he tenido experiencias hermosísimas y muy valiosas para las personas que reciben este tipo de capacitaciones.

Eso se logra con la comunicación, con un cambio en la forma de ver la propia historia de la persona, las posibilidades y la autoestima, el rol de cada un@ dentro de una familia, aprendiendo otra forma de vincularse( conciliando, negociando, sin violencia) y por sobre todo, aprendiendo a respetarse y amarse cada un@ para respetar y amar al resto. Confiar en que pueden aprender nuevas habilidades que les permitan nuevas opciones y nuevas formas de ser.

En su informe a la UNESCO, la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, presidida por J. Delors, sintetiza los cuatro pilares de la educación hacia el futuro:

“La educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser”

APRENDER A CONOCER”, combinando la posibilidad de ampliar horizontes y nuevas posibilidades de acción. A través de las charlas, talleres y capacitaciones se abren espacios de conocimientos, como puntos de partida para nuevas acciones que le permita a la población beneficiaria perspectivas laborales y/o económicas.

APRENDER A HACER”, a fin de adquirir no sólo una calificación profesional, sino, más generalmente, una competencia que capacite al individuo para hacer frente a gran número de situaciones y a trabajar en equipo. Pero, también, aprender a hacer en el marco de las distintas experiencias sociales o del trabajo comunitario.

APRENDER A VIVIR JUNTOS”, desarrollando la comprensión del otro y la percepción de las formas de interdependencia – realizar proyectos comunes y prepararse para tratar los conflictos – respetando los valores de solidaridad, pluralismo, comprensión mutua y paz.

APRENDER A SER”, para que se desarrolle mejor la propia personalidad y se esté en condiciones de obrar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal.

Creo que resulta indispensable comenzar a escuchar qué tienen l@s pobres y l@s marginad@s para decirnos. Que l@s polític@s escuchen cosas diferentes, desde un cambio del ser de ell@s también.

Comuniquémonos diferente, démosle voz a quienes no la tienen, es una forma de generar cambios.

A l@s polític@s también les diría que no le tengan miedo a que la gente crezca, aprenda y se desarrolle. Si ell@s crecen, ustedes también pueden hacerlo.

ES hora de generar cambios.

La desigualdad social está matando demasiada gente y hace seres infelices.

Y esto nos debe importar a tod@s.

Hasta la próxima!

Laura

Si quiere votar mi blog para el The Bobs ( mundial de blogs) puede hacerlo haciendo click:

http://www.thebobs.com/index.php?w=1220912795046717AQAJRUXX

Deje allí su comentario.

Apoye a la comunidad Clarín para los The Bobs.

Contador gratis

  • Comentarios
  • 3 votos