La cuota Hilton

La cuota Hilton

Estábamos en el jardín de casa, en una cena con tres amigos de mi marido y ellos pusieron el grito en el cielo ante mi comentario sobre la influencia negativa de la web en el rendimiento sexual de los hombres, sumado al futbol y los amigos.

Descartaron rotundamente de que internet pudiera ser rival del sexo matrimonial o causa de la desaparición del deseo.

Son ellas las que prefieren navegar en la web antes de tripular una cama.

No se quien se distrae mas, por algo nosotras hemos igualado a los hombres en el rubro infidelidad, y es ello causa de haber estado desatendidas.

Me levante, contorneando mi figura dejando al grupo de amigos que habían cenado en casa, entre ellos mi marido, retirándome a mi habitación, pues ellos siempre hablaban de futbol y si una sacaba otro tema, te llevaban siempre la contra.

Algo también tenia que ver el vinito espumante ingerido en la cena, que me aturdía un poco bastante.

Ellos siguieron la discusión, y en determinado momento, fue Julio mi marido, que respondiendo a lo que sugería uno de sus amigos, de que había quedado claro que lo que yo quise decir es que no se me daba lo suficiente…… comento con la siguiente frase…” Cuando se incumple con la cuota Hilton se perjudican los productores, y todos los puestos de trabajo vinculados a la carne. No se puede estar orgulloso de un fracaso”

Todos se quedaron estupefactos. Julio estaba reconociendo que su cuota sexual dentro de su matrimonio no era la adecuada. Yo bien lo sabia, porque la sufría, la necesitaba pero lo soportaba.

Miguelito miro su cigarrillo gastado, contorneo su cabeza al tiempo que lo apagaba en el césped del jardín…. Tomo otro cigarrillo diciendo…. Todo lo que comienza a extinguirse debe ser encendido nuevamente….a tiempo, buscando reunir las condiciones necesarias para que nada se diluya provocando esas perdidas.

Es que muchas veces, el que debe producir se encuentra solo, sin el apoyo necesario de otros también interesados en mantener esa cuota asevero mi esposo.

Si las empresas se asociaran, dijo Alberto, cumplirían con la totalidad del cupo de alta calidad Hilton que le fue adjudicada a un productor.

Raulito, se paro giro mirando el horizonte, y pregunto ¿Y la carne donde está?

Las miradas se cruzaban, entrecruzaban, algunas de entendimiento, otras de consulta, pero todas cargadas de una morbosa picardía que ellos cuatro solían tener. Desde niños, desde siempre, como amigos compinches que habían crecido compartiendo muchas cosas de sus vidas.

En la soledad de mi dormitorio, recostada en la cama matrimonial, disfrutaba de muy buena música de Mahmoud Fathy, semidesnuda con tules afines a los temas que escuchaba, en un ambiente de perfumes que yo mismo había seleccionado para nuestro dormitorio.

Compenetrada en mis delirios de bailarina árabe, apenas percibí que mi esposo entraba quitándose la camisa, para inclinarse junto a mí comenzando con caricias que yo conocía como preámbulo de algunas secciones de fuerte contenido. Lo deje hacer. Lo hacia bien, muy bien, provocando que me pusiera cachonda. De veras.

- Tenemos visita esperando en el pasillo….. dijo de pronto.

Eso de visita, no tenía para mi, desconocimiento, porque ya veníamos fantaseando con visitas de terceros en nuestra cama, como para elevar nuestra libido, libido que yo si levantaba porque ya me había entrado a gustar eso de fantasear con terceros.

- Aja, le dije jugando…. Y quien se quedo para la fiestita?

- Los tres Laurita, los tres están listos para ti.

- Los tres son mucho, dije aun jugando… prefiero ir probándolos de a uno….

- Es que es solo para que elijas la mejor verga, para hacer la mejor fiestita…..

- Si es solo para elegir, entonces diles pasen…

-¡Adelante muchachos !!

Estaba yo tan solo con una diminuto biquini, colaless, sin nada con que taparme a aquella inesperada irrupción de los amigos de mi marido. No era juego era verdad que ellos estaban allí afuera…. Y ahora allí adentro, desnudos….. mas desnudos que yo….. blandiendo sus porongas al aire con total desenfado….. y yo mirando todo eso.

- Puedes elegir la mejor…. Dijo mi marido.

- Deja verte desnuda Laura, así nos pajeamos y ves lo que puede ser tuyo… dijo Raúl.

No respondí palabra, pero sentía ahora el ritmo de la música penetrar como dardos en mi cabeza, pensando, que se habían precipitado las cosas de tal modo que no sabia yo como enmendarlas. Decidí, mostrarme provocativamente poniéndome de rodillas y levantando mis manos acompañando aquellas panderetas que sonaban para que yo aceptara la realidad.

Pronto aquellas tres pollas eran masajeadas por sus propios dueños, mis tetas recibían las caricias de mi marido. Este al ver que yo me prestaba a su juego, bajo las manos para quitar mi biquini y frotar abriendo mi peludita conchita ahora ya mojada por la emoción.

Me cachondeo el panorama, eran tres pijas diferentes, en tamaño, grosor, color y forma.

- Puedes tocarlas si quieres…..

- Eso, Laurita, tómamela, es para ti…

- Si, te la dejo, pajeame cariño….

- Apriétalas como aprietas la mía, dijo Julio.

Yo estaba devolviendo los masajes a mi marido, y este me pasaba cada vez mas seguido su mano por mi raja, a punto de que se abrían los labios como deseando mas.

Gatitas de sudor aparecieron en mi rostro y cuello, señal de que estaba yo ya frenéticamente caliente tan solo con ver aquellas cosas.

Fue Miguel el que avanzo hasta el borde de la cama, con su fierro tan, pero tan cerca, que apenas tuve que mover la mano para sentir la tersura de una polla acorvada, durísima, con un capullo rojizo muy hinchado, ….. La palmoteé primero, luego la acaricie, para frotarla tomándola en toda su circunferencia.

- Delicioso, Laura, lo haces muy bien, dijo el primer adelantado.

Pronto tuve la de Alberto, en la otra mano, una polla gruesa, recta, puro musculo, de esas que apetece manosearlas desde la base de los testículos hasta la punta. Así lo hice, mientras mi marido magreaba mi cuerpo mientras yo seguía bailado desnuda para mis ofrecidos concursantes.

Raúl se acerco, se tendió en la cama, pensando yo que esperaría su turno….. pero fue impresionante ver como metió su cabeza dentro de mis piernas , con intenciones de lamer mi caliente conchita. Prendido de mis piernas, acerco mi cueva a su boca, dándome unas lamidas deliciosas.

- Noooo, dije, uno solo ….. si…… volviendo la cara para decírselo a mi esposo.

- Vamos Laura, si no elijes bien, te comemos los cuatro…. Eh

Debo elegir, entones, pensé, para tener finalmente ese trío que tantas veces hemos fantaseado con Julio. Pero, no se bien…..

Gire otra vez mi cabeza para volver a mirar lo que se me ofrecía, y encontré la verga de Miguel ahora en mi cara, rozando mi cuello, mis orejas, mi boca, la que abrí para darle unas chupaditas.

Incline mi cabeza, ahora jadeando porque Raúl me daba tanto gusto que me estaba por correr, y quise palparle el bulto, un bulto largo, flaco, como una daga….. Impresionante bicho.

Me saque la polla de Miguel de la boca y me incline aun mas para chupar la de Raúl, quien hizo movimientos como de estar fallándome la boca….. eso me gusto.

No había soltado yo en ningún momento la polla de Alberto, y este se arrodillo a mi lado, para comenzar a saborear mis tetas. A los primeros mordiscos a mis pezones, exhale los primeros grititos de placer….

Mi marido abrió mis piernas y desde atrás, metió su pijota en mi cuevita, la que abrí con placer enorme, al mismo tiempo que mi primera corrida se hacia presente…..

Dos me chupaban las tetas desaforadamente, el otro metía su pijota en mi boca, mientras mi marido me fornicaba entrándome con unas ganas fantásticas.

- Cual quieres, volvió a preguntarme.

- Ohh, ajjj ahhh, las tres, las treees……ahhhhhh, ahhhhh…

Mi orgasmo era profundo, mis temblores y tironeos de electricidad elástica impresionantes…..y me estaban llevando al sumo de pedir las tres pijas ……. Si, me quería coger a los tres.

- Ah, putita….. te vamos a coger los cuatro…… si aguantas.

- Quiero pija, quiero tenerlas bien adentro……

Mi maridito, se hizo a un lado fruto de una acabada impresionante….. y eso fue motivo de que otra me entrara sin permisos, sin preámbulos, sin que yo tuviera que rogarle nada.

Aquello fue renovante, me fornicaba duro, bombeándome con energía….. lo que apuro mi corrida a profundos latigazos…… Que me matas, Raulito, me matas…… ah….

Vamos potranca caliente, que te vamos a demostrar que no perdemos las ganas por nada del mundo.

Alberto me follo, acostándome, enroscando yo mis piernas en su cuerpo, para sentir al máximo su rabo en mi cuevita…… cuando yo comencé a gritar de placer, el muy flojo se acabo a mares….. Pero por suerte tomo su lugar Miguel.

Hay, Miguelito, como me haces gozar, hijo de tu madre……. Dame, dame más.

Que buena que estas, Laurita, ahoraaa déjame hacerte la colita….. si.

No puedo precisar, cuantas veces me la metieron y cuanto tiempo duro aquello, pero me preste a todo lo que quisieron, a poses que ellos imaginaron y yo goce desaforadamente.

Era tal mi calentura que no había tomado conciencia que me estaba haciendo fornicar por cuatro buenos machos, sin aflojar yo ninguna insinuación a sus instintos.

Mi boca tenia impregnada la suave sensación de la piel de las pollas, mi cuevita abierta de par en par, jadeaba y se dejaba entrar con placer, mi colita sentía cierto ardor por haber recibido visitantes varios.

Fue la primera vez, que tuve orgasmos secos….. me corría pero ya no había en mi lechita par derramar….. todo era por puro vicio.

Recuero haber estado cogiendo con gusto, placer y cansancio.. hasta quedarme completamente rendida y dormida, pero nunca dije, basta….

Ahora con mi marido, hacemos el amor tres veces por semana, y casi todos los sábados, me lo hacen de a dos, tres o cuatro, para hacerme cumplir con la cuota y que ellos tengan al día la correspondiente cuota Hilton de la mejor carne femenina……. La mía.

Cataratas de Iguazú


Querida Yamila

No puedo olvidar los hermosos momentos que pasamos con mi hermana Eugenia y ustedes en el encuentro último, pero tal lo prometido he de pasarte el relato de lo que me paso con ella, hace ya un tiempo.

Habíamos crecido, como toda familia comun, mis viejos trabajando, nosotros estudiando. La vi crecer y a pesar de que pude ver el desarrollo físico de mi hermana Eugenia, nunca se me paso por la cabeza acercarme, o siquiera pensar que podría haber algún roce sexual o sentimental con ella.

Sucedió que, como muchas veces anteriores, estábamos de vacaciones, por lo que viajamos esa vez a Cataratas de Iguazú, por una semana, hospedándonos en un hotel cinco estrellas. Salvo lo de las cataratas, a nosotros nos pareció la cosa algo aburrida.

Yo nada dije, pero Euge, con su carácter protestaba en plena cena, solicitando permiso para concurrir a la boîte del hotel, para bailar un rato. Pero el permiso no fue concedido, la discusión aumento de tono a punto de que Euge, se levanto y se fue al cuarto.

Me sentí molesto, pero termine el postre, salude a mis padres y me fui dispuesto a dormir, con el aviso de mi madre de que mañana recién al mediodía teníamos actividad.

Cosa muy común y repetida es que en los grandes hoteles, cuando reciben contingentes de excursiones, suponen que los que tienen el mismo apellido son marido y mujer…. Por lo que ya van varias veces que nos toca dormir en cama matrimonial a mi hermana y a mi.

Nada raro, nada especial, aunque en nuestra casa, cada uno tiene su habitación, dormir una noche al lado de Euge, no me hace ni fu ni fa. Si reconozco que la he visto crecer y desarrollar como dije, que se que mis amigos la miran deseándola con su cuerpo muy bien formado.

Entre sigilosamente suponiéndola dormida, mas pronto sentí que estaba dándose una ducha, por el ruido a agua y porque la mampara de vidrio, de estos hoteles modernos dejaba trasluciera la figura de ella, enjabonándose tal delataban sus movimientos. Mire, pero decidí acostarme, y al hacerlo me quede con la mirada fija en aquella sombra que se movía detrás del vidrio esmerilado, siendo esos movimientos los que me atrajeron a observar detenidamente.

Vaya, caramba, mi hermana Eugenia estaba ahora no enjabonándose, sino que sus movimientos dejaban evidenciado que su accionar era masajearse las tetas y frotarse el coño. Y era muy demostrativa su sombra, dejando insinuar su figura masturbándose fogosamente.

Encontré de pronto mi garrote endurecido fruto de una calentura casi instantánea, lo que me produjo un sinnúmero de reproches a mi pecadora mente, pero seguí mirando y como para terminar con la situación, tire un cenicero al suelo, para avisar que yo estaba allí.

- Sos vos Mauro?

- Si, ya me vine a dormir.-

Ella dejo su acto autocomplaciente, se quito la espuma de encima, observándola secar su cuerpo pasando la gran toalla, con la que se envolvió, saliendo del duchador, secándose el pelo….. yo me hice el dormido….. ella se sentó en la cama dándome la espalda, acicateando su cuerpo con alguna crema perfumada, pues olía muy bien….mi polla estaba al mango, fruto de aquella visión en directo de la espalda esbelta y en movimiento de Eugenia, que sin saber de mi observación, frotaba y movía su cuerpo, dejando por unos instantes hasta ver los laterales de sus pechos, a la que nunca había visto al aire libre….

Mi calentura era tal, que tuve que sacar la polla de dentro del calzoncillo, pues me dolía tenerla aprisionada, tapándome levemente con la sabana…..

Euge se levanto, fue hacia una banqueta, donde la esperaba su tanguita, a la que vi en toda la ceremonia de ponérsela lentamente, dejándome verla desnuda, sin que ella se percatara de que yo no dormía. Encima su corto baby-doll de seda era transparente.

No se porque razón, sabiendo que ella vendría a la cama, estire mi cuerpo lentamente, dejando la sabana doblada como para mostrar mi desnudez……cerré los ojos, como para sentirla acostar, sabiendo que ella podría ver el estado en que me había dejado sin pretenderlo con su show recalentante.

- Mauri… Mauri…..eh….

Quiso saber si yo dormía, pero no me moví siquiera, pensando en si ella estaría observando mi polla erecta como mástil de fiesta patria…. Me agrado jugar esa situación, sabiéndome bien caliente, sabiendo también que ella estaría igual después de haber tenido que suspender su auto masturbación acuática.

El movimiento del colchón me trasmitió que ella se acostaba a mi lado, suponiendo yo, que allí se acababa la función de mi malvado ratoneo, incestuoso y pervertido.

Me equivoque rotundamente…… una mano de Euge, recorría en una caricia suave y lenta toda la longitud de mi pija…..provocándome un placer jamás logrado por mis propias manos. Primero respire fuerte, mas ella no ceso con las caricias….. Luego abrí los ojos, mas ella estaba concentrada en el masaje que me daba al tiempo que masajeaba su conchita…… era brutalmente erótica verla pajearme mientras se daba placer.

Me moví, ahora como anunciándome….. nuestras miradas se cruzaron por primera vez de un modo totalmente distinto, con una complicidad tan serena, tan efusivamente comprensiva, que dijeron sin palabras que allí estábamos firmando un pacto de incesto complaciente.

Ya mis manos buscaron sus hermosas tetas, ya quite su baby doll, ya las suyas tiraron mi calzoncillo al piso….. y ambos desnudos comenzamos a acariciarnos con una ternura extrema.

Las caricias trajeron los besos, los besos los chupones, los chupones las mamadas que hicieron que Eugenia llegara al clímax, haciendo lo mismo conmigo.

Probé sus jugos, lamiéndolos con tal degenerada perversión que no hay mejor confite que pueda yo degustar que esas gotitas de goce que ella me regala….. ella saboreo mi semen….

Todo debería haber terminado allí, era lo que hubiera sucedido si tuviéramos un razonamiento lógico. Pero ni ella ni yo éramos muy lógicos.

Ella se encabrito de pronto, se puso en cuatro, mostrándome su vulva abierta debajo de su gracioso culo carnoso, redondito, sexual, apetecible…… Cuando me le arrime desde atrás ella fue la que tomo mi pija, para frotársela en su concha abierta, no sabiendo yo cual seria el acto final.

Pude saberlo instantes después, cuando ella ponía la cabeza de mi polla en su rajita, apoyándola en la abertura de su vagina, inclinaba su cabeza moviendo la cabellera suavemente, clavaba sus bellos ojos en los míos, pidiendo de esa forma que respondiera su deseo…. Cuando avance por primera vez, note que su boca se abría como pidiendo mas….. sus ojos se iluminaron de deseo, sin quitarlo de los míos…. Ella también empujo su cuerpo hacia el mío…. Así, mientras yo le entraba con mi falo, ella avanzaba hacia mi, abriendo su cuerpo de par en par, para el goce de ambos.

Sus ojos seguían mirándome, ahora con lujuria, con algo de locura incestuosa, pervertida, degenerada, virtuosa musa del sexo explicito….. que me permitía y se permitía coger sin reservas ni miramientos.

Fue en esa misma noche, que probamos varias posiciones, nos comimos a besos, nos reímos cómplices, nos hicimos mimos y nos reventamos todo, ella a los conchazos limpios conmigo y yo ensartadola hasta el ultimo respingo de mi polla.

El resto de esa semana, fue para nosotros una luna de miel….nos probamos de todo. Allá en las cataratas, tuvimos cataratas de orgasmos y placeres.

Hoy seguimos unidos, es por eso que nos compartimos como pareja con otras parejas, como ustedes. Besitos, en tu cuquita caliente, amiga.

Nota: Experiencia recibida de un gran amigo, a la que yo solo reescribi su relato, pero con mucho disfrute.

Mucho mas que lo esperado


Llevamos 5 años de casados con Mariela. Es ella para mi, la mejor mujer del mundo, no una perfecta modelo, pero como pueden apreciar ella es un mujerón espectacular de esas que no pasan desapercibidas en ningún lugar.

De más estaría destacar los atributos de mi mujer, pues además de su físico, se destaca su dulzura, su buen ánimo y deliciosa sonrisa. Claro, la admiro, deseo y me pone a mil, principalmente con sus tetas, su cintura y ese culazo de los que con solo mirar se te para el nabo.

La cuestión es, que no lográbamos el sexo anal a pesar de haber intentado muchas veces, a punto de que ella me pidió desistir, pero yo no podía de dejar de desear su bellísimo y apetecible trasero.

Una noche, donde después de chuparla toda, me dedique a sobarle el agujerito con la lengua, ella me pidió, no insistir, por lo que la abrace y le conté lo que estaba tramando.

Y así, le confesé mis planes…. Mira Mariela, he estado hablando del tema con Orlando….. Orlando es mi amigo de años y compartimos el mismo estudio profesional. Le he confesado mis deseos de sexo anal, de todas las intentonas y de lo frustrante que es no haberlo logrado, pese a tu cooperación. El me dijo, que no podía ser, que era con casi seguridad por poca destreza mía, ya que con habilidad, según el, no hay culito que se resista, además, que bien hecho es muy satisfactorio para las mujeres.

- Mario, no estarás pensando en cosas raras, verdad?

- No, mi amor, simplemente estoy pensando como darte el gusto de probar y de lograr yo tenerte ensartada por atrás.

- No Mario, eso de los tríos o intercambios no son para nosotros, vos sos celoso y yo también.

- Mariela, lo que yo tengo pensado no es que tengas sexo con el, no…. No lo consentiría, lo que a si estoy dispuesto es a probar que nos ayude. El tiene experiencia, además dice que sabría como preparar a una mujer para que ella desee el sexo anal, para que su cuerpo lo acepte y goce con ello.

- Bueno, si es así, para no tener sexo con el, acepto, pero será el ultimo intento, si.

- Si.

Llego el día en que finalmente coincidimos en poder reunirnos en casa. Todo el tiempo previo, yo me imaginaba ensartando a mi mujer por el trasero y sentía ganas inmediatas de echarme un polvo. Es que Mariela esta tan fuerte, que me desespera mis ganas de hacerla gozar a pleno.

Seguimos las instrucciones de Orlando, al pie de la letra, ambientando nuestro living, dormitorio y todo para una gran velada.

Cuando el llego, compartieron una buena charla donde el explico las razones de su colaboración, sin otra intención, y ella el por que lo hacia, por deseos de mejorar nuestro matrimonio, pero que ni por la mas remota idea, pudiera pasar de tener sexo con ella, mas allá de los juegos que el propusiera.

Aclarado el tema entre ellos, me sentí cómodo, ya que hasta el momento era yo el que había parlamentado sobe los planes. Baje las luces, y comenzamos a disfrutar de unos tragos con una picadita, compuesta por quesos y fiambres de muy buena calidad. El Fernet con coca, fue la bebida por ella elegida lo que nosotros también imitamos. Buena música, excelente ambiente.

La cosa me gustaba, por lo visto a ellos también. De pronto, ella comenzó a reír, mientras que el le decía que bailara para nosotros. Ella reía porque parte del ajuar preparado incluía un PULSATING & VIBRATING RUBY THONG, de color verde mar….. una tanguita ajustable, muy, pero muy especial…. Se trata de una pieza íntima fabricada en vinilo que le confiere un tacto especialmente excitante, pero el verdadero secreto está oculto .Dispone de un potente mini vibrador en la zona de contacto con el clítoris, controlado por un receptor wireless sin cables, de forma que lo puedes accionar a tu voluntad de manera sencilla y discreta, a través del mando a distancia.

Mariela bailaba seductoramente, su ajustado vestido dejaba entrever sus hermosas curvas, insinuando sus aspectos más agradables y seductores. Mientras lo hacia, varias veces yo y otras Orlando activamos el botón de mando del vibrador a distancia, provocándole a mi mujer sensaciones que ella evidenciaba en sus movimientos sexuales.

La situación era excitante, pues ella demostraba estar viviendo momentos muy pero muy acaloradamente ardientes. Los tres reíamos por los resultados.

El me indico que bailara con ella, y al hacerlo me señalo que comenzara a desnudarla. Cosa que yo, lentamente empecé por desabrochar su vestido, que pronto se transformo en una tela floja desde la espalda, dejando al descubierto toda su columna, esa columna maravillosa que ella movía con gracia felina.

El accionar que imprimía Orlando al botoncito inalámbrico hizo que ella suspirara, bajándose la parte delantera de la prenda dejando sus hermosas tetas al aire, demostrándome que estaba tan decidida como yo a realizar aquel juego con el bueno de nuestro amigo.

El se acerco y yo fui por el control remoto….ellos bailaban, y yo probé los resultados de aquel aparatito…. Cada vez que oprimía el botoncito, seguramente ella sentía en su botoncito el mensaje, ella se estremecía…. Y permitía que Orlando frotara sus tetas sin perder el ritmo.

Allí apareció el segundo gran secreto de mi amigo, la WET FUN FLAVORS BOWL una loción de masaje efecto calor, específico para dar fabulosos y placenteros masajes sobre cualquier parte del cuerpo.

Tanto era la aplicación sobre el contorneante cuerpo de mi Mariela, como sus respuestas a aquella loción, dejando caer sin previo aviso, toda su vestimenta, quedando solamente con aquella tanguita color verde mar.

Giro frente a los ojos saltados de mi amigo, que con la loción en la mano solo atinaba a presenciar el espectáculo que ella nos brindaba, yo apreté el botoncito, ella suspiro diciendo suave….. Me matas cariño!!! Me calientas ¡!!

- Que fuerte esta tu mujer, dijo mi amigo….. retirándose de su lado con una evidente erección, erección que ambos teníamos por aquella mujer que se movía ya muy caliente ante nuestra mirada.

El me paso la loción, para que yo frotara mas en el cuerpo de ella….loción que se calienta al frotarla, y se calienta al soplarla…..y al lamerla sobre la piel tiene un gustito a frutas exóticas.

Sus piernas recibieron el tratamiento. Tanto ella como yo estábamos frotándonos con frenesí…. Ella me desnudó, lamiendo mi cuerpo….. yo, el de ella. Mi amigo me imito, mostrando su desnudez ante mi mujer, que vio aquella poronga ya muy dura, parada que se bamboleaba delante de ella, pero que guardaba cierta distancia.

Cuando yo me arrodille a pasarle la loción a las partes más cercanas al sexo, ella comenzó a temblar de calentura, ya que Orlando ahora lamia la loción de sus pechos.

- Estoy hecha una puta mi amor.

- Me gusta cariño, yo estoy al palo gozando tu cuerpo.

- Yo también estoy al palo, amigos, insoportablemente al palo con esta diosa.

Se dirigió a su pequeño maletín, ya que el tratamiento seguía…. Con un gel íntimo, según me había dicho…así que como sabia yo el libreto, comencé a bajar la tanguita de color verde mar, para tener, disfrutar y mostrar a mi mujer completamente desnuda.

Ella ni se inmuto, ante la exclamación de Orlando……- Que pedazo de potra, por Dios!!

- Estoy caliente, dijo ella…..

- Esto te va a poner mas….. dijo el, a tiempo que llevo su mano a la entrepierna de mi mujer, aplicando el mismo y no yo como había pensado aquel gel directamente en la concha de mi Mariela……

- Estas esplendida dije …. Viendo como ella abría las piernas para que mi amigo aplicara el EXTASIA CLITORIS STIMULATING GEL, un gel femenino que favorece la sensibilidad del clítoris para optimizar al máximo el placer sexual.

Tal como el me lo había explicado el gel había actuado, su deseo sexual se estaba incrementado. Ella misma se frotaba, dando algunos manotazos para acariciarme la verga, y otros manotazos para premiar la verga de mi amigo, que me miraba como extrañado por aquella actitud de mi mujer. Pero era un juego. Así que…yo sabiendo que aquello aumentaría el deseo de hacer el amor repetidamente de forma perfectamente satisfactoria, acepte con la cabeza que ella jugara también con la polla de Orlando.

Ella estaba cada ves mas excitada. Ahora se abalanzaba hacia mi, con evidentes intenciones de chuparme la verga, cosa que se lo permití, dejando expuesta ella su trasero al arrodillarse en el suelo….. mientras gozaba yo de una impresionante mamada , Orlando comenzó a aplicar el ultimo secreto…. Un EROS RELAX WOMAN ANAL SPRAY, extraordinario producto para uso anal. Favorece la dilatación de la piel y los tejidos, y procura un placer libre de cuidados y con sensación auténtica.

Cuando el le introdujo un dedo en el ano, ella comprendió que el momento se acercaba, y dejando de chupar mi verga, grito como poseída…..

¡Nunca me sentí tan caliente y puta !!

Acto seguido se tiro sobre mi, busco rápidamente mi verga y se sentó encima aullando de placer…

Comenzó a gozar en un orgasmo intenso…. Estaba loquísima, desenfrenada, y mientras yo soportaba su cabalgata a todo galope, Orlando le daba una masajeada a su culito metiendo los dedos para dejármela lista. Ella ahora pajeaba a mi amigo y si mal no vi, hasta le dio unos chupaditas a la ahora impresionante verga de mi amigo.

Sentí que el la volvía a rociar con el espray, es un espray muy útil para realzar el placer de la penetración anal, una ayuda muy útil para los primerizos en este modalidad de penetración.

Quizás ella se estaba excediendo un poco, pero estaba orgasmando y a pleno placer con aquellos productos que la estaban estimulando aun mas…. Así que cuando pude ver claramente que ella le chupaba la verga a mi amigo, comprobé que lo que había intuido era cierto…. Se la estaba mamando…….

– ¡Que perra, que perra! Exclamaba el…..

- Ummmm, ummmmm solo suspiraba ella…..

- y yo en un haaaaa ouuuuu haaaa, estalle en un polvo frenético y sin poder contenerme…cosa que me hizo recordar que el me había propuesto el uso de una crema retardante, cosa a la que yo desistí……. Ahhhhhhh que arrepentido… ahhhh…

Quede hecho una piltrafa, mientras ella se sacudía sobre lo que quedaba de mi polla, buscando mas sensaciones……

La vi girar ciento ochenta grados, subir una pierna al sillón ofreciendo su sexo a mi amigo Orlando, que esta vez sin consultarme visualmente, se le arrimo comenzando a darle un festival de lengua en el ano y almeja…. Ella gritaba de placer…sin dejar de decir palabrotas una detrás de otra…. Hasta que la sentir gemir sollozando…. Cógeme, cógeme por favor…. Cógeme…. Y el se la mando entera desde atrás, dándome una visión directa de cómo se cogía a mi Mariela……ambos olvidados de mi… que mientras esta se sacudía gozando la polla de el, el la embestía una, otra, y otra…. Mil veces……

- Ella aullaba de placer….. ¡ Que putita estoy….. quiero mas pija….. mas….. quiero que me rompan toda…..

Fue fantástico ver como ella misma se saco la pija de Orlando de su almeja, la llevo entre sus nalgas, apuntando al centro de su lubricado culito…..

Ella fijo sus ojos en los mios, como una poseída, firmemente me miraba, tan firmemente como Orlando la tenia tomada desde atrás y comenzaba a clavarla por primera vez en el ano de mis desvelos.

- Me la mete, Mario…..Mario me la meteeeeeee.. ahhhyyyyy, siiiiii ….ahhyyyyy….. rompeme puto, rompeme toda…..

Hija de puta, pensé…… claro que te la metió toda…. Toda…pero fue un solo pensamiento, porque mi polla se había puesto tan empalmada que me dolía de dura.

Orlando se tiro hacia atrás, acabando con furia….. cosa que facilito mi avance, y allí fui…. A seguir rompiéndole como hasta hoy lo hago… este maravilloso culito que tiene mi mujercita Mariela.

Incesto en el viñedo

Mi relato ha de ser breve, quizás sin muchos detalles, pero compartir con mi amiga intima y su esposo, lo que me ha estado pasando y lo que me sigue pasando.

Mi padre heredo de mi abuelo, un establecimiento vitivinícola de prestigio y buena marca.

El, mi padre se dedico de muy chico a la bodega y esa fue su vida. Se caso joven con una hermosa mujer, reina en ese entonces de la cosecha de la uva, y todo fue felicidad hasta que…. Mi padre perdió la vida en un accidente aéreo.

Pronto mama se hizo cargo de la empresa, y cuando cumplí 18 entre directamente a trabajar en ella. Hoy tengo 20 y ella 39. Ocupar el lugar de papa no me ha sido fácil, pues el tenia dones especiales para los negocios y sabía mucho más que yo del tema, es lógico. Pero mal no nos ha ido, pues bajo la supervisión de mi madre las cosas han llevado el rumbo correcto.

La he visto sufrir mucho, pues perder su pareja a edad joven trae problemas, principalmente cuando la herencia es grande. No ha querido tener otra pareja y la lleva como puede, solita.

Somos confidentes, por lo que viendo sus pesares y suponiendo que como toda mujer sola necesita desahogo, le traje un set de novedades sexuales que, con todo disimulo y sin decir una palabra puse un día en su dormitorio. Quise saber luego si los usaba y en una charla informal, me conto lo bien que le vino mi regalo intimo. Una vez intente persuadirla que bien podría tener un amante, pero se negó por completo. Con lo que tú me has traído me es suficiente.

Una noche tormentosa, debido a sus miedos, no cerro la puerta de su recamara, dejando la luz del velador con tenue luz, hizo que por casualidad la pudiera observar en un juego erótico autocomplaciente que me dejo impactado por varios motivos. Uno ver la fogosidad de mi madre, otra verificar que su belleza no era solo externa, sino que desnuda era una hembra para regocijarse completamente. Estuve a punto de perder la cabeza, me contuve haciéndome una puñeta con aquella visión.

Noches después, me encontré llamando a la puerta de su cuarto, para preguntar una tontería, pero mi intención era estar cerca de ella, observarla para deleitar mi mirada. Ella es mas chica que yo, porque saliendo a mi padre mi robustez es pura herencia. La disculpa de mi llamado, fue notificarle que iría a la Capital, y pensaba en traerle lencería erótica, confesándole que la había visto varias veces, quedando impactado y atraído por lo que logre ver. Le pedí me diera algunas prendas para traer la medida justa y de paso verla n poquito. No paso nada, porque no me dio lugar a nada absolutamente.

De regreso de mi viaje, no le lleve ninguna caja de regalo. Espere la oportunidad.

Una noche, lleve unas prendas hacia su dormitorio, exhibiéndoselas ante su mirada curiosa. Acto seguido le pedí que se las probara. Algo me frenó, pero finalmente accedió a mi pedido.

Note ya a la segunda prenda que se probaba y se miraba al espejo, que estaba haciendo poses sensuales, como divertida y conforme. En una palabra, la note algo excitada.

Mi polla se puso dura y gorda, por lo que me le acerque cariñosamente, para mostrarle el contenido de una cajita….

-y esto? pregunto…. Cuando abrió la caja con la tanga con vibrador inalámbrico incorporado.

Se lo puso mientras yo ya no podía contener más mi enorme erección. Por lo que baje la luz del velador y active lenta pero repetidamente el control del vibrador….

Ella se estremeció con una desacostumbrada emoción, cayendo en mis garras cuando la abrace conteniendo sus espasmos de goce intenso. Mira, le dije…. Tengo acá el complemento…. Y saque a relucir un vibrador con forma de pene totalmente negro. Lo accione y se lo pase por la punta de sus pezones desnudos.

Ella gimió entregada a mis juegos. Apague la luz, la tumbe sobre la cama y comencé a darle una sección de jugos con el vibrador inalámbrico y el negrito. Tuvo como seis o siete llegadas en un clima de alta volatilidad, temblando electivamente cada vez que alcanzaba el cielo.

Dormimos abrazados, yo frotando sus pechos, apretado contra las nalgas de su hermoso trasero, hasta que me corrí como un potro salvaje.

A partir de esa noche, comencé a dormir con ella. Jugábamos sexualmente, sin mayores explicitudes que caricias y roces.

La noche que le entregue una prenda abierta en la zona del sexo, ella apretó su cola contra mi pene, abría las piernas para que este pasara por dentro de sus piernas para rozar su rajita…. me quite el calzoncillo refregando nuestros sexos con suavidad pero con pasión.

Sus palabras fueron explicitas…. Eres increíble! Dijo…. Y se arrodillo para comer a chuparme la polla de una manera tan dulce que no pude mas que moverme para convertir aquello en un perfecto 69.

Sabes, dijo lentamente, par que es el corte de esta prenda?….. Levante los hombros, aunque sabia perfectamente para que era aquel tajo….. Es, dijo, para que penetre la felicidad…. Y la felicidad esta lista para entrar en lo mas profundo de mi cuerpo. Mama se me monto y sin pausa y sin la menor duda, se fue sentando sobre mi estandarte hasta comérselo totalmente.

Estuvimos casi más de una hora, en esa posición, ella se movía lento, lentísimo, melosamente entregada a aquella penetración. Yo no me movía siquiera, para no provocar mi corrida prematura. Fueron mis caricias en su trasero, en su cintura, en la espalda y en los senos los que determinaron que ella llegara una y otra vez al clímax, anunciándomelo con un susurrante…. Ahí va… ahí va de nuevo….soy tuya, soy tuya otra vez. Ni hablar que me enseño muchísimas cosas, agregándole yo otras de esas que aprendí en las porno.

Se que no me voy a casar, a pesar de ser asediado, porque prefiero seguir la hermosa relación que mantenemos con ella. Así es que conocimos al matrimonio de Yamila y Víctor, con quienes compartimos veladas de sexo grupal cuando ellos vienen por unos días.

Se que me faltaron quizás detalles, pero no sabría como explicar algunas cosas, porque todo sucedió, debido al impresionante físico que tiene mi único amor, mi adorada madre.

Piscina en piso 18

Llegue como todos los miércoles, mas temprano a casa. Era uno de los tres días semanales que salgo antes de mi colegio, donde son profesora de lenguas.

No bien entre, sentí el aire impregnado por el suave olorcito de las hierbas con que siempre perfumamos nuestra pequeña pileta de terraza, piso 18. Quizás, la señora que limpia, olvido cerrar la puerta, así que atravesé el espacioso living para verificar lo que estaba pensando….. Pero no había llegado a entrar a la terraza cuando vi entre el cortinado azul de la amplia ventana, la figura de Norberto.

Su piel tostada hacían mas evidentes sus músculos, atlético, varonil, bien plantado, era una replica de una escultura de un atleta griego. Me detuve a observarlo con detenimiento, provocando a los pocos instantes una fuerte oleada de cachonda sensualidad. Intente distraerme pero la revista que estaba sobre la mesa, contaba el ultimo chisme farandulero de Rial y la Niña Loly… por o que no me saco de mis pensamientos calientes y seguí disfrutando del adonis.

Norberto es un primo de mi esposo, huésped por unos meses en nuestra residencia, hasta culminar un curso en su empresa a fin de lograr el ascenso a gerente de distrito. Educado, bello, gentil y agradable, ya llevaba días con nosotros y estaba como en su casa, como era lo que correspondía.

Su apretada mallita, dejaba ver su musculo masculino, que o era anormal o estaba crecido.

- Hola Norberto, esta bueno eso? Dije desde la puerta.

- Buenísimo Melina, estoy disfrutando de la pileta y la vista hermosa que hay acá.

- Preparo unos trago y te hago compañía, dije…. Sin pensar que eso era un avance hacia el abismo, ya que me note mojada con lo poco que había visto de aquella obra magnifica.

- Te espero Meli, te espero.

Pronto en la recamara, estaba calzándome la diminuta bikini magenta, confeccionada con tules suaves semi trasparentes. Osadía que estaba dispuesta a exponer a nuestro huésped. Gin tonic en el carrito, hielo, algunas aceitunas y quesitos, hicieron mi entrada en la terraza con aquella pequeña pileta cubierta que era parte de lo mas disfrutable de nuestra vivienda.

El primer brindis me dio la pauta de que mi presencia lo inquietaba sobremanera, lo note nervioso, tartamudeante por momentos y algo inseguro. No era para manos y bueno…. Una sabe que tiene encantos que a los hombres hace levantar la adrenalina …. Y esta era una prueba.

Mi primer chapuzón dejo aparecer la mejor virtud de mi bikini magenta…. Que al mojarse queda muy pero muy transparente…. Y me moví lento alrededor de la pileta, gire para mirar el panorama y mostrar mi redondito trasero, que con seguridad dejaba ver sus curvas y su cueva, y así me le plante cerca, donde sus ojos clavados en mis tetas por momentos parecían acariciar mis pezones, por otros hurgaban en mi piecita inferior tratando de determinar si estaba total o parcialmente depilada. Me agrado aquello de ver de que estaba hecha aquella escultura griega, que quizás fuera como para que Michelangelo modelara el David. Magnifico por donde se lo mirara. Se que ambos nos gozamos visualmente.

Yo con una novedosa calentura juvenil, estaba a punto de romper todo código e irme a los bifes con aquel adonis.

El, respetuoso, intentaba serenarse, pero no podía dejar de quedar expuesto por el crecido bulto, que de pronto intentaba ocultar, metiéndose en la pileta o quedándose sentado.

Creo que jamás había reunido tanta calentura como en aquella hora que duro aquel recreo.

Me extendí en la colchoneta inflaba y la idea de aquel macho, mas el lugar me trajeron a la mente asas tardes en que viene Mary, nuestra joven masajista. Ya en confianza, luego de 2 años de trato, ella siempre le hace un felatio a mi esposo y me regala unos cunnilingus fenomenales. Saca tanto de mi que me deja, con mucha paz, seca como un desierto.

Le indique a Norberto que se duchara antes de irse, en la mini ducha que hay en la esquinita de la pileta.

Cuando el se puso dentro, pude ver, por el vidrio transparente de la pared exterior, como se quitaba el pantaloncito… El ejercicio que requiere el aprendizaje de movimientos complejos afecta a nuestros cerebros de muchas formas, más el ejercicio que el practico sin saber que yo lo estaba mirando atentamente, provocaba en el sensaciones, y en mi….. puf…. Impresionante.

El tamaño de su mástil me hizo arrepentir al recordarlo mas tarde, el de no haberlo hecho mio en aquel mismo instante. Quede como loca poseída, en una situación muy vulnerable.

Esa misma noche, Sergio, mi esposo noto mi situación, no solo porque me acosté desnuda, sino porque mi cuerpo caliente no tardo en buscar el suyo….

- Estas para miles Melina?

- Si cariño estoy que vuelo…tengo mucho calorcito…

Se incorporo para abrazarme y me le prendí frenética, devolviendo sus besos con mucho ardor y lujuria.

- Epa… Melina, estas realmente caliente…. Que te esta pasando?

- Quieres saberlo?

- Por supuesto.-

- Sin quererlo, sin pensarlo, me he puesto cachonda con tu primo Norberto. Su físico me calienta, y hoy, estuvimos en la terraza, lo provoque y note su bulto. Me puse tan ardiente que me lo hubiera cogido a pleno, de no ser que soy tu mujer y te guardo respeto.

- Eso tiene solución mi amor.-

Pensé que me propondría un pecado, que podría meterle los cuernos, que haríamos un jueguito de tres, o que permitiría que avanzara sobre su primo para sacarme las ganas. Varias veces mirando porno o haciéndonos el bocho, habíamos imaginado cosas de esas. Y yo ahora se lo estaba pidiendo. Me desilusione un poco.

- Vamos a gozar un rato…. Y el sábado llamamos a Mary, así limpiamos del horizonte esa furia caliente que te ha invadido.

Esa noche me entregue a una fornicación caliente, pero pensando en el primo de mi marido.

Mi inquietud no paso, porque en mi mente pasaban una y otra vez aquellas nubes de entendimiento que parecía deberíamos tener con Sergio. Ambos teníamos las cosas claras a tal punto que aceptábamos a priori la posibilidad de hacer algún contacto de intercambio swinger o traer a la cama alguna chica o chico. Todo eso antes que sentirnos mal o engañarnos siendo infieles. Pero bueno, el prefirió preparar ese encuentro para el sábado, y Mary era de dejarme en paz.

A Norberto poco lo vi, porque sus actividades lo mantuvieron ocupado hasta tarde, pero el viernes salimos a cenar. Una velada hermosa en un bonito restaurant. Cuchicheamos y hablamos de todo. Sorprendida quede cuando Sergio invito a su primo a la sección de masajes del sábado. Acostumbrábamos ponernos completamente desnudas, en bolas…. Los tres….. ahora con la presencia de Norberto… era otra cosa.

Pero mi esposo comenzó a entrar en detalles y le conto como la conocimos, como intimamos, para agregar como lo hacíamos y que ella nos practicaba sexo oral a ambos….. y si el quería??….también podía ser beneficiario de ese servicio.

Los ojos de Norberto chispeaban al mirarme, supongo imaginando como Mary me hacia llegar allá en la pileta tendida sobre la colchoneta inflable.

Acepto, diciendo que se animaría a desnudarse frente a nosotros para dejarse mimar por esa tal Mary, aunque aclaro que nunca había estado en situación igual.

El sábado pasó lento pero llego la nochecita. Sergio preparo la terracita con sendos colchones inflables, dejo las sales de fruta, el aceite perfumado, las bebidas, refrigerios, todo listo para cuando viniera nuestra amiga. Así lo hacia siempre.

Me puse un atractivo dos piezas negro, como para no provocar de entrada. Aunque me caía muy sexy. Mi marido me regalo unos mimos previos tan agradables que conoce a sentir ganitas de jugar a algo.

Norberto llego cuando ya las velas estaban encendidas y el ambiente perfumado, musicalizado y muy erótico. Al menos en mis pensamientos.

Sergio propuso que yo me pusiera en topless, así estábamos los tres con solo una pieza. Me negué, y eso provoco que jugaran a hacerse los ofendidos por mi falta de confianza y colaboración. Les seguí el juego, me pare y cruzando toda la terracita, al ritmo de la música quite el sostén dejando bien expuestas mis redondeadas y duras tetas. Eso me provoco un escozor, como una calentura extra. Pero volví a ponerme la prenda enseguida.

- Bien, bien, dijo Sergio….. ahora vamos por todo, como algunos gobiernos….. vamos por todo, y a dejar todo a la vista…. Sin prejuicios.

- Si, si, dijo Norberto.

- No, espeté, mejor esperamos a Mary.

- Es que Mary no va a venir, me olvide de avisarte….tenia un compromiso previo….. así que será mejor comenzar sin ella.

Mis nervios se tensaron, mi razón quería encontrar algo que justificara aquello, pero quedaba bien en claro, que Sergio había planeado esa ausencia….. pero mis dudas eran inmensas.

-Que hacemos entonces, pregunte como asustada.

- Primer paso…vamos a prepararnos…. Entremos a la pileta.

Asi comenzó el juego.

Yo debería quitarles a ambos los pantaloncitos y ellos uno el sutien y el otro la tanguita. Lo hicimos debajo del agua, pero comenzaron los roces.

Cuando Sergio se sumergió a quitarme la prenda, Norberto desprendió hábilmente mi pieza superior, no solo para dejarlas al aire, sino para darle unas caricias que me dejaron boquiabierta.

Me zambullí para quitar el pantalón de Sergio, y su negro y pelado pubis, estaba en el medio de su ya parada corneta. Me costo algo decidirme ir por la de Norberto…… pero lo hice con lentitud, con placer bajando rápido la pieza, con una mano, mientras que con la otra me sostenía en su hermoso falo endurecido por la emoción que le provocaba ese juego.

Salí hacia la superficie sin aliento…. Y mi respiración entrecortada delataba la falta de oxigeno sumada a la enorme excitación que aquello me demandaba.

- Ahora viene el reconocimiento, dijo Sergio.

El reconocimiento era que yo debería pasar mis manos por todo el cuerpo de ellos in dejar de tocar centímetro alguno…..a mi marido lo palmotee todo y le di unos besos…. A nuestro amigo le pase una mano por acá la otra por allá, pero siempre manteniendo una agarradita a su palo, al que le di unas sobaditas, por puro placer.

Ellos me sacaron afuera a pura caricia, toqueteándome tan entera que me hicieron calentar sobremanera.

Me extendieron en la colchoneta, y abierta de piernas supieron hacerme una fiesta de lengua hasta hacerme llegar en un orgasmo que declare a los cuatro vientos. Estremeciéndome aun, pregunte a mi marido hasta donde pensaba llegar…. No lo se, dijo…. Quizás un poquito mas.

-Ahora es nuestro turno…

Ambos acostados, yo de rodillas en el medio dejando que me tocaran, comencé a hacer lo que mejor me sale…. Un felatio tipo cucurucho de halado de crema ….. El sabor, y la textura era diferente, pero ambas pollas me atraían y me encantaba chuparlas con entusiasmo. Tenia entusiasmo, pero me carcomía la duda de hasta donde podría seguir con aquello.

Basta que me vas a hacer explotar, exclamo Norberto, sentándose rápidamente.

Me tire junto a mi esposo que me abrazo con cariño, nos confundimos en un beso apasionado y frenéticamente cómplice…..y sus palabras fueron relatando lo que seguiría pasando esa noche….. – Bésame Melina, abrázate a mi….. y deja que el te coma desde atrás el chochito…..ponte en cuatro ofreciendo tu rico sexo…..si así, bien abiertita, bien abiertita.

Las lamidas de Norberto, me producían placer, su lengua en el ano, escozor y perplejidad de deseos morbosos….Así estuvimos un largo rato, donde yo de ves en cuando bajaba a chuparle la polla a mi marido que seguía bien empinada y dura.

- Ahora relájate Melina, abre mas las piernas que voy a pedir te de lo que estas esperando…. Es un regalo que te hago, para que goces a pleno…. Vamos primo, ensártala hasta los huevos!!!

- Hay…. Hayyy, ahhhhhh, ahhhhh……por favor….. que me muero….. me muero de goce….. ahhhh, ahhhh.

Pronto me encontré siendo cogida por aquel enorme falo, con una furia espectacular, haciéndome sentir como fruta derretida ante un miembro bien macho.

Perdí noción de tiempo, de posiciones, de saber quien era el que me la metía mas adentro, y me revolcaron, abriéndome las piernas de par en par…. Turnándose en montarme, ….. Me volvían a hacer como perrita….. una y otra vez. Gozaba yo de tal manera que todo lo que me pedían era respondido ofreciéndoles el doble…. Y por eso llego la doble…. Que los tres practicábamos por primera vez, pero lo hicimos desde tres posiciones diferentes, como para aprender, rapidito.

Quede exhausta y dormida me taparon con una manta. Desperté cerca del medio día, con un rico café que me ofrecían, unos besos y una sorpresa enorme….. estaba allí Mary para darme un buen masaje reparador. La bese y ella lo primero que me dijo.. fue….. yo también quiero seguir esta fiestita…… y bueno…. Mi temperamento no podía responder otra cosa que si, y así fue.

Una goleada de 90 minutos

Una goleada en 90 minutos.

Soy Inés, tengo 42 años, casada jovencita tenemos un hijo de 19 años. Soy delgada, pelo liso castaño, buen estado y fogosa.

Jamás engañe a mi marido, porque no tuve necesidad, pues el me basta por completo.

Fuimos de excursión a la montaña los tres, con tres amigos de mi hijo de similar edad. Una gran cabaña, pero como tantas otras de la montaña, tenia todos los ambientes comunicados, sin puertas. Poco espacio quizás para los siete, y menos para tener intimidad. Así nos arreglamos y ya llevábamos una semana compartiendo esas hermosas vacaciones.

Ellos salen casi todos los días, y por las noches juegan y ven películas, casi todas condicionadas, por lo que yo solo miro de reojo y los dejo hacerse la croqueta tranquilos. Hoy se han ido mi marido, mi hijo y dos de ellos al puesto vecino, porque juegan en Japón, Barcelona y Santos. Como no captamos señal y solo vemos Dvd, no les quedaba otra que ir a ver su equipo favorito.

Tan solo quedo Hernán, el distinto,… distinto porque prefiere jugar al ajedrez que andar pateando pelotas, distinto porque tiene una mirada dulzona que atrae y es muy alegador.

Cuando ellos partieron, yo recién me levantaba, así que comencé a poner algo de orden en el living donde dormían los chicos, todos tirados en colchonetas y sillones. Ropa por todos lados y desorden por donde se mire.

No me percate, que Hernán, no dormía, pues así pensaba yo, y muy livianita de ropas, con mi salida de cama, sin sostén, sin bragas, andaba mostrándole sin saber, mis curvas y partes íntimas.

No tenia nada debajo de mi batita porque me había acostado desnuda, esperando que mi esposo se decidiera a hacer algo, ya que veníamos de todos esos días sin sexo, pues como dije, no había intimidad en la casona, y el temía que los chicos vieran algo. Así que solo puesta mi batita, era buen panorama para Hernán desde su silloncama.

Fue en unir y venir que me percate que su polla estaba endurecida, y lentamente el se la manoseaba disfrutando un suave masaje, asumiendo yo que se pajeaba por mi. Eso me puso a mil. Subí un par de escalones decidida a desaparecer de allí y vestirme, pero mi instinto hizo que volteara la cara para ver por última vez aquel hermoso ejemplar de polla que tenía el muchacho.

Fue como un shock, pues baje los mismos escalones que había subido…. Sin detener la marcha, fui acercándome a Hernán, que seguía haciéndose el dormido, pero sin soltar su pedazo.

Me acerque, cuando el abrió los ojos, mirándolo le di un beso en la boca, lo abrace, nos besamos por unos minutos, hasta que con una mano tome su verga a tiempo que le decía….. -Se que estas despierto Hernán, que me has estado mirando. Yo también he visto lo que hacías y lo que tienes en manos.

- Si quieres mirarla bien, hazlo, pero déjeme verla desnuda señora Inés.

- Nada lo impide Hernán, no es nada malo, mirar y tocar……

Mi mano sintio aquella piel aterciopelada del miembro joven del muchacho, su dureza, su carne dura y joven….. Pase la mano desde sus testículos levantándole la polla por forma emblemática….. al tiempo el, paseo sus manos por mis tetas con una libertad absoluta.

Me incline sobre su cuerpo, porque mi limite me dejaba ir por mas, no podía perdérmelo, y me meti aquel chupetín en la boca….. el paso una des sus manos por mi entrepierna y cuando sintió que yo se la chupaba, jugueteo con mi clítoris…..recorriendo mi vagina con sus dedos.

- Ahh, sabes donde nos gusta a nosotras, Hernán….

Su verga presentaba una enorme erección por lo que comencé a chuparla de una manera deliciosa dado vueltas a su glande con mi lengua. Me detenía dejándola entrar hasta lo profundo de mi garganta para luego lamerla de arriba abajo, con pequeños chuponcitos en el glande.

- Y tu la chupas muy rico Inés….. déjame chuparte toda, por favor.

Me tiro al suelo en la colchoneta, dejándole yo hacer lo que resulto un festín de besos y lengua. No dejo un solo centímetro de mi cuerpo sin recibir sus besos. Recorría con lengua mis largas piernas, hasta llegar a mi vagina, se detenía, olía, contemplaba su palpitante estado y lamia. Mi vulva dejo salir abriendo los labios a un apretado botoncito rosa, que su deliciosa lengua comenzó a enloquecer, y toda mi humanidad se quebró ante sus caricias a mis senos. Un pellizco mas a mis pezones y entraría en éxtasis.

Me puso tan caliente, pero tan caliente, que fui yo la que apoyo una pierna sobre el sofá abriendo las piernas, le ordene con suavidad…… – cógeme Hernán, cógeme por favor…..

El muchacho se arrodillo entre mis piernas, levanto con sus manos mi trasero, llevando su pedazo a golpear mi conchicta semi abierta….. la refregó una vez, otra vez, pero no coincidía con la entrada, por lo que mi desesperación hizo que tomara su polla y la guiara hacia mi felicidad.

La metió lentamente, estremeciéndome locamente en un sofocón de lujuria y deseo….. mi mente sabia que eso no era correcto, que estaba mal, prohibido, pero eran las mismas razones que me empujaban a querer hacer lo prohibido, lo que estaba mal, lo incorrecto…… pero inmensamente placentero.

Su bombear me llevo al primer orgasmo, he intente darle placer moviéndome como una perra, mas el embistió con creces y me saco otro orgasmo que me hizo gritar de placer…….

En esa misma posición, comenzó a girar mi pierna levantada, lentamente, hasta que me tuvo de costado, cogiéndome con una sincronización, que me derretía a mares. Llevo más allá mi pierna, hasta hacerme gemir de goce, cada vez más, hasta que me tuvo en cuatro patas.

Me jalo desde las tetas, desde los hombros, de la cadera, de los pelos, abriéndome las piernas….. me confundió tanto sentirme tan bien cogida, que por nada del mundo podría arrepentirme.

De pronto me la saco, y comenzó a buscar esas poses que aprendió en las películas, se sentó y me tuvo clavada arriba, mientras mordía mis tetas, así lo hizo poniéndome de frente y de espalda. Yo comencé a perder la razón, ya no podia saber si me estaba orgasmando o muriendo de placer.

Ya ambos semi parados, me estaba partiendo en dos, con las piernas sobre el sillón, me metió el dedo en el culito, por lo que grite una catarata de epítetos y brotaron de mi una cascada de flujos orgásmicos. Llore asustada, porque nunca había sentido una cosa igual. Fue cuando comprendí aquello de que una debe estar bien caliente para tener sexo anal….. evidentemente nunca lo había yo estado, pero Hernán lo había conseguido…..

Quise pedirle que me rompiera el culo virgen, pero no me salían palabras….. el me follaba y follaba con una dulce energía que me seguía matando de placer……

Así se acabo, dentro de mi conchita….. temblando, con escarceos de caballo desbocado…. Atornillado a mi cuerpo….. ambos jadeando, sudorosos…. Sorprendidos.

El entro a la ducha cuando yo salí, nos dimos un dulce beso, como el que nos dimos al separar nuestros cuerpos.

Barcelona era campeón intercontinental por goleada.

Cuando el salió, lo abrace con cariño, lo bese…..y tan solo dije…..

– Esto puede terminar aquí…. Si lo prefieres. Pero si quieres una amante….. cuenta conmigo.

Rutina diaria

1237071233017_fRutina diaria
Después de que mi amiga me insistiera es que me decidí a contar mi historia para vuestro grupo.
Me llamo Marisa, 38 años, casada, 2 niños en edad escolar y con muchas ganas de vivir.
Mi rutina es levantarme temprano, preparar el desayuno, para los cuatro, y luego ellos se van. Mi esposo lleva los niños al colegio y de allí a su fábrica. Yo los reojo a la tarde y esperamos a que llegue el, pasadas las 20 hrs.
Nuestra casa es grande, cómoda, replica de la vecina, porque ambas las construyeron para la familia, la nuestra y la de mi cuñado. Pero ellos se fueron a vivir a otra ciudad y la alquilan.
Esta unida al frente por el jardín, y al fondo por un gran patio. Las cocinas ambas vidriadas, dan una frente a otra, dejando ver que hacen los vecinos allí.
El patio no tiene separación y ambos caminitos entre el césped lleva a las parrillas con un gran quincho y al final del terreno una enorme pileta.
Cuento esto porque fue el motivo que hizo a esta historia. Además de la circunstancia de que mi cuñado alquilo la casa a tres estudiantes del interior que son nuestros vecinos.
Hace dos años que viven junto a nosotros, y tenemos cierta confianza, a punto de que son ellos los que cuidan el jardín y todo el patio. Muchas veces cenan con nosotros.
Mi rutina después de la cena es preparar todo para el día siguiente de mi esposo e hijos, ya que ellos se van al dormitorio temprano, y luego ordeno y dejo la cocina limpia. Eso fue motivo de que descubriera que los vecinos me espían, y se entiende, porque tengo un buen cuerpo sumado a que por lo general ando cómoda en mi casa. Los días de calor, adoro darme un chapuzón en la pileta, antes de irme a la cama.
Ese día todo fue como la rutina, una vez que los niños dormían, pase por mi dormitorio y mi esposo estaba ya roncando….. Me quite la ropa, me puse mi salida de baño y fui a la cocina.
Ordene todo, decidiendo ya que había escuchado a mi esposo hablar con los vecinos de que cambiarían el agua esa tarde, los había visto trabajar por la tarde, allá en el fondo, así que debería estar estupenda.
Mire hacia la pileta y estaba todo a oscuras, por lo que decidí ir a disfrutar una bañito a la luz de la luna. Estaba estupenda, así que deje mi bata sobre las piedras y me sumergí dejando caer mi cuerpo en un goce con aquella maravillosa sensación húmeda. Hice varios escarceos marinos, y de pronto vi dibujada en el borde una figura humana….. que pronto descubrí era la de Hernán, uno de nuestros vecinos.
Sin prisa pero sin dejar salir mis partes dela agua, comencé a acercarme hacia la orilla donde estaba mi bata de baño.
- Hola Marisa, como esta el agua?
- Buenísima, respondí.
- Como vos, sonó otra vos pero desde el otro lado de la pileta…. Era Sergio, que me miraba sin sacar los ojos de mi figura sumergida.
- Que hacen aquí chicos, dije…. Nunca vienen.
- Es cierto, pero siempre espiamos.
- Eso no esta bien, porque estoy desnuda.
- Así es como nos gustas, dijo el que estaba sentado mas lejos, a tiempo que se levanto y comenzó a caminar hacia donde yo tenia la bata….. era Luisito, el más joven de los muchachos.
Si bien yo sabia que los había muchas veces provocado, por eso de que todas tenemos de ser un poquito exhibicionistas, jamás pensé que ellos decidieran presentarse con aquel la naturalidad tan atrevida.
Al sentir que Hernán se había tirado a la pileta, apure mi nado hacia el borde. Pero ya estaba Luisito sobre ella. Me apoye en el borde tomándome de la punta de la escalerita, y le pedí mi prenda……
- No se la des, dijo Sergio….. ahora la veremos como deseamos, bien desnudita.
- Y por que me quieren ver desnuda.
- Porque nos calientas mucho y nos hacemos las fiestas manuales con tu figura.
- Yo no los provoque, ni me imaginaba que pasaba eso…..disculpen.
- Disculpa tu diosa…. Dijo Hernán a tiempo que abrazaba mi cuerpo desde atrás….disculpa que tengamos este deseo, pero mira como nos ponemos con tu presencia…..
Ya estaban Sergio y Luisito con los pantaloncitos quitados dejando ver unas vergas duras, tan duras como la que sentía entre las nalgas de mi cola.
- Hay chicos están calientes…. Fue lo que atine a decir…
- Calientes con vos, y calientes como vos.
No se que sabrían ellos, pero evidentemente se habían percatado de que mi marido no era de esos que satisfacen a su mujer como corresponde…. Porque la mayoría del tiempo me la pasaba ardiendo, deseando sexo, con ganas, ganas que muchas veces me la autosatisfacía.
Pronto las manos de Hernán habían recorrido mi sexo, mis tetas y ahora abrían mis piernas… empujándome hacia arriba….
Luisito se sentó en el borde, tomo de mis brazos sacando hacia afuera la mitad de mi cuerpo, que se bamboleaba sin poder apoyar para intentar defensa. Pronto mi cara estaba incrustada en la polla de Luisito…. Sergio se apodero de mis tetas, frotándolas con una suave energía que me provocaba sensaciones….. Pero mas sensaciones era lo que comenzó a darme Hernan, que abriendo mis piernas metió su cabeza entre ellas comenzando a comerme la húmeda almeja.

Fue todo tan impensadamente rápido, que no se si los deje hacer o ellos eran unos salvajes.
No me negué en ningún momento…. Mas bien pase a ser activa, ya que chupándole la verga a Luisito, mis primeros jugos daban honor a las lamidas de Hernán…….
Cuando Sergio, saco mi pierna hacia afuera, ya tenia su polla lista para mandármela adentro, así bien abierta de piernas me hizo sentir como me taladraba la cuevita. Mis goces comenzaron a ir en aumento…. Cada vez mas cachonda…. Acepte con agrados chuparlos, que me dieran un una, dos y tres….. Clavándomela en turnos. Con las tres goce como loca.
Ellos creo que acabaron dos veces, yo infinidad de orgasmos….. me manosearon, me besaron, me dieron un placer desconocido…. Lujurioso, atrevidamente degenerado.
Luego de una ducha, me acosté junto a mi marido que seguía roncando…. No podía dejar de pensar y sentir aquellas sensaciones que cosquillaban en mi cuerpo, todo manoseado, abierta mi cueva de par en par por aquellas tres jóvenes pollas.
Al otro día la rutina comenzó como siempre, aunque yo no era la misma. Era la infiel esposa, que había tenido sexo con los tres jóvenes vecinos, en la misma noche.
Pero estaba quedándome corta…. Porque cuando entro Sergio a la cocina, sonriendo, mostrando sus hermosos dientes…. Se acerco, beso mi mejilla diciendo:
- Vamos que te estamos esperando en casa.
- Están locos.
- No, la que te vas a poner loca sos vos con lo que te tenemos preparado.
- Es que no voy a ir….
- Vas a venir diosa….. por que te gusta la fiestita.
No entiendo mis bajos instintos, pero entre por la cocina de los vecinos, me llevaron al dormitorio, me desnudaron y pronto estaba yo haciéndole la fiesta a los tres.
Jamás había tenido sexo con dos hombres, ahora lo hacia con los tres al mismo tiempo.
Me calentaron tanto tanto, que acepte me la metieran en el trasero….. y llorando gozaba sus cogidas….. como una puta en celo.
No tardaron esa misma mañana en hacerme una doble, que fue triple porque mientras tenia una detrás otra bien ensartada adelante, le chupaba la polla al que esperaba turno.

Mi rutina hoy en dia es coger y gozar con los tres todas las mañanas…. Algunas noches también me dan placer…. Pero tengo ayuda en mis labores diarias, ya que son una preciosura de chicos serviciales.
A veces lo comentamos con mi esposo, …. La suerte que tuvimos en tener tan buenos vecinos.

Estilo colonial español

Estilo colonialSoy Mariela, esposa de Rodrigo desde hace 5 años. El es un profesional muy exitoso, lo que nos ha permitido ir cumpliendo nuestros sueños.

Hace poco pudimos adquirir una casona al estilo que el identifica como su arraigo de descendencia familiar, bien al etilo colonial, con las paredes, los techos, las vigas y el patio conformando una particular manera de entender la arquitectura. Podría decirse que hasta huele ese estilo tan ibérico.

Ya instalados en la hermosa casona, donde viene dos veces por semana una chica a colaborar con la limpieza, y donde hemos instalado en una pieza del fondo al tío de Javier, un español que se vino joven, pero que mantiene sus tradiciones. Maestro mayor de obras el, es el que esta acondicionando nuestra casa, haciendo que esas anchas paredes luzcan con tonos blancos, rosados, colorados y ocres, restaurando las cerámicas brillosas y de colores fuertes.

La chica que viene a limpiar me ha comentado que el tío Angel, es algo atrevido en su forma de mirar y hablar, ya que le ha insinuado cosas subidas de tono. Ella ríe, y cree que los atributos de Angel son como para no desperdiciar.

Fue precisamente al otro día que ella me comento eso, que por ser un caluroso día, salí al gran patio, rodeado en U por la gran casa, a tomar sol. Tendida en una gran toalla, aplique crema en mi cuerpo apenas tapada por una pequeñísima bikini.

Aquella pequeña fuente ocupaba un lugar protagónico en el centro del patio, donde yo mojaba mi cuerpo de vez en cuando. El calor era intenso y la sensación de regocijo invadía todo mi cuerpo. Así fue que primero desprendí el bretel de mi sujetador, pero finalmente deje liberadas al aire mis tetas, para sentir los rayos solares directamente sobe mis mamas.

No se desde cuando estaba allí, el tío Andrés, mas hacia el fondo, trabajando sobre el brocal de aljibe, que muy decorativo aun conservaba sus ladrillos y mármoles decorativos, al levantar la vista, lo observe detenidamente, vistiendo su pantaloncito deportivo, donde su atlético cuerpo se dibujaba entero, con el torso desnudo mostrando su aun firme musculatura. Fue cuando encare sus ojos que comprendí que el me estaba observando, sobre todo mirando la desnudez de mi cuerpo y puntualmente las peras que tenia yo por tetas.

No entiendo bien por que, pero saber que me observaba de esa manera, encendió una mechita que calentaba mis entrañas de una manera ardiente. El me miraba sin disimulo lo que me permitió responder mirando su entrepierna, donde era evidente que su bulto había crecido indisimuladamente. Era ese bulto que ahora se acercaba, mientras el caminaba hacia mi, perturbándome notablemente, sin dejarme reaccionar, pues no me tape siquiera.

- Discúlpame….dijo…no puede dejar de observar lo buena que estas, tan fuerte que supongo mi sobrino se sentirá el rey del mundo…. Con una hembra como tu a su lado.

- Oh, discúlpame tú, por mostrarme así… tío.

- Es que estas hermosa, con esas tetas bellísima, que me han puesto duro el mango a mas no poder.

- Ya veo…dije como única salida, sin saber lo que significaba aprobar que me había dado cuenta de su estado.

- Mira… dijo, sacando una polla enorme, como de 18 cm, te gusta.

Fue cuando me percate que la cosa se había desmadrado…. Por lo que le dije, – tío, estoy casada con su sobrino-…… Lo se, lo se, me respondió, pero también se que no te hace aullar como se merece una hembra con ese cuerpazo celestial.

Sentí miedo, pero miedo por la sensación que tenia de querer seguir aquel juego, pues estaba bien claro que me había gustado lo que tenia allí frente a mis ojos, además de saberme necesitada de un buen macho, porque mi marido me amaba pero no me daba todo lo que yo necesitaba de el como hombre. Entonces ese miedo me estaba haciendo temblar, dubitativamente entregada a la novedad que se me planteaba.

- Por favor, no, déjame… – le dije sin saber que hacer ante la arremetida que el hizo, arrodillándose junto a mi, tomando mis hombros, besando y lamiendo mis tetas, sin que yo hiciera otra cosa que pedir me dejara….. Pero no dejaba yo de admirar su tranca, mientras sus manos frotaban hora mis caderas hora mi espalda., y sus besos bajaban hacia mi pubis aun cubierto pero con ganas de despejar el camino.

Tío Andrés despertó en mi un instinto de hembra, pues me baje el bikini para que el encontrara mi cuevita, la que recorrió pronto con su hábil lengua….

- Me han traído loco desde que te conozco Marielita, tu cuerpo me enloquece y …. Siente, como se me pone esta……. Arrodillándose otra vez, tomándome las manos para llevarlas a su enorme aparato…. Que pronto comencé a recorrer, apreciar su textura, su rigidez, …. Que inmensidad!!!

Era la segunda polla que tocaba en mi vida, y no sentí vergüenza en jalarla, frotarla, sentirla viva y ardiendo por mí. Fue instintivo, llevármela a la boca, besarla y lamerla como preámbulo de que yo no iba a rechazar aquello que se me ofrecía tan graciosamente. Deje allí mi mano cuando el inclino nuevamente su cuerpo para hacerse dueño de mi vulva, que ahora lamia con frenesí y devoción religiosa…. Mi coño completamente mojado comenzó a moverse por instinto. Así me corrí sin preámbulos, con su cabeza entre mis piernas, sus dedos entrando en mi cuevita y vaya pillín, otro dedo me lo metía en mi ano, haciendo de aquello una verdadera novedad de singular goce. Así me corrí, con mis manos en la cabeza de Angel, mientras sus dedos bien metidos en mis dos agujeros, eran marcados por el ritmo que su lengua daba a mi clítoris.

Me hizo perder el juicio, ya que perturbada, gemía, pidiéndole ir a la cama.

- Quiero sentir esa cosa adentro, la quiero sentir bien adentro allá en la cama.

Entramos en la casona, el sencillo mobiliario, los arcones, armarios y bauleros me vieron pasar desnuda, graciosamente prendida de tío Andrés, buscando el dormitorio para hacer aparecer la perra que tengo adentro.

La construcción con techos y ventanas muy altas, como alta era la cosa que la tenia para mí, las puertas y entradas grandes y abiertas de la casona semejaban la abertura que yo estaba palpitando seria hecha para mi placer, con buen estilo.

No bien entramos al dormitorio, me extendí en la cama del juego de jacaranda, con incrustaciones de cuero tallado, como tallado tenia en mi mente que allí tirada en cueros, quería un buen pedazo de jacaranda muy adentro.

Andrés se me vino encima, abrí mis piernas, lo apreté hacia mí tomándolo de las nalgas, sintiendo inmediatamente como aquello comenzaba a penetrarme lentamente. Abrí aun más mis muslos y lo apreté entre mis brazos. El decía palabras dulces entreveradas con obscenos epítetos, demostraba verbalmente las ganas que tenia de hacer aquello…. Esto, lo que yo sentía ya bien dentro de mi, su enorme polla metida cada vez mas en mi caliente concha.

El se movía lentamente, haciendo de cada instante un sabroso momento de placer para mi derretida entrega, sentí que sus cojones hacían tope en mi sexo, explotando todo mi ser llena como nunca me había sentido, suspirando, jadeando, cada vez mas excitada, hasta que comencé a gritar de goce y placer…

-Me muero de goce, perverso…. Me gusta tu pija Andrés…. Métemela y sácamela, dámela toda…. Toda…. Todita….soy tu perra…. Tu perraaaaaaaaaaaaaahhh.

El se prendía de mis caderas, mis nalgas y mordisqueaba mis tetas dando a mi ser una lujuria insoportablemente excitante….. mi orgasmo era a mares y no podía dejar de gozar, me movia para aumentar el goce, para darme y darle el placer de brindarnos por entero.

-Noo, no me la saques papito…

- Es que si no estallo, dijo, a tiempo que hizo girar mi cuerpo, con una pierna encima de la cama la otra en la alfombra persa, sosteniendo mis manos en la lustrada mesita de luz, para así desde atrás volver a arremeter en mi cueva chorreante….

Esta vez me la ensarto de una, y me hizo sentir un espasmo violento, provocando que todo mi cuerpo temblara estremeciendo hasta mis dientes….mire hacia el espejo y vi impresionada como aquella enorme polla se me metía en mis carnes vaginales hasta desaparecer…. Aquella visión me hizo entrar en otro orgasmo impresionante.

El abuso de mi entrega, porque estando yo entregada temblando de goce, me la saco y apretó su cabezota contra mi ano. Mi culito no era virgen, pero tampoco estaba abierto para aquella cosa enorme….. Intente resistirme, pero mi cara fue a dar contra el velador, el me apretó y empujo, no tuvo reparos en mis grititos de dolor, la metía y metía sin dejarme respirar siquiera hasta que mi llanto y clamor lo hicieron detener.

El no la empujaba, pero tenerla allí quieta igual me hacia sentir que mi culo se partía en dos.

- Me gusta Marielita, me gusta….

Yo no podía siquiera contestarle, gemía y sollozaba, sintiéndome clavada por su miembro viril….. y ahora el se movía otra vez lentamente.

Pasaron varios minutos de aquel suplicio, que se fue transformando en degenerado sabor, hasta que comencé a gozar, cuando el con una mano, frotaba mi clítoris…… hasta que logro que yo volviera a gritarle, que me la metiera toda….. Hasta los huevos…. Se la pedía.

Mi culo se abría en dos, pero el lo gozaba y yo también….. El se acabo con violencia y yo acampanaba, aceptaba y disfrutaba con el.

Tras breve intervalo, mirando el techo de ladrillos y tirantes de madera, sabiendo que todo eso resistía el paso del tiempo con una lozanía que conmovía…. Compare eso con el tío Andrés, hasta encontré cierta similitud de aquella gran viga con su polla caliente. El era parte de toda esa aroma a pasado arquitectónica a que el tiempo hace madurar y perdurar.

Cuando la tuvo nuevamente a pleno, fruto de su virilidad y de mis mimos, me volvió a coger con unas ganas y proporcionándome un placer que con mi marido jamás había sentido.

Este me proporciona placer, algo que el pobre de mi marido ya no puede darme. Era mucho mas de lo que yo hubiera imaginado, así que obediente a mi nuevo colonizador, deje de usar bragas, para estar al estilo de aquella acogedora casona de estilo colonial español, abierta a los deseos del tío Andrés

Mi hermano Enzo

004_defkiMi hermano Enzo

Hace ya algún tiempo que vengo sintiendo cosas con mi hermano Enzo.

Cada vez es mayor el metejón que tengo y cada vez son mas los momentos que me la paso pendiente de el, de sus actividades, de bajo cualquier pretexto compartir cosas con el y hasta en rozarlo un poquito.

El es dos años menor que yo pero ha tenido un gran desarrollo físico, ya que juega al futbol en las divisiones menores de River Plate. Lo veo tan musculoso y atlético que me calienta toda tan solo en pensarlo. Yo son más menuda, pero tengo por supuesto lo mío, atraigo lo suficiente para llenar mi ego de vanidades. Mírame…..http://24.media.tumblr.com/tumblr_lk9l9nehlZ1qh4zpqo1_500.jpg

Casi inconsciente, porque fueron momentos de poca conciencia, que me le presentaba yo bastante osada, para permitir que el mirar mis pechos, mi cuerpo semi desnudo, y era sus miradas las que me calentaban aun mas.

Yo lo acompañaba muchas veces a correr por las callecitas del barrio, entrenándome junto a el, aunque para mi lo mejor era llegar ambos traspirados, hacer ejercicios en el pequeño gimnasio que tenemos en casa, donde nos quitamos parte del atuendo para disfrutar yo de su musculatura, de su estirpe de macho atlético, imaginándome que su cosa seria tan grande como el.

El me observaba, cuando yo acalorada me quitaba el buzo de gimnasia, quedando con aquella pequeña camisetita transparente, relatando cada movimiento que hacia sacudiendo mis tetas. Quitarme el pantalón, para quedar en tanguita fue lo que provoco que sus miradas comenzaran a clavarse en mi cuerpo, para mi propia satisfacción. Mi conchita semi depilada, mojada por el ajetreo y mi calentura, se dejaba ver a través de la fina seda de mi tanga celeste.

El estaba excitado, quizás porque su River podría irse al descenso, ya que tiene que jugar el último partido de la promoción, el de ida perdió 2 a 0, pero creo que se olvido de todo eso, se quito primero su remera…. Quedando solo con su corto pantaloncito de gimnasia, donde yo pude comprobar que su barra estaba muy abultada. Lo mire, sonreí para que se diera cuenta de que estaba yo en pleno conocimiento de su situación, a lo que fue un aporte de animo para el, que acercándose, quito mi camisetita, no dejando mis tetas al aire, sino presa de sus manos, dándome un masaje tan sensual que me dejo de boca abierta, gozando de su tratamiento. Tenía yo intenciones también, por lo que hacia lo necesario para devolver sus masajes calientes, masajeando su bulto, con mucho cariño.

Me llevo sobre la pequeña colchoneta, apoyándome al momento de quitarme mi tanguita celeste, la que primero olfateo como demostración de que quería olerme en directo…. Toqueteo todo mi sexo, abriendo los labios vaginales, frotando verticalmente, con cierto privilegio a mi zona más sensible, el botoncito clitoriano. Una mano metía su mano allí, la otra recorría desde la conchita al ano, produciéndome una sensación tan placentera que creí me mataría electrocutada. Su lengua ocupo el lugar de una mano, y un dedo se metió en mi culito…. Y ese fue el choque eléctrico que me hizo estallar en un grito de placer….su lengua de arriba abajo, sus labios apresando mi chochito de clítoris ya entregado a sus besos, sintiendo que se me taladraba el cerebro….. Fruto del placer que estaba sintiendo….. Mordí su pernas, apreté su pija sintiendo que era enorme, intentado alcanzarla con mi boca, le exprese mi viejo anhelo…. Cógeme Enzo, cógeme bien cogida, que tengo una calentura con vos, insoportable ya…. Cógeme.

Me acababa como loca, me corría como dicen en la península ibérica de una forma diabólica, nunca antes sentida en mí…. Mis caderas se movían solitas, sacudiendo todo mi ser, con un ritmo desparejo, brutalmente sacudida por espasmos….

Quería pronto tener adentro aquella cosa tan grande, monstruosamente musculosa que el tenia por pija…que ayudaba a que me orgasmaria con solo desearla adentro…. Bien adentro…. Por eso al besarla, le daba lo justo par que Enzo se pusiera tan deseoso como yo, a punto que solo fue necesario que me dijera una sola vez…… ábrete bien Laurita que te la voy a meter.

Saque su pijota de mi boca….. Me extendí en aquella colchoneta ya húmeda por nuestra mojada piel….. abrí mis piernas sosteniéndolas con mis brazos para dejar mi conchita abierta ofrecida a mi hermano, viendo con sensación de perplejidad como se empinaba su cuerpo, sacudiendo aquella cosa tan viril…… el como enfurecido guerrero blandió su sable para ensartarme en mi almeja que supo sentir el rigor de aquello….. Me estrujo, me dolió su ataque, un instante creí me rompía, pero nada supero el placer de sentirme cogida por Enzo.

El se había prendido de mis caderas, empujando de vez en cuando desde mi trasero, para ayudar la entrada de sus brutales embestidas. Arqueaba yo mi cuerpo para ser dócil al ataque, para darle y darme los mejores de los empalmes.

Chille, grite, emocionada, gozando, diciéndole en cada metida que me daba, lo mucho que le gozaba, veía su pijota afuera y me emocionaba saber que volvería a metérmela otra vez para sacarme nuevamente otro orgasmo de pasión.

Sentí desazón, cuando el me la retiro definitivamente, lanzando sobre la colchoneta un espectacular chorro de leche….. Ni lo había pensado yo…. Pero el fue astuto y prevenido no acabándose adentro de mi….. También lo fue cuando se arrodillo, besuqueando mi conchita para sacarme con su lengua hasta la última gota de mi calentura de esa tarde…..

Hubieron otras tardes…. Y las seguirán habiendo, con seguridad… aun bajando a la B, se que siempre hay recuperación….. mas entre hermanos que se desean como Enzo y yo.

Ajies mexicanos

25ajjies mexicanosQuiero relatarte lo que me paso, que para mi ha marcado profundamente mi vida sexual y emocional.
Estoy casada hace cuatro años con un marido, casi perfecto. Nuestra relación ha sido y es buena, con excelente dialogo y entendimiento. Sexualmente muy bien, ya que lo hacemos semanalmente, con un buen rendimiento y satisfacción para ambos, si el llega primero nunca deja de darme sexo oral hasta que yo llegue a la meta.
Vivimos en una gran casona, donde residen mi cuñada, su marido con sus hijos, mi otro cuñado y su señora, y siempre nos hemos llevado de maravilla.
Pero algo ha cambiado sustancialmente.
Por razones de trabajo mi esposo ha viajado a México, para la reunión del GAFI, Grupo de Acción financiera Internacional, a los efectos de intentar no bajaran la nota a nuestro país por el famoso lavado de dinero.
Llego bien, y estuvimos incluso chateando un rato. Así que luego de revisar mis actividades para la semana, decidí ir al yacusi a relajarme un rato. Así lo hice, volviendo a mi habitación en un estado de sopor, calor y fragor, producto del calor y de las sales perfumadas. Mi conchita a la que había prolijeado, rasurando sus bordes, estaba necesitando mantenimiento.
Me tumbe sobre nuestra cama, quedando profundamente dormida. Mis sueños me llevaron a una loca aventura, encontrándome en un paradisiaco lugar, donde un príncipe viril me tomaba desde atrás, levantaba mi cuerpo, sobando mis tetas a tiempo que abría mis piernas introducía un falo enorme, obligando a mi cuerpo recibir sin preámbulos tamaña invasión.
Fueron uno, dos, cinco, ocho embestidas, en cada una de ellas el avance aumentaba entrando mas profundamente en mi, profundizando con ello el goce……goce que deje tildado por un instante al darme cuenta de que no estaba soñando sino que alguien me la estaba metiendo desde atrás, tomando desfachatadamente mi cuerpo, aprisionando mi desnudez con la suya, sin violencia pero en un continuo movimiento que enloquecía mis sentidos.
Fue una vaga idea de que mi marido estuviera devuelta, mas era imposible, por la distancia, o por el tamaño del miembro que me estaba sometiendo a una dilatación vaginal como nunca había sentido…..por lo que intente prender el velador a tiempo que preguntaba con ronca voz……- Quien sos, ¡que haces !
- Calma Graciela, soy yo Luis, que vine a darte una sorpresita.
- Menuda sorpresita me estas dando Luisito…..pero vamos, vamos, acábame pronto que si nos descubren estamos listos.
No era mi intención, hacer escándalo, una, porque el acto ya estaba en proceso de ejecución y otra que no quería estropear ni mi relación matrimonial ni aquel momento de pleno goce al que mi cuñado Luis me estaba llevando.
- Vamos a gozar, Gracielita, porque te vi, tan atractiva, desnuda, con esa cosita tan bien depiladita, con esas nalgas rosadas, hinchados los labios de tu conchita, y esas tetas tan duritas….. que no me pude contener.
- Cállate… hijo de puta y cógeme, cógeme….. que quiero ahora disfrutar tu ataque sexual.
Mis movimiento aumentaron nuestra frotación, mi vagina recibía en toda su profundidad una enorme variedad de sensaciones rozada por aquella enorme pijota de Luis. Su pija, era apretada por mi estrecha cueva, dándole sin dudas una rigurosa bienvenida.
Como pude me fui girando, para seguir cogiendo enfrentados, abrir mis piernas a los solo efectos de que su tranca tuviera el espacio suficiente de llegarme tan inmensa era. Así explote en un impresionante tembladeral donde no podía contener mis espasmos orgásmicos.
El me lleno la concha de leche. Estábamos ambos acabados….
Pero no era esa la cuestión, el había violado territorios de su hermano, no siendo yo quien para impedírselo ahora, pero si podía pedir resarcimiento, exigiéndole permitiera dar rienda suelta a mis instintos.
Debí dejarle acariciar mi cuerpo, para que se volviera a calentar, que mirara mi desnudez prendiendo la lamparita, que yo se la lamiera, besara y chupara para volver a sentirla dura, bien al palo.
Me la volvió a meter, ahora estando yo bien despierta, recibiendo aquello con ojos y piernas bien abierta, con los sentidos puestos en el placer que me daba aquella infidelidad de mi cuñado, aquella situación por mi soportada heroicamente, tan sorpresivamente reconfortante.
Tenía una pijota enorme, seductora, imposible de no prestarle atención.
Volví a inundar mi sexo con líquidos de un orgasmo increíble, especial para darme vuelta y ofrecerle mi colita….. mas el, esa tarde noche….. no pudo aguantar y se acabo en un balbuceo lánguido, aflojándose lentamente.
Fue semanas después, de que el GAFI hubiera bajado la nota a nuestro país, que primero bajo a lamer mi cueva, luego me hizo acabar y finalmente me dio por la retaguardia.
Nada se ha sabido de la infedilidad de Luis con su hermano, pese de que los encuentros son bisemanales con un condimento digno de compararse con los ajjies mexicanos o putas pario que trajo mi marido de regalo.