¿Cómo armar un plan de negocios?

Punto 5 de “Items fundamentales a tener en cuenta para iniciar, mantener y desarrollar su negocio de diseño”

Por lo general, las personas creativas, cuando se trata de promocionarse, tienen una tendencia a seguir sus impulsos más que a detenerse a estudiar, organizar y planificar su negocio. Actúan y reaccionan a medida que se presentan las situaciones con lo que corren el riesgo de terminar abrumados, dando vueltas en círculos y perdiendo de vista lo que debería ser el objetivo final: éxito perdurable en su carrera y su gestión.

Ya el sólo hecho de dedicarse a poner un plan por escrito resulta motivador y ayuda a focalizarse en lo importante. Un plan concreto es mucho más efectivo que una vaga idea dando vueltas en la cabeza porque el poder definir qué es lo que es necesario hacer ayuda a liberar la mente para arrancar la acción. Si uno sabe qué es lo que hay que hacer, lo hace. Un plan es un proyecto de lo que se quiere lograr con el marketing, cómo se va a implementar, con qué herramientas, hacia quién va a estar dirigido y cuáles serán los pasos a seguir para lograr el mayor impacto. Ayuda a definir el mercado (y encontrar nuevos en los que quizá no había pensado antes) y cómo llegar a él con el menor esfuerzo usando creatividad más que dinero, adaptándose al presupuesto y tiempos disponibles. Se van a identificar los posibles escollos para poder prevenirlos, cuándo y a quién recurrir en caso de necesitar ayuda. Va a ayudar en la toma de decisiones y evitar gastos en promociones inútiles. Se va a estar más organizado tanto mental como operativamente y se va a ser más consistente en los esfuerzos. Y lo más importante, un buen plan crea una visión en la que focalizarse y empuja a esforzarse más para lograr el cometido.

El primer paso es reflexionar sobre qué se espera de los esfuerzos de marketing tratando de ser realistas, tanto en cuanto a las posibilidades de concreción que no dependen de nosotros como en nuestras propias aspiraciones y deseos. El segundo paso, definir cómo llegar al resultado esperado a través de la planificación y la autopromoción.

Algunos puntos en los que trabajar mientras arma su plan:

1. ¿Cuál es su principal objetivo como artista?

¿Cuánto dinero quiere ganar? ¿Por qué le gustaría ser reconocido? En un mundo perfecto, ¿qué le gustaría tener? Describa su día perfecto. Sus clientes perfectos. Proyectos. Entorno de trabajo. El tipo y la calidad de trabajo que quiere hacer. Visualice su éxito. ¿Qué lo inspira? ¿Cómo se ve a sí mismo dentro de un año? ¿De dos? ¿Qué le impide tener eso ahora? ¿Quién lo puede ayudar a obtener lo que desea? ¿Quién tiene lo que usted desea? ¿Qué hicieron para conseguirlo? ¿Qué ofrezco? ¿A quién le importa? ¿Qué es lo que piensa sobre su último proyecto? ¿Quién cree que sería la primera persona en comprarlo? ¿Por qué? ¿Cuál es su mejor herramienta de promoción? ¿Qué tareas de promoción prefiere hacer?

2. ¿Cómo se benefician los demás con lo que usted hace?

¿Qué emociones están conectadas con lo que hace? De un ejemplo en el que se excedió en expectativas. ¿Qué más puede hacer? ¿Cuáles son sus fortalezas? ¿En qué se diferencia de sus competidores? ¿Por qué la gente debería comprarle a usted? ¿Qué transmite su nombre? ¿Qué le hace pensar a otras personas? ¿Qué soluciones ofrece? ¿Por qué le comprarían? ¿Cuáles son los objetivos de sus posibles clientes? ¿Cómo los ayudaría usted a lograrlos? Casi todas las compañías ofrecen el mejor precio, el mejor diseño y el mejor servicio, por lo que debe ser específico con su oferta.

3. ¿Quién es su audiencia?

¿Quién va a comprarle y por qué? ¿Por cuánto tiempo? No puede contestar “todos”. No necesita a cualquiera sino al cliente correcto para su producto. Describa a su cliente probable. ¿Cuánto pagaría? ¿Vale la pena? ¿Qué necesita? ¿Qué lo entusiasma? ¿Cuál sería la mejor forma de llegar a él? ¿Detectó alguna tendencia en él? ¿Qué es lo que más solicita? ¿Usted lo provee? Describa la rutina diaria y los hábitos de ese cliente. ¿Dónde es más probable que vea sus creaciones? ¿Y que las compre? ¿Cuál sería la mejor época del año para contactarlo? ¿Cómo podría lograr una relación de negocios a largo plazo con él? ¿Cuántos clientes nuevos tuvo usted el último año? ¿Por qué lo eligieron? ¿Cuántos clientes perdió? ¿Por qué y a quién recurrieron en su lugar? ¿Por qué? ¿Quiénes son sus competidores? Haga un listado de sus productos y servicios. ¿Qué hacen? ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades? ¿Alguna fisura? ¿Cuál es su nicho? ¿Por qué y cómo es usted especial y único?

4. ¿Cuál es su mejor manera de contactarlos?

¿Qué funcionó mejor en el pasado respecto a promoción? ¿Qué no funcionó? ¿Por qué? Si el dinero no fuera un impedimento, ¿cómo ganaría la mayor exposición para usted y su arte? ¿Alguna de esas cosas pueden hacerse de forma gratuita, o más baratas o por canje? ¿Está mostrándose en Internet?

5. ¿Con qué recursos cuenta para gastar en promoción?

¿Cuánto tiempo puede/quiere ocupar en marketing? Sea realista. No puede contestar full-time pero necesita dedicarle algo. Organícese hasta que puedo llegar a un número de horas semanales. ¿Cuál sería la mejor área para enfocar su tiempo? ¿De cuáles cree que obtendría un mejor resultado? (Publicidad, mailings, Internet, llamados telefónicos…) ¿Cuál es su presupuesto para promoción? Desglóselo. Liste todas las actividades que quiere hacer y el costo de cada una. ¿Dónde estaría mejor invertido su dinero promocional? ¿Qué podría hacer en forma gratuita? Esto le daría una mejor idea de la realidad y hacer una limpieza de cosas que no retornan en rentabilidad y lo fuerza a ser creativo en sus esfuerzos.

Consideraciones finales

Es probable que su plan de negocios no llegue nunca a estar completo ni perfecto así que no se estanque tratando de perfeccionarlo al primer intento y siga adelante. Elija las ideas promocionales que considere que le pueden dar el mejor resultado. Haga una lista de “tareas para hacer” (con fecha de vencimiento) y programe “auto promoción” en su rutina semanal. Escríbalo en su calendario o inicie otro especialmente para sus actividades de marketing. Empiece con pequeños pasos, uno por día, y oblíguese a cumplirlos.

Revise su plan y su progreso de tanto en tanto. ¿Funciona? Controle los resultados. Revise los números. Pregúntese cuáles serían los signos de que está teniendo éxito. Focalícese en lo que funciona y deseche lo que no. Sea honesto: ¿es el plan que no funciona o usted no está trabajando en él?

¿No le gustan las reglas y estructuras? ¿Odia la idea de planificar? Es necesaria por lo menos un poco de organización para no terminar sepultado en una desalentadora perspectiva de autopromoción. Es importante que fije plazos límites y directivas. Los plazos pueden ser muy motivadores ya que al esforzarse en cumplirlos se echa mano de buenas técnicas para la administración del tiempo. Es necesario lograr un plan creativo y flexible y establecer una rutina para llevarlo adelante, incluyendo una reunión de marketing con usted mismo, y que se pueda ir aplicando de a pequeños pasos. ¡Piense en grande! pero sea realista en cuanto a sus fortalezas y debilidades. El único requisito es que tiene que ser por escrito (o dibujado), no algo que quede flotando en su cabeza. Si no, no será real y es muy probable que encuentre excusas para dejar de usarlo.

En el próximo posteo, algunos tips para construir su plan.

¿Servicio de Diseño completo o especializado?

Retomando el listado de “Ítems fundamentales a tener en cuenta para iniciar, mantener y desarrollar su negocio de diseño”, expongo aquí otro cuestionario que lo va a ayudar en el punto 4: decidir si va a trabajar como freelancer especializado o como un Estudio o Agencia que brinde un servicio completo.

¿Usted quiere/puede brindar un servicio de diseño completo?

  • ¿Le gusta dirigir y ser el/la mayor responsable?
  • ¿Le gusta trabajar en equipo?
  • ¿Disfruta haciendo muchas cosas al mismo tiempo?
  • ¿Tiene conocimientos sólidos sobre el manejo de preimpresión, artes gráficas y trato con los medios?
  • ¿Se mantiene actualizada/o sobre las nuevas técnicas digitales, equipos y novedades en el mercado de proveedores?
  • ¿Está abierta/o a incorporar nuevas técnicas y medios?
  • ¿Disfruta buscando nuevos proveedores?
  • ¿Le gusta resolver y conciliar?
  • ¿Le gusta negociar?
  • ¿Está en contacto con buenos redactores?
  • ¿Ha escrito profesionalmente? ¿Se siente cómoda/o en el uso de la gramática, la ortografía y la puntuación?
  • ¿Le gusta establecer programas de trabajo para otras personas y lograr que se cumplan?
Si respondió “Sí” a por lo menos diez de estas preguntas, usted se puede considerar un buen candidato para proveer a sus clientes con un servicio completo.

Si respondió “Sí” a siete u ocho, usted podría ser un buen freelancer, pero correría el riesgo de tener que enfrentarse con serios problemas como proveedor de servicio completo.

Cualquier respuesta “No” a alguna de las preguntas anteriores debe ser considerada como una “debilidad” o “deficiencia” y debería ser corregida a “Sí” si quiere sobrevivir en el atractivo pero exigente mercado del “full service”.

Si respondió “Sí” a menos de siete preguntas: ¡Olvídelo! Lo lamento.

Pero…

Hay otra cuestión. Este cuestionario me resultó muy útil a mí cuando armé mi Estudio de Diseño en el año 2000. Entonces y después de armar un excelente equipo de colaboradores, me resultó relativamente fácil cubrir una amplia gama de las necesidades de mis clientes partiendo desde la Identidad Corporativa, todos los aspectos de la gráfica y la publicidad, los nuevos medios, la organización y ambientación de eventos y mucho más. Hoy en día estos campos están limitados no por nuestra capacidad, sino por las restricciones en los presupuestos de las empresas que nos confían sus comunicaciones. Por lo tanto, nos vimos obligados a buscar alternativas para mantenernos en el mercado y decidimos explotar cada uno de nosotros las habilidades que más nos caracterizan. Seguimos ofreciendo “full service” pero además, yo personalmente ofrezco un servicio que, como expliqué en un artículo anterior, incluía sin mucho espamento en casi todos nuestros trabajos y que ahora decidí explotar porque resulta ser una de mis fortalezas especiales. Lo pueden conocer en mi nuevo web site:

http://www.digitana.com.ar

Espero que les sirvan mis reflexiones, que visiten Digitana.com.ar y que vuelvan al Club para el próximo artículo.

Saludos,

Ana

¿Qué crisis? Aprovechando nuestras fortalezas: Retoque artístico, “outdoor” e “in store” digital.

¿Qué empresa, agencia de publicidad, estudio de diseño, se atrevería
hoy en día a publicar un aviso como éste?
Más reflexiones sobre “Que exista un Mercado”, punto #1 de:
http://blogsdelagente.com/clubdigitanadedisenio/2008/8/28/como-manejar-su-negocio-diseno-sin-fundirse-el-intento-
Aviso papelera Scheufelen Papierfabrik
Tropecé con él al hojear el Modern Publicity 48, casi al mismo tiempo en que leí el artículo de Verónica Rímuli, jefa de redacción de Adlatina Magazine, publicado en la revista on line del ocho de este mes. El título del artículo es: “En la hecatombe, quizá llegó la hora digital”. Verónica sostiene, y creo que nadie lo pondría en duda, que en tiempos de crisis los presupuestos de marketing se achican, y por ende, los nubarrones más densos que se recuerden en décadas se ciernen sobre el paisaje publicitario. Obviamente, esta oscura perspectiva va a provocar una reducción drástica en los recursos destinados a los medios masivos y es muy probable que el potencial creativo se vuelque con más fuerza a los medios digitales que implican costos mucho más bajos. No está hablando sólo de Internet, sino también del outdoor digital, y del in store como complementos del desarrollo web y de la publicidad on line. Tiene razón al afirmar que en esos campos hay todavía mucho por hacer y dependerá del ingenio, de las estrategias, y de la energía que se utilicen para encontrar opciones dentro del gran campo de posibilidades que se abren. Yo agrego por mi parte, que también se va a necesitar una posición mental de apertura a las nuevas tecnologías. Por empezar, por parte de las agencias y estudios que serán los responsables de transmitir a sus clientes las nuevas posibilidades.
No solamente Verónica trató este tema últimamente. Todos los días se lee, se ve y se escucha sobre cómo crece el mercado digital, no sólo en publicidad, sino también en las artes, en información, en entretenimientos… Un ejemplo es la inauguración de hoy en Buenos Aires del workshop 08 de “Artistas 2.0″. Por otro lado, muchas empresas ofrecen descuentos en la compra de productos si se hacen a través de la web, hay concursos de todo tipo, se pueden leer libros completos, y hay un crecimiento en progresión geométrica de la “blogomanía”.
Y todos los días, los argentinos leemos, vemos y escuchamos sobre cómo tambalean, otra vez, nuestra estabilidad, nuestras perspectivas y los resultados previstos en nuestros planeamientos. Yo no puedo ser tan ingenua de pensar que esta “hecatombe” de la que habla Verónica no va a influir en la cautela de mis clientes en el momento de planificar las próximas campañas, así que desde hace ya un tiempo que venimos estudiando la manera de capear el temporal de la manera menos dolorosa posible. Por eso estamos abocados a la investigación y el desarrollo multimedia para los susodichos outdoor e in store. Estamos atentos a los pasos y alternativas que encuentran nuestros colegas del exterior, y haciendo hincapié en nuestra oferta de servicios para empresas foráneas. Y por otro lado, quizá gracias a la crisis, es muy probable que una parte de la tarea que hasta ahora hemos hecho como algo más dentro de un proyecto, se convierta en una especialidad basada en algo que sabemos con seguridad que es una de nuestras fortalezas:
Nosotros no solamente diseñamos. Lo que hacemos está basado en un know how de muchos años, sostenido por un conocimiento sólido no sólo de las tecnologías, sino de las artes en general, y del dibujo y pintura en especial. Por eso, hablando de mí misma, cuando tengo entre manos una fotografía para retocar, la observo como si fuera un cuadro y así la trato. Y cuando hago una ilustración digital, también. Así que, lo que antes incluíamos en una pieza gráfica sin tanto alboroto, ahora lo ofrecemos como una especialidad.
Acá van unas muestras de trabajos de retoque fotográfico que hemos hecho para distinto tipo de clientes: empresas y particulares:
Para empresas:
Joyería Homero – Buenos Aires, New York, Tokio
Fotografía original
pulsera plata y acrílico*
Fotografía original
anillo plata y acrílico*
Pulsera Celeste Foto Original Anillo Plata Acrílico Celeste orig
Detalle de piezas retocadas Display para vidrieras
Pulsera y anillo plata y acrílico celeste retocados Aviso Pulsera y Anillo plata y acrílico Celeste
Fotografía original anillos plata
y acrílico*
Fotografía retocada anillos plata y acrílico
Anillos plata y acrílico Rojo y Negro Orig Anillos plata y acrílico rojo y negro retocados
Fotografía original anillos plata
y acrílico*
Fotografía retocada anillos plata
y acrílico
Anillos plata y acrílico rosa orig Anillos plata y acrílico rosa retocados
Fotografía original pulsera caucho,
oro blanco y diamantes*
Fotografía retocada pulsera caucho,
oro blanco y diamantes
Pulsera caucho, oro blanco y diamantes Pulsera caucho, oro blanco y diamantes retocada
Particulares - Ex Libris
Un Ex Libris pedido para un regalo especial y usando
este material que elegimos de entre todas las que contenía una caja que me
trajo el cliente:
Horacio Fotos
Y esta fotocopia de otra foto:
Horacio Frente Panadería
Un Ex Libris personalizado debe estar basado en la identidad, los gustos, los recuerdos, los hobbies o aquello por lo que una persona se sienta representada. En este caso no tuve la oportunidad de aplicar mucha creatividad más allá de respetar las consignas y el contenido que me especificaron. Debía mantener el frente del local, especialmente el cartel enlozado en el que se lee “Despacho de pan y factura” y el umbral con la rotura que aparece en el costado inferior derecho que tiene un significado emotivo especial para el destinatario del regalo -que fue ese bebé que aparece en brazos de su padre-. También es él en las tres fotos anteriores: la misma persona en distintas edades. Además, debía expresar su pasión por el alpinismo y su especial amor por el monte Aconcagua. También, sus recuerdos relacionados con el edificio del Congreso de la Nación. Mucho material para una pieza gráfica final a ser impresa en etiquetas autoadhesivas de 6 cm x 5 cm. Por lo tanto ésta fue casi completamente una tarea de retoque y ensamble fotográfico. Aclaro que para exponerlo aquí cambié el nombre con el objeto de preservar la identidad del propietario de este Ex Libris.
El resultado fue éste:
El Libris fotos antiguas
Para saber más sobre Ex libris click aquí
Particulares – Recuperación de fotografías antiguas.
Este trabajo lo estamos haciendo no solamente para aquellos que quieran recuperar fotos dañadas por el paso del tiempo, sino también para aquellos que por falta de espacio físico para guardar álbumes y cajas, nos solicitan la digitalización de todos esos recuerdos que tienen en papel.
Orquesta Típica, Comodoro Rivadavia,
tomada alrededor del año 1940 – Foto Original
Guido Gambutti - Orquesta Típica, Comodoro Rivadavia, circa 1940
La misma fotografía retocada
digitalmente
Guido Gambutti - Orquesta típica, Comodora Rivadavia, retocada
Detalle de la fotografía original Detalle retocado del mismo sector
Guido-Detalle Violinista Foto Original Guido- Detalle Violinista Retocada
Esta fotografía tiene esta vez un significado muy especial para mí porque el bandoneonista de la izquierda es mi padre. La elegí como muestra porque su recuperación fue muy trabajosa y el resultado me dejó muy satisfecha. Saltan a la vista las roturas, el moho y el desgaste, pero al ampliarla en pantalla encontré muchas manchas, rajaduras, partes faltantes sobre todo en los trajes rayados y los pliegues de las telas, un violín antiguo del que se atisbaba solamente el clavijero y el arco, y muchos detalles más. El original tiene 17,5 cm x 12,5 cm. Ya terminado el retoque la imprimí en un tamaño de 28 cm x 19,5 cm y se ve perfecta. Podría ampliarla todavía más porque el escaneo inicial y todo el trabajo lo hice a muy alta resolución.

Además, el otro motivo por el que me gusta mucho, es que los detalles no tienen desperdicio. Mirándola se puede comprobar que los que ahora van a los boliches con anteojos para sol no descubrieron la pólvora. La orquesta era una típica, pero en el bombo de la batería figura el logo “The American”, y está acompañado por el Mickey original —que ahora volvió a ser absolutamente fashion—. Hay más gente sin hacer nada arriba del escenario, que músicos. Incluyendo niños. Y algún que otro con aspecto de burrero, o directamente mafioso. Y las rubias patagónicas, mientras esperan que las saquen a bailar, están embelesadas mirando para atrás. Debe haber sido el festejo de alguna fiesta patria porque muchos usan la escarapela.
¿Será que los argentinos estamos tan acostumbrados a los imprevistos, a las medidas arbitrarias, al proteccionismo indeseado, a los cambios bruscos en nuestros panoramas futuros, que podemos cinturear los obstáculos y sacar de la manga una solución ante la desesperanza? Yo enarbolo mi fuerza de voluntad, mi creatividad, y las de los que me rodean para seguir pateando obstáculos y continuar, y crecer, a pesar de los empecinados en hacernos fracasar. Queridos bloggers, amigos, lectores y visitantes, les deseo lo mejor y que pase lo que pase nos encontremos unidos para defender nuestros derechos y los del resto de nuestros compatriotas.

Primero: Debe existir un Mercado.



















Punto #1 de:
http://blogsdelagente.com/clubdigitanadedisenio/2008/8/28/como-manejar-su-negocio-diseno-sin-fundirse-el-intento-

Ya decidiste que sos apto para abrir tu propio negocio.
Ahora, antes de empezar, tenés que investigar si existe un MERCADO para lo que querés vender.

Tiene que existir un mercado para lo que querés vender, aunque no sea masivo. Parece obvio, ¿no? Pero a veces, no lo es tanto. No se puede esperar que por cualquier objeto, producto o servicio que a uno se le ocurra crear vaya a haber una cola de clientes golpeando a nuestra puerta y además, que estén ansiosos de pagar por él. Es conocido en nuestro medio el dicho de William Bernbach “Las mejores ideas están en el tacho de basura”. A veces, un proyecto que a nosotros nos parece genial e innovador al cliente no le impacta. O lo asusta – tema a tratar en otro post-. No tenemos que olvidar que en la mayoría de los casos el resultado de nuestro trabajo va a ser utilizado por ellos con el objetivo de generar o aumentar sus propias ganancias. Por lo tanto, los clientes buscan gente creativa y creaciones vendibles. Esto no significa necesariamente que uno deba resignarse a aceptar lo que mencioné en el artículo anterior -y que no es un término de mi invención, sino parte del lenguaje de la profesión-: “las peoras” del cliente. Tampoco que deba arriesgar o bastardear su prestigio y su arte. Pero tenemos que tener en claro que sólo vamos a poder vender si encontramos gente que aprecie lo que tenemos para ofrecer y que esté dispuesta a pagar por ello. Eso es lo que define a las palabras “vendible” o “comercializable”.

Por lo tanto, antes de empezar tenemos que hacer un estudio de mercado para definir si lo que hacemos es vendible o no. Y tenemos que entender que a veces lo que hacemos y la forma de promocionarlo va a ser determinado finalmente por las preferencias de ese mercado al que apuntamos o, a ese nicho que descubrimos al salir a la búsqueda. Si lo que creíamos vendible resulta no serlo, entonces debemos flexibilizar nuestra actitud, estar dispuestos a cambiar de sombrero y dedicarnos a producir algo distinto, nuevo y mejor de lo que teníamos. Y por supuesto, mejor que lo de la competencia.

Otro punto a tener en cuenta es que cuando se trata de un trabajo relacionado con el arte, no todas las áreas tienen la misma posibilidad de encontrar un mercado. No es lo mismo vender poesía, que guiones televisivos o letras de canciones. Suena desagradable pero es la realidad. Quizá lo que en una época determinada era objeto de culto, generaba personalidades famosas, y era deseado y vendible, hoy en día está pasado de moda o directamente extinto. No estoy diciendo que la poesía no sea un alimento para el alma o que no sea necesaria. Tampoco que por ejemplo, un arpista no deba ser convocado. Pero convengamos que en casos como esos, el mercado es muy reducido y las expectativas de generar dinero a través de ellos son mínimas.

Y volviendo a lo de flexibilizar la actitud, es importante no quedarse atascado en ideas y preconceptos ya que el mundo del Diseño y la Publicidad también se ve enriquecido por los vertiginosos avances tecnológicos y es imprescindible mantenerse al tanto y actualizarse. Es también nuestra obligación conocer las posibilidades que se van abriendo en los nuevos medios y al mismo tiempo, tener sólidos conocimientos sobre los varios aspectos de nuestro trabajo. No es imprescindible que seamos expertos en todos ellos ya que para eso existen los equipos. Este es un tema que voy a desarrollar en otro artículo, pero quería mencionarlo en éste porque me parece importante también destacar que en mi opinión estamos viviendo una etapa de transición. En nuestro país las carreras universitarias de Diseño y Publicidad son tan nuevas que muchos profesores son lo que llamamos “idóneos”. Parece incongruente porque no tienen el título de grado que van a obtener sus propios alumnos. Sin embargo, no lo es. Porque ellos son los que han sembrado las semillas que permitieron que la Argentina se destacara mundialmente por la calidad y creatividad de sus piezas gráficas y material publicitario. Entonces sería imprescindible que haya entre ellos y las nuevas generaciones de creativos una corriente de intercambio para que los más jóvenes puedan aprovechar la experiencia, las vivencias y los conocimientos prácticos de esta gente que ha abierto el camino. Y los mayores, no deberían permanecer en la postura de que todo tiempo pasado fue mejor negándose a la incorporación de las nuevas tecnologías, sino abrir la mentalidad para beneficiarse con el aprendizaje de los nuevos métodos y escuchar a los que van a ser o son ya, en algunos casos, sus continuadores.

También hay que aplicar la flexibilidad para no desfallecer ante los rechazos, hay que estudiar las posibilidades, hay que adaptarse al cambio, hay que reinventarse, insistir y salir a buscar esos clientes que congenien con nosotros y con nuestro trabajo. Mientras haya gente que esté dispuesta a comprar lo que hacemos, entonces tendremos un mercado. Y ese mercado no viene solo. Tenemos que salir a buscarlo.


var s_sid = 435603;var st_dominio = 4;
var cimg = 326;var cwi =112;var che =62;


Primero lo segundo: ¿Tenés las capacidades como para ser el dueño de tu propio negocio?















































Empezando por el punto #2 de:
http://blogsdelagente.com/clubdigitanadedisenio/2008/8/28/como-manejar-su-negocio-diseno-sin-fundirse-el-intento-
Antes de continuar con los temas propuestos en el artículo del enlace
anterior, decidí publicar un pequeño cuestionario que te va a ayudar
a decidir si tenés (actualmente) aptitudes para iniciar tu auto emprendimiento:
  • ¿Estás ansioso/a por ser laboralmente independiente y escapar de la relación de dependencia?
  • ¿Podés auto-incentivarte?
  • ¿Te gusta enfrentar riesgos?
  • ¿Invertís suficiente tiempo para salir de tu Estudio u Oficina, hablar
    sobre tu trabajo y venderlo?
  • ¿Te gusta trabajar freelance para otras empresas o agencias? Si no, ¿tenés suficientes contactos como para armar una cartera de clientes que pueda contratarte directamente?
  • ¿Sos capaz de cambiar el color de tu sombrero? Es decir, ¿sabés usar el pensamiento creativo para producir propuestas, establecer objetivos, evaluar prioridades y generar alternativas? (Seis sombreros para pensar, Edward de Bono
  • Generalmente, ¿sos optimista?
Si te resulta difícil responder afirmativamente a alguna de las preguntas anteriores, eso no significa que nunca vas a poder iniciar tu propio negocio. Pero deberías pensarlo mejor antes de hacerlo ahora. Quizá te convenga empezar trabajando para otros y de esa manera adquirir experiencia. También, buscar ayuda y consejos en personas que te puedan ayudar a decidir cuándo sería el momento apropiado para arriesgarte por tu cuenta.
Resumiendo, para tener éxito en un negocio propio se necesita antes que
nada y principalmente tener una mente orientada al marketing.
Debemos tener en claro que no solo está muy bien querer promocionarnos a nosotros mismos y a nuestro arte, sino también el estar en la búsqueda continua de oportunidades para hacerlo. No sólo está bien, sino que es imprescindible que usemos nuestra creatividad y nuestra imaginación para producir ideas originales y poco convencionales para darnos a conocer.

La auto promoción es un arte, una actividad que vale la pena, y una parte absolutamente necesaria de lo que significa ser un artista en general y un diseñador en especial. Es también el entendimiento de que absolutamente todo lo que tenga que ver con el marketing de nuestros servicios tiene que estar orientado a las necesidades de nuestros clientes: ¿Qué es importante para ellos? ¿Qué necesitan? ¿Qué desean?

“Debemos pensar y actuar como artistas
Y
como hombres y mujeres de negocios”


var s_sid = 435603;var st_dominio = 4;
var cimg = 326;var cwi =112;var che =62;

Cómo manejar su negocio de diseño sin fundirse en el intento.



Ítems fundamentales a tener en cuenta para iniciar, mantener y desarrollar su negocio de diseño.

  1. ¡Que exista un mercado para lo que usted ofrece!
  2. Hacer un autoanálisis de aptitud para comprobar si usted puede ser el dueño de su propio negocio.
  3. Know-how. Conocimientos y experiencia sobre el negocio, incluyendo la selección y control de proveedores.
  4. Definir si quiere (y puede) brindar un servicio completo de diseño o sólo especializado en ciertas áreas.
  5. Armar un plan de negocios.
  6. Mostrarse.
  7. Ser hábil para describir su trabajo.
  8. Ser persistente. No desfallecer ante los rechazos.
  9. Distinguirse. Utilizar su creatividad para ofrecer un servicio que lo diferencie.
  10. Cuidar y usar su imagen. El mensaje es usted.
  11. Armar y utilizar al máximo su red de contactos.
  12. Darle importancia al boca a boca.
  13. Vender lo que el cliente necesita.
  14. Actualizarse y utilizar las tecnologías disponibles, tanto para el desarrollo de sus diseños como en la comercialización.
  15. Ser innovador y creativo también en su autopromoción.
  16. Tener una política de precios que le permita ser competitivo en el mercado y a su vez, hacer que su negocio sea rentable.
  17. Buscar ayuda.
  18. Saber delegar.
  19. Educar al cliente con diplomacia. Que comprenda y acepte que “con diseño es mejor”. Que no incorpore “peoras” en lugar de “mejoras”.
  20. Escuchar al cliente para no caer en los dos errores básicos: Darle demasiada credibilidad a lo que dice. Darle muy poca credibilidad a lo que dice.
En posts posteriores voy a ir desarrollando cada punto, quizá no necesariamente en este orden, aunque por lo menos a algunos traté de numerarlos de menor a mayor según su importancia. Los puntos 1 y 2 probablemente habría que invertirlos, pero tanto el uno como el otro son definitorios para saber si el negocio es factible. Todo lo demás, se puede aprender.

Si a alguien se les ocurriera agregar algo a mi lista, todo aporte será bienvenido.

Presentación: Digitana es analatana.

Mi intención al crear este blog es abrir un espacio para la interacción con mis colegas y profesionales relacionados con esta actividad. Y también invitar a “todo el mundo” a participar. “Todo el mundo” son mis cobloggers, mis amigos, mis clientes, mis colaboradores, mis proveedores y todo aquél que tenga ganas de aportar sus ideas, su opinión y sus sugerencias.

¿Por qué “todo el mundo”? Porque estoy convencida, de que el “diseño” afecta de una manera u otra a toda la sociedad y su evolución está enlazada con la de los seres humanos y su deseo de hacer a este mundo más apto para la vida, más confortable y agradable. Se suele desaprobar al diseño gráfico como profesión trivial. Claro, si pensamos en las atrocidades que sufre gran parte de la población mundial, desde pobreza, analfabetismo, enfermedades y desastres naturales hasta guerras y aniquilaciones, considerar que una publicidad o una pieza gráfica bien diseñados pueden resultar útiles de alguna forma, resulta absurdo. Pero no lo es. No es absurdo ni trivial contribuir a mejorar el entorno visual de nuestra sociedad. Es nuestra obligación.

Mi profesión es excitante y a veces también difícil cuando tenemos que “evaluar” y “valorizar” (*) nuestro trabajo. Consciente de eso, estoy haciendo esta invitación y también por eso incluí en el título de este blog la palabra “Club”. Y aunque la mayoría de las veces la creación es una acción solitaria aunque se trabaje en equipo, considero fundamental compartir conocimientos y experiencias ya que de esa manera podemos lograr que el diseño sea más valioso y contribuir a proteger la integridad de nuestro trabajo.

Mi sitio web: http://www.analatana.com

Mi blog “La cuentera”: http://blogsdelagente.com/lacuentera

(*) http://www.udgba.com.ar/recursos/articulos/como-hago-para-fijarle-un-precio-a-mi-trabajo-de-diseno.htm


¿Porqué “Autopromoción”?: Si no la hacés vos, no te la hace nadie.

“El intercambio de arte en el mundo debería hacerse simplemente de modo que el artista enviara sus trabajos y recibiera a cambio tanto dinero como necesite. Pero como están las cosas, uno tiene que ser sobre todo mitad mercader, pero ¡qué mal hacemos esa parte!” Adivinen quién dijo eso: Ludwig van Beethoven.

Muchas personas tienen talento creativo, pero pocas de ellas tienen el conocimiento o el deseo de promocionarse a sí mismos. Esta idea no es nueva. Los creativos peleamos desde siempre con el conflicto de hacer un excelente trabajo y después vernos obligados a salir a venderla. Es decir, vendernos a nosotros mismos. Al punto de que muchas veces sucede algo que podría verse como un fenómeno extraño y es que después de pasarnos mucho tiempo creando algo, lo que menos tenemos es el deseo de promocionarlo. Ya está, ya lo hicimos, y queremos pasar a la siguiente gran idea. Parece incongruente, pero es así.

No es lo mismo, por supuesto, con las diferentes ramas del arte. Los actores y los artistas plásticos generalmente acuden a un agente. Los diseñadores gráficos, no. ¿Existen agentes para diseñadores???? Yo, por lo menos, no conozco ninguno. Confieso que a veces siento el loco deseo de contratar a un colega para sacarme de encima el tema de la autopromoción. Porque la verdad, la verdad, lo que más me gusta es estar sentada acá, volcando las ideas que se me van ocurriendo, transformándolas hasta lograr la pieza que me deje satisfecha y me encantaría que los clientes aparezcan solos, admiren siempre mi trabajo, no me lo critiquen ni me lo rechacen, y permanezcan conmigo para siempre.

Sería fantástico que nosotros creáramos y nos pudiéramos sentar a esperar que aparecieran ellos, los compradores, los que van a dejar en nuestra creatividad, en nuestra experiencia y en nuestras manos, su propia promoción. Pero en la vida real, NO ES ASÍ. El mundo de los negocios y el mundo del diseño están estrechamente ligados. Aunque no nos guste. ¿Y por qué? Sencillamente porque lo nuestro es “trabajo”, necesitamos ganar dinero y debemos ser remunerados por lo que hacemos. No sé cuáles serán las aspiraciones de mis colegas, pero sé que las mías son poder trabajar en lo que me gusta y vivir de ello. Y eso se consigue solamente con una campaña exitosa de autopromoción. Y no es sólo para cuando recién empezamos, esfuerzo de una sola vez. Lamentablemente debo afirmar que el esfuerzo debe ser constante. Lo que manejamos es un negocio, y el producto somos nosotros. Entonces, nuestro trabajo consiste no sólo en actualización, superación, innovación y dedicación en nuestra tarea específica, sino también en la comercialización de lo que somos y lo hacemos.

Debemos tener en claro que no solamente somos “artistas”, sino también vendedores, agentes, publicistas, promotores de nosotros mismos. Sí, ya sé. Todo eso nos quita mucho tiempo y energía de lo que llamamos “nuestro verdadero trabajo”. Pero no tenemos más remedio que hacerlo y es mejor que lo tomemos con entusiasmo. A la larga, no es tan terrible y les puedo asegurar que una vez encaminados, se llega a disfrutar.

Voy a ir publicando artículos con ideas propias adquiridas a través de diez años de trayectoria de mi Estudio de Diseño, y también de muchas lecturas, conferencias, congresos e intercambio con otros profesionales. Mi propósito principal es insistir en la necesidad de promoción y en los distintos medios para hacerla. También, dejo el espacio abierto para aquél o aquella que piense que tiene algo interesante para aportar, no sólo en los comentarios, sino también en forma de artículo. Como ya lo dije antes, creo que nos vamos a enriquecer todos, así que los espero.

Cierro con una cita que me gusta mucho:

“La publicidad no es una ciencia. Es persuasión. Y la persuasión es un arte”
William Bernbach.

Mi sitio web: http://www.analatana.com

Mi blog “La cuentera”: http://blogsdelagente.com/lacuentera

Sitio certificado por
Adoos
adoosit4nGB


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog