Posts etiquetados como ‘óleo’

MÍNIMO MEDIO

 

DSCN3863

Entonces lo vi.

Vi cómo encerró en un gesto toda su furia contenida que silenciosamente le surcaba la frente.

Un gesto nimio, vago, nada. Algo común, habitual, sin códigos secretos.

El gesto encerraba su ira y exponía su arrogancia. Disfrazando la tristeza con una mueca que quería ser sonrisa.

..

Mínimo. Hay un mínimo extrascendente.

Ese sector intermedio pasa a ser el mínimo necesario para sobrevivir. La desconexión necesaria para seguir por este bosque infinito.

Qué habrá detrás de este árbol?

Magnificat essence. La mater admirabilis. El quinto elemento. La sexta dimensión.

El paso atemporal y eterno. Imposible de entender.

Todo lo que trato de no registrar de ese sector, de esa nota intermedia, obtiene la atención de mi subconsciente, que, sabemos, no es confiable.

..

En definitiva, uno ve lo que quiere ver…

Es necesaria la mirada para que el reflejo exista?

No más engaños. He aprendido a mirarme al espejo.

Y no hay nada de qué preocuparse, la flecha del destino es certera.

..

Cambiarán los escenarios, naturalmente.

Mínimas desviaciones pueden llevarnos a otra historia. Otra histeria.

..

No voy a resistirme.

He decidido acompañarte.

..

Cla9

19/8/10

 

SINFONÍA DE LAS MARMOTAS (en 9 movimientos)

 

otro ceremonial 2

Lo pensó triste, lo pensó solo. Imaginó su noche, caminado por los lagos de Palermo, recorriendo los caminos, irregulares del lugar. Lo imaginó como en un laberinto, siguiendo a su suerte. Lo vio entre la gente y lo sintió solo. Pensó en como eligió su árbol. En como se ensució las rodillas para subir. Y hasta como hizo el nudo de la soga que lo ahorco. Creyó verlo llorar, al escribir su carta a Sofía. Y lo recordó muerto y solo.

PÓSTUMA, por LAURIS

Los cuadros que pintaba a las apuradas luego de despertar se amontonaban en uno de los rincones. Algunos eran trazos incoherentes; otros, esbozos de algo que podrían llamarse personas si no fuera por su extrema delgadez, amen de la palidez blancuzca que rezumaban y esas manos de tres dedos, parecidos a ramas secas de árboles que, seguramente, pertenecerían a viejos bosques embrujados.
Había comenzado a llamar a esos seres “Beatrices”.

LAS BEATRICES, por ADRIÁN

Caminamos un día, hombro con hombro, risa con risa. Parecía que nada podía con el todo que fuimos en ese tiempo. Ni las crecidas ni los incendios. Pero el devenir de las mañanas chocándose de frente con los deseos perdidos, las mentiras piadosas, los derrumbes de caretas, la sordera insaciable de quien no quiere saber, la etapa idiota que te pilla, alguna vez y para siempre, hizo el resto.

YA SOY EL CIELO, por GLORIA

Primero distinguí ojos, redondos, grandes, bellos. Luego sonrisas brillantes, pequeñas. Eran mas o menos media docena, y se acercaban, sin prisa, levitando. Mi asombro iba en aumento y finalmente pude ver a los seres causantes de que yo no estuviera tomando mate tranquilamente.

Eran unas criaturas asexuadas, sumamente delgadas y de un altura extraordinaria. Sus largas extremidades terminaban en un grupo de tres dedos en las manos y cinco dedos en los pies. Estaban constantemente en contacto entre ellos y no parecía que tuvieran un líder.

TRANSMISIÓN, por EL JUSTICIERO

Con sus manos blancas ellas atenazan mi alma. Intentan vencerme. Marchitarme. Son fantasmas blancos recorriendo mi cuerpo y mi alma. Sin saberlo me impulsan a tomar el camino contrario. Cuando Tristeza, Miedo, Depresión y las demás me acarician, no logran derrumbarme. Como gusanos que me recorren, dejan rastros en mi cuerpo. Para lavarlo, elijo sus manos, sus labios, su lengua. Cada caricia, cada beso, cada estremecimiento, borra sus heladas huellas de mi cuerpo. El ardiente calor de su cuerpo sobre el mío, derrite el hielo. Las aleja. Asi enredados entre sabanas claras. Compartiendo sudores. Piel con piel.

SENTIRES, por ANY

Apenas un instante después, y absorto en las palabras que le retumbaban todavía en la cabeza, Hernán tomó la bufanda y atándola a la araña de hierro del comedor, volvió a observar la pintura creyendo comprender absolutamente todo en el preciso momento en que dejaba caer la silla que lo mantenía firme al suelo y soltando apenas una lágrima….

TANGENTE, por EL SIR

Lo despertó el silencio de la madrugada. Demasiado silencio. Las luces de los edificios estaban opacadas por una extraña niebla, como cenizas flotando densamente. No se atrevió a abrir la ventana, sentía frío, helaba, los copos de ceniza seguían cayendo, el tiempo estaba detenido. Tenía la rara sensación de estar dentro de un reloj de arena, así de lento…

EL HOMBRE QUE FUE AGOSTO, por MARCELA SEGAL

Pablo se paró en el centro del atelier y miró las paredes mientras giraba en el sentido de las agujas del reloj, tratando de encontrar algo que le llamara la atención. De pronto se detuvo un instante y percibió  algo que lo movilizó: una de las lamparitas titilaba como a punto de quemarse, pero no lo hacía nunca.

SEÑALES EN ÓLEO, por DR. FERNET

Ser libre no es tan fácil. Vivimos rodeados de estímulos que nos confunden. Entonces descubrí que para serlo, tenía que buscar en mi interior. A veces lo logro, a veces no. Es muy difícil ser una mujer-naranja LIBRE. Pero serlo es maravilloso.

MUJER NARANJA, por ANILA

FIN

SENTIDOS (divagum tremens) I

armandxxx

La vista. La vista que hace ver. La vista que nos posiciona, nos define. Algo tan transitorio, que puede llegar a cambiar todo.

Algo tan relativo cuando de hablar se trata…

“veo que me estás”… “veo que esto es”… “nos vemos”… “no veo la hora”… “te veo rara”… “naaada que veerrr”.

Es transitoria porque muta, porque decrece, porque envejece y también muere, a veces antes que nosotros.

Es relativa porque… ¿porqué, pobre vista, sola como un hongo, única responsable de nuestra postura? chivo expiatorio de nuestra actitud, de nuestra decisión?

Porqué hacerle cargo de toda nuestra percepción del mundo y de las cosas?

Y los otros? Me refiero a sus compañeros de banco, los otros cuatro “sentidos”…

El “siento que…” no corre. No se refiere al tacto. Y es demasiado amplio. “Siento que estás un poco alterada/equivocado/molesta/enojado/etc”. Atroz.

Noten lo poco que se escucha por ahí: “Oigo que estás cambiando…”; “Oíste?! Te lo dije!!”; “Oigo que no estás prestando atención.”; “Oigo Gente Muerta” (…).

Rara vez “huelo que no te vestiste todavía” resulta un mensaje claro…

Y “me gusta cómo te queda ese rouge” no se dice justamente por haberlo degustado… básicamente.

Por lo tanto me inclino a que el proceso visual, el táctil, el oidor, el lingual y el narifosal sean neutros.

Basta de agregarles poderes surrealistas. Ya bastante con lo que tienen.

“No quiero tocar el tema” (como si lo fuera a tocar con la mano, con el codo, con la cadera…) de las célebres como “sólo se ve bien con el korazón”, etc. Podría deprimirme.

Tampoco el de los “videntes”, porque me enfermo y muero en el acto.

Menos que recontramenos el “vistes” final…

El ver al que me refiero, alude una percepción extrasensorial que rara vez posee quien lo usa. Se parece al solapadamente arrogante PARECE de “me-parece-que-estás-exagerando”.

“Parece”, perece cuando se junta con uno más fuerte, es decir, más fuerte (…): “Opino, juzgo, digo, decreto, dictamino, sugiero, sé… que estás exagerando”.

Murió “parece”.

Todos ellos, los que “parecen” más fuertes, en realidad carecen absolutamente de valor real, o vital, o universal, pero son un poco más concretos y básicamente humanos. Sin vueltas. Son instantáneamente interpretados a pesar de la mala interpretación habitual.

Parece fallece por insuficiencia vital. Por padecer psicosis infanto-paranoide propia de creencias minusválidas acerca del yo inferior o ego.

Muchos dirán: – pero qué bueno!! al fin!! ego problemático, enfermo, psicópata, engañador, psicoanaldependiente, mentiroso, hipócrita, etc!! fuera de mi vida!! muerto el rey, que viva el rey!!

mmm.

YYY?

A QUIÉN subirán al trono eh?

EEEHHHHH???!!!

Como siempre, SIEMPRE hay opciones.

Yo opto por: A NADIE.

El único respetablemente disponible sube solo. Le dicen el Yo Superior. Y como su nombre bien lo indica no necesita subirse a ningún trono porque ya está arriba. Más precisamente, en lo más profundo del ser. Sea el ser que sea.

Instaladísimo. Licencia original. No tiene contraseñas, no es necesario reiniciar, ni configurar.

Viene con protección antiespasmos clásicos de pareceres ajenos molestos, esos que lentejean la maquinaria. Tiene una memoria todo terreno, se banca todo tipo de información.

Como dirían algunos, tiene güevos.

Y lo mejor de lo mejor: viene con Ego incluido!!! Un ego nuevo, con un fuerte sistema inmunológico contratodotipodevirus, sobre todo los letales como mestásagrediendo y quemequerésdecirconeso.

Nada de andar por la red buscando desesperadamente uno (ego o pequeño yo) que encaje en el sistema.

Nada de sustitutos, ni sims, ni sinónimos o metáforas degradantes a la función específica.

Olvídense de las pseodopreocupaciones incrustadas normalmente en los egos por defecto.

BASTA de hacerse cargo de dichos ajenos.

No te cambiaste. Me fui.

Exageraste?

Lindo vestido.

Estás sacado. No te soporto.

Bellos colores, espantosamente combinados.

Algo huele mal en Dinamarca… (éste merece un tomo aparte).

Te amo. Te parecés a Clint Eastwood. (…)

Bueno, nada. (este es el cd de un amigo).

Y el resultado de este embrollo sería un hablar más claro, menos vueltero. Y un oír más simple, a pesar de las vueltas del oído…

Lograríamos ingresar por una vía más rápida a una aceptación sincera, generadora de preguntas clarificantes, y dejaríamos atrás la de ripio propia de las preguntas paranoicas que sólo logran acentuar nuestro sentirnoscentrodelmundo…

Naturalmente permitiríamos que el tiempo haga lo suyo… (ésto te lo cuento otro día).

Si nos entrenáramos un poco para usar todos nuestros sentidos al unísono, como un equipo, con La Mente de DT, tal vez habría menos motivos de discriminación. Menos motivos de odio, aversión, envidia.

Tal vez se procese la info de los Cinco con más certeza, con menos prejuicios.

Tal vez si nos rescatáramos que somos parte de este juego así, tal cual es, estaríamos más serenos, menos ansiosos, más compatibles… y tal vez la magia pueda colarse entre las fibras… de vez en cuando.

Este poncho es de tu talle? Es todo tuyo!

Después de todo, ésta es sólo una galaxia más en la trama que nos impregna…

Gan bei!!

(Nota:

Este post me fue dictado una madrugada por Armanda, mi gata siamesa de 16 años terrestres, recordando anécdotas de su vida anterior. Espero sepan comprender los lapsus oníricos producto de su avanzadísima edad.)

armanda de siam

 

MARMOTA

 

 

QUINCE AÑOS DESPUÉS…

…más que nunca te siento en mi sangre, cuando se agita por la injusticia.

Te veo en mi espejo, en mis manos, en nuestro arte.

Quince años después seguís presente como siempre, con mis ganas de abrazarte intactas; y mi admiración, que aumenta proporcional a mis entendimientos.

Todos mis enojos se encerraron en burbujas, que brillan con el sol de tu espíritu limpio.

Conservo tus anhelos, esperando ser testigo del milagro. Para entonces soltarlos y verte sonreír feliz.

Quince años después, puedo sentir el rayo que punzó tu corazón, la parálisis, la impotencia. Tu deseo de aferrarte a la vida que te mataba lentamente, esa que tanto te dolía….

Y aunque hay momentos que no soporto tu ausencia, tu energía me rodea como un chal de arco iris, como un escudo protector. Y tu mirada severa me hace sentir segura en este mundo incierto…

Hoy, quince años después, quiero seguir extrañándote. Quiero que tu obra viva en mí.

Y disfruto que tus palabras y tu voz sigan retumbando en mis entrañas, para nunca olvidarme quien soy.

det la cer P

Cla9

22/5/2010

 

ENEMIGO ÍNTIMO

fantasma

Fantasmas. Revolotean por los huecos oscuros de mi consciencia con total desparpajo.

Se caracterizan impecablemente, como siempre lo hicieron, y me asustan con su impunidad.

Hablan, posan, discuten, opinan. Me hacen creer que son reales, que son los protagonistas estrella, que tienen la verdad.

Mi parte blanda los escucha. Los mira de reojo. Los pone en un cubo de vidrio blindado como objeto de estudio.

La parte guerrera los expulsa al espacio helado de donde provienen, incrustándolos en la bruma de su momento antiguo.

La mental, insiste en dilucidar cómo han viajado en el tiempo, siempre curiosa de causas y efectos, ignorante de los verdaderos mecanismos.

Esa necesidad de ocupar el tiempo en explicarlo, en entenderlo, delata la incompetencia de la naturaleza humana. Denota la arrogancia de creernos terminados y completos.

Pero volviendo a los fantasmas, a las perfectamente nítidas imágenes que pisan fuerte y me rodean, curiosamente he empezado a apreciarlas.

Curiosamente, el incorpóreo lugar que ocupan está formando parte de la escenografía que estoy armando, con el cuidado que me caracteriza.

Curiosamente, esa orbitante presencia me está agradando, casi como una necesidad complacida…

Dicen que sin alimento los predadores mueren. Por eso, los mantengo a estricta dieta de susto nomás; nada de miedo, su bocadillo favorito.

Los quiero así, delgados como modelos anoréxicas, etéreas, imposibles. Con la soberbia de una obra de arte…

Dicen que al enemigo hay que mantenerlo cerca…

Cla9

1/4/10

(óleo sobre tela de 20 x 25 cm)

CABLE A LUNA

cable a luna1

 

Definitivamente hay cabos que se empiezan a atar. Por momentos parecen aflojarse un poco; a veces se tensan, o se desajustan… pero siguen atados. Qué aliviador. Una balsa fuerte en la marea. Un poste en el mareante caos.

El efecto iceberg está empezando a formar parte del todo, amablemente y la incertidumbre se acerca y se hace amiga. Entonces todo puede pasar, mientras continuamos tejiendo los caminos invisibles de la trama que nos contiene, con sabiduría imposible de describir.

Por momentos se ven partes del armado general, increíblemente exacto. Sombras fugaces, que recuperan un aliento desconocido pero válido, en el latir vago del universo.

A pesar de que el agua avanza, algo en algunos interiores se afirma. Cierta certeza surge de estratos sutiles, y confirma el vaticinio de los tiempos. No logran ni diluirse ni evaporarse. Se emulsionan, acompañando el sino.

Ya no tiene sentido seguir provocando males añejos. Más vale que queden en el surco correspondiente de la historia. Ya no corresponde insistir en rigideces. Mejor deleitarse con el acompañamiento.

Sólo resistir ya no tiene gracia, no tiene forma. Pertenecemos a una raza que debe aprender a recrearse, aceptándose ser sólo una más, dotada de consciencia. Podemos ser una más que suma, o una más que resta y desaparece.

Escuché que la voluntad es el link entre el alma y el universo. Entonces puedo intervenir, puedo participar…

Las garras del tiempo me marcaron el corazón como si fuera un mapa, un plano, una idea soleada a perseguir con pasos de baile torpes, frenéticos y espontáneos como único modo de avance. Y aunque la lluvia me diga algo diferente, elijo seguir la mirada de paz que encuentro en algunos, muy de vez en cuando, como cable a tierra, como cable a luna.

Cla9

20/2/10

 el octavo círculo