Posts etiquetados como ‘MIS PINTURAS’

PARTIDA LIMITADA

mujeres y gatos 1   mujeres y gatos 2

Mujeres y gatos. Una partida limitada.

Dos envases marcaron la partida, naturalmente.

Partida.

Partida que, más que limita, rescata.

No descompone. No lamenta. Tiene la energía vital necesaria para extirpar de los cerebros adormecidos alguna que otra cosa evaluable.

Tal como una ramera de baja estirpe se exponen tímidamente, casi sin prometer nada y de a poco, muy de a poco, muestran su talento con una habilidad que transforma y embellece lo imposible.

Limitada.

Limitada por quién sabe qué límites. Límites invisibles que brillan por sí mismos. Que se mueven. Que se van y se quedan solo el tiempo justo para ser disfrutados.

Parten. Porque son parte de la expansión universal.

Y se limitan a dos envases. Abiertos a un mundo nuevo.

.

Cla9

21.2.12

.

 

DOS COLIBRÍES (diario de guerra 2.0)

espejo1

- Me tomo dos blísteres… o me corto las venas? - Pensó ella…

Y mientras decidía con desidia, rebotaban de una sien a otra los dolores de su alma, de su oquedad.

Negaba sistemáticamente toda oferta aliviadora, abúlicamente concentrada en las caracoleantes distorsiones de su entorno inmediato.

Ya llena de todo, se encontró vacía. Con la compañía austera de un vaso con agua empezó a gritar en silencio. Un grito sordo con cada sonido seco del blíster. Una lágrima acre con cada trago.

No había decidido nada, quería negociar. Negociar la atención de los ausentes, de los confundidos. La misericordia de los jueces, de los abusadores.

Los malentendidos, los golpes y la soledad hicieron lo suyo. Destrozaron su incongruencia hasta volverla lisa, lisa.

Varias sombras la acechaban, empujándola hacia el otro lado. Y ya casi no escuchaba.

Nunca tan consciente del ser y su cuerpo que no respondía. Nunca tan despierta y tan ciega de lo que no quiere ver…

Dos colibríes la mantuvieron despierta. La abrazaron. Le cantaron canciones de cuna. La llevaron al parlamento de los locos, para que haga su descargo como el decoro manda.

Hay cosas que la gente no quiere escuchar. Muchas, que ni siquiera imaginar.

Vergüenza al efecto, mojigatez compulsiva. Miedo a la desnudez, a la exposición cruda, al defecto.

Analógicamente medicada recuperó su cuerpo y su cuerda floja.

Ahora avanza lento. Su sonrisa oculta un dejo de hambre saciado a medias, una compulsión enmudecida. Un tener que ser.

Y yo recojo los reflejos de su alma dulce, para entregárselos en su momento.

Le regalo mi incondicionalidad, para que quede registrada en sus débiles átomos, como testigo de guerra.

Y seguimos rodando…

Cla9

22/08/10

 

 

OCTAVO

(Para El Octavo Círculo)

SENTIDOS (divagum tremens) III

LA VENGANZA DEL SONIDO

 

sentidos iii

Fiebre. Alta. Calor. Delirios. Todo se amotinaba para no salir. Y no entrar. Una barrera incandescente formóse cual escudo en su alma frágil, escuálida.

Nunca se imaginó tan poco dominio de sí, tanta extrañeza. El susto por lo involuntario lo asustaba más que el de lo imprevisto.

Enfermó. Enfermó casi hasta el límite. No había razones, no se encontraban sentidos.

Tanta masa corporal, tanto órgano batiente, tanta vena burbujeante y tanta fibra muscular, resultaban tierra de nadie ante la más mínima palabra susurrada, ante el aliento leve que precede a la frase pensada, aún para aliviarlo.

Los recorridos de la fiebre convergían en sus lados, tapándole los oídos, cerrándole los ojos, bajándole las cejas, tensando sus brazos hasta cerrar los puños como tenazas amenazantes.

Una barrera de silencio se imponía en su aura, amedrentando cualquier acción.

Y me invade de inmediato la extrañeza. El lugar desconocido me lleva al borde de lo que no se puede conocer.

No hay fiereza mayor en esta forma que lo deforme. Lo informe, lo amorfo. Se hiela la mirada de sólo rozarlo. Y queda la ceguera. El no querer ver más.

El sonido tiene un código secreto, que sólo lo conocen sus usuarios. La conexión es progresiva, pero segura. Nada puede compararse. Se emite, resuena, rebota, y vuelve. Sus franjas son tan sutiles como ignotas. Tan lógicas como imposibles. El eco es su más burda manera de explicarlo.

Millones se amontonan en sílabas, clarísimas e indescifrables a la vez. Llenas de sutiles microtonos que forman secretamente mensajes, captados sólo por sectores que no voy a describir ahora.

Tampoco voy a nombrar todas las aplicaciones harto conocidas, como las que llaman, las que urgen, las que deleitan o las que aturden per sé. Sí voy a subrayar las ocultadas, las disimuladas, las amordazadas, las desganadas.

Cuánto tiempo puede una cuerda no vibrar? Cuánto tarda en escucharse?

Movimiento, vibración, sonido. Imposible separarlos. Imposible aquietarlos, callarlos, coartarlos. No es su naturaleza.

Cómo puede ser que te indignes y asombres con eso que escucharon tus oídos?

Aceptando el que te indignes… qué exactamente te indigna? No supiste nunca del feed back místico? No creés en las devoluciones instrumentadas por los hilos del universo?

Aceptando que te asombres… eso es revelador. Tu alma no está tan decrépita. Finalmente resulta ser más sano para develar incógnitas imposibles de develar. Es lo que queda. Es la maravilla.

El dios del sonido habita en la venganza. Y paradójicamente no hay rezo que pueda escuchar…

 

 

Cla9

26/6/10

 

 

Safe Creative #1006276682567

QUINCE AÑOS DESPUÉS…

…más que nunca te siento en mi sangre, cuando se agita por la injusticia.

Te veo en mi espejo, en mis manos, en nuestro arte.

Quince años después seguís presente como siempre, con mis ganas de abrazarte intactas; y mi admiración, que aumenta proporcional a mis entendimientos.

Todos mis enojos se encerraron en burbujas, que brillan con el sol de tu espíritu limpio.

Conservo tus anhelos, esperando ser testigo del milagro. Para entonces soltarlos y verte sonreír feliz.

Quince años después, puedo sentir el rayo que punzó tu corazón, la parálisis, la impotencia. Tu deseo de aferrarte a la vida que te mataba lentamente, esa que tanto te dolía….

Y aunque hay momentos que no soporto tu ausencia, tu energía me rodea como un chal de arco iris, como un escudo protector. Y tu mirada severa me hace sentir segura en este mundo incierto…

Hoy, quince años después, quiero seguir extrañándote. Quiero que tu obra viva en mí.

Y disfruto que tus palabras y tu voz sigan retumbando en mis entrañas, para nunca olvidarme quien soy.

det la cer P

Cla9

22/5/2010

 

PUNTO CERO

 

Yo te pregunto… cómo es que llegaste hasta acá?

Esos hilos que te manejan, esos caminos que te seducen, vos decís que tienen algo que ver?

De verdad creés que todo está al revés?

Cuándo se te ocurrió ordenar algo? Te acordás de ese momento? Ese momento de locura desesperante, de descontrol absoluto… pudiste crear las escalas? Subir y bajar los escalones? Escalar las montañas de masacres hasta ver la eternidad?

No te mientas, no te creo. No sé si tu consciencia pudo. Y mirá que algo te atravesó, te impregnó. Pero no te diste cuenta.

Tal vez tengas la suficiente honradez como para volver al punto cero. Pero no te hagas ilusiones. Suficiente no es bastante.

Decís que querés ser amada. Cuándo aprendiste a odiar?

Que querés sentirte parte de algo; Cuándo te fuiste?

Todavía no aprendiste a reírte de tus dolores? De tus carencias? De tus ansias?

Es que hay que decirte todo?

Lamento que no puedas ser más que lo que aborrecés, pero es el designio de tus tripas.

Parece que no hay manera que veas el orden que subyace en el caos, ni con eso que llamás fe.

Tendrás que pasar otra temporada añorando entender, añorando sufrir con sentido.

Tu tiempo no cuenta. Es tiempo perdido. Expandido. Abusado. Todavía no escuchás tu respiración?

Cuando aprendas de esa música hablamos. Antes, todo es inútil.

Todavía no se ve en tu cara el suficiente asombro de seguir por estos pagos. Así que no te molestes en gritar, o en llorar lágrimas de autocompasión.

Te sugiero que te quedes en tu cueva hasta que puedas mirarme a los ojos sin pestañar. Hasta que las células de tu hígado vibren con la convicción de querer ser.

Entonces veré como sigue tu historia…

Cla9

18/02/10

la tentación de mara

 

(La tentación de Mara – acrílico y pastel sobre tela de 90 x 100 cm, año 1991)

NYARLATHOTEP (el caos reptante)

 

oscuridad fundamental

Si la maldad te sale por los poros como ríos de pus que manchan azulejos.

Si no podés salir sólo de la ciénaga putrefacta de tu ombligo.

Si no querés ver más allá de tus malditamente arqueadas pestañas.

Si no soportás el aroma de la paz.

Si tus entrañas crujen, agobiadas por tus ideas retorcidas.

Si hacés oídos sordos a los gritos de dolor.

Si tapás con groserías los silencios impotentes.

Si seguís permitiendo al gusano inmundo que te habita comerte la carne desde adentro.

Si te asquean las conversaciones amigables, los encuentros felices, las sonrisas sinceras.

Hacé entonces un manojo con tus víceras, y atálas con tus venas hasta que queden vacías de sus gases letales.

Luego claválas a tu cama con tus huesos astillados de tanto golpear paredes, hasta que queden fijas.

Y entonces dejá que tus sesos fluyan por tus orejas hasta que te pinten las nalgas de gris.

Así estarás listo para que ciertas aves se alimenten de tus órganos podridos, en un festín tanto fugaz como y desolador.

Y que el hilo de energía que se desprende de tu miserable vida se pierda en la nada, como perdiste el tiempo con tu estupidez.

Al menos así tendrá sentido tu rugido ronco, tus lúgubres monólogos, y todas las lágrimas derramadas.

Y posiblemente, tal vez, quizás, las almas que te rodean recuperen sus propias órbitas, ya casi olvidadas.

Cla9

26/01/2010

 

NYARLATHOTEP (el caos reptante)

 

(PINTURA QUE ILUSTRA:

OSCURIDAD FUNDAMENTAL

ACRÍLICO Y PIGMENTOS SOBRE TELA DE 70 X 100 CM

AÑO 1990)