ASCENSO AL INFIERNO

gargolas

Subía lento.

Sabía que estaban ahí.

Lento y suave. Para que no la noten.

Atravesada por la daga del error, sufría las consecuencias.

-¿Cuántas veces le dijimos que TODO no se puede entender?

Pocas veces pudo dejar de analizar; menos, de no escuchar palabras necias.

-Humanos vulnerables…. Nunca A APRENDER van…

Uno tras otro los escalones la alejaban de su dolor.

Con decisión intermedia, su cuerpo accionaba. Aunque en un rincón de su corazón esperaba el abrazo rescatador. La mirada amigable. La verdadera compañía para su alma esforzada.

-No hay caso. Prefiere autoflagelarse antes de A LOS CUATRO VIENTOS gritar…

-Autodestruirse antes de desviarse del ELEGIDO camino…

Subía lento, pero con ganas de que la sigan. Que la paren. Que la quieran.

Que la acepten tal cual es, sin tanta crítica feroz.

-Capaz la fiesta del octavo LA DISTRAE… y se deja ATURDIR con sus burbujeantes y aliviadores sones…

No daba más.

No llegaba más.

-Capaz que se queda en el noveno DESMAYADA… y un sueño incómodo EL SENTIDO DE LA VIDA le mueve…

Convencida que desde lo alto es más fácil tomar vuelo, un nuevo impulso la animó a seguir trepando menos lento. Más audaz.

-Capaz que HASTA EL SUBSUELO se desvía, tapando sus siglos TODOS de agonía…

Algo nublado le vino desde sus pantorrillas y la hizo trastabillar en el ascenso a la azotea. Fue casi un recuerdo de cuando fue halcón, hace varias existencias. Ahí, depredar era vivir. Y vivir justificaba todo. Pero ya no creía en eso ni en nada. La pulsión destructiva era más fuerte que todo resabio de cordura.

-Y acá está, uf, otra vez. Una vez más SU DESCONCIERTO tendremos que presenciar.

Al llegar a la azotea fue directo al borde más cercano. Y viendo el cielo violáceo se lanzó a volar, en caída libre y grosera.

-Y nosotras, como QUE SOMOS gárgolas de piedra, HACER nada podemos… solo ETERNAMENTE atestiguar las INCONSCIENTES ganas de LOS SERES éstos de volver una y otra vez a POR LO MISMO pasar…

Llegó, al fin. Llegó para volver muy lento, lento y áspero. Incómodo y fiero. Entregada a repetir los errores de siempre. Cada vez más agudos.

-Aunque tal vez, POR ESTA VEZ solo, le demos EN SU VIAJE NUEVO una mano.

Claudia Medina Castro

10.04.12

.

Cabecera blog

.

HURACÁN

 

wilma

 

Hay cosas que me derriban.

Como una maldición que me cubre para aniquilarme.

Por fortuna no siempre lo logran.

A veces, en un hueco de aire se cuela un recuerdo. Una remembranza de alguna antigua necesidad.

Entonces siento esas garras invisibles que me sacuden con decisión.

La cosa es que últimamente, antes de estrellarme contra todo, siento raíces de pura energía crecerme desde las plantas de mis pies hacia el eterno infierno que me habita.

Y me aferro. Y no me caigo.

Mágicamente logran que me de cuenta una vez más que todo es como es… Está todo a la vista del que quiere ver.

Raíces. Unas buenas raíces es lo que necesitamos para no volar con vientos no deseados. Tormentas ajenas a nuestra razón de ser.

Raíces fuertes, y tan grandes como la frondosa actividad mental y espiritual que nos da ese toque personal como un bello sombrero.

Eso es lo que necesitamos para sobrevivir en esta tierra de vendavales.

(Cuando seamos aire, la canción será otra…)

.

Cla9

6/04/12

.

OCTAVO

QUITAR LO REPETIDO

-Mañana me despierta Pirulo- murmuró ella, sirviéndose media copa más de vino.

-Las horas pasan tan rápido frente a esta pantalla… Reunir palabras con ideas es casi tan excitante como mezclar pinturas y colores…-pensó ella, apurando el repiqueteo de sus dedos.

Unos… minutos (?) después se acercó él a prenderse un cigarrillo.

Ahí fue cuando las pieles se rozaron y remontaron vuelo hacia el origen de todo, deslizándose por los poros encendidos como faros, ciegos de estupor. La excitación rebotaba en las paredes, y el tiempo continuó su carrera hasta desaparecer.

Recuerdos typeados con coraje acompañaron el paso de una luna creciente, casi sin testigos.

Luces nuevas, nuevos toques. El toque de quitar lo repetido. Eso que ya no suma, solo resta en la contabilidad de lo vivido.

-Mañana la despierto con amor- se dijo él. Pensando en sus brebajes preferidos.

Café, crema, naranjas. Ese mañana ya era hoy.

Y la noche se hizo añicos.

DSCN4824

.

Cla9

16.2.12

MARMOTA

GENTE DE GENTE

 

Foto0108

La gente habla porque tiene boca.

No necesariamente cerebro.

No necesariamente un cerebro que funcione.

La gente se engancha con lo que le dicen, con lo que escucha.

Y a pesar de saber que hay miles de motivos, de razones, de estímulos para que otra gente haga lo que hace, opta por apropiarse de una idea, sobre todo si es condenatoria para otro que no es de su clase de gente.

La gente trata de no pensar.

Trata de que los casos estén ya masticados y resueltos para hacer su causa común.

Esta gente apoya palabras pacatas y condenatorias con evidencias evidentes, sin ninguna, ninguna profundidad.

Gente que es mejor perder que encontrar.

Lástima que están por todas partes. No hay necesidad de buscarlas.

Se adjudican frases supuestamente lógicas y no les importa ninguna trastienda.

Pobre gente.

Yo ya no soy gente.

Soy universo.

El universo es mi uña del pie, el ojo diferente de mi gata, la sonrisa de mi amado, la serenidad de mi madre.

Eso es lo que soy.

No soy más gente.

.

Cla9

23.3.12

.

AGOSTO, mi gata.

DSCN1475

Me muevo y se ríe.
Le hablo y me habla.
Mi gata blanca es lo que se suele decir, angelical.
Ángel cuyas orejas rosadas y sordas son sus alas,
que se yerguen sobre sus ojos simples.
Simple uno celeste, simple otro ámbar.
Diosa de nariz rosada que juega con todo,
que sabe de todo.
Y es una sobreviviente más.
Este tiempo con ella es un regalo más de la vida.
Su ronroneo, música celestial.
Se revuelca y presume y agrada
en sus goces de gata de su mundo feliz.
Siempre despierta radiante y renovada.
Y nunca se degrada en modo vil.
Por eso nosotros gozamos de su aura
plagada de mil claridades.
Sin tiempos ni horas.
Sin apuros ni ansiedades.
Y sus jugueteos y sus atenciones
y hasta sus desmayos nos son distracciones
como el desfile de miles de estrellas en el firmamento.
Infinito y único es con ella cada momento.
Viendo silenciosos su grandiosa vida secreta,
mirando en silencio tornar sus orejas
gozamos de su cálida presencia especial.
Al Gran Tigre Celeste le une hermandad indudable.
Es nuestra existencia serena, agradable.
Y su eterna risa, serena y bestial.

Cla9
10/3/12