Posts etiquetados como ‘el camino’

VIII FESTIVAL DE CINE DE CUENCA, ECUADOR

Festival de Cine de Cuenca
Por María Paula Ríos, Contenidos



Les cuento que me encuentro en Cuenca, una hermosa ciudad del Ecuador, trabajando para el Festival de Cine.Les voy comentar, de a poco, de que se trata este festejo:

Desde hace ocho años el Festival de Cine Internacional de Cuenca, ha presentado las propuestas más variadas de la cinematografía mundial. Siempre tuvimos un fuerte compromiso con la gente de la ciudad, por esto organizamos funciones gratuitas al aire libre en barrios, proyecciones con debates en los colegios y en las tradicionales salas de nuestra ciudad.

A lo largo de nuestras ediciones, entre nuestros invitados, contamos con la presencia de Isaki Lacuesta, Laurent Cantet, Pablo Trapero, Roman Chalbaud, Gustavo Fontán, etc. Y han frecuentado realizaciones de los directores mas renombrados en el circuito festivalero, como las de Lisandro Alonso, Kim ki Duk, Victor Erice, Albet Serra, Takashi Miike y Lucrecia Martel entre otros.

A continuación iré anticipando todas las novedades de este Festival, ya institucionalizado en Ecuador:



Competencia Oficial


Alicia en el País, de Esteban Larraín. (Chile, 2008)

Alicia Esquivel, una niña aymara, en busca de trabajo atraviesa a pié 180 kilómetros de desierto, desde su pueblo natal al sur de Bolivia, hasta la localidad de Chile, San Pedro de Atacama. Un viaje iniciático, despojado y minimalista que delimita un universo único; entregándonos, a su vez, una mirada austera sobre una realidad tapada que se acrecienta día a día.

El Camino, Isthar Yasin Gutiérrez. (Costa Rica, 2007)


Road movie que nos sitúa ante el universo tal cual lo percibe Saslaya, una niña de doce años, quien junto a su hermanito Darío decide abandonar Nicaragua para ir en busca de su mamá a Costa Rica. El film desnuda, sin demagogias ni aleccionamientos, una realidad incómoda que muchos prefieren no ver.

Los Condenados, Isaki Lacuesta. (España, 2009)


Dos ex militantes argentinos se reencuentran treinta años más tarde en una excavación para buscar el cuerpo de un compañero desaparecido . En este encuentro surgirán tensiones y secretos escondidos que aflorarán a medida que se acerquen a una impredecible final, donde no todo es lo que parece.

El Bosque , Piort Dumala. (Polonia, 2009)


Piort Dumala, uno de los mas reconocidos animadores polacos, realiza su primer largometraje fuera de los parámetros de esta técnica. En el “El Bosque” se interna casi de lleno al registro realista. Ambientando en tonos sepias, relata la singular relación de un padre y su hijo que viven en medio del bosque. Metafórica y sumamente artesanal, esta obra nos evoca rastros de Tarkoski y Sokurov.

La Clase, Laurent Cantet. (Francia, 2008)


Retrato de un año escolar en un establecimiento parisino al que asisten adolescentes de las más diversas etnias. La película, basada en la obra del escritor y docente François Begaudeau, quien protagoniza el film junto a un grupo de actores no profesionales (son estudiantes), trasciende el ámbito escolar para dar cuenta de cómo afectan al mismo multiplicidad de factores externos.

Soy Huao, Juan Baldana. (Argentina, 2009)


Juan Baldana se interna en la selva amazónica con una familia huaoraní y registra sus costumbres diarias, como se relacionan entre sí y con las diferentes instituciones (educativa y religiosa) que se acercan a la comunidad. El film además de resaltar como este pueblo funciona en comunidad, nos muestra lo esencial que es para los seres humanos el contacto con la naturaleza.

” title=”” id=link_0>


EL CAMINO de Ishtar Yasin Gutierrez


“Las fronteras son hechas para los pobres, los ricos pueden volar”



“El Camino” es el primer largometraje de Ishtar Yasin Gutierrez. Este aborda el tópico de la migración por necesidad exclusivamente económica y todos los inconvenientes, como el desarraigo, las malas condiciones de vida, la separación entre seres queridos o el abuso infantil, que este fenómeno puede traer aparejado según las causas y condiciones en que transcurra. Este film es una road movie que divaga en la incertidumbre, porque nos situa ante el universo tal cual lo percibe Saslaya, una niña de doce años, quien decide junto a su hermanito menor Dario abandonar Nicaragua, en donde viven con su abuelo en la extrema pobreza, para ir en busca de su mamá quién años atrás fué a Costa Rica en busca de trabajo, de una oportunidad que le brinde otro modo de vida mas digno. La cuestión es escaparse de ese lugar y de los abusos sexuales que padece la niña por parte de su abuelo. La esperanza está en otro lado, allí donde está su madre. Saslaya y Darío conocerán varias personas y lugares, se la arreglaran para comer; y también jugaran. En este trayecto, en el cual están acompañados por otras familias quienes también huyen, merodeará todo el tiempo un señor extranjero, rodeado de lujos y de jóvenes y bellas chicas. El mismo Sr, regenteador y pedófilo, que dará un bellísimo espectáculo de marionetas en la plaza y de quién terminará siendo víctima Saslaya, como tantas otras niñas , cuando se pierda de su hermanito. Rodajes en exteriores con cámara en mano, tomas largas, personajes sin rumbo definido…, una estética que nos remonta a la de la nouvelle vague por su carácter sensible, enlazado con un registro documental, mas terrenal y realista; lo cual nos hace reflexionar en como se expone una triste verdad detrás de esta historia ficcionada.

El clima del film es tan ambivalente, oscila entre lo oscuro, confuso y angustiante, pero a su vez esta teñido de una pureza, de una ingenuidad, ludicidad y ternura propia de un niño. Recurso muy logrado por la directora ya que nos genera mas conmoción involucrándonos emocionalmente con la historia. Y a pesar de la sensación de incertidumbre y de los sucesos que parecen ocasionarse por arte del azar, todo termina girando sobre los mismos ejes, el abuso, el desarraigo, la soledad y la vulnerabilidad a la que se encuentran expuestos los protagonistas. Es una historia rizomática, circular, donde Saslaya parece no tener otra salida que en la de devenir nuevamente victima del abuso sexual.

Es gratificante ver una película que mas allá de sus expectativas formales, las cual efectúa sobradamente, cumpla una funcionalidad como la de sugerir o mostrar la situación de riesgo en la que se encuentra la población mas vulnerable, la de los niños. Ishtar Yasin Gutierrez desnuda, sin demagogias ni aleccionamientos, una realidad incómoda que muchos prefieren no ver.

Maria Paula Rios

” title=”” id=link_0>


TRAILER “EL CAMINO”


ENTREVISTA CON Ishtar Yasin Gutierrez