Posts etiquetados como ‘dustin hoffman’

HERMOSOS PERDEDORES

” title=”” id=link_2>

“Tu última oportunidad” de Joel Hopkins que dirigió y escribió este film cuyo título original es Last chance Harvey, es una “dramedia”, si pudiéramos así llamar a ese híbrido de comedia romántica y dramática. A simple vista, podría resultar una comedia ligera y otoñal como tantas. Pero si uno tiene la paciencia de esperar a que el germen del genio brote, entonces será recompensado con una lección de actuación de talento y sutileza. Kate (una espléndida Emma Thompson) es una mujer madura que ha pasado los cuarenta hace rato, y que mantiene una relación edípica con su madre, (una magnífica Kathy Baker) que no deja de llamarla cada cinco minutos para contarle los pasos que sigue su vecino polaco al que no ha dejado de espiar por la ventana de su casa. Kate es soltera y trabaja en el aeropuerto de Heathrow haciendo encuestas a los pasajeros, entre los que casualmente se encuentra el tal Harvey del título (un magnífico Dustin Hoffman) que a su vez es un frustrado músico de jazz que se gana la vida haciendo jingles para una agencia publicitaria. El tal Harvey viaja a Londres para ser padrino de la boda de su hija, que a último momento le informa que el padrino será su acaudalado suegro, más sólido y mejor plantado no sólo en el plano financiero. Harvey rechazado y humillado por su propia hija decide no quedarse a la recepción y volver a su trabajo en N.Y. Sin embargo, pierde el vuelo y por esa misma razón se queda sin trabajo. Desconsolado, Harvey decide ponerle el pecho más que a la situación, a los tragos con los que apurará tanta humillación. Y es en este mismo punto donde comienza a operar la magia o química entre Harvey y Kate, dos seres que comparten esa rareza y fragilidad que sólo podría tener un unicornio de cristal. Los dos poseen esa cualidad que trasciende el talento y el genio de la actuación: gracia y sutileza. A partir de ese encuentro, nos harán sentir que la ley de gravedad no existe porque todo lo que dicen y hacen se torna vaporoso, evanescente y liviano, en el mejor de los sentidos. Los dos son a simple vista una pareja despareja. Sin embargo, la ligereza de Harvey hará que la diferencia de estatura no se note, porque cuando él camina a su lado, más bien parece flotar. Kate, por su parte, no tiene mejor suerte, viene de una malograda cita a ciegas, porque su candidato justamente no tiene ojos para ella. Sola, sin amor, y con una madre por demás demandante y paranoica: a esta altura el vecino polaco se ha convertido en Jack el destripador, (una sub trama que refleja la desdichada vida de la protagonista: una mujer que mira pasar la vida por una ventana, igual que su madre.) Kate asiste a un taller de redacción porque como le confiesa a Harvey, quiere escribir una novela de esas que venden en los aeropuertos o supermercados. Llegado a cierto punto los dos sienten que ya no pueden separarse. Caminan bordeando el Támesis, conversan y se divierten con los recursos que les quedan: el río, las calles, los árboles y los bancos de un parque. Y eso es todo. O casi. Las miradas de sesgo, las sonrisas apenas dibujadas y los silencios precisos y oportunos, nos hacen creer por un instante que todo es posible, incluso que suceda el amor de la forma más inesperada, deslizándose suave y lento, apenas perceptible, pero tan real como una pequeña barca sobre el Támesis.

Gabriela Mársico

PERDIDOS EN LA NOCHE,

” title=”” id=link_0>

Un film atrapado entre los elementos clásicos y modernos del cine…

Un cowboy de Texas (década del 70) decide emprender viaje hacia New York para trabajar allí de gigoló, taxi-boy, ‘chulo’, en fin vender su cuerpo a las mujeres. Cuando llega se encuentra con que la situación no es tan sencilla como imagino; lo que había representado en su mente (mujeres cayendo a sus pies por su gran atractivo) no coincide con la realidad en esta gran ciudad variada de “ofertas”. Deambulando por las calles se topa con alguién quién le ofrece ser su representante, este le sacará dinero y lo abandonará. Pero, azarosamente, lo encontrará nuevamente en un bar. Desde ese momento iniciaran una singular amistad incitada, mas que nada, por las necesidades y la soledad que ambos padecen.

Podríamos citar en el film tres puntos nodales:

El VIAJE EN COLECTIVO DE TEXAS A NEW YORK: En donde cada objeto, lugar o persona que ve nuestro protagonista, lo remite a una sucesión de recuerdos que están relacionados con su niñez (en los cuales se percibe por recurrencia, la estrecha relación con su abuela) y con los de su adolescencia ( fuertemente ligados a una devastadora relación amorosa). Elementos que nos dan una pista del porque decide ser gigoló. Cuando llega a New York, los recuerdos cesan, pareciera que deja estos atrás para iniciar una vida distinta y se da lugar a una nueva situación, en un tono onírico imagina lo que le gustaría que le pase: escucha una encuesta en la radio sobre el tipo de hombres que prefieren las neoyorquinas y el se imagina en medio de ellas seduciendolas triunfante.

LA VIDA EN NEW YORK: Aquí encuentra que nada tiene que ver con lo que se imagino. Las mujeres lo rechazan y las que no le sacan dinero. Aquí el azar comienza a hilar la historia, ya que se suceden todo tipo de situaciones aisladas, va a tener encuentros con personas que nunca mas volverá a ver. Exceptuando los dos encuentros con ‘Rico’, el renguito ( quién necesita dinero porque esta muy mal de salud) que van a estructurar el sentido de la historia, debido a que sus vidas se uniran para ayudarse mutuamente, para subsistir. En este punto el relato incluye a otro personaje con peso en la historia. No se trata mas del vaquero que vino a la ciudad a triunfar con las mujeres, ahora se trata de la amistad del cowboy y su amigo el rengo y que hacen estos para sobrellevar la soledad. En esta etapa, cuando el vaquero se da cuenta que nada es como pensó, la sucesión de recuerdos que parecían haberse terminado comienzan de nuevo y adquieren mas fuerza, cualquier ruido, persona, lugar u objeto lo remonta a su pasado; resurgen todos sus temores e inseguridades. Por otro lado Rico pone toda las expectativas en su amigo para conseguir dinero y poder cumplir su sueño de ir a Florida, dado que cada vez esta mas enfermo. Otro nexo casual hará que ambos terminen en una fiesta y el cowboy consiga por fin una mujer que le pague adecuadamente y que le de buena reputación como gigoló. Pero irrumpe el hecho de Rico esta muy enfermo y ruega que lo lleve a Florida, por lo que el vaquero consigue dinero y parten rumbo a esta ciudad.

EL VIAJE A FLORIDA: Cuando están por llegar Rico no resiste y muere en el colectivo. En esta etapa surgen cambios, el cowboy ya no tiene mas recuerdos del pasado, en una charla le dice a su amigo que ya no quiere se mas un ‘chulo’ ,que cuando llegue a Florida va a trabajar de cualquier cosa. Este nuevo resurgir queda explícito cuando en una parada del colectivo compra ropa nueva, tira a la basura la vieja y, finalmente, cuando le preguntan de donde es y responde New York.
La escena final, él abrazando a su amigo muerto en el asiento del colectivo.

La película además de manejarse con registros en las calles y bares mostrando tramas cotidianas, y tener el acento puesto en la dimensión social (muestra lo mas marginal de New York), interpela a la memoria emotiva del espectador, porque sentimos empatía con los problemas de los personajes. Debido a este recurso, desde lo metodológico se podría decir que es una película transicional, ya que el régimen de la narración se enrarece, se altera, no es lineal, por lo que hay muchas escenas que no tienen cierre orgánico. Se cruzan infinidad de situaciones que no van a tener una respuesta en ningún momento del film e incluso en el final de este, ya que no sabemos que va a pasar con el personaje, ¿saldrá de este espiral de repetición en cual parece haber quedado atrapado?. El final es indefinido como la vida misma que está en constante cambio; estos elementos demuestran un quiebre en la narración clásica, con final absolutista; dándole paso a un modo formal y no tan estructurado de pensar el cine.

Maria Paula Rios