Archivo para la categoría ‘Futbol’

HISTORIAS DE CIERTO TIPO

Hola y bienvenido a mi blog.

Tipo es un personaje, que se siente diferente al resto y busca ser “normal”, sin saber,
que lo es tanto, como los demás. Tiene su “mundo paralelo” dónde habitan diversos personajes, y tiene charlas con la “Gran Dama” ( la vida), la cual trata de ayudarlo a descubrir la realidad.

Estos cuentos  se dividen en 3 partes.

- HISTORIAS DE CIERTO TIPO

1- El Emporio de los Dones

2- Los Verdaderos Superhéroes

3-   Mitos Urbanos, Suburbanos y Provinciales

4- Educando al Soberano

5- Los Duendes del Fútbol

6-  La culpa fué del arquitecto

7- El Mejor Regalo

8- Las Máximas del Tío Pepe

9- Buscando un símbolo de Paz

10- Los viajes de Marco Tipo

11- Reparando el pasado

12- Clamando por ayuda

13- No lo soñé

14- Personaje en busca de autor

15- Adicciones Peligrosas

16- Si querés chocar, chocá

17- El Fluido Poderoso

18- El Expreso de las Cuatro

- EL MUNDO PARALELO DE TIPO

1- Las 4 Fases de Luna

2- Los que perdieron el juicio

3- El  C.G.P

4- La Familia Tipo

5- El Destacado de la semana

6- El Continuador de Historias

7- Pasá el 30 de Febrero

8- Juegos de la mente

9-  La Historia Diferente

10-  Gira Mágica y misteriosa

11- Un Tipo de Político

12- Bandidos

13- El Corrector

14- Clones

15- Los Controladores de Destinos

16- Los Inyectadores

17- La Prepaga

18- Caras, famas y etiquetas.

19-  Siete Pecados sin Capital

20- Los Reducidores

21- El Locutorio y el Heaven Express

22- 200 años de Tipeadas

23- Los Diagramadores

24- Los Imaginarios

25- Los Inmodificables

26- Ojo con el Ojo

27- Las Versiones Alternativas

28- Art Decó o Art Tipó

29- El Observador de Vidas

30- El DT Interno

-CHARLAS DE TIPO CON LA VIDA

1- La Feria del Libro

2- Los Extras

3- El Salón de los Espejos

4- El Buscador de Tesoros

5- El Diccionario

6- Los Efectos

7- El Momento justo

8- El Almanaque

9- La Torre de Mabel

10- El Barrio Cerrado

11- El Laberinto

12- Los Sueños

13- El Libro de los 100 kms.

14- Depender o no Depender

15- El Atrapador de Momentos

16- Fotos de Tipo, o Tipos de foto?

17- Puntos de vista

Espero sea de tu agrado, te agradezco la visita, si te gustó recomendalo, y dejá tu comentario debajo. Gracias por tu tiempo.

EL MUNDO PARALELO DE TIPO. 30- EL DT INTERNO

  

CUENTO Nº 68 DE LA SAGA.

En una de esas extrañas rarezas que posee el mundo paralelo de Tipo, figuran los DT internos (diferiéncese de los DT interinos, que son otra cosa).

A los que nos referimos hoy son los que tienen a su cargo la táctica y estrategia de cada individuo. Al igual que en el fútbol, los hay ofensivos, defensivos, cautos, arriesgados, y de eso depende la personalidad a seguir por el dirigido.

También a semejanza de los técnicos futboleros, algunos mueren “con la botas puestas” y no cambian su estilo ni a palos. Otros son más pragmáticos, y el resto la pilotean con lo que tienen y pueden.

Y las estrategias se ponen en práctica en encuentros laborales, profesionales, personales, amorosos, familiares, etc. Otro rasgo similar al deportivo son las llamadas “rachas”. Vientos favorables, series consecutivas de “buena suerte” que ayudan, y en mucho a los dirigidos y generan confianza presente y futura.

La diferencia con el “fuchibol” reside en que no se pueden reemplazar. Los contratos son de por vida. Podrán llegar a modificar el estilo raramente, o en algunos casos, con ayuda de algún profesional del campo psicológico. (no siempre visto en el ámbito deportivo). También no están ausentes, los players que a pesar de las directivas de sus técnicos, recurren al “ayudín” para mejorar la performance. No voy a emitir juicio, ya cada uno tiene bastante con su rollo.

Volviendo al planteo, disponen de:

 

-         Un arquero, que en su mejor versión le corresponde atajar lo que venga, dejar pasar lo que no trae peligro (incluidas indirectas y mala onda), y tratar de evitar dolores de cabeza y penas.

 

-         Una línea defensiva fuerte que soporte malos momentos y no deje que se caiga el equipo entero (el individuo mismo).

 

-         Un medio campo contenedor (en todo el sentido de la palabra), que sepa darle equilibrio a la estructura toda.

 

-         Un ataque, que vaya al frente en pos de su objetivo, ganar.

 

Las formas, métodos y armas a utilizar dependen de cada entrenador. Serán lícitas, disimuladas o al filo del reglamento, y en algunos casos fuera de él. Ya sabemos que hay de todo en estos lares.

En todo caso, será el Tribunal de Disciplina el que se encargue de juzgar (esperemos que mejor que en el mundo real) aquellas acciones no permitidas. Y por encima de todo, habrá una instancia superior (no, Grondona, no) .La Gran Dama que todo lo observa y muchas veces alecciona a Tipo en como manejarse, dará la última palabra (ella,no Niembro).

EL 50

untitled

Según Google, el 50 es una línea de colectivos, que va desde la Terminal de Retiro hasta el Barrio Piedrabuena, pero no se trata de esto el título. Sino, del cuento número cincuenta de esta zaga, que comenzó el 5 de noviembre del año pasado. O sea, que ayer se cumplieron ocho meses desde el primer posteo. Doble festejo, entonces. Como siempre, primero las gracias.

A TODOS, por su aliento, comentarios, buena onda y elogios. Se me ocurrió que este post lo hagan ustedes, no con elogios o críticas o sugerencias, sino hablando del personaje. Lo que se le ocurra, desde el momento que se hayan enganchado con la historia. Lo que piensan, cómo se lo imaginan, que le dirían o preguntarían. Prometo solemnemente hacerle llegar todo. Pero solo sobre el personaje, y no sobre el autor. Ya que todo lo que escriban, será posteado a continuación de esta introducción. Les paso la posta hoy. La casa cierra por festejo. Para el finde, vuelve a abrir.

GRACIAS POR TODO A TODOS.

Y a Drina y el Enano, gracias por estar en mi vida.  

Pipercoz.

El ENANO Y DRINA: agradecemos el protagonismo en tus cuentos, y te escribo: te quiero mucho papá , tu enano…….
Te amo muchisimo y miles y miles de felicitaciones Drina.-

MUJER DE 30: Decile al Tipo que los que estamos acá ya lo queremos. Hasta a veces me lo imagino físicamente, recorriendo los mundos paralelos que sólo él sabe dónde encontrarlos…Y el enano…un capo. Nada, dejales un saludo de Mujer de 30, y que sigan viviendo, así seguimos aprendiendo.

PAULA: Querido Tipo, gracias por tus 50 cuentos, aunque no llegué a leerlos todos porque arranqué más tarde. Pero lo que leí, me bastó para aprender de tus historias, para aprender de tus experiencias, de tu sabiduría y coraje para enfrentarte a los distintos personajes que la Gran Dama te ha ido poniendo en el camino, de tu amor a la familia y a los tuyos, de tus pasiones concretadas y frustradas…y no sigo porque sería interminable. Las gracias son nuestras, de tus lectores hacia a vos, porque de cada relato, se aprende algo para la vida. GRACIAS

YESIS: me encanta Tipo por estar perdido, por las prácticas continuas de buscar su lugar, de vivir las situaciones inéditas que vive. No voy a hablar del autor porque simplemente diría “que grande”.Tipo encontró algo que realmente le guste o le apasione?

BIBI: 50 cuentos que no son pocos y que nos hacen reflexionar, reír y emocionar todos los días. Descubrir al tipo es una manera de ir descubriéndonos un poco todos a través de su periplo por la vida que no es poco!!
Que decirle??? Que siga compartiendo sus andanzas, que acá estamos como siempre aguardando por más!!!

MARIA CECILIA: Creo que Tipo es un ser de otro planeta, que tiene una mirada muy distinta de la que cualquiera puede esperar, tiene la ingenuidad de un niño y la picardía de un anciano, tiene un foco avisor que ve las cosas de colores impensados, extravagantes, curiosos, desfachatados…
Una optima muy creativa de todas las situaciones!

EBE CANE: Tipo se busca, se encuentra y pernocta en las situaciones más inverosímiles.
Desde su periscopio mental, ve las cosas más inconcebibles y las afronta con peculiaridad imprevisible. Las vive y desarrolla como salgan, sin prejuicios ni ambivalencias preventivas.
Es solitario, decidido e inconsecuente. Si algo sale mal, al punto trata algo diferente sin tiempo que lo detenga, ni reloj que marque su paso.
Es bien querido y sus historias llenan mis horas de regocijo.

LAUR: te cuento mi experiencia con tipo…muchas de sus locuras me han sucedido a mí…bueno no es que viva en un mundo paralelo pero si hay situaciones que le pasan que me resultan bien familiares…
quizás por eso desde que lo empecé a leer su historia, la comente como si él mismo la estuviera contando.. Me pareció, original, entretenida, graciosa y muchas veces me dejo pensando. Original, entretenida, graciosa y otras veces me ha dejado pensando.

DOBLE U: No he leído todos los post, pero en algunos hasta me he sentido identificado; me dejó esa sensación de mirar todo por un calidoscopio, tratando de descifrar las figuras que danzan frente a mí. La constante búsqueda del ser y de (con el poco tiempo que llevamos en la tierra) enseñar a nuestros “enanos” donde estamos parados. Que podemos llegar a las nubes si las buscamos, que están ahí, solo que es difícil llegar.

VANINA: Yo propongo que al Tipo lo operen del Juanete y le hagan su partido homenaje… se lo merece… es un buen tipo…

ALI1: Maravilla de originalidad.

TINA: tengo presente que he disfrutado mucho con la lectura de varios artículos de tu blog. Así que, congratulations, y a cumplir muchos meses más.

ATHENEA: Tipo sin dudas es un personaje,que invita a la reflexión,esa es la sensación que siempre me llevo.Además de divertirme con ese mundo paralelo,que al fin al cabo,no es estan descabellado…
me pregunto si Tipo de animá a cantar o bailar por un sueño
Eso le falta y ya será el nuevo Tito pero de clarin blogs.

GALLEGOLAND: Para mí Tipo y el autor… no digo que son lo mismo pero casi. Tipo es tu “tipo” de creatividad, un pedacito de tu cabeza, un “tipo” de escritura de ficción. Un TI-PA-ZO.

MERY: Debo admitir que leo tus historias porque algunas me hacen reír, otras me enternecen y confirmas mas de una vez de que todos tenemos alguna conexión con el mundo paralelo solo si lo dejamos entrar, también me sentí reflejada en varios de tus episodios y no te enojes con piper el también como todos nosotros es un simple y buen tipo…saludosss!!! y éxitos en todo lo que emprendas!!!

CLA9: Querido tipo:  felicitaciones por tus cincuenta, que no son pocos. tampoco muchos, porque con tu humor sereno y tu mirada nueva hacia las cosas cotidianas, cada día se abre una nueva galaxia. es un placer explorarlas a través de tus palabras!!! skå!!!

JORGELUIS: Vos sos un perseguidor de sueños, un personaje querible, un revelador de historias y personajes que de no ser por tus cuentos, habrían quedado olvidados injustamente.
Gracias a vos, estamos recuperando, rescatando a través de tu zaga, ese pasado oculto por la historia oficial,que nos pertenece un poco a casi todos.
Estos 50 primeros posts, ya forman parte de tu antología personal.
Imprescindibles.
Como tipo!!

BETINA PIVOVAR: La verdad que tus mundos paralelos son una genialidad, siempre me sorprendo, nunca es igual, eso me lleva siempre a seguir leyendote, la sorpresa, pero no logro imaginar como haces para desmembrar ese personaje, de vos mismo. que loco, me gusta mucho.

BLOGUEEMOS: Pasa el tiempo, nos vamos y volvemos algunos a los blogs, y no nos damos cuenta que perdimos la cuenta!!! y van ya 50 historias disfrutadas.

MISS SUNSHINE: llegue tarde, pero llegue. Al principio cuando enganche el blog no lo terminaba de entender, luego con el tiempo me di cuenta como era Tipo, como se componia su vida y mas o menos como era. Lo que mas me gusta es que Tipo me parece alguien muy sano, muy fantasioso y muy humano a la vez. Me deja pensando y muchas veces me emociono por recordar historias mias gracias a el.

LOS DUENDES DEL FUTBOL II

Premios 20Blogs

Resize of estadio_banfield


 

Tras la conscripción de los mismos, pusieron manos a la obra. Como los efectos no fueron inmediatos, algunos pensaron en renunciar, pero los duendes dijeron Somos duendes, no Dios, milagros no hacemos”. Así que su máximo esfuerzo consistía en corregir las trayectorias de los tiros, que constante y porfiadamente, Tipo efectuaba a fin de conseguir goles, que lo catapultaran a la consideración grupal. Y la empezó a conseguir, para asombro de propios y extraños, una tarde-noche en la vieja cancha de Primero de  Mayo en Escalada. Tomó el balón y ejecutó un remate como tantos, pero esta vez con su pierna menos hábil (¿cuál?, si las dos eran iguales) ante la indiferencia de sus propios compañeros que se dieron vuelta, esperando que su remate se fuera, una vez mas afuera. Pero ocurrió lo inesperado, de lo que solo el arquero rival y unos curiosos fueron testigos. La bola, tras dar una rara parábola, ingresó por el ángulo superior izquierdo. La sorpresa fue mayúscula, tras el grito de “GOLAZO” y una carrera loca por parte del autor de la joya. Los duendes sonrieron satisfechos, pero sabían que aun les esperaba una ardua tarea. Concluyeron y no con poca razón, que ese gol sería atribuido a la buena suerte o al viento. Habría que ratificarlo, y para ello contaban de aliada con la porfía de Tipo, conocida en la jerga futbolera como típica de un “morfón”. Según él, el puesto de numero nueve, era mas ingrato que el de arquero. Los volantes y los defensores predicaban esa máxima de que los goles recibidos también eran culpa de los delanteros. Bah, todo era culpa de los delanteros, los goles errados, las tarjetas amarillas, el dengue, la caspa y demás yerbas. A pesar de la tristeza y decepción que esto le causaba, el proyecto de goleador creía interiormente que lo ocurrido la semana anterior, era solo un golpe de suerte. Podría atribuirlo, a un gesto divino en retribución, por alguna obra de bien hecha recientemente. Repaso su semana y no encontró nada maravilloso realizado por él, salvo acercar la silla a su amiga en un cumpleaños. Por desgracia, otra chica estaba queriendo sentarse en la misma, en el mismo instante, lo que provocó que lo siguiente que su asentadera sintiese, fuera el duro y frío suelo. Lo descartó como hecho digno de ser recompensado y se resignó, agradeciendo a Dios y al viento del oeste, que soplaba ese anochecer.

El próximo partido se destapó y convirtió tres goles, todos de exquisita factura, diría un comentarista masticando una medialuna. Y así siguió su campaña goleadora tan meteórica como inexplicable dadas sus limitaciones, pero así es el fútbol. “La dinámica de lo impensado”, decía Panzeri, aunque en este caso, quedaría mejor decir como Los Beatles “Con una pequeña ayuda de mis amigos”, en este caso los duendes. 

Su carrera futbolística barrial se vio interrumpida, por una rara lesión que le provocaba un gran dolor al patear. Tras consultar con varios traumatólogos y luego de varios diagnósticos erróneos, un tal Dr. Fiks dio en la tecla: “Artrodesis Metarso Falángica”,

traducido en buen romance: “Juanete”. Pero pudo cumplir su sueño antes de retirarse definitivamente, aunque sin partido homenaje. Logró convertir un gol en su amada cancha de Banfield, en el mismo arco donde años después, vio hacer goles a Lujambio, Bilos o el  maestro Garrafa. Sin saber que iba ser su último partido, gritó mas fuerte que nunca, ese gol frente al combinado del Diario La Unión de Lomas de Zamora. Y se marchó en silencio, igual que como había llegado. Engrosando la infinita lista de futbolistas frustrados, olvidados, postergados, poco talentosos, amateurs y demás que inevitablemente, tras una carrera incipiente bajan por el túnel, rumbo al olvido de muchos y al recuerdo propio.

LOS DUENDES DEL FUTBOL I

Premios 20Blogs

Sumándome a la fiesta mundialista, un resposteo futbolero, sobre la incursión de Tipo en el mundo futbolero.

Smurfs_Ravensburger_Puzzle_Soccer

 

Tipo nunca fue un dotado para los deportes. Su habilidad siempre fue digna de un aficionado… aficionado a verlos por televisión. Desde su infancia, el fútbol le dio un lugar privilegiado: el mirar los mismos desde el arco, tratando de evitar lo inevitable, el gol en su propia valla. Como arquero tenía un estilo raro, casi único. Salvaba los tiros con una espectacularidad al volar, digna de un Pato Fillol, pero solamente los que iban a su lado izquierdo. Las pelotas a su derecha eran contempladas mansamente, constituyendo un fenómeno casi clínico, digno de ser estudiado por algún facultativo ocioso. Eso, sumado a la altura que los estudios médicos estimaban a futuro, no superaría el metro setenta y dos, cercenó tempranamente su sueño de calzarse alguna vez, el buzo de arquero profesional. Sus quince minutos de fama en el puesto los vivió en la secundaria, donde en vez de desviar los tiros y forzar un esporádico corner, daba rebote para que el atacante volviera a patear y así volver a lucirse una y otra vez, hasta que finalmente la bola ingresaba entre los  tres palos. Esto le producía amplio placer, porque erróneamente creía que el ser rebotero lo transformaba en un gran golero, y no entendía porque sus compañeros no compartían esta idea. A fuerza de insultos varios, probó otra opción, cambiar de puesto. Si bien su número de la suerte era el siete, la gloria aguardaba bajo la casaca número nueve. En realidad Gloria cansada de esperar, se fue con el 9 de San Martín de Burzaco, convirtiéndose en la pionera de una nueva raza de mujeres, que en el futuro serían denominadas despectivamente, con el término “botineras”. No se sabe si este apelativo se utilizó por noviar con el jugador, o devino por causa del apodo que tenía de pequeña, por ser hija del fabricante de botines Fulvence.

Volviendo al novato centrodelantero, digamos tras un período de sequía futbolística y de la otra, el cambio de puesto comenzaba a dar resultados. Primero, porque al estar alejado del propio arco, la posibilidad de recibir un gol en contra por su culpa, era remotísima. Ni por asomo su torpeza iba a permitirle, un disparo en retroceso de casi 80 metros. Segundo, se sentía más partícipe del juego, que en la antigua posición de espectador inmóvil, a la que los tres palos lo tenían condenado. Pero la pelota seguía sin convertirse en su amiga, para lo cual tenía una teoría. Siendo un componente con artículo femenino, naturalmente tenía que serle esquivo, como las compañeras del secundario. Así que, de la misma manera que ocurría en las mañanas de colegio y las tardes de barrio con ellas, a la redonda la veía pasar, la miraba y, eventualmente, la perseguía. Una verdadera metáfora, utilizada también por muchos periodistas “se juega como se vive”. Y una vez más la intervención divina, como casi en todas estas historias, iba a jugar su papel determinante. En este caso, personificada en los llamados “duendes del fútbol”, hombrecillos que nutridos del espíritu de grandes centroforwards, colaboraban a fin de disimular, limitaciones varias, pifias y otras fallas de aquellos que osaban ponerse la casaca 9. Cuantas veces escuchamos la frase “tocado con la varita” o “que país generoso”, refiriéndonos a ilustres apellidos como el piojo López o Julito Cruz ; tipos que nunca fueron iluminados ,ni siquiera habilidosos , pero han sabido llegar a primera, jugar en grandes equipos, jugar en el exterior y peor aún, ponerse la camiseta de la selección. Muchos casos como esos, podrían ser parte de historias de misterios inexplicables, más que de crónicas deportivas.   

En este caso, los duendes no se nutrieron de espíritus de grandes centrodelanteros, sino de gente que alguna vez, tuvieron sus quince minutos de fama, o mejor dicho, sus quince partidos de esplendor. Los duendes que se apiadaron del pobre Tipo, convocaron a los espíritus vivos (porque aun no fallecieron) de delanteros como Randazzo (6 goles en 6 partidos y nunca mas), Seppaquercia (gol de la mitad del campo a los 5 segundos y olvido) y demás que estuvieran a mano o mejor dicho material de descarte disponible para la ocasión.  A estos duendes, erróneamente creían que un apellido rimbombante era sinónimo de calidad de juego. Por eso recurrieron al Archivo General de Fútbol, tomo (obvio) Nueve y buscaron alguno mas para relleno. Fácilmente cayeron bajo la seducción irresistible de apellidos como Britapaja, el actual Stracqualursi y otros ignotos como Lopez Camelo y Montoto.

Continuará . . .

EL MUNDO PARALELO DE TIPO. 10- GIRA MAGICA Y MISTERIOSA

l207

 

N del A: Gracias . . . a los que están, los que se fueron, y a los que se sumaron. Son todos buena gente y muyyyy generosos con sus comentarios. En Marcadores están los primeros cuentos, por si quieren saber como empezó este delirio.

 

A mediados de los 90, y bajo la influencia McCartneyana, Tipo quiso hacer su propia versión de la Gira Mágica y Misteriosa del 67. El objetivo era muy distinto al de Sir Paul and Beatles. Un poco por aburrimiento, y en gran medida en gratitud a lo que había recibido desde niño, y luego de joven, deseaba rendir homenaje a los cómicos de nuestro país. Esos que le habían alegrado sus tardes y noches, (recuerden que en su niñez no había tele a la mañana, ni 1500 canales, solo 5) y que según su óptica, no debían caer en el olvido. Algunos ya no estaban, otros estaban en el final de su carrera, y otros era como si hubieran desaparecido.
Para cumplir con su deseo, contó con la invalorable colaboración, de sus antiguos jefes de su último empleo. Los mismos donaron al proyecto en ciernes, una moderada suma. Con tanto cambio de moneda y cotizaciones, quise averiguar el monto. Pero me encontré con la sorpresa, mientras investigaba para este escrito, que los susodichos, nunca se habían enterado de tal erogación. La información correcta era, que habían prescindido de los servicios de nuestro personaje, y que el dinero correspondía en realidad a la indemnización. Bueno, sea como fuere, la plata fue invertida en un viejo colectivo Bedford, que serviría para transporte de unos imitadores de dudosa calidad, la mayoría conocidos de Tipo. Cada uno imitaría a un diferente personaje de la lista preparada con anterioridad. Con la inefable colaboración de su amigo, Anguita Picholo, su mano izquierda como se autodefinía este amigo de la adolescencia. ( porque no quería saber nada con la derecha, ni con la mano, ni con nada). La cuestión, que marcaron su itinerario, por remotos pueblos del interior del país. Tratándose de Tipo, los destinos preferidos eran de la pcia de Córdoba. Tuvieron un aceptable éxito, a pesar de la no tan excelsa calidad de los imitadores. Parecía como que la gente padecía, una necesidad de seguir teniendo a sus comediantes de siempre, vigentes aunque fuera a través de unas malas copias. Pero por ahí, en sus mentes, en ese momentos vislumbraban a Marrone o Sandrini, y no a Gianni Parezco o Esteban Kero, sus clones.
Mucha gente esperaba a la salida de los viejos cines de pueblo, para agradecerle a Tipo, el homenaje dado a sus ídolos del ayer.
El tema fué, cuando quiso repetir la experiencia diez años después. Ya en el nuevo siglo, las cosas fueron en parte diferentes. En el plano artístico, Olmedo, Portales y Porcel ya no estaban, el clan de los Uruguayos no aportaba, y Tipo intentó reciclar su antiguo éxito, incorporando imitadores de estos grandes.
En resumen, la conclusión fue la siguiente: el público asistente era exactamente el mismo de una década atrás. Las mismas personas, volvieron a saludar el regreso de la trouppe a sus pueblos. O sea, la misma generación.
Luego de concluida la gira, casi igual de exitosa, se juntó con su amigo, en el café del último pueblo.

 

- “Qué crees que pasó, Anguita?”

- “Mirá, hablé con alguna gente, y me dijeron que esa clase de humor, ya no pega tanto Es demasiado sano, muy naif para hoy. Los tiempos cambiaron”.

- “El humor no cambia, amigo. Creo que a todos nos hace gracia ver como otro se cae o tropieza, o los tortazos de los 3 Chiflados. ¿Eso también prescribió?

- “Como en todo hay excepciones, pero convencete Tipo. Hay cosas que van con una época, y en este caso, esa época se fue. Acordate que lo ayer era exitoso, hoy no lo sería. ¿Quien vería hoy a Puig haciendo Grande Pá? ¿Haría hoy esos 40 o 60 puntos de rating?”

- “Me cuesta resignarme. Yo la pasaba bien en ese entonces, y estos días de recuerdos, también”

- “Yo también, pero hacé de cuenta que viste un partido viejo. Es para ver, de vez en cuando, pero no todos los días”.

 

Tipo nunca terminó de asimilarlo. Le echaba la culpa a algún personaje malévolo del mundo paralelo. Tal cual ocurrió en su propia vida con Yeipí (recordar “La culpa fue del arquitecto”) http://blogsdelagente.com/ciertotipo/2009/12/14/la-culpa-fue-del-arquitecto . Sabía de la existencia de “los actualizadores”, una logia secreta. Estos, al igual que los programas de PCS, actualizaban la mente humana, a una versión mas moderna (Ej: Hemisferios 2000 versión 5.0). Por ahí era eso lo que ocurría, y el humor sin puteadas ya no causaba gracia. Quizás también, fuese el motivo de que otras cosas, hagan reír a la gente de hoy. En medio de tanta reflexión, otra vez la voz de Enano, lo volvió a la realidad.

“Pá, acá en la PC hay un mensaje. Tenés que actualizar el office”

HISTORIAS DE CIERTO TIPO. 5- LOS DUENDES DEL FUTBOL

 

 

   Los duendes del fútbol

 

 

Tipo nunca fue un dotado para los deportes. Su habilidad siempre fue digna de un aficionado… aficionado a verlos por televisión. Desde su infancia, el fútbol le dio un lugar privilegiado: el mirar los mismos desde el arco, tratando de evitar lo inevitable, el gol en su propia valla. Como arquero tenía un estilo raro, casi único. Salvaba los tiros con una espectacularidad al volar, digna de un Pato Fillol, pero solamente los que iban a su lado izquierdo. Las pelotas a su derecha eran contempladas mansamente, constituyendo un fenómeno casi clínico, digno de ser estudiado por algún facultativo ocioso. Eso, sumado a la altura que los estudios médicos estimaban a futuro, no superaría el metro setenta y dos, cercenó tempranamente su sueño de calzarse alguna vez, el buzo de arquero profesional. Sus quince minutos de fama en el puesto los vivió en la secundaria, donde en vez de desviar los tiros y forzar un esporádico corner, daba rebote para que el atacante volviera a patear y así volver a lucirse una y otra vez, hasta que finalmente la bola ingresaba entre los tres palos. Esto le producía amplio placer, porque erróneamente creía que el ser rebotero lo transformaba en un gran golero, y no entendía porque sus compañeros no compartían esta idea. A fuerza de insultos varios, probó otra opción, cambiar de puesto. Si bien su número de la suerte era el siete, la gloria aguardaba bajo la casaca número nueve. En realidad Gloria cansada de esperar, se fue con el 9 de San Martín de Burzaco, convirtiéndose en la pionera de una nueva raza de mujeres, que en el futuro serían denominadas despectivamente, con el término “botineras”. No se sabe si este apelativo se utilizó por noviar con el jugador, o devino por causa del apodo que tenía de pequeña, por ser hija del fabricante de botines Fulvence.

Volviendo al novato centrodelantero, digamos tras un período de sequía futbolística y de la otra, el cambio de puesto comenzaba a dar resultados. Primero, porque al estar alejado del propio arco, la posibilidad de recibir un gol en contra por su culpa, era remotísima. Ni por asomo su torpeza iba a permitirle, un disparo en retroceso de casi 80 metros. Segundo, se sentía más partícipe del juego, que en la antigua posición de espectador inmóvil, a la que los tres palos lo tenían condenado. Pero la pelota seguía sin convertirse en su amiga, para lo cual tenía una teoría. Siendo un componente con artículo femenino, naturalmente tenía que serle esquivo, como las compañeras del secundario. Así que, de la misma manera que ocurría en las mañanas de colegio y las tardes de barrio con ellas, a la redonda la veía pasar, la miraba y, eventualmente, la perseguía. Una verdadera metáfora, utilizada también por muchos periodistas “se juega como se vive”. Y una vez más la intervención divina, como casi en todas estas historias, iba a jugar su papel determinante. En este caso, personificada en los llamados “duendes del fútbol”, hombrecillos que nutridos del espíritu de grandes centroforwards, colaboraban a fin de disimular, limitaciones varias, pifias y otras fallas de aquellos que osaban ponerse la casaca 9. Cuantas veces escuchamos la frase “tocado con la varita” o “que país generoso”, refiriéndonos a ilustres apellidos como el piojo López o Julito Cruz ; tipos que nunca fueron iluminados ,ni siquiera habilidosos , pero han sabido llegar a primera, jugar en grandes equipos, jugar en el exterior y peor aún, ponerse la camiseta de la selección. Muchos casos como esos, podrían ser parte de historias de misterios inexplicables, más que de crónicas deportivas.

 

En este caso, los duendes no se nutrieron de espíritus de grandes centrodelanteros, sino de gente que alguna vez, tuvieron sus quince minutos de fama, o mejor dicho, sus quince partidos de esplendor. Los duendes que se apiadaron del pobre Tipo, convocaron a los espíritus vivos (porque aun no fallecieron) de delanteros como Randazzo (6 goles en 6 partidos y nunca mas), Seppaquercia (gol de la mitad del campo a los 5 segundos y olvido) y demás que estuvieran a mano o mejor dicho material de descarte disponible para la ocasión. A estos duendes, erróneamente creían que un apellido rimbombante era sinónimo de calidad de juego. Por eso recurrieron al Archivo General de Fútbol, tomo (obvio) Nueve y buscaron alguno mas para relleno. Fácilmente cayeron bajo la seducción irresistible de apellidos como Britapaja, el actual Stracqualursi y otros ignotos como Lopez Camelo y Montoto.

Tras la conscripción de los mismos, pusieron manos a la obra. Como los efectos no fueron inmediatos, algunos pensaron en renunciar, pero los duendes dijeron “Somos duendes, no Dios, milagros no hacemos”. Así que su máximo esfuerzo consistía en corregir las trayectorias de los tiros, que constante y porfiadamente, Tipo efectuaba a fin de conseguir goles, que lo catapultaran a la consideración grupal. Y la empezó a conseguir, para asombro de propios y extraños, una tarde-noche en la vieja cancha de Primero de Mayo en Escalada. Tomó el balón y ejecutó un remate como tantos, pero esta vez con su pierna menos hábil (¿cuál?, si las dos eran iguales) ante la indiferencia de sus propios compañeros que se dieron vuelta, esperando que su remate se fuera, una vez mas afuera. Pero ocurrió lo inesperado, de lo que solo el arquero rival y unos curiosos fueron testigos. La bola, tras dar una rara parábola, ingresó por el ángulo superior izquierdo. La sorpresa fue mayúscula, tras el grito de “GOLAZO” y una carrera loca por parte del autor de la joya. Los duendes sonrieron satisfechos, pero sabían que aun les esperaba una ardua tarea. Concluyeron y no con poca razón, que ese gol sería atribuido a la buena suerte o al viento. Habría que ratificarlo, y para ello contaban de aliada con la porfía de Tipo, conocida en la jerga futbolera como típica de un “morfón”. Según él, el puesto de numero nueve, era mas ingrato que el de arquero. Los volantes y los defensores predicaban esa máxima de que los goles recibidos también eran culpa de los delanteros. Bah, todo era culpa de los delanteros, los goles errados, las tarjetas amarillas, el dengue, la caspa y demás yerbas. A pesar de la tristeza y decepción que esto le causaba, el proyecto de goleador creía interiormente que lo ocurrido la semana anterior, era solo un golpe de suerte. Podría atribuirlo, a un gesto divino en retribución, por alguna obra de bien hecha recientemente. Repaso su semana y no encontró nada maravilloso realizado por él, salvo acercar la silla a su amiga en un cumpleaños. Por desgracia, otra chica estaba queriendo sentarse en la misma, en el mismo instante, lo que provocó que lo siguiente que su asentadera sintiese, fuera el duro y frío suelo. Lo descartó como hecho digno de ser recompensado y se resignó, agradeciendo a Dios y al viento del oeste, que soplaba ese anochecer.

El próximo partido se destapó y convirtió tres goles, todos de exquisita factura, diría un comentarista masticando una medialuna. Y así siguió su campaña goleadora tan meteórica como inexplicable dadas sus limitaciones, pero así es el fútbol. “La dinámica de lo impensado”, decía Panzeri, aunque en este caso, quedaría mejor decir como Los Beatles “Con una pequeña ayuda de mis amigos”, en este caso los duendes.

 

Su carrera futbolística barrial se vio interrumpida, por una rara lesión que le provocaba un gran dolor al patear. Tras consultar con varios traumatólogos y luego de varios diagnósticos erróneos, un tal Dr. Fiks dio en la tecla: “Artrodesis Metarso Falángica”, traducido en buen romance: “Juanete”. Pero pudo cumplir su sueño antes de retirarse definitivamente, aunque sin partido homenaje. Logró convertir un gol en su amada cancha de Banfield, en el mismo arco donde años después, vio hacer goles a Lujambio, Bilos o el maestro Garrafa. Sin saber que iba ser su último partido, gritó mas fuerte que nunca, ese gol frente al combinado del Diario La Unión de Lomas de Zamora. Y se marchó en silencio, igual que como había llegado. Engrosando la infinita lista de futbolistas frustrados, olvidados, postergados, poco talentosos, amateurs y demás que inevitablemente, tras una carrera incipiente bajan por el túnel, rumbo al olvido de muchos y al recuerdo propio.