Un barrio poblado de árboles

ALAMO ALTO, PANAMERICANA KM 44 | EN MASCHWITZ

El emprendimiento tiene el 30 por ciento de la superficie destinada a la vegetación. Es elegido como lugar de residencia permanente. Un barrio tranquilo, con grandes lotes poblados de árboles. Así es Alamo Alto, un emprendimiento que conserva la esencia de la zona, en donde hubo un tiempo en el que las casas quintas dominaban el lugar.

Fresnos, eucaliptus y álamos, jacarandáes ocupan el 30 por ciento del predio de 23 hectáreas,que está dividido en 153 lotes. Los terrenos son amplios, tienen entre 850 y 1.800 metros cuadrados.

La arquitectura de las construcciones del barrio es distintiva. Las 85 casas del barrio comparten un estilo. Predominan los chalés con ladrillos a la vista con techo a dos aguas y casas con reminiscencias clásicas.

“El barrio aún no tiene infraestructura social ni deportiva, pero hay terrenos destinados para que el consorcio las construya a futuro”, comenta Alejandra Vallarino, consultora inmobiliaria a cargo de la comercialización de Alamo Alto.

Oferta inmobiliaria

En este momento, quedan 20 lotes en venta, ubicados en distintas áreas del barrio, con precios que van desde US$ 38.000 hasta US$ 50.000. Además de lotes, se pueden adquirir casas de reventa, con precios que arrancan en US$ 140.000 y, en algunos casos, con posibilidades de financiación.

El complejo tiene una buena ubicación. Está sobre la ruta 26, a 1.500 metros de la Panamericana ramal a Escobar, que le asegura un rápido acceso desde y hacia la capital, y también al pueblo de Maschwitz, en donde hay colegios, centros médicos y comerciales a muy poca distancia.

Esta característica, sumada a la increíble y cuidada vegetación del lugar y a la tranquilidad del entorno son atractivos que llevaron a que la gran mayoría de los propietarios transformaron a Alamo Alto en su lugar de residencia permanente.

El sereno encanto de un barrio residencial

LOMAS DE BENAVIDEZ, PANAMERICANA ESCOBAR KM 38.5 | EN BENAVIDEZ

Un ambiente residencial con todas las comodidades y servicios al alcance de la mano distinguen al barrio cerrado Lomas de Benavídez.

Concebido como un desarrollo familiar, se caracteriza por su diseño urbanístico pensado en sintonía con el paisaje y resguardando la intimidad de los vecinos.

Ubicado sobre una avenida y a 700 metros del ramal Escobar de la Panamericana, está dividido en 110 lotes con superficies que van de 750 a 800 metros cuadrados.

Se ingresa por una avenida principal, flanqueada por robles, de la cual se desprenden, a la izquierda, cinco calles que finalizan en cul de sac y que permiten un fácil acceso a las viviendas, al mismo tiempo que garantizan una baja densidad vehicular. Estas arterias interiores son flanqueadas por sauces, liquidámbares y fresnos, entre otras especies.

Por sus características, el emprendimiento se consolidó rápidamente y al poco tiempo de su creación no quedaban lotes a la venta. Sin embargo, se pueden adquirir casas de reventa a partir de US$ 165.000. Por esta suma, por ejemplo, se accede a una vivienda de tres dormitorios, el principal en suite, living, cocina comedor diario, family room, dependencia, cochera cubierta, galería, parrilla, piscina y jardín parquizado.

El entorno del barrio suma un atractivo extra. Emprendimientos privados y antiguas quintas aportan el magnetismo de coloridas arboledas que, en conjunto, dibujan una postal indeleble de la naturaleza.

La cercanía a Benavídez y su fácil acceso a Tigre son algunas de las razones que incentivaron a la mayoría de los compradores a levantar su vivienda permanente. Una amplia oferta educativa, recreativa, comercial y de servicios, hacen de Lomas de Benavídez un lugar ideal para disfrutar durante todo el año.

Propuesta residencial con estilo joven

BENAVIDEZ GREENS, PANAMERICANA RAMAL ESCOBAR KM 35,5 | EN TIGRE

Inaugurado en 2001, tuvo una rápida consolidación. Posee todos los servicios e infraestructura de esparcimiento.

Las urbanizaciones con rápidos accesos, pequeña infraestructura de esparcimiento y ubicados en una zona con propuestas educativas, comerciales y de servicios, se consolidaron rápidamente como barrios residenciales. Este es el caso de Benavídez Greens, emplazado sobre el kilómetro 38,5 de Panamericana ramal Escobar.

Inaugurado a mediados de 2001 fue elegido por matrimonios jóvenes con chicos en edad escolar, que buscaban un marco espacioso y natural para su familia.

El barrio cerrado, a pocos minutos del centro de Tigre, a menos de diez cuadras de Benavídez y próximo a Garín, ocupa un predio de siete hectáreas que fue dividido en 76 lotes de 600 a 700 metros cuadrados.

El emprendimiento está habitado por 70 familias que residen en forma permanente. Los vecinos tienen a su disposición, entre otras comodidades, plazas, cancha de fútbol y salón de usos múltiples.

A la ventaja de su baja densidad se suma su diseño urbanístico. El trazado de sus calles, iluminadas con farolas de refinado de estilo, permite fácilmente el acceso a todas las viviendas. Los desarrolladores privilegiaron las áreas verdes, creando espacios para disfrutar de la tranquilidad garantizada por el entorno.

La disposición de los lotes y los retiros entre medianeras aseguran una total privacidad.

Aunque no quedan lotes a la venta se pueden adquirir casas a estrenar o de reventa. Por ejemplo, una vivienda de tres dormitorios, living comedor y family room, se cotiza a US$ 138.000.

Rodeado de urbanizaciones privadas y de importantes casaquintas, Benavídez Greens es uno de los referentes característicos del mercado inmobiliario en el partido de Tigre.

Country náutico de alta gama

Fue la primera urbanización con marina propia. Ya consolidado, tiene una exclusiva oferta comercial.

Canales navegables que se entremezclan con los sectores residenciales. Una inmensa bahía. Casas de estilo mediterráneo. Y vistas agrestes en estado puro. Con estas características, el Boating Club, instalado en la zona del bajo de San Isidro, logró una impronta única y diferente al resto de las urbanizaciones cerradas.

Construido a mediados de los 60, el country se destaca por su plan urbanístico, que se convirtió en un modelo de diseño para las urbanizaciones náuticas más modernas.

Para darle un mayor protagonismo al río, la mayoría de los sectores residenciales están trazados alrededor de una red de canales navegables.

Además, alrededor de una pequeña bahía se instaló un sector de dormies. Los departamentos tienen de uno a tres dormitorios y están construidos de cara a la marina.

El country también cuenta con un sector con instalaciones de uso común, que se encuentra apartado del resto de la urbanización.

El predio ofrece las comodidades y servicios de un verdadero club social. Un club house con restaurante y confitería, el gimnasio con aparatos, las canchas de tenis y la pileta de natación con solárium conforman su infraestructura.

Como alternativa extra, hay un sector de amarras que se ofrecen en alquiler, para los propietarios que no cuentan con una amarra propia.

El country figura como la primera urbanización con infraestructura náutica del país. Se encuentra totalmente desarrollado y actualmente no hay terrenos disponibles. Solamente se consiguen viviendas de reventa, de diseños exclusivos, y dormies (algunos para reciclar).

En cuanto a los valores inmobiliarios, para comprar una casa hay que pensar en invertir desde US$ 500.000 (este valor corresponde a una propiedad sin amarra propia). Las más cotizadas superan el millón de dólares. En tanto, el valor de los dormies de dos dormitorios y living ronda los US$ 220.000.

Con estas características, el Boating Club figura como una alternativa para quienes buscan vivir en un espacio super exclusivo y con el estilo de un clásico.

Disfrutar del verde y de la náutica

ALBANUEVA, RUTA 27 E INTERISLEÑA | EN TIGRE

El barrio cerrado, en pleno desarrollo, tendrá una amplia infraestructura social y deportiva. La mayoría de los lotes tiene amarras y salida al río Luján. En preventa, se comercializan desde US$ 160.000

A 30 kilómetros de la Capital y a sólo tres del centro de la ciudad de Tigre, se encuentra el barrio cerrado Albanueva. Se trata de un proyecto náutico cuya primera etapa de desarrollo se completará en setiembre. La finalización de las obras previstas en su masterplan está pautada para mayo de 2009.

La extensión total del emprendimiento es de 76 hectáreas, divididas en 284 lotes con superficies que van de 900 a 1.200 metros cuadrados. Del total de parcelas, hay 214 que cuentan con amarras y salida al río a través de un canal de 35 a 140 metros de ancho. Eso representa el 70 por ciento de las áreas residenciales que se están comercializando.

Los terrenos sobre el agua tienen como mínimo 20 metros de costa y una longitud de amarra de 8 a 15 metros.

Una importante infraestructura social y deportiva se sumará a la actividad náutica. Contará con un club house de 1.400 metros cuadrados con bar y restaurante. Una pileta cubierta y climatizada , un spa y un gimnasio con amplios vestuarios constituirán un espacio ideal para el relax.

Los más pequeños también han sido tenidos en cuenta y habrá un kinder con un completo sector para juegos.

Un amplia área deportiva aportará seis canchas de tenis, dos de fútbol y un playón para la práctica de otras disciplinas.

El trazado urbanístico ha sido pensado de tal manera que se pueda acceder fácilmente a las viviendas por calles anchas y asfaltadas.

Al barrio se ingresa por la ruta 27 que se conecta directamente con el Acceso Norte, de Autopistas del Sol.

Si bien el barrio fue concebido como un verdadero club náutico, por sus servicios, confort y ubicación, es ideal para vivienda permanente. La zona cuenta con una amplia oferta educativa y comercial en constante crecimiento.

Propuesta residencial con espíritu deportivo

ENTRE RIOS | GUALEGUAYCHU COUNTRY CLUB

A 220 kilómetros de Buenos Aires y a sólo cinco del centro de Gualeguaychú se encuentra Gualeguaychú Country Club, un complejo deportivo junto al que se construyó un barrio cerrado.

El emprendimiento fue construido sobre un predio que se distingue por una arboleda de más de 45 años, donde prevalecen sauces, ceibos y paraísos entre otras especies. Tiene siete hectáreas y fue distribuido en 60 lotes de 700 metros cuadrados promedio.

Hoy el barrio se encuentra consolidado. Tiene 40 casas construidas: 30 son de residencia permanente y 10 de fin de semana.

Sin embargo, la oferta inmobiliaria es variada y está conformada por lotes desde US$ 30.000 y a partir de US$ 50.000, los que tienen vista al golf. Quedan a la venta alrededor de 20. Además, se comercializan casas desde US$ 100.000 hasta US$ 400.000. Hay opciones a estrenar y de reventa; y algunas fueron construidas sobre tres o cuatro lotes.

Un dato para tener en cuenta es que los propietarios del barrio, abonando una cuota aparte, tienen la posibilidad de utilizar las instalaciones del club deportivo.

Los fanáticos del golf tienen varias propuestas para disfrutar: un campo de 9 hoyos, que posee una laguna artificial, un putting green y un driving ranch.

También hay canchas de pádel, vóley, fútbol y frontón de para practicar tenis y básquet.

Un sector de juegos para chicos, pileta de natación y un club house con restaurante y salón de usos múltiples, donde habitualmente se realizan festejos, conforman la oferta social y deportiva.

Con todos los condimentos

Forma parte del complejo Villa Nueva y posee cancha de golf, dos lagunas y salida al río.

El partido de Tigre ha sido el de mayor crecimiento en materia inmobiliaria en los últimos años. A escasos 30 kilómetro, por autopista, de la Capital supo aprovechar su situación privilegiada y la belleza de su entorno. La iniciativa privada estuvo acompañada por obras que, como el corredor Bancalari, sumaron mayor dinamismo a la zona. Noventa urbanizaciones privadas, muchas de ella con salida al río o con lagunas, incorporaron al mercado la modalidad de los barrios náuticos.

En este contexto se inscribe el barrio San Isidro Labrador un moderno emprendimiento que forma parte de las 700 hectáreas del Complejo Urbanístico Villa Nueva, en Benavídez. Con 844 lotes y sobre un total de 160 hectáreas, cuenta con dos grandes lagunas, lotes con amarras y salida al río Luján por el canal García.

Los espejos de agua internos, con costa de arena, conforman unas de las áreas de esparcimiento y en ellas se puede practicar deportes náuticos sin motor o intentar suerte con la pesca.

A la hora de planificarlo se pensó especialmente en las áreas residenciales. Por ello se diseñó en función de la privacidad.

La amplitud de los lotes, de 850 metros cuadrados en promedio y con vista a espacios verdes o a espejos de agua, es otra de las características salientes.

Golf de 9 hoyos

El 60 por ciento de la superficie del desarrollo corresponde a lugares comunes, entre ellos una cancha de golf proyectada para 18 hoyos, de los cuales 9 están terminados. También está prevista la construcción de un club house y canchas de tenis.

La oferta inmobiliaria es muy amplia y se pueden adquirir lotes internos o con frente al golf o las lagunas. Se cotizan entre US$ 43.000 y US$ 115.000 de acuerdo a la ubicación.

Además, hay casas en venta que se comercializan a partir de US$ 130.000. Por ejemplo, una vivienda de tres dormitorios, 300 metros cuadrados cubiertos y sobre un lote de 718 metros se venden en US$ 198.000.

Descanso en un entorno campestre

Con el encanto tradicional de las chacras, La Macarena se postula como un refugio de fin de semana donde desconectarse de la vorágine urbana. La propuesta responde a un trazado clásico, con lotes que se destacan por sus generosas dimensiones y un paisaje bien rural.

Ubicado a 80 kilómetros de Capital, el barrio ocupa un predio de 300 hectáreas, que fue dividido en 160 chacras de una hectárea en promedio. Los lotes cuentan con 100 metros de frente, lo que garantiza la separación entre casas y una mayor privacidad para sus futuros socios.

“Quienes optan por La Macarena, perciben el contacto con la naturaleza y el aire puro en esta estancia de gran tranquilidad, muy espaciosa y con un ambiente distendido”, señala Andrés Gazzo de Izrastzoff Bienes Raíces. En general, el público que elige el emprendimiento llega desde Capital, aunque los comercializadores señalan una incipiente demanda desde la ciudad de Zárate, ubicada a sólo 10 kilómetros.

Las actividades ecuestres son un punto fuerte del barrio: hay una escuela de polo para chicos y desde 2006, es sede de un abierto femenino internacional. Además cuenta con un lago artificial y canchas de tenis y fútbol; y también se practica ciclismo y se organizan cabalgatas. El club house es de estilo colonial, con salas de estar y amplias galerías que invitan a disfrutar las postales campestres que distinguen al lugar.

La urbanización hoy cuenta con 30 casas y otras cinco en obra. Tres de estas viviendas se consiguen en reventa. Un dato: las chacras a la venta tienen el atractivo de contar con un plan de financiación, que permite pagar el 60 por ciento en 36 cuotas.

Condominio de Lujo

El complejo se destaca por su vista al río y los detalles de confort. Las unidades se venden desde US$ 230.000.


A metros del río y rodeado de una amplia infraestructura comercial y de servicios, se encuentra Punta Chica Village. Este pequeño barrio privado de apenas 34 lotes tiene la particularidad de contar con un sector de condominios que agrega, a su ubicación privilegiada, una vista excepcional de las marinas de San Fernando.

Los departamentos están distribuidos en una estructura de planta baja y dos pisos de altura. De los 6.500 metros cuadrados del condominio, hay 4.500 que fueron preservados como espacios verdes propios. En este sector están la piscina y el solarium.

Las unidades tienen uno, dos y tres dormitorios, se entregan totalmente equipadas y poseen aire acondicionado frío-calor. Hay un ascensor hidráulico de última generación cada dos departamentos y estos vienen provistos de balcón con parrilla. Además, cocheras cubiertas de fácil acceso.

El paisaje del río como fondo es uno de los mayores atractivos de la urbanización. Las vistas desde el condominio están garantizadas, ya que entre las unidades y la costa sólo se encuentra el sector de casas del barrio privado. Los departamentos emplazados en el tercer piso no sólo gozan de las mejores panorámicas, sino que además cuentan con terraza propia de 100 metros cuadrados.

El complejo hoy muestra un claro perfil residencial. Tuvo una rápida comercialización y la oferta inmobiliaria incluye las últimas unidades y los precios parten desde los US$ 230.000.