Frío y Calor.

La fuente de calor primordial del planeta es el sol: es una energía limpia e inagotable. Actualmente existen paneles fotovoltaicos, capaces de transformar la energía del sol en electricidad utilizable en el hogar. En algunos países incluso, si Ud. instala estos paneles en su casa y genera más energía de la que utiliza, la compañía de electricidad le pagará a Ud. por esta energía. Asi, en lugar de pagar la cuenta de la luz, Ud. se convierte en proveedor de electricidad. Esta situación ideal, no obstante, se da aún en una escala muy pequeña y hoy por hoy el uso de los paneles solares no puede ser calificado como frecuente ni extendido. No obstante, hay otras maneras de beneficiarse de la energía solar, por ejemplo, el calentamiento solar pasivo. Es una situación comparable a la de la iguana que se calienta al sol: simplemente, toma la energía solar en forma de calor y la aprovecha para las funciones de su organismo. El calentamiento solar pasivo comprende cuatro cosas:

a) Exponerse a la cantidad de luz solar necesaria.

b) Limitar la cantidad de luz solar excesiva.

c) Almacenar el calor recibido.

d) Evitar que el calor se disipe rápidamente de la casa.

La mayoría de los edificios que se construyen hoy no tienen en cuenta ninguna de las cuatro y recurren más bien a sistemas de calefacción o aire acondicionado, lo cual naturalmente genera un mayor gasto de energía -mayor emisión de gases efecto invernadero – y mayor contribución al calentamiento global. Aprendamos un poco más sobre el comportamiento del calor para entender estos procesos.

El calor puede transmitirse de tres maneras diferentes. La primera es a través de un elemento conductor. Los metales, por ejemplo, son buenos conductores del calor y todos sabemos que si ponemos al fuego el extremo de una varilla de hierro, no nos conviene tener el otro extremo en la mano: el calor viaja rápidamente a través de la varilla y puede quemarnos. Pero si revestimos el extremo de la varilla con madera no nos quema, porque la madera no es buena conductora del calor, no lo deja pasar rápidamente.

La segunda es por un proceso que se llama convección. En la convección el calor viaja a través de un fluido, por ejemplo, el aire o el agua. Por ejemplo, cuando usted calienta una habitación con un “caloventor” el calor se transporta a través del aire. La tercera se llama radiación. Es el calor que viaja a través de las ondas infrarrojas, invisibles al ojo pero perceptibles al tacto. Cuando usted siente en la piel el calor del sol, se debe justamente a las emisiones infrarrojas que le llegan desde millones de kilómetros de distancia, desde el sol. Nuestro cuerpo también emite ondas infrarrojas, tal vez haya visto en alguna película algún soldado o espía usando un visor infrarrojo, que le permite ver a la gente aún en la oscuridad, por las emisiones de calor del cuerpo.

Así, cuando estamos sentados en un lugar cualquiera, se producen intercambios de calor y energía entre nosotros, otras personas y otras cosas que nos rodean.

Estos movimientos de calor son muy importantes para nuestro confort térmico. El cuerpo humano funciona a una temperatura constante de unos 36º. Para mantener esta temperatura ideal, necesitamos disipar cierta cantidad de calor. Si disipamos demasiado calor comenzamos a sentir frío, si disipamos demasiado poco, comenzamos a sentir calor. Cuando nos sentimos a gusto con la temperatura de un sitio es porque estamos disipando la cantidad de calor adecuada, ni demasiado poco, ni demasiado rápido.

Supongamos por ejemplo que un empleado está trabajando en una oficina calefaccionada mediante aire acondicionado, el escritorio está cerca de una gran ventana. Supongamos que es invierno y que la temperatura interior es de 23º y la exterior de 11º. El calor interior pasa rápidamente al exterior a través del vidrio, que tal vez esté a unos 15º de temperatura. En estas condiciones, el cuerpo del empleado pierde calor, pasándoselo al vidrio y aunque la temperatura del aire sea adecuada, la sensación será de que el ambiente está frío. Visto así, comprendemos mejor la recomendación del feng shui de no colocar la cama cerca de una ventana: la ventana absorbe la energía o chi del cuerpo.

En verano puede pasar lo contrario. Si por ejemplo nuestro dormitorio tiene una pared que está expuesta al sol la mayor parte del día, esta pared absorberá el calor durante el día y lo liberará durante la noche, haciendo que nos sintamos con mucho calor aún cuando la temperatura del aire haya descendido. Si estos movimientos de calor se tuvieran en cuenta al diseñar la vivienda se podría prever que la casa sea capaz de absorber y retener calor durante el invierno y minimizar su calentamiento en verano.

Esto nos lleva al concepto de masa térmica. Ciertos materiales conducen el calor lentamente y esto les da la capacidad de absorber calor durante el día y cederlo durante la noche, amortiguando los cambios de temperatura. El agua es excelente en este sentido, por eso la presencia de un cuerpo de agua amortigua las diferencias de temperatura entre el día y la noche. Por eso en los desiertos hace mucho calor de día y bastante frío por la noche, pues allí no hay nada que pueda retener el calor. Los materiales derivados de la tierra, como los cerámicos y ladrillos, tienen también buenas propiedades para actuar como masa térmica. Una nueva capa de revoque, un piso de cerámica rústica o aún algunas macetas grandes pueden actuar como masa térmica donde sea necesario. Los colores oscuros absorben más calor que los claros, de manera que la elección del color de los materiales en este contexto es también importante.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Damian dijo

Excelente la nota Marcelo!, yo estoy convencido que en 15 años todas las casas generarán gran parte de la energía que consumen.

Te tiro un par de consultas para desarrollar:

- ¿como usar las plantas para absorber el calor en invierno?

- Escuche que en algunas fábricas de chile, ponen césped en el techo, para ahorrar en calefacción!, Excelente!

- ¿Cómo podemos aprovecharlo y evitar problemas de humedad?

Por otro lado, estuve buscando y hay varias empresas en arg que fabrican calefones y hornos solares!

Te mando n abrazo, y espero seguir leyéndote!
Damián