Posts etiquetados como ‘solidaridad’

Creatividad y solidaridad, valores para cultivar

Creatividad y solidaridad, valores para cultivar

El ingenio y la voluntad de compartir experiencias deben ser aprobados e incentivados desde los inicios de la enseñanza escolar

Los valores orientan nuestra existencia. Se aprende a descubrirlos al conocer las vidas humanas, sus acciones y sus obras. Esa captación se percibe ante determinadas circunstancias, que nos llevan a emular ejemplos e incorporarlos en nuestra conducta. Asimismo, se hacen presentes en nuestros juicios de valor acerca de personas o hechos ocurridos. Esa capacidad de reconocer valores se vincula con la educación familiar recibida, las preferencias de la comunidad en la que habitamos, los años de escolaridad y la experiencia social que vamos atesorando.

Por otra parte, las preferencias axiológicas arraigan con frecuencia en la tradición heredada; en otros casos, han fluctuado a través de los tiempos y de las culturas y están, también, las que han emergido con un sentido distinto, particularmente en nuestra época, como la creatividad y la solidaridad.

La creatividad ya fue celebrada en la antigüedad, pero limitada al mundo de las artes y atribuida a la inspiración de las musas. Lo que ocurre hoy es que se la reconoce más allá de la creación artística, en las áreas del conocimiento productor de avances científicos y del desarrollo tecnológico. Como consecuencia de ello, están abiertas las puertas de la producción industrial y el comercio hacia la innovación creativa, como ocurre con el diseño o la publicidad. De ahí que el término creatividad ha dejado de tener el uso restringido del pasado y se lo aplica a la producción de obras novedosas en variados contextos.

Por todo esto, la creatividad es considerada un verdadero motor de la economía, auténtica fuente de riqueza para numerosas actividades que convocan la enseñanza de las técnicas de creación.

El término solidaridad era empleado en la antigua Roma en el espacio jurídico. Según describe el recordado Fustel de Coulanges, el sujeto de la ley en el mundo antiguo era el grupo. El individuo debía participar de intereses y responsabilidades comunes, que se concretaban en conductas y sentimientos compartidos por la pluralidad de los miembros de un grupo. De ese modo, se gestaba una firme cohesión e interdependencia entre los que componían esa integración de conjunto. A través del tiempo, esa unidad tan estricta perdió vigencia y la solidaridad pasó a significar un concepto moral válido para superar las limitaciones del individualismo egocéntrico.

Hoy, la creatividad, aprobada y promovida en la enseñanza y en distintas actividades humanas puede verse como compatible con la solidaridad, pues sus frutos constructivos se participan entre ambas.

A su vez, es la acción solidaria de científicos, tecnólogos y productores industriales la que permite crear y desarrollar bienes útiles para la sociedad. De ahí que lo creativo y lo solidario sean valores por cultivar en conjunto, en la escuela y en la universidad, como sucede en establecimientos educativos de países como Canadá, que inculcan los valores de una solidaridad comunitaria junto a una didáctica de la creación.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1627316-creatividad-y-solidaridad-valores-para-cultivar


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog