Posts etiquetados como ‘ser’

El coraje de crear

Del coraje de ser al coraje de crear

La creatividad (que para nosotros es de un valor trascendente) no es absoluta, por lo cual  debemos estar conscientes de idolatrarla ya que todo aquello que se idolatra conlleva el peligro de extraviarnos al convertir en absoluto lo que no lo es.

Pensamos que existe en la  manifestación de la creatividad, (el acto creador, la obra) un componente de la esencia creadora del ser humano.

ser creador

Paul Tillich, según Marcos Santos Gómez, aborda el lugar de la conmoción que lleva verdaderamente al hombre a la cuestión del ser. Se trata de la finitud en lo que ésta implica de non ser. La cuestión de la nada o el non ser ha fascinado al hombre, existiendo diversas maneras de abordarla.

El mundo apunta a una transcendencia en que el mundo se completaría llenándose de “ser” (plenificándose) frente a los “non ser” (expresión usada por Tillich para indicar la máxima negatividad, la nada absoluta que nos atraviesa) que agrietan la existencia.

La plenificación como síntesis de las contradicciones en las que el ser humano se debate. La trascendencia parte del mundo para ir más allá del mundo de un modo que no lo niega.

Existen para Tillich ciertos estados para aprehender el non ser, la  propia finitud: la congoja y el coraje.

Un estado es la congoja, no es un estado psicológico sino ontológico, es la experimentación de la finitud en uno mismo y presenta cierta cercanía con la angustia.

Otro estado es el coraje, que acepta la congoja del non-ser.

El coraje no es la ausencia de desesperación (lo sostenían Kierkegaard, Nietzsche, Camus)  sino más bien es la capacidad de seguir adelante a pesar de la desesperación.

Norberto Alcover resumiendo conceptos de Tillich expresa que “El valor de ser” soporta y procura “el coraje de existir”.

Para Rollo May el dilema humano es aquel que emerge de la capacidad del hombre para vivirse a la vez como sujeto y objeto. Ambas vivencias son necesarias para la ciencia psicológica, para la terapia y para una vida placentera.

El coraje de asumir este dilema es la fuente de la creatividad humana, ya que no se puede ser en el vacío y, expresamos nuestro ser por medio de la creatividad que es secuela necesaria del ser.

Lo expresado nos conduce por el camino de la creatividad y del “coraje de crear” a proponer un vida con principios y valores que plenifique un existir trascendente con proyectos y creaciones.

Autor: carlos churba

Twitter: @carloschurba

Crear

http://www.wordle.net/gallery/wrdl/90298/crear

Análisis Etimológico

La palabra Creatividad deriva del latín “creare” que significa: engendrar, producir, crear. Está emparentada con la voz latina “crescere“: crecer.

En el Génesis del Antiguo Testamento aparece la siguiente frase:
Dios creó al cielo y la Tierra de la nada“.
En este contexto, creación sería concebir desde la nada.

Por otra parte en el diccionario encontramos que crear “es producir algo que no existe“.

Si partimos del criterio que el hombre, para crear siempre parte de algo anterior, existente, para ser consecuente con la etimología deberíamos pensar que el creador por antonamasia sería Dios.
Una reflexión: No se podría hablar de Creación divina sin un hombre que la nombre.
¿Sería aventurado a firmar que sin el hombre no hay posibilidad de Creatividad?.

Pienso que el ser humano cuando crea, recrea, es decir, combina de manera nueva y original materiales, ideas, símbolos, colores, formas, sonidos, movimientos, conformando de este modo productos y significados que antes no existían.

Un poco de Historia

Todo el devenir de la humanidad estuvo signado, marcado, atravesado por su creatividad.
J. L. Borges dijo alguna vez:

“Desde el principio conjetural de nuestros orígenes en el Génesis ya se hablaba de la creación del mundo por obra de Dios, considerado el creador por antonomasia”.

Así es como desde los comienzos de la Humanidad se consideró la creación como atributo divino, que merced a la gracia de Dios, era entregado como “un don” solamente a ciertos seres humanos considerados por el resto como “elegidos”.

Platón hablaba del artista como instrumento de la divinidad y Sócrates decía que el don se poseía por inspiración, era la divinidad la que movía al creador.

La paradoja de Definir lo Indefinible: “La Creatividad”.

La paradoja es definir lo que por su propia esencia es difícil de definir ya que para algunos autores la Creatividad es impredecible, imprevisible e indecible es decir, inefable, lo que provoca una gran cantidad de definiciones válidas sobre el tema. Sabemos que toda definición tiene ventajas e inconvenientes. Ventaja: tener un código común para entender de que hablamos. Inconveniente: toda definición, rigidiza, estereotipa, cristaliza un significado. Hecha la salvedad, daré algunas definiciones personales de la Creatividad:

1) “Es la actitud y la aptitud para generar por un proceso creador nuevas ideas, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos productos, nuevos servicios, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social”.

2) La Creatividad es “Percibir, idear y expresar lo nuevo y significativo”.

3)”Es el proceso que otorga a la persona que genera un nuevo producto en un ambiente dado, su calidad de creadora”
.
4) “Es decirle adiós a lo seguro-conocido, iniciar un “viaje-aventura” a la región de lo “aún no existente”, coraje-pasión para atreverse a configurar el por-venir, alegre-celebrar de lo hallado-hollado, el difícil renunciar a la obra, volver a decirle adiós a lo seguro-conocido, inciar un viaje-aventura…”.

Aclaro, la Creatividad es sobre todo proceso, se desarrolla en un tiempo, un espacio y en una relación “sujeto creador-objeto creador” que no puede ser entendida según la lógica tradicional.

Vivir la Creatividad
Más allá de definirla, de hablar sobre ella, la Creatividad merece ser vivida, invita a experimentarla, a que cada uno de nosotros la descubra, la desarrolle y la exprese.

La Creatividad para todos

Fue necesario que se produjera un doble movimiento:

El primero permitió superar el “obstáculo etimológico” que proponía pensar a la Creación como atributo divino, abriéndose así el camino a concebir al ser humano como posible creador.
Algunos hablan del hombre como animal racional, otros, como animal simbólico, para mí el hombre es: el “Ser Creador“.
La Creatividad esta sin duda en su esencia y en estado potencial.

El segundo movimiento surge a partir de los desarrollos científicos.

Fue necesario llegar a los comienzos de nuestro siglo para que aparezcan los primeros estudios sobre la Imaginación Creadora y sobre el Proceso Creador por obra de Ribot, Th. en 1901.

En 1950, da comienzo la denominada etapa científica del estudio de la Creatividad, siendo Guilford, J.P. con su conferencia “Creatividad”, quien pone las bases fundamentales.

En la actualidad existe una enorme cantidad de estudios sobre el tema y se registran importantes avances en la comprensión de los distintos aspectos que lo conforman.
Podemos entonces operar con más seguridad en la “Creatividad aplicada” en los diversos campos: Educación, empresa, salud, diseño y otros.

De manera que el doble movimiento permite arribar a nuestra conclusión central:
Hoy la Creatividad no es un don divino, aunque todavía algo enigmática, es fundamentalmente una facultad, una potencialidad, que los seres humanos poseemos en distintos grados.

El Desarrollo de la Creatividad

El potencial creador puede ser inhibido o bloqueado en ambientes rígidos, burocráticos y dogmáticos o por el contrario puede ser estimulado, actualizado, desplegado, en un ambiente favorable. Para estimular la Creatividad he diseñado el: Modelo Integral Facilitador de la Creatividad “MIFAC”