Posts etiquetados como ‘enseñanza’

LA FORMACION EN CREATIVIDAD

LA FORMACION EN CREATIVIDAD
Lic. Carlos Churba.

El futuro de un país, de una organización, de un grupo, de una familia depende indudablemente de su capacidad para desarrollar, estimular, desplegar el potencial creador de sus integrantes.
La revolución en la educación pasa hoy por incorporar los conocimientos del campo de la creatividad en todos los niveles educativos.

La Formación en Creatividad

FORMAR EN CREATIVIDAD A LOS FORMADORES.

La consigna guía de nuestro pensamiento es «Formar en creatividad a los formadores», para que éstos a su vez se conviertan en multiplicadores de la propuesta: “La creatividad para todos”.
La creatividad es la única posibilidad de abrir nuevos caminos, de encontrar nuevas soluciones a los problemas, en un mundo totalmente cambiante, en el cual el avance tecnológico forma parte del escenario cotidiano.
El desafío es integrar la sensibilidad del alumno, con el profundo conocimiento de su interioridad a los saberes del campo informático (computadoras integradas en sistemas de redes).
Esta integración apunta a potenciar la inteligencia y la emoción junto a la inteligencia artificial y la tecnología de punta para el logro de la “Máxima creatividad al servicio de la vida humana”.
Vencer el temor a lo nuevo, a lo desconocido, al cambio que produce todo lo innovador y creativo es una tarea permanente para los formadores.
En lugar del temor a las innovaciones tecnológicas debemos estar dispuestos con apertura a conocerlas y aplicarlas.

Propongo pensar

¿Cómo podemos emplear estos adelantos para liberar la máxima capacidad imaginativa y creadora del hombre?
¿Cómo hacer realidad el preciado objetivo de una formación personalizada, que respete en cada alumno su propio ritmo, sus características de personalidad, su momento evolutivo, sus necesidades y sus deseos?
Se imaginan lo valioso, lo magnífico que seria poner la formación en Creatividad al alcance de millones de personas.
Contar con millones de Creadores. Creadores de posibilidades múltiples, creadores de nuevas fuentes de trabajo Creadores de nuevas fuentes de riqueza, en los más variados campos, disciplinas y quehaceres.
Podemos imaginar la enorme geografía mundial iluminándose gradualmente con la energía que brinda la Creatividad.
Para convertir la imaginación en una visión que impulse su realización, considero que uno de los factores principales será incorporar la Creatividad como materia en todos los niveles del sistema educativo de nuestro país y del resto de América.
El primer paso para instrumentarlo será desarrollar la creatividad en los educadores.
Para concretar la formación en creatividad he diseñado el M.I.F.A.C. Modelo Integral Facilitador de la Creatividad

Grupo de estudio sobre Psicología de la Creatividad

“Si las puertas de la percepción y la creatividad se potenciaran,
la vida se presentaría como lo que es, infinita”


Grupo de estudio: Psicología de la Creatividad

DESTINARIOS :
PROFESIONALES Y ESTUDIANTES AVANZADOS DE TODAS LAS ORIENTACIONES: HUMANÍSTICAS, ARTÍSTICAS , CIENTÍFICAS  y TÉCNICAS.


MODALIDAD :
SE TRABAJARÁ CON TÉCNICAS LÚDICAS Y PARTICIPATIVAS. SE EMPLEARÁ DINÁMICA GRUPAL. SE ARTICULARÁN LOS
CONTENIDOS TEÓRICOS CON LA PRÁCTICA VIVENCIAL.


Comienzo: 8 de marzo

Informes: carloschurba@gmail.com

Nuevo libro de Carlos Churba. Edición digital ampliada

PORTADAFINALFinal1

Deseo agradecer a todos los que brindaron sus comentarios y votaron por el color de la portada del libro. Las opiniones han estado bastante divididas pero con mayoria por el color violeta. De cualquier manera ambos colores están presentes en las espirales.

El libro ya está a la venta en: http://lnkd.in/bcTKHVu

Seguiremos “crealogando” y apostando por concretar la Era de la Potenciación de la Creatividad Humana. Un fuerte abrazo!!! Carlos Churba

“Es básico fomentar la creatividad en las escuelas”

«Es básico fomentar la creatividad en las escuelas, centrarse en la exploración más que en los contenidos»

El experto y coautor del Informe PISA propone mejoras en la formación del profesorado y mayor compromiso social para remontar los resultados. Pablo Zoido. Analista de la OCDE

No hay fórmulas mágicas para mejorar las competencias de los estudiantes murcianos, pero sí actitudes que los países y regiones más exitosos tienen en común, y que el analista de la OCDE Pablo Zoido expuso ayer durante las jornadas sobre evaluaciones externas organizadas por la Consejería de Educación, y que reunieron a 300 expertos en la materia en Murcia.

-Los resultados de los estudiantes murcianos en el último Informe PISA han sido demoledores, los peores de España solo por delante de Extremadura…

-Cabría esperar cierta mejora porque se han hecho esfuerzos, una inversión fuerte, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta que para las comunidades autónomas la muestra es más pequeña, y la precisión con la que se miden las tendencias no es tan alta como para el conjunto de España. Cabe mejorar, y es para lo que debemos trabajar. En el caso de Murcia, me parece más preocupante que haya casi un tercio de alumnos que no alcanza el nivel básico de competencias y un 40% de repetidores. Es un síntoma muy claro de que hay algo en el sistema que no funciona.

-Además, son peores que los obtenidos por la Región hace tres años. ¿Qué le parece?

-Debe ser una llamada de atención, pero a todos los sectores. Tiene que dar qué pensar a las escuelas, a los docentes, a las familias, a la Administración… La mejora es una responsabilidad compartida; todos tenemos que trabajar juntos y remar en la misma dirección, por supuesto manteniendo las fortalezas que tenemos, como la equidad en el sistema. Y siempre teniendo en cuenta que en comunidades como Murcia el desarrollo socioeconómico es complejo, la formación de los padres es menor, el porcentaje de alumnos de origen inmigrante es superior a la media… Todos esos factores son importantes, pero no determinantes. Hay otros lugares en España y en el mundo que con un contexto similar logran resultados mucho mejores. Lo que muestra PISA es que es posible y que hay lugares dónde se superan esos retos.

-Los resultados de Murcia llevan a pensar que repetir curso no sirve de nada, que los estudiantes no mejoran así sus competencias…

-No, no hay un resultado positivo en las competencias y habilidades de los repetidores. Cuanto mayor es la tasa de repetidores, peor es el resultado. No es una medida exitosa.

-¿Y cómo lo hacen esos países?

-No hay una fórmula mágica. En diferentes regiones del mundo hay sistemas con buenos resultados, independientemente de su contexto, pero sí hay ciertas actitudes que tienen en común. La primera es la creencia de que se trata de una responsabilidad compartida de las familias y la escuela. Eso en los países asiáticos es fundamental. La segunda es la colaboración entre las escuelas, los docentes, los equipos… También la calidad del profesorado: se trata de atraer a los mejores a la profesión docente, incentivarles con formación continua y ofrecerles los recursos que necesitan. El docente es el motor fundamental de la mejora, y necesitan también autonomía para decidir qué contenidos se imparten en clase, cómo se imparten o cómo se evalúan. Es importante ver también qué docentes lograr mejores resultados, y que compartan su forma de hacer. El tercer aspecto es la creencia en el potencial de todos los alumnos; hay que desbancar el mito del talento. Los mejores resultados no los consiguen los alumnos más habilidosos, se consiguen a base de trabajo. Si tú trabajas duro puedes lograr el éxito. Todos los alumnos pueden lograr pasar de curso, no hay que desterrar a un alumno porque empiece mal, todo el mundo puede conseguir buenos resultados.

-Habla de publicitar resultados de los docentes. ¿Y los de los alumnos? ¿Cree que un ‘ranking’ de colegios pude ser positivo?

-La base de todo debe ser la confianza mutua en el trabajo de todos. En España no estamos ahí todavía, a medio plazo puede ser interesante, pero una vez exista esa base de confianza y colaboración. Antes de llegar ahí queda mucho por hacer en España para crear ese clima de colaboración.

-Los resultados del Informe PISA dibujan una brecha clara entre el norte y el sur de España…

-Sí, existe una brecha, pero también existe una brecha en el nivel de renta. Lo que queda claro es que las políticas educativas no han logrado corregir esas diferencias socioeconómicas entre las regiones, que es uno de los objetivos de la educación.

-Algunas voces apuntan a que los malos resultados de Murcia son el precio de la equidad de su sistema educativo. ¿Los países con mejores resultados son menos equitativos?

-No hay porqué elegir entre equidad o mejores resultados. Los países con mejores resultados también tienen los sistemas más equitativos. Los que han logrado mejorar lo han hecho apoyando el rendimiento de los alumnos más vulnerables, o eliminando diferencias entre escuelas o niveles socioeconómicos. También con medidas que hacen que el sistema seleccione menos entre los alumnos académicos y los técnicos.

-Pero la Lomce ahonda en ese sentido, e incluso adelante la selección de alumnos, con medidas como las reválidas o la FP Básica.

-Los países que han ido mejorando han ido retrasando esa selección de alumnos. No va en la dirección que observamos en el resto de los países que han mejorado.

-¿Cuánto pesan las expectativas de las familias en sus hijos?

-Son fundamentales. Hay que creer en las posibilidades del estudiante, involucrarse mostrando interés. El impacto mayor lo vemos en la importancia que da la familia a la cultura, a la educación como medio para mejorar y lograr un buen puesto de trabajo.

-Sobre los métodos de aprendizaje, ¿qué aportan los basados en la repetición, la memoria, el estudio de lecciones?

-Las preguntas de PISA ponen a los alumnos en contextos novedosos para que resuelvan problemas de forma creativa. Problemas que se pueden encontrar en su vida diaria, cuando trabajen. Los alumnos que obtienen mejores resultados no solo tienen una base, sino la capacidad de utilizar esos conocimientos.

-¿Debe fomentarse pues la creatividad en las escuelas?

-Sí, me parece fundamental. Los países con mejores resultados son los que se han centrado en la resolución de problemas, el pensamiento crítico; los que se centran no tanto en los contenidos, sino en el camino, en la exploración, que ayudan a los alumnos a aprender a aprender.

-En el futuro no será tan importante la acumulación de contenidos…

-Vamos hacia una sociedad en la que no se valorará tanto el conocimiento en sí mismo sino la capacidad de resolver problemas y habilidades no cognitivas como la perseverancia, la capacidad de ser abiertos, de ver los problemas desde diferentes puntos de vista… No basta con saber las reglas, sino cómo aplicarlas.

-Pero en la realidad del día a día los escolares salen de clase con montones de deberes que dejan poco margen a la creatividad.

-Los deberes son importantes para establecer un vínculo entre lo que se hace en la escuela y en casa y ayudan a involucrar a los padres o motivar a los alumnos. Las tareas pueden ser más participativas, con opciones para que el estudiante pueda escoger los contextos de los problemas. O que puedan resolverlos alumnos con diferentes niveles.

-¿Tendrían que modificarse el acceso a la profesión docente y la formación de los profesores?

-Los países que logran los mejores resultados han puesto mucho énfasis en el profesorado. Se selecciona a los mejores, la formación y las prácticas se miran al detalle y hay un apoyo continuo. Pero los resultados de Finlandia no se han conseguido de la noche a la mañana, son fruto de políticas puestas en marcha de forma coherente durante muchos años.

-¿Es equivalente un mayor gasto en educación con los mejores resultados?

-El gasto tiene su importancia pero hasta cierto punto. Hay muchos otros factores, y a partir de un nivel de gasto que España supera, entran en juego otros factores. En España no se trata de un problema de recursos, sino de en qué lo invertimos.

-Pero los recortes o el aumento de alumnos por aula no deben ayudar mucho…

-No ayudan, pero tampoco hay verdades absolutas. Si ha habido que optar entre tener más alumnos en clase pero con mejor apoyo del profesorado, los países asiáticos con mejores resultados han optado por la segunda opción.

Fuente: http://www.laverdad.es/murcia/v/20140116/local/region/basico-fomentar-creatividad-escuelas-201401160047.html

Las nuevas tecnologías, retos y oportunidades en la enseñanza

La escuela, en el laberinto tecnológico

La revolución del aprendizaje que dibujaba Isaac Asimov se queda pequeña. Las nuevas tecnologías ofrecen herramientas, una gran oportunidad para los malos estudiantes y un reto para profesores y padres. Cada alumno aprende a su ritmo y en el lugar que quiera.

J. A. AUNIÓN http://elpais.com/elpais/2013/11/26/eps/1385478323_602048.html

FotoGIANFRANCO TRIPODO

El profesor Jordi Adell va abriendo puertas con su tarjeta electrónica. Sale del edificio del Centro de Educación y Nuevas Tecnologías, que dirige, y enseña al visitante un viernes de octubre el campus de la Jaume I de Castellón, una universidad pequeña que nació en 1991 ya con una fuerte vocación tecnológica. Entre los edificios, de camino hacia la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, Adell habla de una cierta “sobredosis de innovación tecnológica”, de los peligros de las modas, pero también de increíbles avances. En su centro los estudian, los prueban, producen conocimiento, forman a profesores y también los ponen en marcha en su propia universidad.

Ya en una clase, Adell pasa la tarjeta electrónica por un sensor colocado en un lateral de la mesa del profesor y acto seguido se encienden las luces del aula, el proyector y el ordenador. En el centro de la mesa se abre un compartimento en el que está el teclado y un pequeño micrófono que puede colgarse alrededor del cuello. “Por ejemplo, un profesor de matemáticas, Pablo Gregori, va dibujando las explicaciones en la pantalla táctil, estas se ven en la pantalla de la clase y luego, grabadas junto con su imagen y voz, las cuelga en el aula virtual. Los alumnos lo consultan muchísimo cuando se acercan los exámenes”.

Cuando el escritor Isaac Asimov hablaba en la televisión en 1988 sobre la revolución educativa que significaría que todo el mundo estuviera conectado en su casa, desde sus ordenadores personales, a unas bibliotecas infinitas, el entrevistador parecía perplejo al intentar vislumbrar lo que hoy es una realidad cotidiana. Algo parecido nos puede ocurrir ahora al intentar asomarnos a lo que las tecnologías acabarán haciendo con el mundo de la educación en 10, 20, 30 años…

El ‘e-learning’ mueve más de 66.400 millones de euros al año. “Si no nos andamos con cuidado, las empresas tecnológicas dictarán la pedagogía”, dice un profesor

Los expertos se asoman a futuros de enseñanza personalizada, donde cada alumno aprende a su ritmo, en cualquier parte, en vez de tener que adaptarse a la media de una clase; donde sus necesidades pasan a ser el centro y el profesor acompaña el aprendizaje, a veces individual, a veces en colaboración con el resto; con una tecnología casi invisible, sin cables; donde las posibilidades de formación y de acceso al conocimiento se multiplican, se democratizan y pueden llegar hasta los rincones más desfavorecidos gracias a revoluciones como los cursos abiertos masivos en línea (MOOC, sus siglas en inglés).

También ven peligros, claro, y Adell menciona la presión de una industria emergente para extender este o aquel avance y habla del “lado oscuro de las tecnologías educativas”, de aquellas dirigidas al control de alumnos y profesores. “Si no nos andamos con cuidado, quien dictará la pedagogía serán las empresas de tecnología y las editoriales”, asegura.

Los aparatos y las aplicaciones se multiplican a velocidad de vértigo, de la mano de la investigación y de ese floreciente negocio: la industria del e-learning (contenidos, plataformas, portales de aprendizaje) movió en 2012 más de 66.400 millones de euros en todo el mundo, y la expectativa de crecimiento es del 23% hasta 2017, según un estudio del pasado enero del banco de inversión IBIS Capital. Hay todo tipo de iniciativas, y organismos internacionales e instituciones lanzan programas, aunque a veces van y vienen a merced del interés político y los presupuestos. La Comisión Europea presentó el pasado septiembre la iniciativa Opening Up Education, que usará parte de los presupuestos europeos para educación y los fondos estructurales para garantizar equipamientos, creación de contenidos abiertos o formación de profesores.

Cada vez resulta más evidente que al modelo tradicional de educación se le están saltando las costuras, que las formas de enseñar y aprender ya no caben en planteamientos cerrados en el espacio (las aulas), en el tiempo (tantos cursos, igual a tal título) y en los objetivos (un papel que asegura que su portador sabe lo básico para desenvolverse en la vida, otro que dice que eres un experto en economía…). Pero las décadas pasan –hace ya 25 años de aquella entrevista de Asimov– y los avances para muchos son frustrantes o muy insuficientes.

“Si estás buscando una escuela en la que se hayan implantado las tecnologías y haya sido un completo éxito, me temo que lo vas a tener muy difícil”, responde Fernando Trujillo, profesor de la Universidad de Granada experto en la introducción de las tecnología de información y la comunicación (TIC) en las aulas. “Los cambios en educación son lentos, y me temo que con los ordenadores le hemos pedido a la escuela que haga magia. Pero hay miles de profesores haciendo cosas increíbles, con proyectos de realidad aumentada [combinación de imágenes de elementos reales y virtuales], de robótica, de transmedia [poemarios colectivos grabados entre varios centros como el de Poesía eres tú]…”. Destaca iniciativas de docentes, a veces sin apoyo institucional, como EABE en Andalucía, Aulablog en Madrid, Novadors en Valencia o Espiral en Cataluña, y habla de centros que lo están haciendo muy bien en contextos muy difíciles, como el instituto público Antonio Domínguez Ortiz, de Sevilla.

Patricia Giménez es la directora de este centro. En el barrio se ha corrido la voz de que el PCPI de Informática está muy bien y las solicitudes se han multiplicado con el curso ya en marcha. Un PCPI es un programa alternativo a la ESO para chavales con muy pocas posibilidades de sacarse el título obligatorio y en él siguen avanzando en lengua o matemáticas mientras aprenden lo básico de un oficio; en este caso, de auxiliar de informática. El barrio es el Polígono Sur de Sevilla, conocido popularmente como las Tres Mil Viviendas, una zona muy humilde, especialmente castigada por la pobreza, las desigualdades y la droga.

En el PCPI se han embarcado este curso en un proyecto con el que los alumnos crearán su propia microempresa de mantenimiento de ordenadores; ya han empezado a reciclar piezas viejas para construirlos y repararlos. La iniciativa, Joven Empresa Europea, gira en torno a la web; de ella tendrán que sacar las bases, las instrucciones, mandar las solicitudes, colgar los avances…

A pesar de las dificultades –una conexión a Internet muchas veces extremadamente lenta, algunos ordenadores portátiles que se entregan a los chavales y jamás vuelven a pasar por las aulas–, en el instituto están muy volcados con las tecnologías. Han repartido entre los cursos y las asignaturas lo que deberían aprender los alumnos para adquirir eso que en la Unión Europea han llamado la competencia digital. Por ejemplo, en primero de la ESO tienen que “mejorar el uso responsable de las redes sociales” o “familiarizarse con las herramientas de Office” como el Excel o el Word; en cuarto, aprender a crear blogs o a usar los avances para su orientación académica y profesional…

Cuando se habla de tecnologías en la educación hay que distinguir dos objetivos: enseñar a los estudiantes a manejar bien unas herramientas imprescindibles para desenvolverse en la vida y el uso de las tecnologías para mejorar la educación, es decir, que los profesores enseñen mejor y los alumnos aprendan más.

Sobre el primero, casi nadie discute, pues está superada la idea de que “los nativos digitales” poco tienen que aprender de los adultos. El reciente estudio Siete mitos sobre niños y tecnología, de Lydia Plowman, de la Universidad de Edimburgo, y Joanna McPake, de la de Strathclyde, en Glasgow, tras observar durante un año a niños de tres y cuatro, concluye: “Mientras que la facilidad de algunos con la tecnología puede ser sorprendente, muchos otros no son nativos digitales. Pueden sentirse un poco abrumados, al menos inicialmente. Esto es evidente con los ordenadores, diseñados como tecnología para adultos en el lugar de trabajo”.

Por otro lado, puede parecer claro que las TIC ayudan a personalizar el aprendizaje; que parece mejor enseñar anatomía con imágenes en movimiento, reales y en tres dimensiones, que con una fotografía. Pero lo cierto, coinciden el profesor de la Universidade Aberta de Portugal Antonio Teixeira y el director del eLearn Center de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Albert Sangrà, es que resulta muy difícil medir la mejora y no hay estudios concluyentes al respecto. Sangrà cita una escuela holandesa donde ya solo se usan tabletas, pero el método es el mismo que hace 100 años, el Montessori. “Donde había regletas hoy hay tabletas, ¿quiere decir que el método es hoy mejor? Creo que no, simplemente han adaptado las herramientas. Y haciendo lo mismo, normalmente consigues lo mismo. La tecnología está retando a los profesores a cambiar sus métodos y ahí es donde puede traer el gran beneficio”.

Las formas de enseñar y aprender ya no caben en modelos cerrados en el espacio, el tiempo y los objetivos. Al modelo tradicional de educación se le saltan las costuras

Desde el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la investigadora Jen Groff añade que no solo hay que cambiar el cómo se enseña, sino también el qué. Groff es cofundadora del Centro para el Rediseño Curricular, asociado con la OCDE y el informe PISA y Gobiernos como el de Finlandia y Singapur. “Hay que repensar los contenidos por muchas razones, no solo porque hoy vivimos en un mundo digital. Cualquier defensor de la tecnología educativa le dirá: determine usted qué experiencias de aprendizaje desea proporcionar y, a continuación, busque las herramientas que le ayudarán a activarlas”.

El siguiente paso, dice Trujillo, es ir de las iniciativas de profesores a una “visión de centro, en conjunto”, porque no se trata de llevar la tecnología a la clase y que cada uno intente aprovecharla como pueda, sino de que los profesores y los equipos directivos busquen juntos las herramientas más adecuadas. “Que un día puede ser una salida al campo; otro, traer un pescador a clase para que hable de su oficio, y otro, una videoconferencia con niños de un colegio de Wisconsin”.

La directora del instituto de las Tres Mil Viviendas y el profesor encargado de las tecnologías, Antonio Estrada, comentan que muchos de sus alumnos no tienen Internet en casa y que se les puede ver por las tardes (a ellos y otras gentes del barrio) pegados a la valla para engancharse al wifi del instituto. “Aquí todo se descontextualiza, a veces parece que te dicen: ‘Yo te doy los ordenadores y tú verás…”.

Las pizarras digitales, coinciden Giménez y Estrada, son quizá uno de los mejores avances: los profesores ya se han adaptado y las usan con naturalidad: las proyecciones, los libros digitales, todo un mundo de recursos en Internet… “Es llamativo, ágil y rápido”, resumen. El problema es que se interrumpió el proyecto de digitalización de las aulas en segundo de la ESO y ahora van terminando de completar como pueden las instalaciones con los ahorros del centro y el premio que recibieron recientemente de la Fundación SM por su lucha contra el abandono escolar.

Foto

El profesor de matemáticas Pablo Gregori. / G. P.

El contexto de crisis económica y recortes (más de 6.400 millones de euros desde 2010) ayuda poco al proceso de cambio, no solo por la falta de recursos, sino porque también crea un clima de hartazgo y confrontación. A ello se suma un proyecto de ley, la LOMCE, que nace con gran parte de la comunidad educativa en contra. Recoge, no obstante, el impulso a las nuevas tecnologías. El ministro José Ignacio Wert confesó en una reciente entrevista que le hubiera gustado ir más lejos en este apartado. Sobre la falta de recursos, respondió: “Ahora mismo, la tendencia que en EE UU se está imponiendo en cuanto al uso de las TIC es el bring your own device[trae tu propio cacharro]”. Esa tendencia existe, pero quizá es un tema peliagudo si se plantea en el Antonio Domínguez Ortiz de Sevilla o si se piensa, como dice Trujillo, “que la conectividad [a Internet] sigue siendo un problema”.

Un problema que ha sufrido, junto al aumento de alumnos por clase “hasta 33” en el Santamarca, un instituto público de una zona de clase media de Madrid, en su iniciativa de introducción de las tabletas en las aulas. El proyecto IDEA, de la Fundación Albéniz, está en 12 centros de cinco comunidades autónomas; en el Santamarca empezaron el año pasado en una clase y hoy está en cuatro aulas de la ESO. Las familias han de comprar las tabletas, e IDEA pone el soporte tecnológico donde las editoriales vuelcan sus productos (los padres también tienen que pagarlos, pero cuestan menos que en papel), con acceso a un banco de contenidos y en el que se centralizan todo tipo de herramientas de comunicación entre alumnos, docentes y familias, y de gestión (de asistencia, control de notas, etcétera).

El proyecto va bien, dicen la tutora de una de las clases, Mar Merino, y la directora, Ana Rodríguez. Pero señalan dificultades, y no solo de infraestructura. Por ejemplo, una alumna imprimió en papel todos los contenidos de la tableta porque su madre le dijo que si no, no se lo iba a aprender. Hay que enseñar a los chavales, dice Merino, técnicas de estudio aplicadas a los nuevos métodos, pero también hay que explicar los cambios a las familias.

Porque cuando un adulto piensa en la escuela, tiende a recordar cómo le enseñaron a él. “Se da la paradoja de padres que a lo mejor dirigen empresas punteras y están diciendo que la tecnología lo tiene que cambiar todo, después exigen al maestro que dé clase a su hijo de la misma manera que le enseñaron a él”, dice Albert Sangrà. Por eso, añade Teixeira, es tan importante que en la formación de los docentes estos usen las nuevas herramientas.

“Aquí estamos hablando de la tecnología como plataforma de pruebas”, dice el profesor de la Politécnica de Cataluña (UPC) Eduard Alarcón. Él fue uno de los encargados de repensar la titulación de Ingeniería de Telecomunicaciones. Cuando vieron que sus titulados quizá flojeaban en competencias más genéricas, como el diseño, se incorporaron a una iniciativa internacional, nacida en el MIT y en tres universidades suecas,llamada CDIO. “Está basado en la resolución de problemas en sistemas complejos y en la interdisciplinaridad”, explica. Así, tal vez en un proceso parecido al de aquel chaval de Sevilla que veía a través de unas fotos que las “matemáticas son más que números en una pizarra”, los alumnos de teleco conectan y aplican desde el primer año en distintos proyectos las fórmulas, las estructuras, los circuitos…

En Villaverde, un barrio humilde de Madrid, los chicos aprenden a programar aplicaciones para Android con un método de aprendizaje del MIT

En tercero, el proyecto se lleva a cabo en equipos de 18 alumnos. Uno de ellos está construyendo un nanosatélite en el NanoSat Lab de la UPC, un moderno laboratorio. “El primer día les dices que van a hacer un satélite y no les cuentas mucho más. Luego, en 10 horas les ofreces el marco general, y después se les da autonomía”, explica Alarcón.

De Barcelona a Madrid. Unos chavales juegan al fútbol en una pista de un parque de Villaverde. Uno de ellos se dirige a un tipo con perilla de treinta y tantos: “Señor, señor, ¿puede poner unas bulerías?”. “Bueno, pero dime un título”. “No sé”. “¿Camarón?”. “Vale”. El hombre pulsa las teclas de su teléfono móvil y empieza a sonar Volando voy en unos altavoces colgados en una farola. El señor del móvil se llama Carlos Flores y trabaja en la Asociación Semilla, que pelea por la integración social de los muchos jóvenes que corren serio riesgo de exclusión en el humilde barrio.

Flores es un ingeniero informático que se encarga de dos proyectos de educación no formal a través de las tecnologías. La idea es aprender de forma colaborativa, jugando, tocando y haciendo y conectando disciplinas, de una forma parecida a la que proponen en la Politécnica de Cataluña. Uno de los talleres es para chicos y chicas de 6 a 16 años con problemas en la escuela –porque van retrasados o, simplemente, porque no van–, y el otro, a jóvenes de 16 a 25 que ya han abandonado.

Han adaptado el método de aprendizaje e investigación del Living Lab, nacido en el MIT y vinculado al Media Lab. Con él, los chicos aprenden a programar aplicaciones para Android (el sistema operativo de muchos móviles) en una primera fase; en la segunda profundizan en el desarrollo de software, y en la tercera diseñan y ejecutan un proyecto. Por ejemplo, el año pasado hicieron el Boombox: un dispositivo compuesto con un microordenador, una antena de wifi y unos altavoces colgados en una farola de un parque de Villaverde. El sistema está conectado con el programa de música online Spotify, y, durante el día, quien pase por allí puede conectarse y elegir canciones con el teléfono móvil.

Utilizan software libre, sistemas abiertos, Moodle, guías y videoguías, un mundo de conocimiento, de sistemas y de aplicaciones que hoy se pueden encontrar fácilmente por Internet, de conocimientos que la gente y las instituciones –muchas universidades– comparten. Flores cuenta que hay quien se sorprende por las cosas que consiguen chavales que fracasaron en la educación formal, pero él cree “en el poder de las tecnologías para el cambio social” y “en que cualquiera puede ser innovador si se le dan las condiciones”. Cuenta además que convencieron a IBM para que algunas de sus delegaciones dejaran que los chavales formados en sus talleres pudieran participar en los procesos de selección para trabajar en sus filiales, abiertas normalmente solo a ingenieros. Algunos han conseguido entrar.

“Las instituciones de educación superior deben estar nerviosas por el día en que tú puedas hacer una serie de MOOC [cursos masivos en línea] y otros tipos de experiencias de aprendizaje y luego acreditar lo que has aprendido. Eso sí que realmente pondrá en duda el valor de un título universitario”, dice Jen Groff, del Media Lab.

La irrupción hace unos años de los MOOC ha provocado negros presagios sobre el fin de las universidades. Consisten en colgar materiales en Internet –clases grabadas, bibliografía, podcast, etcétera– que el alumno puede seguir desde cualquier parte del mundo e interactuar y aprender con los compañeros. Algunos requieren registrarse y en la mayor parte de los casos solo hay que pagar algo si se quiere obtener un certificado de asistencia (que no un título o diploma).

“Muchos hablaron de que llegaba un tsunami, pero yo creo que se trata de un glaciar que irá creciendo y cambiando todo, pero no hasta destruirlo”, opina Alastair Creelman, profesor de la Universidad de Linnaeus, en Suecia. Así, tanto él como Sangrà y Teixeira creen que los MOOC serán una herramienta más en un mundo híbrido, pero eminentemente digital. “Las universidades tradicionales tendrán más alumnos en línea que presenciales. Pero será híbrido también en el sentido de que los estudiantes cursarán unas asignaturas presenciales y otras a distancia”. Pero claro, añade Sangrà, cuando uno se asoma al futuro utilizando parámetros actuales, corre un gravísimo riesgo de equivocarse. ¿Qué diría Asimov de todo esto?

Creatividad y solidaridad, valores para cultivar

Creatividad y solidaridad, valores para cultivar

El ingenio y la voluntad de compartir experiencias deben ser aprobados e incentivados desde los inicios de la enseñanza escolar

Los valores orientan nuestra existencia. Se aprende a descubrirlos al conocer las vidas humanas, sus acciones y sus obras. Esa captación se percibe ante determinadas circunstancias, que nos llevan a emular ejemplos e incorporarlos en nuestra conducta. Asimismo, se hacen presentes en nuestros juicios de valor acerca de personas o hechos ocurridos. Esa capacidad de reconocer valores se vincula con la educación familiar recibida, las preferencias de la comunidad en la que habitamos, los años de escolaridad y la experiencia social que vamos atesorando.

Por otra parte, las preferencias axiológicas arraigan con frecuencia en la tradición heredada; en otros casos, han fluctuado a través de los tiempos y de las culturas y están, también, las que han emergido con un sentido distinto, particularmente en nuestra época, como la creatividad y la solidaridad.

La creatividad ya fue celebrada en la antigüedad, pero limitada al mundo de las artes y atribuida a la inspiración de las musas. Lo que ocurre hoy es que se la reconoce más allá de la creación artística, en las áreas del conocimiento productor de avances científicos y del desarrollo tecnológico. Como consecuencia de ello, están abiertas las puertas de la producción industrial y el comercio hacia la innovación creativa, como ocurre con el diseño o la publicidad. De ahí que el término creatividad ha dejado de tener el uso restringido del pasado y se lo aplica a la producción de obras novedosas en variados contextos.

Por todo esto, la creatividad es considerada un verdadero motor de la economía, auténtica fuente de riqueza para numerosas actividades que convocan la enseñanza de las técnicas de creación.

El término solidaridad era empleado en la antigua Roma en el espacio jurídico. Según describe el recordado Fustel de Coulanges, el sujeto de la ley en el mundo antiguo era el grupo. El individuo debía participar de intereses y responsabilidades comunes, que se concretaban en conductas y sentimientos compartidos por la pluralidad de los miembros de un grupo. De ese modo, se gestaba una firme cohesión e interdependencia entre los que componían esa integración de conjunto. A través del tiempo, esa unidad tan estricta perdió vigencia y la solidaridad pasó a significar un concepto moral válido para superar las limitaciones del individualismo egocéntrico.

Hoy, la creatividad, aprobada y promovida en la enseñanza y en distintas actividades humanas puede verse como compatible con la solidaridad, pues sus frutos constructivos se participan entre ambas.

A su vez, es la acción solidaria de científicos, tecnólogos y productores industriales la que permite crear y desarrollar bienes útiles para la sociedad. De ahí que lo creativo y lo solidario sean valores por cultivar en conjunto, en la escuela y en la universidad, como sucede en establecimientos educativos de países como Canadá, que inculcan los valores de una solidaridad comunitaria junto a una didáctica de la creación.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1627316-creatividad-y-solidaridad-valores-para-cultivar

¿Ser cómo juncos o ser cómo robles? ¿Apertura o cierre?

Ser flexibles para adaptarnosJuncos

A la orilla de un río, un roble fue derribado por una tormenta y, arrastrado por la corriente, una de sus ramas se encontró con un junco crecido en un juncal cerca de la ribera. El impacto produjo un gran desconcierto en el roble que no pudo evitar preguntarle al junco cómo había logrado mantenerse sano y salvo, en medio de una tempestad que, por su furia, incluso había sido capaz de arrancar de raíz un roble. El porqué, dijo el junco, consiste en que yo logro mi seguridad mediante una habilidad opuesta a la tuya: en vez de permanecer inflexible y testarudo, me adapto ante las ráfagas del viento y no sucumbo.

LA FLEXIBILIDAD MENTAL

Ser flexible mentalmente conlleva mantener una actitud abierta a opiniones, oportunidades nuevas de aprendizaje, a evolucionar y experimentar. Es estar dispuestos a pensar, sentir y actuar, con una intención de apertura, adaptándonos a las situaciones y olvidándonos de antiguos esquemas, modelos o patrones adquiridos en nuestra trayectoria de aprendizaje.

A nivel general, la flexibilidad mental está relacionada con la capacidad de adaptación y en última instancia de cambio.

Una mente abierta tiene muchas más posibilidad de ser partícipe de cambios constructivos en cualquier área de nuestras vidas. Es ser como el junco y su habilidad de ser flexible ante el viento, no cediendo ante éste sino aceptándolo. Es saber que más allá de nuestro punto de vista, existen otros muchos muy diferentes y distintos, pero que por distintos que sean no significan que sean erróneos o estén confundidos, incluso pueden llegar a ser complementarios sobre un mismo objeto. ¿Te imaginas cuántos serán posibles en relación a los comportamientos, experiencias y formas de relacionarnos? ¿Qué vemos cuando miramos?

Ser flexibles ante las opiniones o creencias, no significa resignarse, o acoger a éstas, sino tratar de entenderlas y comprenderlas, barajando las diferentes posibilidades. Conocerlas.

NO TE PONGAS LÍMITES, NO SEAS RÍGIDO. SIGUE ADELANTE

Ser rígidos puede llevarnos a que nuestro día a día se convierta en una prueba de obstáculos.

Nuestra vida es un cúmulo de inseguridades e incertidumbres continuas, presentándonos retos día a día que ni imaginábamos. Por ello, si mantenemos unaactitud rígida no adelantaremos nuestros pasos en el camino, sino que nos quedaremos atrapados en un agujero junto a estrategias, opiniones y creencias que aunque pudieron funcionarnos en su momento, puede que ahora tan solo nos entorpezcan. De ahí, la adopción de la flexibilidad mental y el abandono a intentar caminar sobre seguro.


Nos sorprenderíamos si supiéramos  la cantidad de veces que haremos algo que ni siquiera imaginábamos. Nos fascinaríamos si supiéramos todo lo que esconde nuestro potencial.

La mente nos aconseja seguir viviendo como lo estábamos haciendo hasta ahora con todo su repertorio de pensamientos, sentimientos y conductas, manteniendo su rutina, porque así piensa que habrá menos  posibilidades de errar o de enfrentarse a la incertidumbre. Y se olvida de ser flexible y mantener una actitud abierta y dispuesta al cambio si es necesario. Se olvida que adaptarse, no es sinónimo de ser rígido sino de ser flexible. Por ello, hay que entrenarla, con una actitud de aceptación y compromiso, sabiendo que aunque albergamos muchas creencias, siempre hay un hueco para atender a otras nuevas.

“El agua lo vence a todo porque se adapta a todo” Lao Tse
Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/ser-flexibles-para-adaptarnos
Imagen cortesía de Rui Almeida

Podemos sintetizar diciendo que la actitud flexible, abierta permite el desarrollo de la creatividad y que por el contrario una actitud rígida, cerrada, inhibe, bloquea  o dificulta el desarrollo creativo.


Conferencia dictada en el Congreso de Educación en Mendoza

Congreso Educación Gral Alvear

Conferencia: “Conceptos, técnicas y experiencias para el desarrollo de la creatividad en la enseñanza.

Formación de formadores innovadores”  a cargo de Carlos Churba.

Congreso Provincial de Educación. General Alvear. Mendoza. 1, 2 y 3 de Agosto de 2013. Innovar Para Transformar. Diseño Creativo de Materiales Didácticos.

Resumen de la presentación

Crear contextos de aprendizaje y estímulo para el desarrollo creativo de los alumnos y de los docentes es una actividad compleja y desafiante. El objetivo buscado es compartir junto a los asistentes a la presentación, por un lado conceptos del campo de la creatividad y por el otro la experiencia, que venimos realizando desde hace más de 25 años en la formación en creatividad, de buenas prácticas apropiadas para el logro del desarrollo creador.

Temas de la Conferencia/Taller

Creatividad

Marco conceptual. La Paradoja de definir la Creatividad. Definición de la Creatividad. El Gráfico Espiralado de la Creatividad. El Encuentro Multicreador. Crealogar. La Personalidad Creadora. El Proceso Creador. Metodología y Técnicas de Creatividad. Evaluación de la Creatividad. El Ambiente Favorecedor o Inhibidor de la Creatividad.  Los Bloqueos a la Creatividad y a la Innovación.
MIFAC. Modelo Integral Facilitador de la Creatividad

Propósitos y objetivos. El animador. Su relación con el liderazgo. El espacio potencial Clima de confianza. Estrategias y metodologías. Actividades de formación y lenguajes de expresión. Encuadre.

Liderazgo

La creatividad, el liderazgo y la innovación están relacionados en diferentes instancias tanto en el ámbito educacional como organizacional. El docente como facilitador y animador de la creatividad y la innovación.
Carlos Churba

Frases que inspiran desarrollos creativos

Para Seligman la buena vida, el segundo nivel de felicidad, consiste en la satisfacción de desarrollar y utilizar nuestros talentos y fluir!


¿Cuál es el centro de tus búsquedas creadoras? ¿Lo sostienes para no quedar atrapado en la periferia de los cometiempos rutinarios?


En una hoja, después de la tormenta, la huella de la lluvia permanece; que en tu vida el camino del coraje, genere logros que sean legados!


Tomar conciencia de nuestra vocación y propósito personal nos impulsa a desplegar la creatividad transformando los límites en posibilidades!


El ser humano es conciencia, proyecto y libertad que se realiza a través de una obra creadora expresión de su decisión futurizadora!


La creatividad y la innovación se despliegan en formas de pensamiento y acción que logran que sucedan avances en diferentes campos!


La persona creadora no cesa de explorar para conquistar la libertad de expresión y realización venciendo, cada día, la rutina que uniforma!


Carecer de prejuicios, de supuestos y la facultad de percibir las cosas de un modo no habitual inician el camino de una obra creadora.


Nuestra vida se enriquece, fundamentalmente, con la conciencia de lo que somos capaces de crear y plasmar. Usemos nuestro poder creador!


Para comenzar el año 2013 con creatividad “Cuanto puedas hacer o soñar, inícialo. La audacia posee genio, fuerza y magia”. Goethe