Archivo para la categoría ‘perdón’

La empatía y la flexibilidad ante situaciones de agravio

Este trabajo partió de la hipótesis de que la capacidad de empatía y la flexibilidad yoica determinan actitudes diferentes ante situaciones de agravio, favorecen las actitudesprosociales, en particular la capacidad de perdonar y la búsqueda de reconciliación,y desalientan las actitudes agresivas ante dichas ofensas. Los resultados mostraron que a mayor capacidad empática por parte de los alumnos, se observó una menor posibilidad de dar una respuesta agresiva ante un ofensor (en particular de la respuesta de venganza) y que es mayor la probabilidad de una respuesta prosocial (en particular del perdonar). Palabras Clave: Prosocialidad, Agresividad, Empatía, Flexibilidad Yoica, Actitutudes.

Revista de Filosofía y Psicología ISSN 0718-1361- Versión impresaVolumen 6, Nº 23, 2011, pp. 41-55ISSN 0718-5065
Ver: http://scholar.googleusercontent.com/scholar?q=cache:3VnEgWecuqIJ:scholar.google.com/&hl=es&as_sdt=0&sciodt=0
JOSÉ EDUARDO MORENO, CAROLINA FERNÁNDEZ

El Perdón

Perdón es la fragancia que la violeta suelta, cuando se levanta el zapato que la aplasta
Mark Twain

Para algunos el perdón es un acto de amor, para otros es un acto de inteligencia.
Para aquellos que no pueden perdonar con el corazón pueden comenzar haciéndolo con la mente.

Existe una decisión muy poderosa para sanar heridas, cortar ataduras y liberarse de lo
soportado: el perdón.

Al liberarnos de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo por medio del perdón es el primer paso para sanarnos.
Perdonar no significa que se esté de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.
Perdonar no implica darle la razón a alguien que nos lastimó, sino significa transformar los pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo.
Si no perdonamos quedamos atados a las personas desde el resentimiento, quedamos en cierta forma encadenados.
La falta de perdón puede convertirse en un veneno destructivo tanto para el psiquismo como para nuestro cuerpo físico.

Por último perdonar libera la memoria y nos permite vivir en el presente, sin cargar constantemente con un pasado doloroso.