Archivo para la categoría ‘Lecturas y reflexiones’

El ‘Triunfo del amor’ Caravaggio

Contemplación de las imágenes

El ‘Triunfo del amor’ tiene una carnalidad táctil que antes de Caravaggio no había logrado y ni siquiera intentado nadie

ANTONIO MUÑOZ MOLINA

13 MAY 2016 – 16:03 CEST

El Triunfo del Amor

‘El amor victorioso’, de Caravaggio (1602).

Estaba en Berlín en un viaje atareado y muy corto y me encontré a media tarde con dos horas libres. Me dio la tentación de ir a ver el Triunfo del amor, de Caravaggio, que está en un museo de la ciudad, la Gemäldegalerie. Tomé un taxi y procuré no impacientarme midiendo los minutos rápidos que íbamos perdiendo en el tráfico. Acercarse por primera vez a un cuadro que uno ha estudiado mucho pero no ha visto nunca es una emoción llena de intriga. La proximidad y la búsqueda ya forman parte del hallazgo, le agregan la tensión de lo muy esperado, de lo aplazado. Mi primera sorpresa fue la quietud que reinaba en el museo. Los visitantes eran numerosos, pero no demasiados. En el vestíbulo no había ese alboroto entre de cafetería y centro comercial que lo asalta a uno nada más entrar a un museo americano. Al fondo de algunas salas había ventanales que daban a un jardín boscoso.

Cuando llegué a la sala donde según mi plano estaba el caravaggio, el sosiego del lugar ya me había apaciguado. Crucé un umbral y lo reconocí, al fondo, junto al marco de una puerta, contra un fondo que recuerdo rojizo, el niño adolescente con cara de provocación y de guasa, con una franca desnudez no edulcorada de idealismo clásico, el dios pagano con un descaro de ragazzo di vita, con una carnalidad táctil que antes de Caravaggio no había logrado y ni siquiera intentado nadie. Lo que desconcierta de Caravaggio es que reduce al mínimo la separación entre el personaje y el espectador. Me acordé de que el cardenal romano que compró la pintura la reservaba para el final del recorrido que hacían los visitantes por su colección, y que la tenía tapada por un lienzo verde. Al descorrerlo el efecto era mucho mayor.

Porque el tiempo que tenía era muy limitado procuraba aprovechar cada momento de observación, y era más consciente de algo en lo que no se suele reparar demasiado: la pintura existe en el espacio, pero sucede en el tiempo; el tiempo interior y concentrado de la representación y del proceso pictórico y el tiempo sucesivo de la mirada que la examina, del espectador que permanece inmóvil o se acerca o se aleja unos pasos de ella, que va advirtiendo cada vez más detalles, y que al ser consciente de ellos modifica la primera impresión. Contemplar un cuadro no es quedarse pasivamente ante él, sino ejercer una actividad intelectual y sensorial de primer orden, tan profunda y tan rica como la del lector que al recorrer los signos impresos sobre el papel o la pantalla lleva a cabo complejas operaciones neuronales que duran milisegundos, y que despiertan en su imaginación voces, presencias, mundos enteros.

Cuando yo estudiaba Historia del Arte, las explicaciones, casi todas marxistas o estructuralistas o psicoanalistas, eran tan petulantes que arrinconaban por completo a la obra

Pero ya tenía que irme. Había hecho el esfuerzo de no mirar ningún otro cuadro para que no se me fatigara la mirada y ahora se me acababa el tiempo. Igual que lo había ido viendo de lejos mientras me acercaba, ahora le daba la espalda pero volvía a mirarlo desde la entrada de la sala. Entre los miles de reproducciones fotográficas que existen de ese cuadro, las que están en el papel lujoso de los catálogos, o en las imágenes instantáneas de Internet, el Triunfo del amor que pintó Caravaggio solo existe en esa sala de un museo silencioso de Berlín; solo existió para mí durante el paréntesis de quietud entre un viaje en taxi y otro de vuelta hacia el hotel donde tenía una cita.

En un libro tan singular por la originalidad de la mirada como por la limpieza del estilo, Entre miradas, Germán Huici habla de Caravaggio y de ese minuto que dura como máximo la contemplación de sus tres cuadros sobre la historia de san Mateo en la capilla Contarelli, a un lado del altar mayor de la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma. Hay una especie de cepillo eclesiástico tecnificado en el que se deposita un euro, y a continuación queda iluminada la capilla, una claridad muy fuerte que contrasta con la penumbra algo acuática en la que parecen sumergidos frescos barrocos y los decorados de escayola dorada. El centro de Roma está anegado de turistas, pero Huici anota no sin gratitud que en muchas de las iglesias donde se guardan pinturas valiosas no suele haber casi nadie. Se desliza el euro por la ranura y la maquinita hace un ruido de taxímetro antiguo. La brevedad del tiempo asignado nos incita a perseverar en la contemplación. Y también el hecho de que hemos tenido que buscar esta iglesia en el laberinto de Roma, y asegurarnos de que llegamos a ella en las horas caprichosas en que permanece abierta, y avanzar por la nave sombría hasta este lugar preciso, esta capilla que tiene algo de la hondura de una cueva prehistórica al fondo de la cual se encuentran pinturas sagradas.

Hace falta algo más que tiempo y sosiego para apreciar las imágenes de la pintura: también es necesario el respeto

“La obsesión exhibicionista de nuestra época elimina el goce de la mirada sometida a limitaciones”, escribe Huici.Su libro es una vindicación de la pintura, justo en una época en la que parece haberse vuelto irrelevante, al menos para los legisladores de las modas estéticas. La multiplicación exponencial de las imágenes industriales, su omnipresencia, su facilidad, su rapidez, nos han anestesiado contra los placeres demorados de un arte que exige lo más raro y lo más anacrónico de nuestro mundo presente, la contemplación y la lentitud. “Una imagen a menudo requiere mucho tiempo para desvelar todo su potencial expresivo, estético y narrativo (…) Algunos cuadros se mueven si les dedicamos el suficiente tiempo”, dice Huici, con toda la razón.

Pero hace falta algo más que tiempo y sosiego para apreciar las imágenes de la pintura: también es necesario el respeto, una cierta cautela hacia ellas, la cortesía o la humildad de no querer agotarlas con explicaciones inmediatas, hacerlas a un lado para instalar en su lugar, en vez de su silencio, la palabrería de las interpretaciones. Igual que no toleramos dilaciones en la accesibilidad a las imágenes, incluso al precio de trivializarlas, también nos impacienta que permanezcan zonas oscuras en ella, resquicios de hermetismo o de ambigüedad.

Cuando yo estudiaba Historia del Arte, las explicaciones, casi todas marxistas o estructuralistas o psicoanalistas, eran tan petulantes que arrinconaban por completo a la obra misma que parasitaban. Detenerse a mirar un cuadro con los ojos abiertos era una antigualla, un residuo de formalismo burgués. Lo que hace con un conocimiento certero y flexible Germán Huici es recobrar el gusto y el misterio de las imágenes de la pintura, en una serie de itinerarios que abarcan desde la cueva de Chauvet hasta los vídeos de Bill Viola, con liviandad de ensayista, con la hondura de quien conoce muy bien la materia de la que habla. No hay reivindicación valiosa del arte que no sea también una vindicación del mundo real: “Es lo tangible lo que salva nuestras vidas”, escribe Huici, con un saludable desapego hacia las abstracciones. Y quizás lo más seductor de las imágenes es que combinan la materialidad y el misterio: “Las imágenes han de ser misteriosas. Es importante no romper ese suspenso, ese suspense”

Crealogar el diálogo creador entre personas y disciplinas

#Crealogar es el diálogo creador  entre personas y disciplinas.

“Las ideas surgen cuando la creatividad y los datos confluyen”

La tecnología como el mejor aliado de la creatividad.

Explorar las diversas disciplinas y ver cómo pueden aportar a la pasión de cada uno.

Leer más: http://goo.gl/01Bh5U

Del estar presente, del crear y tolerar la ansiedad

Del estar presente, del crear y tolerar la ansiedad

Cuando en la escuela la maestra pasaba lista debíamos decir “presente”.

¿Qué significado puede tener esta palabra?

¿Qué reflexiones podemos hacer sobre el estar presente?

Quizá expresamos al decir presente diversos estados de ánimo.

Diapositiva1

Por ejemplo podemos decir presente y estarlo solo físicamente pero, en realidad, nuestra psique estar ausente, debido tal vez a que esta este presente en otro tipo de espacio, el espacio psíquico.

Podemos, en cambio, decir presente y estarlo realmente, entregados en forma plena a lo que estamos haciendo, viviendo cada momento con auténtica presencia.

Es interesante señalar que a los regalos se los llama también presente.

¿Qué es lo que entregamos de nosotros, qué parte nuestra se hace presente al hacer un regalo?

Por otra parte en hebreo existe una palabra shekinah, para expresar otro tipo de presencia, en este caso: la presencia divina.

¿Cuál o cuales causas pueden impedir o dificultar la presencia plena en el momento presente?

Pensamos que una de ellas puede ser la ansiedad, impaciencia, de alcanzar un fin determinado, lo que puede impedirnos estar dedicados plenamente a las tareas parciales necesarias para alcanzar tal fin.

Es preciso disponer de la capacidad de postergar el momento del encuentro con el fin deseado y tener conciencia que el presente tiene su propia realización.

Si en cambio predomina la ansiedad impaciente, el acento de la atención se ubica en el futuro impidiendo de este modo disfrutar del presente.

Según Schachtel este traslado hacia el futuro, supone u oculta la esperanza mágica de satisfacer deseos más amplios e inconscientes.

Consideramos que esto puede ser uno de los bloqueos a la creatividad ya que esta requiere, para lograr una obra creadora, transitar un camino compuesto por distintas etapas.

Tolerar la ansiedad y la ambigüedad

Todo proceso creador se despliega en el tiempo, lo que necesariamente va a requerir de la persona creadora la tolerancia a la ansiedad y a la ambigüedad para poder concretar una obra creadora.

Grupo de lectura sobre Creatividad

Grupo de Lectura:

Creatividad,

Un recorrido por el arte, la literatura y la psicología.

Destinado: a las personas que tengan interés en conocer, desarrollar la creatividad para vivir con plenitud y aplicarla en sus actividades personales y/o profesionales.

Desarrollo de la Creatividad Lic. Carlos Churba


Comienzo: Miércoles 5 de Agosto

Horario: 14 a 15,30 hs

Duración: 4 meses

Lugar: Belgrano. C.A.B.A.

Coordina: Lic. Carlos Alberto Churba

Conferencista y experto en Creatividad y Desarrollo Personal

Psicoterapeuta.

Autor de los Libros:

“La Creatividad. Un enfoque dinamizador de las personas y las

organizaciones”.

“Poetizar la Vida” Creatividad Poética

Temario:

El Camino del Arte.

El Camino de la Literatura. Prosa y Poesía.

El Camino de la Psicología.

La Percepción Creadora.

Actitudes y Habilidades de las personas creadoras.

Percibir, imaginar, sentir, visualizar, proyectar, fluir, crear.

El Proceso Creador.

El Espacio y el Tiempo de Creación.

El Ambiente Facilitador de la creatividad.

La Expresión Creadora.

Nuevos Métodos y  Técnicas para la generación y aplicación de ideas.

El Desbloqueo creativo.

La Creatividad en la vida cotidiana.

Dinámica: Lecturas, diálogos y ejercicios creativos.

Se entregan materiales y certificado de asistencia.

Informes e Inscripción:

Te: 15 4916-2658

carloschurba@gmail.com

El ABC de la Creatividad

Las tres B de la creatividad son así conocidas por las iniciales de «Bus», «Bed» y «Bath» y se refieren al momento en que nuestra mente se desbloquea, fomentando el pensamiento asociativo y la creatividad analógica.

Las 3B o el ABC de la creatividad

Dicen que dicen que Arquímedes descubrió el desplazamiento de volumen durante un baño. Que Albert Einstein pensó en la teoría de la relatividad después de dormir la siesta y que alguno que otro, sin placa de famoso, seguramente tuvo ocurrencias mientras viajaba en autobús. Todos estos ejemplos tienen en común una letra y un número: 3B.

Las tres B de la creatividad son así conocidas por las iniciales de «Bus», «Bed» y «Bath» –se me ocurre, ahora, que también podría denominarse el ABC de la creatividad: «Autobús», «Baño» y «Cama»– y se refieren al momento en que nuestra mente se desbloquea, fomentando el pensamiento asociativo y la creatividad analógica. En el instante que entramos en modo 3B o ABC nuestro cerebro conmuta el chip de ondas beta por ondas alfa, favoreciendo la relajación de la persona. Aun cuando creemos que no estamos pensando en nada nuestra mente trabaja sin descanso. Al tiempo que nos encontramos en piloto automático, en estado semiconsciente, pensamos, y mucho. Vienen a nosotros ideas nuevas, asociaciones insospechadas. La chispa de la creatividad, el buscado clic.

CreaTips 011 1024x1024 Las 3B o el ABC de la creatividad

Primer freno. Nada pero nada entra en el cerebro por medio de un pase de magia. No es sino luego de un período de pensamiento intenso, del trabajo constante y sonante, que este estado de semiconciencia será provechoso para nosotros. Cuando dejamos de discurrir en seguida de un período de reflexión profunda podremos experimentar ¡eureka! En este estado de distensión fluirán las ideas. El autobús, el baño y la cama son excelentes escenarios para germinar nuevas ideas. En el momento preciso que llegamos a decir, incluso gritar, ¡ya lo tengo!, estamos en presencia de una exultante experiencia «¡ajá!». Tal situación se define como la suma del «insight» más afecto positivo. Es la comprensión súbita y repentina que el pensamiento que estaba girando en la mente aflora. Las ideas se unen, se conectan entre sí. La persona que experimenta un momento ¡ajá! se siente satisfecha y excitada, con la convicción íntima que aquello que se figuró es lo que andaba buscando ¡Eureka! Ciento por ciento alborozo. En este punto recuerda documentar la idea no bien aparezca porque ya sabes lo volátiles que son los pensamientos y lo prejuiciosos que podemos llegar a ser con una primera idea.

Hay una guía en esto. En primera instancia, el «insight» ocurre cuando el sujeto se distiende, una parte de su mente continua trabajando, «craneando» el problema y se proyecta sobre su realidad. Nuevamente las 3B.

Segundo freno. Pretender que la inspiración por si sola va a regalarnos grandes y geniales ideas es un error disparatado y garrafal. A la imagen del creador, del alquimista de obras, solitario y nocturno, dejemóslo para la ficción cinematográfica o para el mundo de las letras. Te propongo que modifiques la proposición «necesito estar inspirado» por la consigna «voy a hacerme cargo de mis desafíos creativos». Toma el toro por las astas y ponte a trabajar. Como constantemente insisto: más y mejores resultados se manifestarán cuando más relajados estemos y más propicio sea el escenario ¡Adelante!

Al cerebro le cuesta mucho trabajo romper o cortar con un hábito, así que, en lugar de persistir con el slogan «necesito estar inspirado», suscita nuevos y sanos procedimientos que recubran las malas costumbres. Las herramientas de cambio tampoco son mágicas, conllevan tiempo y tenacidad. No obstante, el cambio es posible. Recuerda que el cerebro es incondicional de la entropía; siempre irá por conexiones conocidas para economizar energía, para mantenerse cómodo en la zona de confort ¿Para qué cambiar? ¿Para qué correr riesgos?

La persona que experimenta un momento ¡ajá! se siente satisfecha y excitada.

Somos protagonistas de nuestra propia historia, vivirla de manera creativa es nuestro mayor reto. Las buenas ideas son la materia prima de la innovación.

Piensa intensamente, mucho respecto a un tema. Sobre tu desafío creativo. Deja por un momento a las heurísticas de lado.

Viaja en autobús o en bicicleta, usa el baño y duerme siestas. En ese orden o el que quieras. Da lugar en tu vida a las 3B de la creatividad. El ABC para despertar y reactivar tu actitud creativa.

Un buen artículo de: Gustavo Martín

Fuente: file:///C:/Users/Asus2/Desktop/Las%203B%20o%20el%20ABC%20de%20la%20creatividad%20%C2%B7%20GussMartin%20%20%20Creatividad.html

CONVERSACIONES EFICACES. CÓMO DIRIGIR REUNIONES II

CONVERSACIONES EFICACES. CÓMO DIRIGIR REUNIONES II

conversaciones eficaces

Alan Barker, experto en comunicación, en la segunda edición de su libro “How to manage meetings”, propone las siguientes recomendaciones para lograr mantener conversaciones eficaces:

a).- Limitar el número de participantes, como ya hemos comentado en una entrada anterior. El número ideal no debería superar las 4 personas y el máximo puede llegar a 7.

b).- Mejorar nuestras habilidades de escucha. La calidad de una conversación va a depender de nuestra calidad como oyentes. Escuchar supone no sólo no hablar, sino también ser conscientes de la influencia que tenemos sobre el comportamiento del orador con nuestras conductas: mantener o no el contacto visual, tomar notas, hacer gestos afirmativos con la cabeza,….. No hay que olvidar, también, que cuando hablamos estamos demostrando la calidad de nuestra escucha, por ejemplo si interrumpimos estamos demostrando que hemos dejado de escuchar, que no estamos interesados en seguir haciéndolo, lo que afectará la respuesta de nuestro interlocutor.

El primer paso para mejorar nuestras habilidades de escucha consiste en ser conscientes de los obstáculos y de que algunos los podemos controlar y otros no. Cualquier conversación consiste, para cada participante, en dos tipos de conversación: la externa y la interna que tiene lugar dentro de nuestras cabezas. Debemos escuchar a ambas. Mientras tomamos parte en la externa podemos estar utilizando la interna para:

1.- Buscar respuestas a los problemas.

2.- Encontrar soluciones.

3.- Ensayar nuestra siguiente respuesta.

4.- Juzgar lo que el orador dice.

En ocasiones podemos interrumpir esta conversación y dedicarnos a escuchar realmente lo que nuestro interlocutor dice, lo que no dice, cómo lo dice y cómo no lo dice. Otras veces podemos controlar la conversación interior y para ello podemos:

1.- Anotar  nuestros pensamientos para poder dejarlos a un lado.

2.- Hacer que forme parte de nuestra conversación exterior verbalizando nuestros pensamientos.

3.- Hacer pausas antes de hablar para permitir que la conversación interior tenga lugar sin distorsionar nuestra escucha.

c).- Estructurar nuestro pensamiento. En una conversación debemos tener dos tipos de pensamientos:

1.- En una primera etapa deben estar enfocados a pensar en el problema y analizarlo.

2.- En la segunda fase tienen que estar centrados en buscar soluciones.

Muchas reuniones fracasan porque dedicamos poco tiempo a pensar sobre el problema y pasamos directamente a intentar encontrar soluciones.

d).- Controlar el tiempo adecuadamente. Generalmente una conversación eficiente comienza con un ritmo tranquilo para irse volviendo más rápido con el progreso de la misma. Pero no existen reglas sobre lo que es correcto. Percibimos que una conversación va demasiado rápida cuando existen muchas interrupciones, se producen conversaciones paralelas y las personas empiezan a mostrar signos de que han dejado de escuchar y de incomodidad con la situación. En el caso contrario, sabemos que se está enlenteciendo en demasía cuando un orador domina la conversación, no se plantean preguntas, surgen pausas frecuentes y el nivel de energía de la conversación desciende y languidece, mostrando los participantes signos de cansancio.

e).- Encontrar territorios comunes. Las conversaciones son un medio para hallar terrenos comunes. Solemos comenzar una conversación en nuestro terreno privado y debemos buscar utilizar la misma para encontrar cómo cruzar al territorio de nuestro interlocutor. Para ello podemos: hacer un comentario vacilante, exploratorio (“quizás podríamos,…”, “Creo que pienso…..,” “Es posible que….”) o hacer una pausa antes de hablar.

No debemos seguir adelante hasta que la otra persona nos haya dado permiso. Éste puede ser explícito: “Di lo que quieras” o “Me agradaría recibir tu sincera opinión” o mediante el lenguaje corporal o la conducta: sonreír, asentir,….

f).- Ir más allá de los argumentos. Una habilidad esencial para mejorar nuestras conversaciones en el curso de una reunión consiste en romper el círculo del conflicto. Barker destaca que la “Escalera de inferencias” es una buena herramienta para conseguirlo. El modelo fue desarrollado inicialmente por Chris Argyris y describe la forma en que pensamos en el transcurso de una conversación como una escalera. En los escalones bajos se encuentra la observación y en lo alto de la misma la acción. Desde la observación subimos al primer peldaño seleccionando datos (escogemos aquello en lo que nos queremos fijar). En el segundo escalón inferimos significados desde nuestra experiencia con datos semejantes, en el tercero generalizamos estos significados y los transformamos en presunciones, para en el cuarto construir modelos mentales o creencias a partir de esas presunciones. Finalmente actuamos basándonos en nuestros modelos mentales.

ladder_of_inference

Viajamos de arriba debajo de la escalera cada vez que mantenemos una conversación. Somos mucho mejores ascendiendo que descendiendo. Esta escalera nos va a permitir bajar de nuestras creencias y opiniones  individuales para ascender hacia valores y creencias compartidas.

La clave para utilizarla correctamente está en hacer preguntas para encontrar: las genuinas diferencias en nuestros modos de pensar, las similitudes y las formas de llegar a un entendimiento. Por ejemplo podemos preguntar:

“¿Qué datos subyacen a lo que estás diciendo?”.

“¿Estamos de acuerdo en los datos?”

“¿Estamos de acuerdo en lo que significan?”

“¿Me puedes aclarar tu razonamiento?”

“¿Cuándo has dicho……, querías decir ……..?”

Si alguien, por ejemplo, sugiere una línea de acción, el otro puede descender cuidadosamente por la escalera al preguntar:

“¿Por qué piensas que ………puede funcionar?”, “¿Qué es lo que hace que sea un buen plan?”

“¿Has considerado ……?”,

“¿Cómo puede afectar a …..?”, “¿Esto quiere decir que…..?”

“¿Puedes ponerme un ejemplo?”, “¿Qué te ha hecho pensar en esto?”

La escalera de inferencia, también, puede servirnos para ofrecer nuestras ideas a nuestro interlocutor para que las examine. Si estamos sugiriendo un plan de acción podemos preguntar:

“¿Observas algún punto débil en mi pensamiento?”

“¿En circunstancias diferentes esto se vería de manera distinta?”

“¿Son válidas mis presunciones e ideas?”

“¿He olvidado algo?”

La ventaja de este modelo es que no necesita de un entrenamiento previo. Se puede utilizar inmediatamente como una forma sencilla de intervenir en conversaciones que corren el riesgo de convertirse en argumentos.

g).- Sintetizar con frecuencia. El tener la capacidad de resumir una conversación es una de las habilidades más importantes que debemos desarrollar. Es importante porque:

1.- Permite definir nuestro objetivo y comprobar que lo hemos alcanzado.

2.- Ayuda a estructurar nuestro pensamiento, al recordar en qué situación estamos respecto a las dos etapas del pensamiento,  que vimos en la entrada anterior, y por dónde debemos continuar.

3.- Evita perder el tiempo, al acabar con las digresiones.

4.- Facilita encontrar un terreno común. Al resumir lo que la otra persona está diciendo con nuestras palabras estamos encontrando un modo de entrar en su territorio.

Al comienzo de una conversación podemos sintetizar nuestro principal objetivo. Al avanzar la misma ir resumiendo lo que pensamos que estamos alcanzando y verificar que nuestro interlocutor está de acuerdo. Al finalizar hacer una síntesis de lo logrado y de las acciones que ambas partes se comprometen a acometer.

Sintetizar no significa repetir lo que la otra persona acaba de decir. Implica reinterpretar sus ideas con nuestras palabras, por lo que debemos:

1.- Destacar los puntos específicos en los que han hecho hincapié.

2.- Reconocer la posición desde la que han hablado.

3.- Entender las creencias que sustentan su postura.

Reconocer lo que otra persona dice no quiere decir que estemos de acuerdo, sino que vamos a tener en cuenta lo que nos dicen.

No debemos olvidar que debemos acompañar nuestras palabras con el lenguaje no verbal adecuado que demuestren nuestro reconocimiento, apreciación y comprensión.

h).- Apoyarnos en elementos visuales. Aparentemente recordamos el 20% de lo que oímos y el 80% de lo que vemos. A pesar de eso muchas de nuestras conversaciones, especialmente en reuniones, carecen de este crucial elemento. Si la comunicación consiste en el proceso de mostrar nuestras ideas, nuestras conversaciones se beneficiarían si pudiésemos conseguir que los demás visualizasen nuestras ideas.

Evidentemente existen muchas formas de hacer nuestras ideas visibles en una conversación: gesticulamos o modelamos con nuestras manos o expresamos nuestros sentimientos con las contorsiones de nuestros músculos faciales, escribimos en pizarras, utilizamos metáforas, analogías,….

Fuente: http://clavesliderazgoresponsable.blogspot.com.ar/   Isabel Carrasco

Leer más: http://carloschurba.wikispaces.com/Crealogar

Jorge Luis Borges prefiguró Internet

Un libro publicado en los Estados Unidos, Borges 2.0: del texto a las palabras virtuales de Borges1Perla Sassón-Henry, se suma a un número creciente de pensadores contemporáneos –entre ellos Umberto Eco- que opinan que el escritor argentino prefiguró la World Wide Web.

LA BIBLIOTECA DE BABEL. “Cuando se proclamó que la Biblioteca abarcaba todos los libros, la primera impresión fue de extravagante felicidad. Todos los hombres se sintieron señores de un tesoro intacto y secreto”, escribió Borges.

“Jorge Luis Borges no parece un candidato probable al título de El hombre que descubrió Internet”, comienza el artículo publicado por The New York Times, titulado Borges y el futuro previsible. Pero el libro Borges 2.0 de Perla Sassón-Henry, le da cierto crédito, cuanto menos en haber intuido en sus ficciones la aparición de la red.

El libro analiza las relaciones entre la Internet descentralizada de YouTube, los blogs y Wikipedia, y los cuentos de Borges que “hacen del lector un participante activo”. Sassón-Henry, profesora asociada en el Departamento de Estudios de Idiomas de la Academia Naval de los Estados Unidos, describe al autor de El Aleph como un hombre “del viejo mundo con una visión futurista”.

Según su trabajo, historias como Funes el memorioso, La Biblioteca de Babel y Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, entre otras, se han convertido en un canon entre aquellas que marcan una intersección entre las nuevas tecnologías y la literatura.

El articulo de The New York Times explora algunos ejemplos de estas historias borgeanas en las que el escrtitor preanuncia el concepto de blogs o de una biblioteca universal.

Además de este libro, tendrá lugar la publicación de una colección de ensayos sobre el tema editado por la Bucknell University Press, con el provocativo título de Cy-Borges. Mientras tanto, la editora New Directions reeditó Labyrinths, una antología en inglés con varios cuentos de Borges que no se publicaba desde hace más de cuarenta años. El volumen incluye un ensayo introductorio de William Gibson.

Ver: http://carloschurba.wikispaces.com/Borges%2C+Jorge+Luis

Pensamiento creativo y Neurociencias

Conoce cómo acercarte al pensamiento creativo e implementar el mejor enfoque para la resolución de problemas.

Por Nadia Goodman

El pensamiento creativo no es siempre igual. Si descubres nuevas maneras para resolver problemas y tienes lluvias de ideas, podrías tener la clave secreta para una innovación exitosa.

Una idea creativa es limitante, especialmente cuando se tratan de encontrar soluciones innovadoras para el negocio. “No hay ninguna receta”, dice Arne Dietrich, una neurocientífica de la Universidad Americana de Beirut.

Ella apunta dos tipos de acercamiento para la creatividad: El momento en el que se nos ocurre una idea y un método más lógico y sistemático.

Trabajan muy diferente en el cerebro, por lo que los empleados tienden a sobresalir en ambos y necesitan diferentes circunstancias para hacer su mejor trabajo.

Te presentamos la manera de reconocer y cultivar cada tipo de creatividad en tu empresa.

El primer tipo, el momento de la realización. Es lo que los científicos llaman: la creatividad ascendente. Recae en la mente inconsciente para hacer conexiones inesperadas entre diferentes ideas.

“Es el foco encendido en la cabeza”, dice Dietrich. “De repente una idea creativa viene a ti.”

Este tipo de creatividad llega cuando estás solo, no en una lluvia de ideas. “Hay presión social en un grupo”, dice Dietrich. “No podrás compartir tus ideas de la misma forma que sucede con tus neuronas dentro de la privacidad de tu mente.”

Para generar creatividad ascendente en tu empresa, contrata gente auto motivada y déjalos trabajar como y donde sea que quieran.

Por ejemplo, Google contrata a gente específica para operar como agentes deshonestos, explorando ideas diversas que son a veces riesgosas, pero que llevan a innovaciones inesperadas como los Google Glass.

Puedes inspirar este tipo de creatividad entre todos en tu empresa al crear un ambiente laboral con mucha variedad, como los espacios no tradicionales para juntas, áreas de trabajo con sillones o actividades de descanso como mesas de ping pong y aros de básquet ball. Mientras las ideas surgen, dales a los empleados una manera de compartirlas usando un pizarrón comunal que revisen una vez a la semana o al mes.

Innovaciones dramáticas: las ideas creativas que son muy diferentes de cualquier cosa que hayas hecho antes, son el beneficio de un acercamiento ascendente.

El segundo tipo de creatividad es más intencional. Es llamado la creatividad descendente e involucra la corteza pre frontal del cerebro para trabajar con un problema de manera lógica.

“Piensa en la corteza pre frontal del cerebro como tu sistema Google”, dice Dietrich. “Utiliza algoritmos en tu red neural para que el proceso de encontrar una solución sea directa y lógica.”

A diferencia del proceso anterior, donde la inspiración es espontánea y las ideas fluyen, estas ideas vienen de lo que ya sabes y cada una es evaluada para ser viable. Este acercamiento es mucho menos errático y extremadamente efectivo cuando necesitas resolver un problema deliberadamente.

La creatividad descendente florece en un ambiente más tradicional y estructurado como un grupo de lluvias de ideas en una sala de conferencias. En lugar de aceptar todas las ideas, discutan su viabilidad y lleven a cabo las que podrían funcionar. La meta final debe ser clara y el proceso debería ser visto como un esfuerzo colaborativo para llegar ahí.

Pudes usar un acercamiento descendente desde el principio o emplearlo después de que un montón de ideas están sobre la mesa. Cuando lo hagas, invita a pensadores creativos y lógicos. Serán capaces de llegar a una solución que sea realista y procesable. “A los pensadores locos se les ocurren cosas, pero no necesariamente lo implementan”, dice Dietrich. “Para hacer eso debes tener un tipo diferente de creatividad.”

Fuente: http://www.soyentrepreneur.com/26876-creatividad-inspiracion-vs.-transpiracion.html

creatividad_caballo3

5 lecciones creativas por el cofundador de Pixar

Dice que balance entre el trabajo y la vida privada son la clave:

Catmull, de la tríada Pixar, se apronta a lanzar un libro que dará mucho que hablar. En éste, revela cinco grandes sugerencias para ayudar a las empresas a potenciar su lado creativo.

  1. Toma buena nota. Una de las partes fundamentales de la cultura de un estudio cinematográfico es el concepto de “notas”, sugerencias o críticas por escrito formuladas tras la proyección de la edición preeliminar de una película. En la mayoría de los estudios, las notas son otorgadas por los ejecutivos corporativos o por personas del mismo nivel o superior, y usualmente son obligatorias. En Pixar, cualquiera puede dar notas y todos los empleados están invitados a las proyecciones en etapas muy tempranas, mucho antes de que la trama de la película esté finalizada. Los directores no tienen que usar las notas, pero en conjunto, crean una aprobación general.
  2. Es la historia, no la taquilla. Uno podría pensar que Pixar es una compañía de tecnología. Sin embargo, dice Catmull, la clave del éxito no es construir una tecnología de animación sofisticada, sino contar una historia maravillosa que la tecnología pueda mejorar. El objetivo no es crear un éxito de taquilla, sino crear algo que los empleados sientan que es lo mejor que pueden hacer, incluso si, como ocurrió en el curso de Toy Story 2, eso significa deshacerse por completo de una de las principales líneas de la trama y empezar de nuevo el proceso de una manera profunda. La experiencia de Catmull es que esa pasión eventualmente se traduce en éxito de negocio.
  3. Las buenas personas hacen triunfar a las buenas ideas. Cuando Catmull habla ante grupos a menudo plantea la pregunta: “¿Qué es más valioso, las buenas ideas o la gente buena?” Él descubre que el público está dividido en 50-50 en sus respuestas. Pero su experiencia en Pixar demuestra que las buenas personas son mucho más importantes. “Si le das una buena idea a un equipo mediocre, va a meter la pata. Si le das una idea mediocre a un equipo brillante, la van a arreglar o la tirarán a la basura y crearán algo mejor”.
  4. El equilibrio da frutos. La fuerza laboral de Pixar es conocidamente intensa, y las historias sobre tratar de cumplir fechas límite son legendarias. Sin embargo, hay desventajas en tener una fuerza de trabajo altamente motivada; en la lucha por hacer Toy Story 2, una empleada agotada dejó a su hijo dentro de un coche caliente en lugar de pasar a dejarlo en la guardería (el niño perdió el conocimiento, pero más tarde se recuperó). “Toy Story 2 fue un estudio de caso sobre cómo algo que por lo general se considera un plus -una fuerza laboral motivada y adicta al trabajo que se esfuerza en conjunto para cumplir una fecha límite- podría destruirse a sí misma si no se controla.
  5. Descubre lo oculto. Los líderes se pierden de mucho. En parte porque están ocupados, en parte porque no son conscientes de sí mismos o se vuelven vulnerables a la arrogancia. Pero sobre todo, dice Catmull, porque cada uno tiene puntos ciegos, y estos se agravan cuando las personas llegan a posiciones de poder y no se sienten capaces de ser honestas por temor a que eso pueda afectar su propia trayectoria profesional. ¿Cómo evitar esto como líder? No se puede, dice. Pero al menos puedes estar consciente de que hay muchas cosas que desconoces, y que no estás recibiendo toda la información que crees. “El mejor enfoque”, dice, “es aceptar que no podemos entender todas las facetas de un entorno complejo y, en vez de eso, enfocarnos en las técnicas para hacer frente a la combinación de diferentes puntos de vista”.

Fuente:
http://www.innovacion.cl/2014/02/cofundador-de-pixar-revela-sus-5-leccionescreativas/