Archivo para la categoría ‘analogías’

Un ejemplo del crealogar

CONVERTIR UNA IDEA ORIGINAL DE OTRO EN UNA IDEA ORIGINAL PROPIA

En el ámbito de la literatura, la música, la publicidad, el cine o la televisión (por dar algunos ejemplos) siempre se está buscando una idea original que poder vender, o con la que poder vender algo.

Un escritor busca una historia impactante que contar; pero también la buscan las productoras de cine y televisión. Incluso en un anuncio de menos de un minuto podemos contar esa historia novedosa que enganche.

En los tiempos que corren, donde parece que ya todo está inventado, resulta cada vez más difícil encontrar algo que no se haya dicho antes. Entonces, ¿qué podemos hacer?

Dicen que la realidad siempre supera la ficción (y razón no les falta a los que pregonan esto); por lo que buscar inspiración en el día a día puede dar resultados muy productivos. ¿Es esto suficiente? ¿Sacaremos una mejor idea de la realidad que de nuestra imaginación? Como buena gallega os diré que depende: hay literatura de ficción buenísima y malísima; y hay literatura realista que podemos separar en los mismos bloques. Por ende, un libro de ficción bueno es mejor que un libro malo que nos cuente algo real, y viceversa.

Pero también hay otra forma de buscar a esa dama esquiva que es la inspiración y por eso hoy quiero ir un paso más allá y preguntaros lo siguiente: ¿Es mejor la idea original o la reinterpretación de la misma? Podéis pensar si queréis que sólo por el hecho de que una idea original sea rompedora nunca va a poder ser superada por una versión de la misma, pero yo creo que esto no es así y puedo ilustrar mi opinión con un ejemplo:

Según el blog Las lecturas de Mr. Davidmore, se vendieron en Reino Unido unos 25 millones de ejemplares del libro 1984, de George Orwell, en los últimos 65 años, es decir: desde 1949 (fecha de publicación de la novela) hasta 2014 (año de publicación del citado post).

La última edición de Gran Hermano en España tuvo una media aproximada (según laWikipedia) de 2,5 millones de espectadores. Imaginaos que cada edición tuviera esa media de consumo, y asumamos que esa es la gente que «compra» ese producto que es el programa, y establezcamos un año de programa como una unidad de compra. En los 14 años que nuestro país lleva emitiendo Gran Hermano se habrían vendido, aproximadamente, unos 17 millones. Imaginaos ahora la cantidad que alcanzaría si su supervivencia llegase a igualar los 65 años que lleva el libro a la venta.

Bien es cierto que no podemos comparar el tocino con la velocidad y que un libro no puede equipararse a un programa de televisión que cambia cada año pero, salvando las distancias, hay que reconocerle a John de Mol, creador de este formato para televisión, que ha dado en el clavo.

¿A qué viene enlazar el citado libro con ese programa en concreto? Por si no lo sabéis, os diré que, para crear Gran Hermano, este productor se inspiró, entre otras cosas, en el libro 1984, de George Orwell. En esta novela de temática distópica el Gobierno controla todos los movimientos de los ciudadanos en todas partes a través de cámaras que vigilan incluso el sueño. Orwell nos hace plantearnos qué pasaría si viviésemos sometidos bajo el yugo de un gobierno totalitario que nos controlase en todo momento. A través de la lectura de 1984 nos vamos adentrando en un mundo donde no queda espacio ni para tener pensamientos íntimos; donde parece que ni se pueden tener sentimientos.

Como podéis apreciar, de la transformación de esta idea y adaptándola al S.XXI nace Gran Hermano. ¿Qué pasaría si esas cámaras controlaran todo lo que hacen las personas, pero no a todo el mundo, sino a un número concreto y en un espacio limitado? Y ¿qué pasaría si vendemos eso a la televisión? Supongo que esto es lo que se preguntó el conocido productor en su momento y, 14 años después, seguimos viendo en nuestras pantallas la respuesta: un formato revolucionario que puede no gustar a todo el mundo pero que es un éxito de ventas.

Y ahora, ¿qué me decís? ¿Puede ser la reinterpretación de una idea original mejor, o más rentable, que la idea en sí? Ya lo creo que sí.

Como dijo Jack London: «No se puede esperar a la inspiración, hay que ir a buscarla».

CRIS MANDARICA

Ver crealogar: http://carloschurba.wikispaces.com/Crealogar


Nuevo libro de Carlos Churba. Edición digital ampliada

PORTADAFINALFinal1

Deseo agradecer a todos los que brindaron sus comentarios y votaron por el color de la portada del libro. Las opiniones han estado bastante divididas pero con mayoria por el color violeta. De cualquier manera ambos colores están presentes en las espirales.

El libro ya está a la venta en: http://lnkd.in/bcTKHVu

Seguiremos “crealogando” y apostando por concretar la Era de la Potenciación de la Creatividad Humana. Un fuerte abrazo!!! Carlos Churba

¿Ser cómo juncos o ser cómo robles? ¿Apertura o cierre?

Ser flexibles para adaptarnosJuncos

A la orilla de un río, un roble fue derribado por una tormenta y, arrastrado por la corriente, una de sus ramas se encontró con un junco crecido en un juncal cerca de la ribera. El impacto produjo un gran desconcierto en el roble que no pudo evitar preguntarle al junco cómo había logrado mantenerse sano y salvo, en medio de una tempestad que, por su furia, incluso había sido capaz de arrancar de raíz un roble. El porqué, dijo el junco, consiste en que yo logro mi seguridad mediante una habilidad opuesta a la tuya: en vez de permanecer inflexible y testarudo, me adapto ante las ráfagas del viento y no sucumbo.

LA FLEXIBILIDAD MENTAL

Ser flexible mentalmente conlleva mantener una actitud abierta a opiniones, oportunidades nuevas de aprendizaje, a evolucionar y experimentar. Es estar dispuestos a pensar, sentir y actuar, con una intención de apertura, adaptándonos a las situaciones y olvidándonos de antiguos esquemas, modelos o patrones adquiridos en nuestra trayectoria de aprendizaje.

A nivel general, la flexibilidad mental está relacionada con la capacidad de adaptación y en última instancia de cambio.

Una mente abierta tiene muchas más posibilidad de ser partícipe de cambios constructivos en cualquier área de nuestras vidas. Es ser como el junco y su habilidad de ser flexible ante el viento, no cediendo ante éste sino aceptándolo. Es saber que más allá de nuestro punto de vista, existen otros muchos muy diferentes y distintos, pero que por distintos que sean no significan que sean erróneos o estén confundidos, incluso pueden llegar a ser complementarios sobre un mismo objeto. ¿Te imaginas cuántos serán posibles en relación a los comportamientos, experiencias y formas de relacionarnos? ¿Qué vemos cuando miramos?

Ser flexibles ante las opiniones o creencias, no significa resignarse, o acoger a éstas, sino tratar de entenderlas y comprenderlas, barajando las diferentes posibilidades. Conocerlas.

NO TE PONGAS LÍMITES, NO SEAS RÍGIDO. SIGUE ADELANTE

Ser rígidos puede llevarnos a que nuestro día a día se convierta en una prueba de obstáculos.

Nuestra vida es un cúmulo de inseguridades e incertidumbres continuas, presentándonos retos día a día que ni imaginábamos. Por ello, si mantenemos unaactitud rígida no adelantaremos nuestros pasos en el camino, sino que nos quedaremos atrapados en un agujero junto a estrategias, opiniones y creencias que aunque pudieron funcionarnos en su momento, puede que ahora tan solo nos entorpezcan. De ahí, la adopción de la flexibilidad mental y el abandono a intentar caminar sobre seguro.


Nos sorprenderíamos si supiéramos  la cantidad de veces que haremos algo que ni siquiera imaginábamos. Nos fascinaríamos si supiéramos todo lo que esconde nuestro potencial.

La mente nos aconseja seguir viviendo como lo estábamos haciendo hasta ahora con todo su repertorio de pensamientos, sentimientos y conductas, manteniendo su rutina, porque así piensa que habrá menos  posibilidades de errar o de enfrentarse a la incertidumbre. Y se olvida de ser flexible y mantener una actitud abierta y dispuesta al cambio si es necesario. Se olvida que adaptarse, no es sinónimo de ser rígido sino de ser flexible. Por ello, hay que entrenarla, con una actitud de aceptación y compromiso, sabiendo que aunque albergamos muchas creencias, siempre hay un hueco para atender a otras nuevas.

“El agua lo vence a todo porque se adapta a todo” Lao Tse
Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/ser-flexibles-para-adaptarnos
Imagen cortesía de Rui Almeida

Podemos sintetizar diciendo que la actitud flexible, abierta permite el desarrollo de la creatividad y que por el contrario una actitud rígida, cerrada, inhibe, bloquea  o dificulta el desarrollo creativo.


El Gato del Gurú

Cuando, cada tarde, se sentaba el gurú para las prácticas del culto, siempre andaba por allí el gato del ashram distrayendo a los fieles. De manera que ordenó el gurú que ataran al gato durante el culto de la tarde. Mucho después de haber muerto el gurú, seguían atando al gato durante el referido culto. Y cuando el gato murió, llevaron otro gato al ashram para poder atarlo durante el culto vespertino. Siglos más tarde, los discípulos del gurú escribieron doctos tratados acerca del importante papel que desempeña el gato en la realización del culto como es debido.

Anthony de Mello