Etimología de la Creatividad

Etimología de la Creatividad

La palabra Creatividad deriva del latín “creare” que significa: engendrar, producir, crear. Está emparentada con la voz latina “crescere”: crecer.
En el Génesis del Antiguo Testamento aparece la siguiente frase: “Dios creó al cielo y la Tierra de la nada”. En este contexto, creación sería concebir desde la nada.
Por otra parte en el diccionario encontramos que crear “es producir algo que no existe”.
Si partimos del criterio que el hombre, para crear siempre parte de algo anterior, existente, para ser consecuente con la etimología deberíamos pensar que el creador por antonomasia sería Dios. Una reflexión: No se podría hablar de Creación divina sin un hombre que la nombre. ¿Sería aventurado afirmar que sin el hombre no hay posibilidad de Creatividad?.
Pienso que el ser humano cuando crea, recrea, es decir, combina de manera nueva y original materiales, ideas, símbolos, colores, formas, sonidos, movimientos, conformando de este modo productos y significados que antes no existían.
¿Cómo definir la creatividad?
Resulta para nosotros una verdadera paradoja definir lo indefinible: “la creatividad”.
La creatividad según distintos autores es indecible, impredecible e imprevisible.
Toda definición, sabemos, presenta ventajas e inconvenientes. Por un lado son necesarias para saber de que estamos hablando pero, por otro lado las definiciones cristalizan un concepto y esto que puede ser una dificultad en general en el caso de la creatividad es significativamente paradojal, ya que la creatividad es siempre lo nuevo, lo aun no conocido, lo por venir a la existencia.
La creatividad se vive, es entusiasmo, duda, desafío y coraje.
El hombre habita entre el cielo y la tierra y al crear participa de una aventura maravillosa, que trasciende el mundo de lo ya dado y configura transformando el universo que compartimos.
Ver más artículos y temas sobre Creatividad: www.carloschurba.com

El ‘Triunfo del amor’ Caravaggio

Contemplación de las imágenes

El ‘Triunfo del amor’ tiene una carnalidad táctil que antes de Caravaggio no había logrado y ni siquiera intentado nadie

ANTONIO MUÑOZ MOLINA

13 MAY 2016 – 16:03 CEST

El Triunfo del Amor

‘El amor victorioso’, de Caravaggio (1602).

Estaba en Berlín en un viaje atareado y muy corto y me encontré a media tarde con dos horas libres. Me dio la tentación de ir a ver el Triunfo del amor, de Caravaggio, que está en un museo de la ciudad, la Gemäldegalerie. Tomé un taxi y procuré no impacientarme midiendo los minutos rápidos que íbamos perdiendo en el tráfico. Acercarse por primera vez a un cuadro que uno ha estudiado mucho pero no ha visto nunca es una emoción llena de intriga. La proximidad y la búsqueda ya forman parte del hallazgo, le agregan la tensión de lo muy esperado, de lo aplazado. Mi primera sorpresa fue la quietud que reinaba en el museo. Los visitantes eran numerosos, pero no demasiados. En el vestíbulo no había ese alboroto entre de cafetería y centro comercial que lo asalta a uno nada más entrar a un museo americano. Al fondo de algunas salas había ventanales que daban a un jardín boscoso.

Cuando llegué a la sala donde según mi plano estaba el caravaggio, el sosiego del lugar ya me había apaciguado. Crucé un umbral y lo reconocí, al fondo, junto al marco de una puerta, contra un fondo que recuerdo rojizo, el niño adolescente con cara de provocación y de guasa, con una franca desnudez no edulcorada de idealismo clásico, el dios pagano con un descaro de ragazzo di vita, con una carnalidad táctil que antes de Caravaggio no había logrado y ni siquiera intentado nadie. Lo que desconcierta de Caravaggio es que reduce al mínimo la separación entre el personaje y el espectador. Me acordé de que el cardenal romano que compró la pintura la reservaba para el final del recorrido que hacían los visitantes por su colección, y que la tenía tapada por un lienzo verde. Al descorrerlo el efecto era mucho mayor.

Porque el tiempo que tenía era muy limitado procuraba aprovechar cada momento de observación, y era más consciente de algo en lo que no se suele reparar demasiado: la pintura existe en el espacio, pero sucede en el tiempo; el tiempo interior y concentrado de la representación y del proceso pictórico y el tiempo sucesivo de la mirada que la examina, del espectador que permanece inmóvil o se acerca o se aleja unos pasos de ella, que va advirtiendo cada vez más detalles, y que al ser consciente de ellos modifica la primera impresión. Contemplar un cuadro no es quedarse pasivamente ante él, sino ejercer una actividad intelectual y sensorial de primer orden, tan profunda y tan rica como la del lector que al recorrer los signos impresos sobre el papel o la pantalla lleva a cabo complejas operaciones neuronales que duran milisegundos, y que despiertan en su imaginación voces, presencias, mundos enteros.

Cuando yo estudiaba Historia del Arte, las explicaciones, casi todas marxistas o estructuralistas o psicoanalistas, eran tan petulantes que arrinconaban por completo a la obra

Pero ya tenía que irme. Había hecho el esfuerzo de no mirar ningún otro cuadro para que no se me fatigara la mirada y ahora se me acababa el tiempo. Igual que lo había ido viendo de lejos mientras me acercaba, ahora le daba la espalda pero volvía a mirarlo desde la entrada de la sala. Entre los miles de reproducciones fotográficas que existen de ese cuadro, las que están en el papel lujoso de los catálogos, o en las imágenes instantáneas de Internet, el Triunfo del amor que pintó Caravaggio solo existe en esa sala de un museo silencioso de Berlín; solo existió para mí durante el paréntesis de quietud entre un viaje en taxi y otro de vuelta hacia el hotel donde tenía una cita.

En un libro tan singular por la originalidad de la mirada como por la limpieza del estilo, Entre miradas, Germán Huici habla de Caravaggio y de ese minuto que dura como máximo la contemplación de sus tres cuadros sobre la historia de san Mateo en la capilla Contarelli, a un lado del altar mayor de la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma. Hay una especie de cepillo eclesiástico tecnificado en el que se deposita un euro, y a continuación queda iluminada la capilla, una claridad muy fuerte que contrasta con la penumbra algo acuática en la que parecen sumergidos frescos barrocos y los decorados de escayola dorada. El centro de Roma está anegado de turistas, pero Huici anota no sin gratitud que en muchas de las iglesias donde se guardan pinturas valiosas no suele haber casi nadie. Se desliza el euro por la ranura y la maquinita hace un ruido de taxímetro antiguo. La brevedad del tiempo asignado nos incita a perseverar en la contemplación. Y también el hecho de que hemos tenido que buscar esta iglesia en el laberinto de Roma, y asegurarnos de que llegamos a ella en las horas caprichosas en que permanece abierta, y avanzar por la nave sombría hasta este lugar preciso, esta capilla que tiene algo de la hondura de una cueva prehistórica al fondo de la cual se encuentran pinturas sagradas.

Hace falta algo más que tiempo y sosiego para apreciar las imágenes de la pintura: también es necesario el respeto

“La obsesión exhibicionista de nuestra época elimina el goce de la mirada sometida a limitaciones”, escribe Huici.Su libro es una vindicación de la pintura, justo en una época en la que parece haberse vuelto irrelevante, al menos para los legisladores de las modas estéticas. La multiplicación exponencial de las imágenes industriales, su omnipresencia, su facilidad, su rapidez, nos han anestesiado contra los placeres demorados de un arte que exige lo más raro y lo más anacrónico de nuestro mundo presente, la contemplación y la lentitud. “Una imagen a menudo requiere mucho tiempo para desvelar todo su potencial expresivo, estético y narrativo (…) Algunos cuadros se mueven si les dedicamos el suficiente tiempo”, dice Huici, con toda la razón.

Pero hace falta algo más que tiempo y sosiego para apreciar las imágenes de la pintura: también es necesario el respeto, una cierta cautela hacia ellas, la cortesía o la humildad de no querer agotarlas con explicaciones inmediatas, hacerlas a un lado para instalar en su lugar, en vez de su silencio, la palabrería de las interpretaciones. Igual que no toleramos dilaciones en la accesibilidad a las imágenes, incluso al precio de trivializarlas, también nos impacienta que permanezcan zonas oscuras en ella, resquicios de hermetismo o de ambigüedad.

Cuando yo estudiaba Historia del Arte, las explicaciones, casi todas marxistas o estructuralistas o psicoanalistas, eran tan petulantes que arrinconaban por completo a la obra misma que parasitaban. Detenerse a mirar un cuadro con los ojos abiertos era una antigualla, un residuo de formalismo burgués. Lo que hace con un conocimiento certero y flexible Germán Huici es recobrar el gusto y el misterio de las imágenes de la pintura, en una serie de itinerarios que abarcan desde la cueva de Chauvet hasta los vídeos de Bill Viola, con liviandad de ensayista, con la hondura de quien conoce muy bien la materia de la que habla. No hay reivindicación valiosa del arte que no sea también una vindicación del mundo real: “Es lo tangible lo que salva nuestras vidas”, escribe Huici, con un saludable desapego hacia las abstracciones. Y quizás lo más seductor de las imágenes es que combinan la materialidad y el misterio: “Las imágenes han de ser misteriosas. Es importante no romper ese suspenso, ese suspense”

Tips sencillos para pensar como un genio creativo

Para tener éxito en una economía del conocimiento, todos necesitamos producir soluciones creativas de forma regular, dice Ron Friedman

Científicos sociales han descubierto una variedad de técnicas sencillas que podemos usar.  Por Ron Friedman, CNN

creer para crear, crear para vivir, para vivir mejor

Nota del editor: El doctor Ron Friedman, es un psicólogo social y anfitrión de The Peak Work Performance Summit, un evento sin fines de lucro que se llevará a cabo en enero del 2016 y que contará con 26 expertos en productividad con el fin de ayudar a las personas a vivir más felices, saludables y tener vidas más productivas. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor.

(CNN)– Ya sea que seas un líder mundial, un ejecutivo de alto nivel o un agente de servicio al cliente, para ser eficaz en tu trabajo necesitas soluciones innovadoras a problemas desafiantes.

Alguna vez, la creatividad era el dominio de los escultores que usaban bufandas, de los poetas que bebían expreso y de los músicos que soñaban con melodías mientras dormían. Eso ya no es así. Para tener éxito en una economía del conocimiento, todos necesitamos producir soluciones creativas de forma regular.

Entonces, ¿cómo lo haces? Después de todo, puedes obligarte a trabajar más duro. Pero simplemente no puedes obligarte a ser creativo. ¿O puedes hacerlo?

Durante la última década, los científicos sociales han descubierto una variedad de técnicas sencillas que todos podemos usar para abrirnos a un pensamiento creativo. Algunos de ellos discutirán sus recomendaciones en una cumbre en enero. Estos son algunos de sus mejores consejos:

1. Haz esto a primera hora de la mañana

Los estudios muestran que la felicidad puede tener un gran impacto en el pensamiento creativo. Cuando nos sentimos positivos sobre nuestra vida, pensamos de manera más amplia y liberamos recursos mentales valiosos para explorar nuevas ideas.

Pero seamos sinceros: experimentar felicidad en el trabajo a menudo puede ser un reto, especialmente a primera hora de la mañana, después de un viaje agotador. Para elevar tu estado de ánimo al inicio de la jornada de trabajo, el psicólogo Shawn Achor recomienda escribir tres cosas por las que estás agradecido. Pasar tan solo 60 segundos haciendo este ejercicio ha demostrado mejorar al instante el estado de ánimo, haciendo que las ideas creativas sean más probables.

2. Deja de ser tan organizado

¿Acaso buscas generar nuevas ideas? Entonces, evita trabajar en un escritorio vacío.

En el 2013, los investigadores de la Universidad de Minnesota asignaron de forma aleatoria a los voluntarios para que trabajaran ya sea en un ambiente limpio o desordenado. Luego, les pidieron que tomaran una prueba que medía la creatividad. Los resultados fueron sorprendentes. Los que trabajan en un entorno desordenado producen casi cinco veces más ideas creativas.

¿Por qué un escritorio desordenado impulsa tu creatividad? Una de las razones, según el experto en creatividad David Burkus, es que un ambiente desordenado te obliga a considerar ideas aparentemente irrelevantes, haciendo que sean más probables las nuevas combinaciones de ideas. El genio creativo Albert Einstein sospechó eso en la década de 1950. Cuando se le preguntó por qué su oficina parecía desorganizada, él planteó esta pregunta: “Si un escritorio desordenado es una señal de una mente desordenada, entonces ¿qué deberíamos pensar de un escritorio vacío?”

3. Visita un café

La investigación sugiere que trabajar en un café también puede aumentar tu creatividad… y no, como podrías suponer, simplemente debido a la cafeína. Un estudio realizado por la Universidad de Illinois en el 2012 encontró que el nivel de ruido ambiental común en tiendas de café previene que nuestras mentes estén demasiado enfocadas y mantiene nuestro pensamiento en un nivel alto. En otras palabras, si quieres ver el panorama general, visitar un café puede ayudar.

¿No puedes salir de la oficina durante el día laboral? La socióloga Tracy Brower recomienda visitar Coffitivity, un sitio web gratuito que te sumerge en el bullicio de una tienda de café sin necesidad de salir de tu escritorio.

4. Pase tiempo con personas fuera de tu campo

Las soluciones creativas raramente aparecen de la nada. Más a menudo, se producen cuando se combinan dos o más ideas existentes de formas sorprendentes. Como lo expresa el escritor Matt Ridley tan elocuentemente: “La creatividad es lo que sucede cuando las ideas tienen sexo”.

Mientras más ideas consumes, más probabilidades existen que encuentres soluciones creativas. Una forma de aumentar tu producción creativa es exponerte de manera estratégica a nuevas personas y nuevas perspectivas. El escritor Todd Henry recomienda formar un círculo de cinco a siete personas de diferentes orígenes y reunirse una vez al mes. Si mantener una cita mensual resulta demasiado difícil, considera seleccionar un libro de un género que rara vez lees o escoge una película extranjera. Ambos pueden servir para exponerte a nuevas formas de pensar.

5. Deja asignaciones importantes sin terminar

Al abordar proyectos desafiantes en el trabajo, a menudo buscamos terminar rápidamente, para así poder pasar a la siguiente opción de nuestra lista. Sin embargo, el psicólogo Adam Grant argumenta que somos más creativos cuando intencionalmente extendemos tareas que requieren perspicacia.

En lugar de intentar terminar una tarea importante en una sola sesión, trata de dejarla incompleta. Si lo haces, te animará a seguir pensando en ello en escenarios fuera de la oficina y, en el proceso, es más probable que te permita encontrar conexiones que no esperabas.

6. Programa tiempo a solas

¿Alguna vez te preguntaste por qué muchas de nuestras mejores ideas se nos ocurren en la ducha, en un viaje de negocios o durante nuestro viaje diario por las noches? Para ser creativo, según argumenta el psicólogo Scott Barry Kaufman, es necesario dedicar un tiempo para la soledad.

¿Por qué estar solo fomentaría la creatividad? Eso se debe a que cuando estamos por nuestra cuenta, dejamos que nuestra mente vague y la mente errante es un catalizador de la creatividad. La próxima vez que estés trabajando en un proyecto que requiera creatividad, recuerda que debes hacer espacio para pequeños bloques de soledad en tu calendario, en los que puedas pensar de forma profunda lejos de tus colegas.

7. Sal a correr antes del almuerzo

Cuando pensamos en el valor del ejercicio, a menudo pensamos en tener una buena apariencia o en perder peso. Pero, según indican algunos estudios, uno de los mayores beneficios del ejercicio es la influencia que tiene en la forma en que pensamos. Ahora tenemos evidencia definitiva de que el ejercicio promueve la perspectiva creativa, en parte al levantar nuestro estado de ánimo y al abrirnos a nuevas formas de pensar.

La socióloga Christine Carter recomienda fomentar esta perspectiva al dar un paseo de 15 minutos alrededor de la oficina la próxima vez que te sientas atascado. Personalmente, Carter utiliza la caminadora en su oficina cuando necesita una chispa creativa y la apaga cuando ha encontrado una idea y está lista para escribir.

No importa lo que hagas para ganarte la vida, la creatividad puede ayudarte a hacerlo mejor. Y una vez que reconoces —como ahora lo hacen los científicos— que la creatividad no es algo mágico que aparece de la nada o un regalo genético, la fórmula para aumentar tu creatividad se vuelve simple: comienza a utilizar las técnicas basadas en la evidencia que han demostrado funcionar.

Ver más Tips y herramientas para desarrollar la creatividad: www.carloschurba.com

Técnica de Creatividad “Identificación y modelado de un personaje”

Ejercicios para Estimular la Creatividad

“Identificación y modelado de un personaje” @carloschurba

Al comienzo de una jornada elegir un seudónimo, un personaje o a un creador a quien admires, para inspirarse en él durante la realización de actividades creativas que quieras llevar a cabo.
Puedes tomar por ejemplo a Steve Jobs, a Peter Drucker, Stephen R. Covey, Quino, etc.

Quino

Es importante que estudies la obra y las características de personalidad así como las aptitudes, actitudes y las motivaciones que lo impulsan, al creador o personaje que has elegido, a realizar sus creaciones.
Tipos de identificación
Según Kepa Osoro existen diferentes tipos de identificación:
Lúdica, Transgresora, catártica y afectiva.

Lúdica.
Nos podemos identificar con algún creador o personaje jugando con la posibilidad de actuar como si lo fuéramos realmente.

Transgresora.
Podemos tomar como punto de partida la personalidad del creador que hemos elegido y cambiar algunas de sus aptitudes o de sus actitudes exagerándolas u oponiéndonos a ellas.Catártica.
En esta identificación nos proponemos liberarnos de traumas, represiones, sentimientos de angustia o inhibiciones que bloquean nuestra capacidad creadora.
Catártica.
En esta identificación nos proponemos liberarnos de traumas, represiones, sentimientos de angustia o inhibiciones que bloquean nuestra capacidad creadora.

Afectiva.
En este caso lo que buscamos es expresar nuestros sentimientos, emociones, afectos identificándonos con algún creador o personaje para liberarnos.

Es importante que estudies la obra y las características de personalidad así como las aptitudes, actitudes y las motivaciones que lo impulsan, al creador o personaje que has elegido, a realizar sus creaciones.

Materiales a emplear
Se puede emplear arcilla u otro material para modelar y realizar una replica a escala del personaje elegido o de lo contrario disponer de una foto o un dibujo que lo represente.

Ejercitación
A continuación realiza la actividad creativa que desees o podrías tratar de resolver algún problema de tu empresa u organización, para el cual sea necesario emplear la creatividad.

Ver más Artículos y Técnicas de Creatividad: www.carloschurba.com

Crealogar el diálogo creador entre personas y disciplinas

#Crealogar es el diálogo creador  entre personas y disciplinas.

“Las ideas surgen cuando la creatividad y los datos confluyen”

La tecnología como el mejor aliado de la creatividad.

Explorar las diversas disciplinas y ver cómo pueden aportar a la pasión de cada uno.

Leer más: http://goo.gl/01Bh5U

Tips sencillos para pensar como un genio creativo

Para tener éxito en una economía del conocimiento, todos necesitamos producir soluciones creativas de forma regular, dice Ron Friedman

Científicos sociales han descubierto una variedad de técnicas sencillas que podemos usar.  Por Ron Friedman, CNN

Nota del editor: El doctor Ron Friedman, es un psicólogo social y anfitrión de The Peak Work Performance Summit, un evento sin fines de lucro que se llevará a cabo en enero del 2016 y que contará con 26 expertos en productividad con el fin de ayudar a las personas a vivir más felices, saludables y tener vidas más productivas. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor.

(CNN)– Ya sea que seas un líder mundial, un ejecutivo de alto nivel o un agente de servicio al cliente, para ser eficaz en tu trabajo necesitas soluciones innovadoras a problemas desafiantes.

Alguna vez, la creatividad era el dominio de los escultores que usaban bufandas, de los poetas que bebían expreso y de los músicos que soñaban con melodías mientras dormían. Eso ya no es así. Para tener éxito en una economía del conocimiento, todos necesitamos producir soluciones creativas de forma regular.

Entonces, ¿cómo lo haces? Después de todo, puedes obligarte a trabajar más duro. Pero simplemente no puedes obligarte a ser creativo. ¿O puedes hacerlo?

Durante la última década, los científicos sociales han descubierto una variedad de técnicas sencillas que todos podemos usar para abrirnos a un pensamiento creativo. Algunos de ellos discutirán sus recomendaciones en una cumbre en enero. Estos son algunos de sus mejores consejos:

1. Haz esto a primera hora de la mañana

Los estudios muestran que la felicidad puede tener un gran impacto en el pensamiento creativo. Cuando nos sentimos positivos sobre nuestra vida, pensamos de manera más amplia y liberamos recursos mentales valiosos para explorar nuevas ideas.

Pero seamos sinceros: experimentar felicidad en el trabajo a menudo puede ser un reto, especialmente a primera hora de la mañana, después de un viaje agotador. Para elevar tu estado de ánimo al inicio de la jornada de trabajo, el psicólogo Shawn Achor recomienda escribir tres cosas por las que estás agradecido. Pasar tan solo 60 segundos haciendo este ejercicio ha demostrado mejorar al instante el estado de ánimo, haciendo que las ideas creativas sean más probables.

2. Deja de ser tan organizado

¿Acaso buscas generar nuevas ideas? Entonces, evita trabajar en un escritorio vacío.

En el 2013, los investigadores de la Universidad de Minnesota asignaron de forma aleatoria a los voluntarios para que trabajaran ya sea en un ambiente limpio o desordenado. Luego, les pidieron que tomaran una prueba que medía la creatividad. Los resultados fueron sorprendentes. Los que trabajan en un entorno desordenado producen casi cinco veces más ideas creativas.

¿Por qué un escritorio desordenado impulsa tu creatividad? Una de las razones, según el experto en creatividad David Burkus, es que un ambiente desordenado te obliga a considerar ideas aparentemente irrelevantes, haciendo que sean más probables las nuevas combinaciones de ideas. El genio creativo Albert Einstein sospechó eso en la década de 1950. Cuando se le preguntó por qué su oficina parecía desorganizada, él planteó esta pregunta: “Si un escritorio desordenado es una señal de una mente desordenada, entonces ¿qué deberíamos pensar de un escritorio vacío?”

3. Visita un café

La investigación sugiere que trabajar en un café también puede aumentar tu creatividad… y no, como podrías suponer, simplemente debido a la cafeína. Un estudio realizado por la Universidad de Illinois en el 2012 encontró que el nivel de ruido ambiental común en tiendas de café previene que nuestras mentes estén demasiado enfocadas y mantiene nuestro pensamiento en un nivel alto. En otras palabras, si quieres ver el panorama general, visitar un café puede ayudar.

¿No puedes salir de la oficina durante el día laboral? La socióloga Tracy Brower recomienda visitar Coffitivity, un sitio web gratuito que te sumerge en el bullicio de una tienda de café sin necesidad de salir de tu escritorio.

4. Pase tiempo con personas fuera de tu campo

Las soluciones creativas raramente aparecen de la nada. Más a menudo, se producen cuando se combinan dos o más ideas existentes de formas sorprendentes. Como lo expresa el escritor Matt Ridley tan elocuentemente: “La creatividad es lo que sucede cuando las ideas tienen sexo”.

Mientras más ideas consumes, más probabilidades existen que encuentres soluciones creativas. Una forma de aumentar tu producción creativa es exponerte de manera estratégica a nuevas personas y nuevas perspectivas. El escritor Todd Henry recomienda formar un círculo de cinco a siete personas de diferentes orígenes y reunirse una vez al mes. Si mantener una cita mensual resulta demasiado difícil, considera seleccionar un libro de un género que rara vez lees o escoge una película extranjera. Ambos pueden servir para exponerte a nuevas formas de pensar.

5. Deja asignaciones importantes sin terminar

Al abordar proyectos desafiantes en el trabajo, a menudo buscamos terminar rápidamente, para así poder pasar a la siguiente opción de nuestra lista. Sin embargo, el psicólogo Adam Grant argumenta que somos más creativos cuando intencionalmente extendemos tareas que requieren perspicacia.

En lugar de intentar terminar una tarea importante en una sola sesión, trata de dejarla incompleta. Si lo haces, te animará a seguir pensando en ello en escenarios fuera de la oficina y, en el proceso, es más probable que te permita encontrar conexiones que no esperabas.

6. Programa tiempo a solas

¿Alguna vez te preguntaste por qué muchas de nuestras mejores ideas se nos ocurren en la ducha, en un viaje de negocios o durante nuestro viaje diario por las noches? Para ser creativo, según argumenta el psicólogo Scott Barry Kaufman, es necesario dedicar un tiempo para la soledad.

¿Por qué estar solo fomentaría la creatividad? Eso se debe a que cuando estamos por nuestra cuenta, dejamos que nuestra mente vague y la mente errante es un catalizador de la creatividad. La próxima vez que estés trabajando en un proyecto que requiera creatividad, recuerda que debes hacer espacio para pequeños bloques de soledad en tu calendario, en los que puedas pensar de forma profunda lejos de tus colegas.

7. Sal a correr antes del almuerzo

Cuando pensamos en el valor del ejercicio, a menudo pensamos en tener una buena apariencia o en perder peso. Pero, según indican algunos estudios, uno de los mayores beneficios del ejercicio es la influencia que tiene en la forma en que pensamos. Ahora tenemos evidencia definitiva de que el ejercicio promueve la perspectiva creativa, en parte al levantar nuestro estado de ánimo y al abrirnos a nuevas formas de pensar.

La socióloga Christine Carter recomienda fomentar esta perspectiva al dar un paseo de 15 minutos alrededor de la oficina la próxima vez que te sientas atascado. Personalmente, Carter utiliza la caminadora en su oficina cuando necesita una chispa creativa y la apaga cuando ha encontrado una idea y está lista para escribir.

No importa lo que hagas para ganarte la vida, la creatividad puede ayudarte a hacerlo mejor. Y una vez que reconoces —como ahora lo hacen los científicos— que la creatividad no es algo mágico que aparece de la nada o un regalo genético, la fórmula para aumentar tu creatividad se vuelve simple: comienza a utilizar las técnicas basadas en la evidencia que han demostrado funcionar.

Metacreatividad

La Metacreatividad es universal, al abarcar todas las dimensiones del quehacer humano, se despliega en un proceso creador consistente en una serie de fases no lineales, es integradora de lo físico, lo emocional, lo mental y lo espiritual, tiene una lógica propia diferente de una lógica de contradicciones y de exclusiones, es expresión de una plena originalidad y es profundamente transformadora de todo lo existente. Carlos Churba

La importancia de la Creatividad para el buen Liderazgo

Cuatro características del buen liderazgo, según Facundo Manes

Motivar

“Vivimos hablando del presente sin tener entre nuestras prioridades la construcción de un modelo de país mejor. El sueño debería ser lograr una Nación desarrollada e inclusiva (…) El nuevo liderazgo debe tener la grandeza de motivar el trabajo en equipo y el pensamiento de largo plazo”.

Aceptar el error

“El nuevo líder debe comprender también que puede equivocarse (y de hecho, se equivoca) y que admitir los errores no lo hacen más débil, sino más fuerte. El terco está más próximo al inseguro que al sabio”.

No dividir

El nuevo liderazgo no se logra entendiendo (o haciendo entender) al uno como lobo del otro. Ni con divisiones y falsas batallas. La batalla es contra la ignorancia, la pobreza, la delincuencia, la corrupción, la desigualdad de oportunidades”.

Creatividad y audacia

Las comunidades pueden y deben imaginar su destino y actuar en consecuencia. En ese futuro imaginado y deseado está el principal fundamento de nuestra construcción común. Debemos forjar nuevos líderes, creativos, inteligentes y audaces.

Fuente: http://www.cronista.com/3dias/Cuatro-caracteristicas-del-buen-liderazgo-segun-Manes-20151023-0023.html

Nota: el subrayado en nuestro.