Posts etiquetados como ‘comunas’

Buenos Aires sin Comunas


Finalmente no hubo sesión especial de la Legislatura para convocar a elecciones de Comunas durante el año 2008.
El Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, envió a la Legislatura un Proyecto de Ley mediante el cual establece que “El Jefe de Gobierno convocará a elección de autoridades comunales en los términos del artículo 20 de la Ley 1777, para que sean celebradas el mismo día en que se realicen las elecciones legislativas de 2009“.
Las primeras conclusiones a las que se pueden arribar de estos dos hechos son bien distintas.
Por un lado, Macri aceptó que no puede hacer lo que le plazca respecto al cumplimiento de las leyes vigentes, y que para no respetar lo que dice una ley, por lo menos debe intentar modificarla. Una lección de democracia y Estado de Derecho que Mauricio parece haber aprendido en estos días. No es poco.
Por otro lado, la oposición legislativa no es homogénea y se encuentra fragmentada entre opositores y oficialismo nacionales con lo cual la cancha queda marcada y dividida en tres. No es posible olvidar que siempre hay una zona gris en la que se ubica Aníbal Ibarra que es la del oportunismo progresista, es decir, depende de que se trate la cosa ve donde se ubica… y de como den las encuestas. Los “opositores – opositores” (tanto en la Ciudad como en Nación) acusan al “kirchnerismo” de matrimonio y complicidad con el macrismo al dejar caer la sesión especial. Para el kirchnerismo (”opositores – oficialistasen Ciudad y Nación respectivamente) rescatan el compromiso de Macri de convocar a elecciones de Comunas cuando en principio lo que buscaba el PRO era hacerlas desaparecer de la Consitución y, por otra parte, reconocen la imposibilidad de realizar las elecciones este año por falta de padrones. Finalmente, el “ibarrismo”, pese haber gobernado la Ciudad durante 6 años, exigió comunas ya!
Para algunos hubo un matrimonio entre el PRO y el Frente para la Victoria. Para otros se evitó un conflicto de poderes, decisiones contrapuestas entre Poder Legislativo y Poder Ejecutivo con la consiguiente postergación por tiempo indefinido de la elección de comunas.

  • 1 Comentario
  • Sin votos

El delincuente Macri

delincuente.
(Del ant. part. act.de
delinquir; lat. delinquens, -entis).
1. adj. Que delinque.

delinquir.

(Del lat. delinquĕre).
1. intr. Cometer delito.

delito.
(De delicto).
1. m. Culpa, quebrantamiento de la ley.

El Jefe de Gobierno parece convencido que sólo deben respetarse aquellas leyes con las cuales uno está de acuerdo. Su razonamiento sería el siguiente: “si soy el Jefe de Gobierno y una ley de la ciudad no me gusta, no la cumplo“. “Más si eso no trae aparejada ninguna consecuencia en mi imagen positiva ante la ciudadanía“, agrega a su razonamiento Mauricio Macri.

Es cierto que el tema de Comunas no es el más taquillero en los medios, ni representa el anhelo de los vecinos y vecinas de la Ciudad de la Furia. La desinformación, el desinterés, la apatía o todo eso junto, hacen que sea “gratis” para Macri no cumplir con la Ley de la Ciudad que lo obliga a convocar a elecciones para elegir los representantes ante las Juntas Comunales.

En el día de ayer una veintena de Diputados y Diputadas de la Ciudad solicitaron la convocatoria a Sesión Especial a efectos de tratar dos proyectos donde se fijan fechas para la realización de las elecciones comunales. En una de las propuestas, la fecha establecida sería el 10 de agosto, y otra propondría que el 24 del mismo mes se efectúe el voto. Ello en virtud de lo establecido en el Artículo 80º de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que reza que “La Legislatura de la Ciudad: Convoca a elecciones cuando el Poder Ejecutivo no lo hace en tiempo debido”.

Frente a la arrogancia de Macri que pretende establecer que en la Ciudad sólo se cumplen las leyes con las que él (solo él) acuerda, la Legislatura intenta por primera vez, hacer uso de la herramienta institucional consagrada por la Consitución y convocar a elecciones. Veremos si los Diputados y Diputadas se encuentran a la altura de la situación.

Por otra parte, la pregunta obligada que surge es por qué a Macri no le gustan las Comunas (ver las urnas están bien guardadas) y mucho se ha escrito en este blog al respecto, pero es dable destacar lo que sucedió hace unos días en Parque Chacabuco. En efecto, luego de numerosas reuniones en las que participaron vecinos, integrantes de la comunidad escolar, el “proteste ya” de CQC, algunos Diputados opositores; Macri anunció la suspensión definitiva de las obras de construcción de una subida y una bajada de la autopista 25 de Mayo sobre el Parque Chacabuco. La participación popular y la difusión de los hechos le torcieron el brazo, entonces, Mauricio piensa que le puede suceder sin en las 15 futuras comunas suceden cosas parecidas.

Al no cumplir con la Ley, Macri es un delincuente.

  • Comentarios
  • Sin votos

Si no hay Comunas, no hay quórum


La oposición dejó sin quórum la sesión de la Legislatura porteña en la que el macrismo tenía previsto aprobar el plan de ampliación de la red de subterráneos. Ello, a pesar de que el PRO cuenta con 27 legisladores propios y que manejan casi a su gusto los tiempos y los asuntos parlamentarios. Recordemos que Macri es dueño de 27 de las 60 bancas.
Todo fue consecuencia de los dichos del Jefe de Gobierno en sus declaraciones realizadas el viernes último cuando dijo que este año no se realizarán las elecciones para Comunas -los mini municipios para descentralizar la Ciudad- que están fijadas por ley para agosto próximo. Por esos dichos, se lo quería interpelar a Macri para que explique en la Legislatura el tema de las Comunas.
El resultado fue que, por segunda vez en 15 días, no pudo tratarse la ley de subtes, herramienta que según el oficialismo es clave para acelerar la ampliación de la red, principal obra pública prometida durante la campaña electoral por Mauricio Macri.
Todo se empieza a mezclar. La oposición pelea entre sí para ver quien es más opositor y se une para ponerle trabas a Macri. El oficialismo macrista carece de reflejos y no tiene respuestas.
Mientras tanto, hay una ley que obliga a convocar a elecciones y el Jefe de gobierno desoye el mandato legal.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Comunas: de qué lado estás?


En los últimos días hubo diversos pronunciamientos y manifestaciones ante el anuncio de Macri de no convocar a elecciones para Comunas durante este año. Desde aquí señalamos que se trataba de una crónica de una muerte anunciada.
No obstante esa sensación de derrota, vecinos y algunos partidos políticos (en su mayoría los que apoyaron la candidatura de Daniel Filmus en segunda vuelta) conformaron el “Foro en defensa de la Constitución de la Ciudad y la Ley de Comunas“. Dicho “Foro” junto en una misma mesa a vecinos de la ciudad junto a Aníbal Ibarra (Diálogo por Buenos Aires), Diego Kravetz (Frente para la Victoria), Lía Méndez (Partido Humanista), Patricio Echegaray (Partido Comunista) y Carlos Heller (Partido Solidario) entre otros.
Se destacó la iniciativa de los vecinos, junto con la importancia de la multiplicidad de voces y la diversidad política de los integrantes del foro. Por ello se invitó a los espacios políticos que apoyaran la propuesta a sumarse. Con igual énfasis se habló de llevar el foro a todas las comunas y que se habilite el funcionamiento de los Consejos Consultivos Comunales.
La idea era juntar voces y aglutinar a efectos de forzar al macrismo para convocar a elecciones.
Sin embargo, la miserabilidad política de algunos, la mediocridad de otros y la complicidad de determinados sectores políticos con Macri se hicieron oír rápidamente.
El Presidente del Partido Socialista (integrante de la Coalición Cívica) sostuvo que el encuentro por las comunas fue “de terror”. Su problema era la presencia de Aníbal Ibarra, que más allá de las consideraciones que su gestión nos merezca la intención del “Foro” es aglutinar a todas las fuerzas porteñas en defensa de las comunas.
El flamante socio de Lilita, Prat Gay y Santiago Del Sel; Milcíades Peña, buscó un defecto en el mapa de las comunas para afirmar que el encuentro era poco serio. Una verdadera pavada digna de alguien a quien le ordenaron que diga algo y no encontró mejor cosa que esa.
Finalmente, Enrique Olivera (Presidente del Bloque de la Coalición Cívica), nada dijo de confluir en defensa de las comunas y prefirió presentar un proyecto de ley para que aquellos que no se encuentren en los padrones voten en los CGP’s. El “new lilito” Milcíades Peña debería leer los proyectos que presenta su jefe político para después poder hablar de falta de seriedad. Una ley que de aprobarse teñiría de sospechas de fraude a la elección.
El macrismo hace oídos sordos a los reclamos en defensa de las comunas y de respeto de la Constitución y las leyes. Para debilitar a la oposición están los distintos integrantes de la Coalición Cívica que no dudaron en atacar al “Foro en defensa de la Constitución de la Ciudad y la Ley de Comunas”. Todo ello, bajo el disfraz de opositores, pese a que su senadora nacional diga que le gusta el liderazgo femenino de Michetti.
La Coalición Cívica es PRO.

  • Comentarios
  • Sin votos

SIN COMUNAS


La elección de comunas en La Ciudad de la Furia fue el relato de una crónica de una muerte anunciada. A nadie le debería sorprender, la descentralización y desconcentración del poder NO SON PRO. Que los vecinos elijan a sus propios vecinos, quienes deberían resolverles sus problemas más inmediatos y cotidianos NO ES PRO.
Decía ayer Clarín: “Confirmada ayer por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, la postergación de las elecciones para designar autoridades de las 15 Juntas Comunales generó fuertes críticas desde el arco opositor. El cronograma electoral disponía la exhibición de los padrones a partir del próximo sábado y fijaba los comicios para el 10 de agosto, aunque ahora el macrismo quiere unificarlos con las elecciones legislativas del 2009“.
Agregaba Página/12: “La decisión de Macri de no convocar a esos comicios va en contra de la ley que establece que deben celebrarse el próximo 10 de agosto“.
En esos y otros medios periodísticos Mauricio se justificaba afirmando que “La gente del área específica dice que se necesitan ocho meses para los empadronamientos y cuestiones técnicas. Veo más las elecciones para el año próximo, eso facilitaría que todos votemos una única vez para diputados, legisladores y autoridades comunales“.
Así las cosas Macri se suma a la lista de Jefes de Gobierno que hacen lo imposible para que no existan las Comunas.
Que haya una ley que obliga a convocar a elecciones el próximo 10 de agosto parece no ser un dato importante. El macrismo se amparará en que no hay tiempo material para confeccionar los padrones, mientras intentará conseguir los votos que le faltan para que la Legislatura convoque a elecciones para reformar la Constitución.
Cumplir la ley, NO ES PRO. Guardar las urnas es PRO.
Que no haya Comunas, va a estar bueno.

  • Comentarios
  • Sin votos

LA REFORMA CONSTITUCIONAL SEGÚN MAURICIO

Antes de adentrarnos en el análisis de las intenciones de Mauricio para reformar la Constitución de la Ciudad, vale la pena hacer un poco de memoria para rastrear sus intenciones. El año pasado, en primera vuelta, Macri superó a Daniel Filmus por 45,76% a 23,75%. No obstante la abultada ventaja, hubo una segunda vuelta porque el presidente de Boca (en uso de licencia) no alcanzó la mitad más uno de los votos, como prevé la Constitución porteña para evitar el balotaje. Sin embargo, los macristas afirman que el balotaje no los desvela, aunque reconocen que a partir de la experiencia de 2007 solo cabe concluir que “si hay mucha diferencia en la primera vuelta, deberían acotarse los márgenes, y así evitar un gasto inútil de recursos“.

Entonces, hay que eliminar al ballotage o balotaje de la Constitución porteña o asimilarlo al sistema nacional. Mauricio no quiere correr riesgos después del desgaste lógico de cuatro años de gobiernos y así asegurarse la reelección.

Siempre con la mirada puesta sobre los costos presupuestarios, el macrismo, entiende que constituye un gasto irracional los 186.697.964 pesos que tiene de presupuesto el Consejo de la Magistratura (superior en 10.100.000 pesos al presupuesto de la Legislatura). Es decir, no se pone el acento en el funcionamiento de una institución como el Consejo de la Magistratura sino en el costo de la misma, y por eso muestran números que a simple vista asustan y molestan como ser que mientras en el consejo hay 844 empleados, en el Poder Legislativo trabajan 2798 personas. Es decir, posee más presupuesto para financiar una estructura dos veces menor. Sin embargo, el dato que más alarma a los equipos técnicos de Pro consiste en la incongruencia entre el personal del Consejo de la Magistratura y la dotación de recursos de todo el Poder Judicial porteño, que justamente asigna el consejo: para desempeñar muchas menos tareas, el consejo emplea 844 personas, contra los 680 agentes distribuidos entre los 31 juzgados contravencionales y los 12 contencioso administrativo y tributarios. Mediante la reforma constitucional, el macrismo quiere quitar al organismo la facultad de administrar el Poder Judicial, su presupuesto y sus recursos humanos.

Ahora bien, hay que señalar que los consituyentes han incorporado el Consejo de la Magistatura con el objeto de fortalecer la independencia del Poder Judicial y por ello ente sus funciones está la selección mediante concurso público de los jueces y los propone a la Legislatura para su designación, no dejando en manos del Poder Ejecutivo la designación y selección de los magistrados. Por otro lado, a los efectos de democratizar el Poder Judicial ha colocado en el Consejo la facultad del dictado de los Reglamentos Internos del Poder Judicial, el ejercicio de facultades disciplinarias sobre los magistrados, la reglamentación del nombramiento, renovación y régimen disciplinario de los funcionarios y empleados, y, finalmente, la elaboración del Presupuesto y administración de los recursos del Poder Judicial. Antes al ser ejercidas por los mismos jueces éstas facultades hacía que el Poder Judicial se transforme en una casta privilegiada pudiendo acceder a la carrera judicial sólo aquéllos que recibían los favores de los integrantes de la familia judicial. Las restantes competencias del Consejo son la de recibir las denuncias contra los jueces y decidir sobre la apertura del procedimiento de remoción de los magistrados, competencias que las antiguas constituciones otorgaban al Poder Legislativo. Al estar estas competencias en el seno del Consejo de la Magistratura y al ser este un órgano compuestos por tres miembros elegidos entre los jueces y fiscales, tres miembros elegidos por los abogados y tres miembros elegidos por la Legislatura, se le confiere seriedad y rigor técnico a la remoción de magistrados evitando el manoseo político-partidario de dichos procedimientos. ¿Qué busca Mauricio con desmantelar el Consejo de la Magistratura? Es una preguntga que requiere un análisis más profundo y que da para un nuevo post, en esta oportunidad sólo nos preguntamos ello.

Mauricio y Gabriela consideran al Ente Regulador de Servicios Públicos como “un reducto de burocracia inútil” que le cuesta al Estado porteño más de 16.600.000 pesos anuales. Posee, indican, 300 empleados para “organizar una audiencia pública” y “redactar un par de informes” por año, pese a que la ciudad todavía comparte con la Nación el control de los servicios públicos. Creen conveniente desintegrarlo. Nada más y nada menos que dejar a la Ciudad sin control sobre los Servicios Públicos que se prestan en la Ciudad. Ciertamente, es menester reconocer que todavía existen competencias que son ejercidas por la Nación, pero también es cierto, que la Ciudad debe pelear por el ejercicio pleno de su autonomía y no renunciar a ella disolviendo organismos que han sido creados para defender a los usuarios de los servicios públicos que se prestan en la Ciudad. Por otro lado, no deja de ser llamativo que varios de los servicios que se prestan en la Ciudad son realizados por empresas privadas conducidas por el grupo SOCMA (automotores Plaza S. A.) o por amigos de Franco Macri.

Según la columnista del Diario La Nación, Ángeles Castro, “tras las complicaciones que las medidas cautelares de la justicia porteña llevaron no sólo a la gestión de Macri, sino también a la de Aníbal Ibarra, el borrador de la reforma incluye restringir los artículos 14, 15 y 16, relacionados con los recursos de amparo. Palabras más, palabras menos, las fuentes sostienen que “es inviable que, como la Constitución consagra el derecho a una vivienda digna, los jueces obliguen al gobierno a dar una solución habitacional hasta a un extraterrestre que se instale en una plaza“.

La acción de amparo es un medio procesal de protección de los derechos constitucionales, y, como tal, es un elemento que hace a la existencia misma de un derecho fundamental. En dicho sentido se ha expresado el XIX Congreso Nacional de Derecho Procesal en materia de amparo, al sostener que “la acción de amparo es una acción principal. Ni es subsidiaria, ni es heroica, ni es residual ni es de excepción, y sólo cede ante la existencia de un medio exclusivamente judicial, más idóneo, esto es, más expedito y rápido”. La única conclusión posible es que la protección de los derechos fundamentales, no es PRO, y que quienes reclaman ante la Justicia son Extraterrestes.

Aunque, con absoluta sinceridad, lo que más le molesta a Macri son los amparos que han paralizado obras tales como el complejo habitacional y urbanísitico que se pretendía construir en la Ciudad Deportiva de Boca, más conocido como Santa María del Plata sin pasar siquiera por la Legislatura y sin realizar el debido estudio de impacto ambiental; o el que impide el funcionamiento del Helipuerto en la Costanera Sur.

Finalmente, todo el ímpetu reformista se reduce a la intención de eliminar a las Comunas como parte del gobierno porteños, impidiendo la descentralización y desconcentración del Gobierno de la Ciudad, y el involucramiento de todas las fuerzas políticas en los temas barriales que hacen a la vida cotidiana de los vecinos de la Ciudad de la Furia. Como ya se ha dicho desde aquí, las urnas están bien guardadas si de comunas se trata.

No podía ser de otra manera, cada vez que un gobernante asume sus funciones intenta moldear las instituciones a su antojo y busca la manera de perpetuarse en el poder, Mauricio no es la excepción.

La reforma constitucional según Mauricio consiste en recortar todo instrumento de participación popular, de control de gestión y de democratización de las instituciones porteñas.

  • Comentarios
  • Sin votos

Las urnas están bien guardadas

Si de Comunas se trata, las urnas están bien guardadas! El Jefe de Gobierno ya se ha manifestado públicamente en contra de la realización de las elecciones para elegir a los representantes de las Juntas Comunales. La Legislatura porteña le puso fecha a la demorada elección de autoridades de Comunas, la nueva división política de la Ciudad. Será (¿?) el 10 de agosto del corriente año próximo, según establece la norma que fue aprobada. Ese día, se supone que los porteños elegiremos a las siete autoridades que estarán a cargo de cada una de las 15 comunas en las que fue dividida nuestra Ciudad.
Debemos tener presente que la LEY DE COMUNAS (Ley Nº 1.777) constituye un proceso de Reforma Política y de Reforma de Administración del Estado. Ello es así, porque las Comunas son gobiernos locales barriales con funciones ejecutivas propias y otras que se llevarán adelante en forma concurrente con el Gobierno central de la Ciudad. Implican una descentralización administrativa y política de la Ciudad. La Reforma Política era necesaria, porque los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires no están representados en sus barrios y porque no tienen capacidad de elegir respecto de quienes tienen que velar por sus intereses más directos y cercanos en su vida cotidiana. La LEY DE COMUNAS acerca la representación de los vecinos a la decisión sobre sus prioridades. Serán sus propios vecinos quienes los deberán representar.
Por otro lado, la LEY DE COMUNAS implica un proceso de Reforma del Estado, que incluye procesos –como señaláramos– de desconcentración y de reforma administrativa, con capacidad efectiva de ejercer atribuciones administrativas en el marco de las comunas, con ejecución de presupuesto y obras en el marco de su competencia o de las que le delegue el Gobierno Central. Claro que el cumplimiento de los objetivos previstos en la LEY DE COMUNAS va a depender que quienes sean los miembros electos en la Junta Comunal y de la participación de los vecinos, sus clubes, sus asociaciones y demás organizaciones controlando, exigiendo y peticionando por los problemas del barrio.
Parece que una vez asegurado el sillón de Jefe de Gobierno, Mauricio Macri no quiere compartir el poder del Gobierno de la Ciudad con los vecinos, más todavía cuando se aseguró casi la mitad de la Legislatura, teniendo margen para votar todas las leyes que quiera.
Ante tanta concentración de poder, ¿por qué compartirlo con los vecinos que sean electos por sus vecinos en las comunas? Se debe haber preguntado Macri.
En estos días, los equipos PRO analizan reformar la Constitución de la Ciudad y en lo referente a las Juntas Comunales sostienen lo siguiente:
Los 105 cargos comunales (siete por cada una de las 15 comunas) implicarán un gasto anual de casi 6.200.000 pesos, que el jefe de gobierno califica de innecesario. Cree que las unidades descentralizadas pueden -como los centros de gestión y participación comunales (CGPC)- ser dirigidas por un solo funcionario”.
El número de miembros de las Juntas Comunales quedó establecido en la Constitución porteña, pero fue la Ley 1.777 votada por la Legislatura, incluidos los diputados macristas, la que les adjudicó un sueldo equivalente al 60% del salario de un legislador (aproximadamente $ 8.000 en bruto). Por eso, si se trata de un problema presupuestario basta con la reforma del Artículo de la ley corresponidente, aunque no podemos menos que tildar de falaz dicho argumento, porque de esa misma manera podemos concluir que el gasto en sueldos del Poder Legislativo resulta innecesario y que por ello la solución sería cerrar la Legislatura.
En el PRO también sostienen que: “si las juntas resultan integradas por distintas fuerzas políticas, la toma de decisiones terminará bastardeada por intereses partidarios y complicará, en lugar de hacer más expeditivas, las soluciones para los problemas cotidianos de la gente”.
Este último argumento pone al desnudo el pensamiento vivo del macrismo, no quieren la participación de los distintos sectores políticos en el gobierno de los barrios, quieren que haya un delegado del Jefe de Gobierno y no una Junta que represente a los vecinos. Es que el Gobierno PRO va por la máxima concentración del poder y pretende destruir todo lo que sea participación popular y sus instituciones, como lo son las cooperadoras de las escuelas y los centros culturales.
Así las cosas, el Ingeniero Macri no respeta el mandato constitucional y se dirige a infringir las leyes vigentes, ignorando que la Legislatura puso fecha de elecciones y que su responsabilidad es cumplir con la Ley.
Guardar las urnas es PRO. Que no haya Comunas, va a estar bueno.

  • Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog