Archive for the ‘General’ Category

FUNDACION EVA PERON, una ENTIDAD CON IDENTIDAD, al servicio de los pobres.

Martes, Mayo 25th, 2010

NOTA DE EVA La Fundación Eva Perón y la ayuda social

Paseo Colón 850. Edificio donde funcionó la Fundación Eva Perón, actualmente Facultad de Ingeniería

La actividad por la cual Evita se destacó durante el gobierno peronista fue la ayuda social orientada a atender la pobreza y otras situaciones sociales de desamparo. Tradicionalmente en la Argentina esa actividad estaba en manos de la Sociedad de Beneficencia, una antigua asociación cuasi-estatal creada por Bernardino Rivadavia a principios del siglo 19 dirigida por un selecto grupo de mujeres de la clase alta. Ya en la década del 30 comenzó a ser evidente que la Sociedad de Beneficencia como organización, y la beneficencia como actividad, se habían vuelto obsoletas e inadecuadas para la sociedad urbana industrial. A partir de 1943, la Sociedad de Beneficencia comenzó a ser reorganizada y el 6 de septiembre de 1946 fue intervenida. A partir de entonces, el peronismo debió asumir la tarea de modernizar la asistencia y la ayuda social. Parte de esa tarea fue desarrollada a través del exitoso plan de salud pública que llevó adelante el Ministro de Salud Ramón Carrillo; parte fue desarrollada a partir de las nuevas instituciones de previsión social como la generalización de las jubilaciones y pensiones; y parte fue desarrollada por Eva Perón desde la Fundación Eva Perón.

Inmediatamente después de regresar de su gira europea Evita organizó una Cruzada de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón orientaba a atender ancianos y mujeres desamparadas, mediante subsidios y hogares temporarios. El 8 de julio de 1948 se creó la Fundación Eva Perón presidida por Evita, que desarrolló una gigantesca tarea social que llegó prácticamente a todos los niños, ancianos, madres solteras, y mujeres que eran único sustento de familia, pertenecientes a los estratos más carenciados de la población.

La Fundación realizó un amplio espectro de actividades sociales, desde la construcción de hospitales, asilos, escuelas, colonias de vacaciones, hasta el otorgamiento de becas para estudiantes, ayudas para la vivienda y promoción de la mujer en diversas facetas. La Fundación realizaba anualmente los famosos Juegos Infantiles Evita y Juveniles Juan Perón, en los que participaban cientos de miles de niños y jóvenes de sectores humildes, que a la vez que promovía el deporte permitió también realizar masivos controles médicos. La Fundación entregaba también masivamente, cada fin de año, sidra y pan dulce a las familias más carenciadas, hecho este último muy criticado por los opositores.

CENTENARIO 1910, DE FIGUEROA ALCORTA A PERON,

Martes, Mayo 25th, 2010

Evita sonriendo[1]JOSÉ FIGUEROA ALCORTA (1906 – 1910)

Asume el 12 de marzo de 1906. A lo largo de su carrera política preside los tres poderes del Estado y ha quedado registrado como un hecho insólito y único. Ese año mueren Quintana, Mitre y Pellegrini, su gran aliado. Figueroa Alcorta, apodado “Jettatore” porque sube gracias a estos muertos ilustres. Como Primer Magistrado trata de desligarse de toda influencia partidista y también pierde el apoyo del Partido Autonomista Nacional (PAN) que responde a Roca.

Se le oponen la prensa, los gobiernos provinciales y el Poder Legislativo no le aprueba el presupuesto lo que le imposibilita el pago de las deudas y el normal desarrollo de las actividades. Ese mismo año sufre un atentado en la puerta de su casa. Su agresor, Francisco Solano Rejis, le arroja una bomba poderosa que no llega a estallar.

La protesta social se agudiza y la celebración del 1º de mayo de 1909 en la plaza Lorea termina en una represión policial que causa varios muertos. Los gremios responsabilizan al Jefe de Policía, el coronel Ramón Falcón, quien es asesinado en noviembre con una bomba por el anarquista Simón Radowistsky. El 26 de junio de 1910, en el Teatro Colón, pasados los festejos del Centenario, estalla otra bomba en la función de la ópera Manón de Massenet, sembrando el pánico y con el saldo de algunos heridos. Al margen de las convulsiones sociales, durante su administración continúa el progreso con aumentos en las cosechas, el desarrollo industrial y del comercio exterior; se reglamenta el trabajo de mujeres y niños. Llegan cerca de 1.500.000 inmigrantes.

Las obras públicas tienen un notable auge: canales, puentes, caminos, diques, obras de riego, llegan a los lugares más remotos del país. En 1907 se descubre el primer yacimiento petrolífero en Comodoro Rivadavia. Buenos Aires es sede de congresos internacionales: Industria, Ciencias Sociales, Ferrocarriles, Higiene, etc. Con los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo, no se escatiman gastos, fiestas populares, desfiles y revistas navales. La ciudad causa muy buena impresión, la zona céntrica se llena de automóviles, tranvías eléctricos,  carruajes y se instalan los primeros ascensores. Llaman la atención las recientes inauguraciones del Plaza Hotel, los palacios de Aguas Corrientes, de Tribunales y de Correos, el Congreso Nacional, la sede del diario La Prensa y el Teatro Colón. Argentina es visitada por figuras relevantes como la Infanta Isabel de Borbón que, según la tradición oral, dona el actual ascensor presidencial. El Presidente Montt de Chile, Guillermo Marconi y numerosas escuadras navales y regimientos extranjeros debido a la importancia y admiración que despierta Buenos Aires en el mundo. El país tiene definido su perfil; Buenos Aires y las capitales del interior se conectan por ferrocarril y han  incorporado el servicio de aguas corrientes y de cloacas. Durante su gobierno interviene Tucumán, San Juan, San Luis, Corrientes y la Rioja para reorganizar los poderes políticos.

El cambio de sistema para la sucesión presidencial comienza a ser tema de preocupación.

Figueroa Alcorta vislumbra esta necesidad y mantiene conversaciones reservadas con Yrigoyen, a fin de que el radicalismo abandone su abstención. El jefe radical exige la limpieza del padrón electoral y la intervención a las provincias para asegurar la prescindencia de los gobiernos locales. Con estos cambios se intenta desarticular la influencia del roquismo y desmantelar la estructura política de los partidos tradicionales para lo cual sus candidatos deben contar con apoyo popular. Comienza a preparase el camino a la reforma política. La sucesión presidencial va a tener en la segunda década del siglo XX el camino de la renovación.

 

PEDRO PABLO RAMÍREZ (1943 – 1944)

El 7 de junio de 1943 el general Pedro Pablo Ramírez jura como Presidente de facto, en reemplazo de Rawson. Este militar de cuarenta y siete años y de buena formación profesional es uno de los inspiradores del Grupo de Oficiales Unidos (GOU) al “Palito” según lo llamaban sus compañeros de armas, lo consideran un militar ilustrado. Clausura el Congreso Nacional, los poderes provinciales y los partidos políticos. Nombra como ministro de Guerra al general Edelmiro Julián Farrell, quien en octubre ocupa la vicepresidencia de la Nación por el fallecimiento del contralmirante Sabá H. Sueyro.   

Disuelve la Federación Universitaria Argentina (FUA) y expulsa a los profesores universitarios partidarios de romper con el Eje. Quedan cesantes de sus cargos Bernardo Houssay, Julio Rey Pastor y el director de la Orquesta Sinfónica Juan José Castro, entre otros. Establece por decreto la enseñanza religiosa obligatoria en las escuelas, prohibiendo como acción moralizadora los espectáculos picarescos y el uso del lunfardo en el vocabulario tanguero. Esta política va acompañada con la persecución a los sindicatos comunistas y socialistas. Durante su gestión se crea la Policía Federal Argentina.

En diciembre de ese año el coronel Perón es designado secretario de Trabajo y Previsión, quien dispone importantes medidas en lo social que beneficia a obreros, peones rurales y trabajadores de la clase media. Ramírez es presionado en forma creciente por los Estados Unidos para que nuestro país junto al resto del continente declare la guerra a Alemania y se incorpore al Sistema Interamericano de Defensa, dado que Washington quiere excluir a los ingleses de América Latina para salir definitivamente de la depresión económica a través de esos mercados. En enero de 1944 Argentina rompe con el Eje pero esto desagrada a los sectores nacionalistas. Los jefes y oficiales del Ejército le quitan el apoyo, y Ramírez es desplazado. Farrell que no pertenece al GOU, apolítico y sin ambiciones, ocupa la Presidencia

EX-YPEFIANOS EVITA NO NECESITABA DE ABOGADOS PARA DAR SOLUCIONES A LOS TRABAJADORES

Domingo, Mayo 16th, 2010
EVITA
EVITA

LA RELACION DE EVITA CON EL PUEBLO TRABAJADOR ERA TAN DIRECTA Y FLUIDA, QUE TAN SOLO UN PAPELITO MANUSCRITO ANTE UNA NECESIDAD ERA MOTIVO DE UNA SOLUCION DE GOBIERNO AL PROBLEMA.

SI LA PROBLEMATICA GENERADA POR LA ESTAFA A LOS EX YPEFIANOS LA HUBIERA HEREDADO EL GOBIERNO DE JUAN DOMINGO PERON DE SU ANTECESOR, LA SOLA PRESENCIA DE EVITA NO HUBIERA NECESITADO DE ABOGADOS PARA QUE SE LES PAGUEN SUS ACREENCIAS POR LAS ACCIONES DE PROPIEDAD PARICIPADA Y LAS GANANCIAS GENERADAS POR LAS MISMAS.

Sus discursos, sumamente emocionales y de gran impacto popular, tuvieron la particularidad de tomar las mismas palabras peyorativas con las que la clase alta solía refererirse a los trabajadores, para tornarlas en palabras elogiosas, como hizo con el término “grasitas”, diminutivo afectuoso de “grasa”, modo sumamente despectivo frecuentemente utilizado para referirse a los sectores populares, incluso en la actualidad. Eva también usaba habitualmente la palabra “descamisados” para dirigirse a los trabajadores, término que se constituyó en un símbolo del peronismo y enfatizaba su propio origen humilde como forma de solidarizarse con los trabajadores.

El siguiente párrafo, incluido en Mi Mensaje, escrito poco antes de morir, constituye un ejemplo del modo en que Evita se dirigía al pueblo, tanto en sus discursos públicos como por escrito:

Todo lo que se opone al pueblo me indigna hasta los límites extremos de mi rebeldía y de mis odios, pero Dios sabe también que nunca he odiado a nadie por sí mismo, ni he combatido a nadie con maldad, sino por defender a mi pueblo, a mis obreros, a mis mujeres, a mis pobres “grasitas” a quienes nadie defendió jamás con más sinceridad que Perón y con más ardor que “Evita”. Pero es más grande el amor de Perón por el pueblo que mi amor; porque él, desde su privilegio militar supo encontrarse con el pueblo, supo subir hasta su pueblo, rompiendo todas las cadenas de su casta. Yo, en cambio, nací en el pueblo y sufrí en el pueblo. Tengo carne y alma y sangre del pueblo. No podía hacer otra cosa que entregarme a mi pueblo. Si muriese antes que Perón, quisiera que esta voluntad mía, la última y definitiva de mi vida, sea leída en acto público en la Plaza de Mayo, en la Plaza del 17 de Octubre, ante mis queridos descamisados.

Evita insistía mucho también en criticar abiertamente a la clase alta argentina, a la que denominaba “la oligarquía”, debido a la activa posición contra la democracia y promotora de la desigUaldad social que ese sector había mantenido, así como al capitalismo y al imperialismo, terminología que coincidía con la que se utilizaba por entonces en el mundo sindical y los partidos de izquierda. Un ejemplo de ello es el siguiente párrafo de Mi Mensaje:

Los dirigentes sindicales y las mujeres que son pueblo puro no pueden, no deben entregarse jamás a la oligarquía. Yo no hago cuestión de clases. Yo no auspicio la lucha de clases, pero el dilema nuestro es muy claro: la oligarquía que nos explotó miles de años en el mundo tratará siempre de vencernos.

EVITA, TEORIAS SOBRE FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO.

Domingo, Mayo 16th, 2010

Sobre el lugar de nacimiento las posibilidades que manejan los historiadores son dos:

  • Nacimiento en el campo «La Unión» frente a los toldos de Coliqueo. Algunos historiadores consideran que Eva Perón nació en el campo «La Unión» en el área de Los Toldos, exactamente en frente a la toldería de Coliquueo que originó el asentamiento, en la zona conocida por ese motivo como La Tribu. Este lugar se encuentra a unos 20 km del pueblo de Los Toldos y a 60 km al sur de la ciudad de Junín. El campo era propiedad de Juan Duarte y allí vivió la familia de Eva al menos desde 1908 hasta 1926. Los historiadores Borroni y Vacca dieron origen a esta hipótesis y determinaron que la comadrona mapuche Juana Rawson de Guayquil, fue quien habría asistido a la madre en el parto, al igual que con todos sus otros hijos.
  • Nacimiento en la ciudad de Junín. Otros historiadores sostienen esta hipótesis, apoyada en los testimonios de testigos. Según ellos, Evita habría nacido efectivamente en Junín debido a que, por problemas con el embarazo, su madre debió trasladarse a la ciudad de Junín para recibir mejor atención. En la época del nacimiento de Evita era habitual que las mujeres con embarazos problemáticos del área de influencia de Junín se trasladaran allí en búsqueda de una mejor atención médica, y que sigue siendo así en muchos casos en la actualidad. De acuerdo a esta hipótesis, investigada principalmente por los historiadores juninenses Roberto Dimarco y Héctor Daniel Vargas, con los correspondientes testimonios de testigos, Eva habría nacido en una vivienda ubicada en la actual calle Remedios Escalada de San Martín Nº 82 (en aquella época la calle se llamaba José C. Paz) siendo asistido el parto por una obstetra universitaria llamada Rosa Stuani. Al poco tiempo se habrían trasladado al domicilio ubicado en Lebensohn Nº 70 (originalmente la calle era San Martín), hasta que la madre se repuso totalmente.

LA RAZON DE MI VIDA

Miércoles, Mayo 12th, 2010
EVITA
EVITA

EL DOLOR DE LOS HUMILDES

Me quedó pendiente del capítulo anterior una invitación que vengo a cumplir en este: como a los visitantes de mis obras de ayuda social quiero ahora ir haciendo conocer a mis lectores un poco del amor y del dolor de mi pueblo.

Un poco del dolor, primero.

Aquí también, como en todo el mundo, la injusticia social de muchos años ha dejado en todos los rincones del país dolorosos recuerdos de su pasado.

Cuando Perón tomó la bandera de la justicia social, los argentinos sumergidos eran infinitamente más que los pocos privilegiados que emergían.

Pocos ricos y muchos pobres.

El trigo de nuestra tierra, por ejemplo, servía para saciar el hambre de muchos “privilegiados también” en tierras extrañas; y los “peones” que sembraban y cosechaban aquí ese trigo no tenían pan para sus hijos.

Lo mismo sucedía con todos los demás bienes: la carne, las frutas, la leche.

Nuestra riqueza era una vieja mentira para los hijos de esta tierra.

Cien años así fueron sembrando de pobreza y de miseria los campos y las ciudades argentinas.

Recuerdo haber mencionado en uno de mis primeros capítulos el espectáculo de miseria que rodeaba a nuestra gran capital cuando me fue dado verla por primera vez.

Después de cinco años de lucha interna en el gobierno y con todo el esfuerzo de la ayuda social puesta en marcha intensamente, todavía el cuadro no ha desaparecido del todo, aunque va quedando poco de él, como para triste recuerdo de la Argentina que encontró Perón.

Para cuando incluso ese recuerdo desaparezca, yo quiero describir un poco el paisaje, pero no por fuera como un pintor sino por dentro, tal como yo lo he visto. ¡Tal, como yo lo he sufrido, viéndolo!

Para ver la pobreza y la miseria no basta con asomarse y mirarla. La pobreza y la miseria no se dejan ver así tan fácilmente en toda la magnitud de su dolor porque aun en la más triste situación de necesidad el hombre y más todavía la mujer saben imaginárselas para disimular, un poco al menos, su propio espectáculo.

Por eso cuando los ricos se acercan a esas colmenas de arquitectura baja que son los barrios pobres con que las grandes ciudades se derraman en el campo por lo general, no ven bien…

Un poco es la subconsciencia culpable que no los quiere dejar ver bien y a fondo la realidad total.

Y otro poco es por aquello que dije de la misma pobreza que se esconde.

Los desprevenidos visitantes que pasean por allí verán ranchos de paja y barro, casillas de latón, algunas macetas de flores y algunas plantas, oirán algún canto más o menos alegre, el bullicio de los chicos jugando en los baldíos… y acaso se les ocurrirá pensar que todo eso es poético y tal vez romántico.

Por lo menos frecuentemente he oído decir que se trata de barrios “pintorescos”.

Y esto me ha parecido la expresión más sórdida y perversa del egoísmo de los ricos.

¡Pintoresco es para ellos que hombres y mujeres, ancianos y niños, familias enteras deban habitar unas viviendas peores que los sepulcros de cualquier rico, medianamente rico!

Ellos no ven jamás, por ejemplo, qué ocurre allí cuando llega la noche.

Allí donde cuando hay cama no suele haber colchones, o viceversa; o ¡donde simplemente hay una sola cama para todos…! ¡y todos suelen ser siete u ocho o más personas: padres, hijos, abuelos…!

Los pisos de los ranchos, casillas y conventillos suelen ser de tierra limpia.

¡Por los techos suelen filtrarse la lluvia y el frío…! ¡No solamente la luz de las estrellas, que esto sería lo poético y lo romántico!

Allí nacen los hijos y con ellos se agrega a la familia un problema que empieza a crecer.

Los ricos todavía creen que cada hijo trae, según un viejo proverbio, su pan debajo del brazo; y que donde comen tres bocas hay también para cuatro. ¡Cómo se ve que nunca han visto de cerca de la pobreza!

Y todo eso todavía es felicidad cuando nadie en la familia está enfermo; que cuando esto ocurre entonces el calvario llega a los más amargos extremos.

Entonces la angustia de los padres, si el enfermo es un hijo, por ejemplo, no tiene límites.

Yo los he visto andar por las calles, cargando con el hijo en los brazos, buscando médico, farmacia, hospital, cualquier cosa; porque si los servicios de la asistencia pública se atrevían a meterse en esos laberintos de covachas que son los barrios “pintorescos”.

Yo también los he visto volver a casa con el hijo muerto entre los brazos para dejarlo allí sobre una mesa y salir luego a buscar un ataúd como antes buscaron médico y remedios: desesperadamente.

Los ricos suelen decir:

- No tienen sensibilidad, ¿no ve que ni siquiera lloran cuando se les muere un hijo?

Y no se dan cuenta que tal vez ellos, los ricos, los que todo lo tienen, les han quitado a los pobres hasta el derecho de llorar.

¡No…! Yo no podré evidentemente describir lo que es la vida en cualquiera de esos barrios “pintorescos”.

Y me resigno a desistir de mi intento.

Pero una cosa quiero repetir aquí, antes de seguir adelante.

Es mentira de los ricos eso de que los pobres no tienen sensibilidad.

Yo he oído muchas veces en boca de “gente bien”, como ellos suelen llamarse a sí mismos, cosas como estas:

- No se aflija tanto por sus “descamisados”. Esa “clase de gente” no tiene nuestra sensibilidad. No se dan cuenta de lo que les pasa. ¡Y tal vez no convenga del todo que se den cuenta!

Yo no encuentro ningún argumento razonable para refutar esa mentira injusta.

No puedo hacer otra cosa que decirles:

- Es mentira. Mentiras que inventaron ustedes los ricos para quedarse tranquilos. ¡Pero es mentira!

Si me preguntasen por qué, yo tendría solamente algo que decirles, muy poca cosa. Sería esto:

¡Yo he visto llorar a los humildes y no de dolor, que de dolor lloran hasta los animales! ¡Y los he visto llorar por agradecimiento!

¡Y por agradecimiento, por agradecimiento sí que no saben llorar los ricos!