Archivo para la categoría ‘costumbres’

Perros de Atenas

Si la India institucionalizó la santificación de las vacas y los suizos la explotación de sus osos con fines turísticos, los griegos deberían pensar algo parecido para los cientos de perros callejeros que conviven con ellos en todos los rincones de la ciudad.

Dormidos en las plazas (He visto dos descansando a los pies del Partenón en la Acrópolis), espantando a los turistas, aguardando en algún semáforo para cruzar la calle o bien acompañando a los pintorescos vendedores turcos, estas mascotas han sabido hacerse un espacio en la atiborrada urbe ateniense, alzándose como un elemento más dentro del paisaje.

Esta fotografía fue tomada a media mañana frente al edificio de la Academia. A metros de allí, el ruido ensordecedor de los autos y el trajín de la Plaza Omonia hacían imposible cualquier posibilidad de descanso, algo que no parece haber surtido efecto en los protagonistas de la foto.

Fotografía: Nicolás Pasiecznik

Llueve en Atenas

Deposité las valijas en la habitación del Hotel Fivos y bajé a merodear los alrededores en busqueda del menor indicio de vida ateniense. Eran cerca de las tres de la tarde, el cielo se había cerrado por completo, y la inminente amenaza de tormenta era ya un hecho.

Lo primero que vi y que me llamaron la atención fueron los carteles escritos en griego, ya que no sólo hacían imposible cualquier interpretación que pudiera hacer, sino que,curiosamente, me parecían divertidos. Apenas hice unas cuadras por la Avenida Atenas (zona denominada “El Bazar” debido a la gran cantidad de vendedores callejeros y mercados de los más extraños) se largó el aguacero. La ciudad se vistió por completo de negro y la gente, como sucede en esos casos, comenzó a correr intentando un improvisado refugio, lo cual transformo la clásica estampa callejera en un film de Carlitos Chaplin.

Desde una esquina un turco dobló presuroso con dos quesos gigantes debajo del brazo. Una señora vestida al modo parisino que paseaba su caniche, lo alzó rápidamente en una mano y abrió un paraguas gigante plagado de figuras humanas dóricas tomadas de los brazos y, desde una de las pescaderías del mercado, un sesentón regordete comenzó a gritar en griego algo que, supuse, era un intento de ayuda para que no se le mojara la preciada mercancía.

Luego de buscar con la vista un lugar para refugiarme decidí que lo mejor era pararme delante de un cajero automático que tenía techo y, en cuanto me dirigí allí, una decena de personas me siguió al instante. Así es como en cuestión de segundos, casi por arte del destino, quede apretujado entre medio de un montón de griegos que hablaban, se reían y vociferaban sin que yo pudiera adivinar ni siquiera que estaban diciendo.

Yo había imaginado otra forma para empezar a descubrir Atenas. En mi imaginario estaba la fantasía de que inmediatamente que bajara del hotel me iba a encontrar con cualquier hecho, objeto o referencia que me hiciera caer en la cuenta de que estaba en Grecia y no en otro lugar. Pero lo cierto es que ahí estaba, viendo correr el agua a borbotones por el costado de la acera, la gente corriendo y rodeado de ciento de voces hablando en griego, árabe, turco y quien sabe cuantas otras que no reconocí.

Los viajes tienen esas cosas. A veces nos ponen frente a situaciones inesperadas que – si se las sabe comprender y disfrutar – en muchos casos, dicen mas que los millones de caracteres que pueblan las guias especializadas y que sólo acumulan información técnica, fría y despojada de cualquier vivencia personal.

Ese extraño mito llamado Maximón

Desde tiempos inmemoriales, el hombre no solo ha tenido la necesidad de explicar a traves de figuras mitologicas todo aquello que escapaba a su aprehension racional, sino que ademas, en todas las epocas, confio en seres superiores a los cuales les atribuyo cualidades protectoras y que en el fondo, de una forma u otra, representaban un modo valido para justificar su existencia en esta tierra.

Asi es como podemos ver que desde los griegos hasta hoy, la mayoria de los pueblos (ya esten formados por millones de personas o bien sean grupos minoritarios aislados) continuan con la tradicion de respetar y seguir a determinados dioses, rindiendoles culto y alabandolos para que los proteja de las diferentes injusticias a las que estan sometidos en la vida terrenal.

Lo cierto es que, a medida que el mundo fue avanzando y comenzaron a darse las diferentes conquistas en diversos lugares del globo, en algunos casos se produjeron algunas modificaciones en la forma de interpretar la religion y, por ende, se impusieron ademas, algunos dioses que los pueblos receptores de las nuevas culturas ni siquiera conocian. Uno de los ejemplos mas claros que hay de la imposicion de un nuevo dios y el sinfin de santos que lo acompanan, fue el del catolicismo, ya que durante los negros anos de la conquista de America logro acabar con las creencias de los pueblos originarios (aztecas, mayas o incas) y los obligo a que, de forma sincretica, comenzaran a incorporar el culto por nuevos dioses en su vida cotidiana.

De todos los casos de fusion entre las creencias originarias y la imposicion por creer en nuevo dioses, el de Guatemala quizas sea uno de los mas particulares e interesantes que se pueda ver en America Central. Cuando Pedro de Alvarado llego a la region acompanado por los jesuitas encargados de llevar a cabo el proceso de evangelizacion, se encontro con que gran parte de la poblacion maya aun seguia oficiando rituales y diferentes actos liturgicos tal cual como lo habian marcado sus ancestros.

Pero mas alla de que a los espanoles no les fue nada dificil suplantar la religion maya por el catolicismo, buena parte de la poblacion indigena logro burlar ese designio y comenzo a adaptar algunos santos propuestos por el dogma romano atribuyendoles los caracteres de muchos de los dioses que veneraban desde los dorados anos del imperio.

Sin lugar a dudas, uno de los que ha podido trascender en el tiempo y ,en la actualidad, ya se ha erigido como un verdadero icono de la cultura quiche es Maximon, un santo al que se le rinde culto en varios pueblos de Guatemala y que cuenta con una historia sumamente rica y mas que interesante.

EL MISTERIOSO SENOR DE BIGOTES QUE HABITA EN CASI TODOS LOS RINCONES DEL PAIS

Cuando se llega a la Antigua Guatemala, Solola o Chichicastenango (tres de las ciudades con mayor atractivo cultural para ver en el pais) una de las cosas que mas llaman la atencion es la cantidad de estatuas de un hombre vestido de negro, con sombrero y bigotes, al que los indigenas (casi la mayor parte de la poblacion guatemalteca) le rinden especial culto y respetan como uno de sus maximos protectores.

Por eso es que, al presenciar semejante acto de fe, la primera pregunta que inevitablemente asalta al viajero es ¿Quien es el senor de bigotes al que todos tanto respetan y veneran con tan enceguecida devocion?. Y lo cierto es que las respuestas son varias. Segun el antropologo Edelberto Tomas Rivas (uno de las maximas eminencias en la materia), el culto a esta imagen pretende adorar a Simon el mago, o San Simon patrono de los brujos, quien llego a America perseguido por la inquisicion. Por su parte, Miguel Angel Asturias (premio Nobel de literatura) dice que, en realidad, Maximon no es mas que la representacion que hizo la poblacion indigena del mismo Pedro de Alvarado.

Pero lo cierto es que la verdadera historia es bien distinta de estas dos interpretaciones. Segun algunos estudiosos del sincretismo americano, declaran que Maximon no es ni mas ni menos que la representacion de K´Maximon, uno de los lideres politicos que tenian los mayas en el momento de la llegada de Alvarado y que murio en la hoguera como castigo por rebelarse a entregar lo poco que quedaba del imperio. (Esta es la version mas aceptada, aunque otra rama dentro de este grupo asegura que la verdadera identidad de Maximon es la de un santo indigena que tomo su nombre prestado del San Simon Catolico)

Segun sea el pueblo en que se lo vea, Maximon adquiere diferentes fisonomias, ya que, a lo largo del tiempo, cada grupo etnico le ha ido imprimiendo su impronta particular. Asi, por ejemplo, mientras que en San Jorge Laguna tiene una expresion de ahorcado y en San Simon de Zunil lleva lentes oscuros (y reloj digital), en algunos pueblos en los que hubo una marcada actividad guerrillera, lo visten con ropas militares y , hasta incluso, se le llega a poner varias condecoraciones en el pecho como un claro signo de omnipotencia.

Quienes lleguen a cualquiera de esas tres ciudades en las que el santo es venerado, podran ver que entre algunos de los rituales que se le llevan a cabo, figuran el de prenderle un cigarro, ofrecerle diferentes bebidas alcoholicas y tambien, en algunos casos, colocarle unos cuantos quetzales entre sus ropas para que brinde la proteccion necesaria a todos aquellos que fielmente la requieran.

El culto oficial se lleva a cabo en Santiago de Atitlan (en Solola) durante el mes de octubre. Por esas fechas, muchas de las cofradias que se reunen como seguidores de su figura, llevan a cabo diferentes rituales en su honor y en algunos casos, lo van rotando por varios de los hogares de sus fieles, para que les proporcione todos aquellos deseos que le confian ciegamente amparados en su fe.

Fuentes consultadas:

Maximon: Infografia, Diario Prensa Libre, 06/06/2004.

Lara Figueroa, Celso: Fieles, difuntos, santos y animas benditas en Guatemala. Una evocacion ancestral, Ed. Artemis Edinter, 2003.

Año nuevo en Italia: un mosaico de emociones

De todos los países, Italia es uno de los que mayor variedad de tradiciones ofrece por estas fechas. Si bien en la navidad siguen las mismas costumbres que el resto del mundo, en lo que respecta a los festejos de fin de año, bien podrían sacar el primer premio en un concurso de originalidad. En la última noche del año,los italianos preparan la cena conocida como la Cena de San Silvestro, donde además de comer y beber en abundancia, promediando las doce de la noche todos salen a los balcones para “despedir” simbólicamente al año que se va y recibir al nuevo.

Desde hace un tiempo, en algunas regiones se difundió una nueva costumbre que es la de regalarse entre familiares y amigos, prendas íntimas de color rojo como expresión de los mejores augurios para el año entrante. En cambio, en lugares como Nápoles, Sicilia y Calabria, se sigue manteniendo una curiosa y milenaria tradición que es la de arrojar algunos muebles por la ventana.

Esta costumbre se fundamenta en que creen que al arrojar objetos como platos, vasos o muebles en desuso, se liberan de todo lo malo que les pudo suceder en el año que termina (de aquí viene la conocida frase “tirar la casa por la ventana”).Es por eso que en los sitios donde se lleva a cabo esta práctica, deben vaciar las calles previamente y se establece un horario fijo para arrojar los muebles, sobre todo para que los transeúntes sepan en que momento salir de sus casas, sin temor a ser alcanzados por un sofá o un candelabro.

Y las tradiciones siguen aún para el día después de año nuevo. Como primer almuerzo del año, degustan un apetitoso y elaborado plato de lentejas, ya que según la fantasía popular los italianos asimilan la imagen de las legumbres con la de la abundancia y el dinero.

Pero además de estas llamativas costumbres, desde siempre Italia fue el país de Europa que mayor cantidad de fuegos artificiales usa durante las fiestas. Esa tradición la heredaron de Marco Polo, quien al llegar a la antigua China, se encontró con el invento de la pólvora y descubrió que mezclándola con algunas sustancias colorantes se la podía utilizar como elemento de festejo en distintas ocasiones.

Si por casualidad estás en Italia por esos días y no tienes familiares o amigos allí, no te preocupes, ya que ciudades como Milán, Roma, Venecia, Florencia, Turín y Nápoles cuentan con un programa de acogimiento para todos los viajeros que quieran compartir junto a ellos la experiencia de recibir el 2006 de una forma “veramente italiana”.

Más información | Capodanno in Italia