¿Somos más buenos en Navidad?

navidad vela

Parece que empieza el mes de Diciembre y todo se vuelve más… ¿navideño? Dejando de lado que el verdadero significado de la Navidad ha tornado en un arrebato de compras compulsivo, parece que en estas fechas somos más propensos a realizar buenas acciones. ¿Propensos? ¿Estoy en lo correcto? El ambiente navideño, el “ho ho ho”, el que venga la familia de vuelta a casa o que te reencuentres con gente que no veías, la cantidad de SMS que recibimos, las felicitaciones, la paga extra, los regalos que recibimos o que tenemos que dar, las comilonas, las sobras de las comilonas al día siguiente, las luces por la calle, los comercios siempre abiertos, ves a mucha más gente en general… todas estas cosas levantan el estado de ánimo, de alguna forma nos llenan de buenas vibraciones y el ser humano tiene la habilidad inconsciente de devolver lo que recibe. Al estar rodeado de tanta novedad respecto al año y tantos estados anímicos generalmente positivos, parece que nuestro cuerpo quiere reaccionar a realizar buenas acciones. Desde el lado de observador, me percato de estos hechos porque en este mes he visto a mucha menos gente encabronarse por la calle, a más gente dejando pasar en las esquinas o cruces peatonales, a más gente abriendo la puerta a alguien que no puede, a más gente sonriendo por la calle… en serio ¡se nota!. ¡Y cómo se nota! ¿Estoy yo más propenso quizá a ver la felicidad en estas fechas o es que ha “aumentado” la dosis de felicidad realmente y no me he dado cuenta? Lo cierto es que, aunque el consumismo de la Navidad es ya un hecho creciente y del que en esta sociedad capitalista no podemos deshacernos, ojala que “la Navidad” durase de enero a diciembre en lugar de diciembre a enero, pues parece que “se vive mejor” en estas fechas. Si alguien está pensando en el encarecimiento de los precios, la hipocresía navideña, la tensión del día a día y otras cualidades que flotan en estas fechas también, creo que son bastante minoría respecto a las buenas citadas al principio, y el estado de ánimo genérico de un grupo de personas (pueblo, ciudad,…) alimentado por todas esas novedades temporales de estas fechas, son mucho más fuertes y visibles. De todos modos, hay numerosos estudios que han intentado analizar el impacto de la navidad sobre el estado anímico de las personas y hay dos datos que me parecen bastante relevantes. En navidad se disparan los casos de depresión. Incluso se habla ya de “depresión navideña” como un fenómeno psicológico asociado a la navidad. En los momentos inmediatamente posteriores a las navidades, se dispara el número de separaciones y divorcios. De todas maneras, ¿Tú que opinas? ¿Somos más buenos en Navidad?

rodolfobelonne@gmail.com            02326 – 15 – 434 – 530


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario beatriz dijo

no se si somos mas buenos en navidad………el que no es bueno, no cambia…….pero si tratemos de tener paz interior que es muy importante para nuestras vidas……pero la paz interior la dan las buenas acciones, ser buena persona, saber distinguir……olvidar, perdonar y perdonarse………..seria interesante saber si el autor de esta nota asi lo considera…….FELIZ NAVIDAD PARA TODOS Y CON MUCHA PAZ INTERIOR….. TAN DIFICIL EN LOS MOMENTOS QUE VIVIMOS