Archivo para la categoría ‘Pifies’

La canción del día: You can’t do that

Buen diiiia… Ya que la semana va a comenzar de todas maneras, espero que este video de “You can’t do that” (de las mejores canciones de los Beatles, definitivamente una de mis favoritas) se la haga mas llevadera.

No tengo muchas cosas que contar sobre esta canción, que personalmente me parece de lo mejor que hicieron en su periodo 1960-1967. Escrita por John, básicamente aborda el tema de sus celos al ver a su amor con un potencial competidor.

Esta temática de los celos se repetiría por lo menos dos veces, en “No Reply” y en “Run for your life“.

Interesante ver que la línea “I can’t help my feelings, i’ll go out of my mind” tiene un correlato con la “You better keep you head little girl, or I won´t know where I am” de “Run for your life”, haciendo claro que John (o su personaje en las canciones) podría perder fácilmente el control. Especialmente sabiendo que golpeó a Cynthia (en ese entonces su novia) por haberla visto bailar con Stu Sutcliffe, su mejor amigo.

Volviendo a la canción, en ella George toca una guitarra eléctrica Epiphone de 12 cuerdas que estrenó en “Can´t buy me love”. Como en esa canción su guitarra casi no se escucha, es en este tema en donde el sonido particular de este instrumento se hace notar. Luego de 1965, casi no hay registros de George usando esa guitarra.

Como George tocaba la Epiphone de 12 cuerdas, mas apropiada para el acompañamiento, el solo lo hace John. Algo simpático en el videíto es que las últimas notas de ese solo no salen prolijas, despertando, aparentemente, risas contenidas por parte de Paul.

Si John se equivoca en el solo, el siguiente video muestra un pifie bastante peor y mas divertido. Fíjense aproximadamente en el segundo 48 desde el comienzo como John se equivoca groseramente al pegar el grito en el lugar equivocado, como se mira con Paul y George reconociendo el error, y como da batalla a un rebelde micrófono cuyo respeto al cantante no podía ser menor…


Ojalá los disfrute !!

Errores en canciones de los Beatles – Day Tripper

Hace rato que no posteo pifies, pero el amigo Claudio Sur ha tenido la gentileza de enviar uno que me da pié para contar un par mas.

Copio literalmente el comentario de Claudio (con el correspondiente agradecimiento):

La parte final termina con la repetición a coro (creo que John y Paul) de
“day tripper, yeah”.
La secuencia final creo que se debería haber escuchado así:
1) Day tripper (silencio)
2) Day tripper, yeah
3) Day tripper (silencio)
4) Day tripper, yeah

Pero lo que en realidad se escucha es:
1) Day tripper, yeah (este yeah creo que es un pifie, se escucha mas bajo que los dos
posteriores y parece ser una sola voz)
2) Day tripper, yeah
3) Day tripper (silencio)
4) Day tripper, yeah

El segundo pifie que tengo de esta canción es, hacia el final, cuando se escuchan al mismo tiempo, una voz que canta “Sunday driver yeah” y la otra “One day driver yeah”.

Me juego a que el “one day driver” es de John, distraído, largando un “one day ticket yeah” que quiso corregir sobre la marcha a “sunday driver yeah”.

Y le quedó una mezcla de los dos versos.

Se aceptan opiniones… y aportes…

Discografía de los Beatles en Argentina – Curiosidades (II)

Los discos de los Beatles en la Argentina fueron publicados por el sello Odeon.

Como es lógico y habitual, cada disco traía impreso en algún lado del sobre, la lista de las canciones y algunas veces algunos comentarios y/o información adicional.

En el caso local, por lo menos en las ediciones mas tempranas, los nombres estaban traducidos al español.

Luego de publicar un post sobre los primeros lanzamientos discográficos de los Beatles en la Argentina, alguno de los amigos enviaron comentarios respecto a esto de las traducciones.

Rápidamente surgieron recuerdos de cosas simpáticas, posiblemente (y con todo respeto) debido a cierto provincianismo que imperaba en nuestras tierras mas de cuarenta años atrás.

Por ejemplo, en nuestro medio tuvimos ejemplos como:

Por favor, yo: En lugar de traducir “Please, please me” como “Compláceme”, el traductor fue a lo literal de la palabra “please”. Obviamente, el título en español carecía de total sentido.

Significa Mr. Mustard: la palabra “Mean” está usada en esta canción como “desagradable”, pero en este caso tomaron el verbo “Significar”.

Frutillas: esta está mas cerca del original “Strawberry Fields Forever“, pero tampoco es totalmente fiel al espíritu del título.

Guitarra vas a llorar: Criolla adaptación del título “While my guitar gently weeps“, que siempre me sonó mas a título de zamba de los Chalchaleros que a una canción de los Beatles.

Toma revancha: asi se conoció aquí a “Get back“. Debería haber sido “Regresa” o “Vuelve” (gracias Fer-stone!).

Vacación de un día: mmmm… está cerca, pero no la pega. “Day tripper” es otra cosa, y ciertamente que el significado que tiene en la canción no se acerca al del título en argentino.

Míralo: mas que una mala traducción, esta fue un error de imprenta. Originalmente el traductor quiso poner “Mirlo” refiriéndose a “Blackbird“, pero evidentemente alguien apretó una “a” no debida. Esto se corrigió después, pero varias ediciones contaron con este error.

Me contaron que hay un libro de autores argentinos que habla exclusivamente de la discografía local. Todavía no he tenido el gusto de consultar ese libro, y cuando lo haga con gusto lo usaré (citándolo como corresponde) como referencia.

Este artículo ha sido escrito, es su totalidad, con información propia y aportes de los comentaristas, quienes en sus comentarios, agregan:

Niñito: que tiene una “pequeña diferencia” con el original “Niñita”, traducción correcta de “Little child” (gracias Juan Pablo!).

Para finalizar, y como agradecimiento por haber llegado hasta aquí, permítanme obsequiarles una de las mejores canciones de los Beatles (definitivamente una de mis preferidas): la fantástica Por favor, yo.

Errores en las canciones de los Beatles: A day in the life (III)

En este tercer (y último) pifie de este tema, el protagonista es el mismo que en el pifie anterior: Mal Evans.

Resulta que al terminar la tercera parte de la canción (la segunda de John), comienza, nuevamente, la orquesta tocando ese pandemonio sonoro creciente.

Cuando está terminando John su (”I love to turn you on”), una voz en el fondo inicia una cuenta, que no era otra cosa que marcar el tiempo que faltaría, en una posterior mezcla, para empalmar con la orquesta.

Otra vez, en las mezclas, se les pasó borrar la voz de Mal Evans, que quedó, de esta manera, registrada para la posteridad.

(este pifie se comprende mejor si se escucha la versión de la canción en la serie Anthology).

Errores en las canciones de los Beatles: A day in the life (II)

Vimos, hace unos días, un lindo pifie en esta canción.

Siendo que es una de las mejores de los Beatles (definitivamente, una de mis favoritas) es simpático repasar que tiene mas de un pifie.

Como decía en el post anterior, la canción es de John pero con aportes varios de Paul, en momentos en los que la sociedad creativa implicaba que cada uno se ocupaba de la canción del otro como si fuera propia.

La totalidad de la parte media (la “secuencia onírica”, como leí que alguien la nombraba alguna vez) es totalmente de Paul, y correspondia a una canción que no tenía nada que ver, inicialmente, con la de John.

Resulta que la primera parte cantada por John terminaba, y los Beatles no sabían como engancharla con la parte media (de Paul). Decidieron dejar una cantidad de compases vacíos entre medio, para alguna idea que luego se les ocurriría.

(la idea fue, nada menos, esa tremenda orquesta que toca notas ascendientes).

Al solo efecto de marcar el fin de los compases vacíos, y señalar el comienzo de la parte de Paul, a Mal Evans se le ocurrió una idea un poco desproporcionada: marcaría el momento del comienzo de la parte de Paul haciendo sonar un reloj despertador a campanilla que, por algún motivo, tenía a mano.

(Mal Evans era algo asi como un “multiproveedor” de cosas para los Beatles. Ya contaremos esa historia mas adelante).

Entonces… termina la parte del John, la cinta sigue grabando en blanco, aproximadamente unos 24 compases que serían usados mas adelante, y al final de estos, Mal hace sonar el despertador y cortan.

Luego, mas tarde, Paul usará ese sonido para empalmar su parte con el final de los 24 compases vacíos, y la idea era, por supuesto, editar la cinta para borrar el sonido del despertador.

Pero, en una de las mezclas pre-finales, ocurrió algo que fue frecuente en la historia de los Beatles:

El encargado olvidó borrar ese sonido, y a Paul le encantó como quedaba.

Especialmente porque, de casualidad, el despertador daba entrada a su voz cantando “Woke up, fell out the bed” (”Me levanté, salí de la cama”).

Errores en canciones de los Beatles: Revolution 1

Esta es cortita.

Al comienzo de esta canción, en el Album Blanco, se escucha alguien diciendo algo como “Take two”.

Todas las tomas de grabación comenzaban con la voz del ingeniero (o productor, a veces) indicando el número de la misma. En algún momento de la edición, obviamente, esa referencia que era solamente interna era borrada.

Por error, en la mezcla final, la voz del ingeniero quedó. Cuando estaban a punto de grabarla, John pidió que la dejaran.

Por algún motivo, parece que le gustaba de esa manera.

Fe de erratas: pifie en Hey Jude

Hay un error en el post del pifie en Hey Jude.

El que dice la mala palabra es Paul, y no John.

En todas las páginas WEB en donde se menciona este pifie se lo atribuyen, como hice yo, a John, asi que este es uno de los pocos lugares en donde se da la referencia correcta.

La información, por si quieren chequearla, sale del libro de Geoff Emerick.

Errores en canciones de los Beatles – A day in the life

Una de las mejores canciones (definitivamente una de mis favoritas) del mejor album de los Beatles tiene mas de un pifie.

Varios de ellos se encuentran en distintas páginas web, pero la totalidad figura en el magnífico libro de Geoff Emerick “Here, There and Everywhere”.

Los iremos contando de a poco, empezando por este:

Todavía en Sargent Pepper los Beatles trabajaban como equipo, especialmente Paul y John. La canción “A day in the life” es de John, pero contó con cantidad de aportes de Paul, incluyendo la totalidad de la parte media (de la que hablaremos mas adelante) e ideas para las dos partes orquestales que caracterizan a la canción.

Paul llegó un día con una idea para el final: un único y tremendo acorde de piano que no terminara nunca.

Como tantas otras ideas en canciones de Revolver y Sargent Pepper, esta establecía un desafío para el productor e ingeniero de sonido (George Martin y Geoff Emerick respectivamente), ya que la tecnología vigente hasta el momento era ciertamente limitada para casi todos los deseos de los Beatles.

Finalmente llegaron a una solución.

El “tremendo acorde” se iba a lograr por el simple trámite de tocar, al mismo tiempo, varios pianos al mismo tiempo.

La persistencia del acorde (que no debía terminar nunca) se lograría incrementando la ganancia de los micrófonos a medida que el sonido de los instrumentos fuera decreciendo.

Consiguieron seis pianos pianos de los cuales se usaron cuatro (entre ellos el que usaba el músico argentino Daniel Baremboim). John, Mal Evans, George Martin usaron uno cada uno. Ringo y Paul (que lo supervisaba debido a la falta de habilidad del baterista con el teclado) se pararon atrás de otro.

Se pararon, digo, porque los cinco ejecutantes tocaron el acorde, al mismo tiempo, de pie a fin de incrementar la fuerza del sonido.

Después de varios intentos se logró la toma final.

Decía antes que para lograr que el sonido perdurara, Geoff Emerick tuvo que ir subiendo gradualmente la ganancia de los micrófonos: obviamente que todos los presentes sabían esto, y también sabían que no debían producir el mas mínimo sonido fuera del acorde coordinado, ya que la excesiva sensibilidad del micrófono captaría y magnificaría el resultado.

Y ocurrió el pifie.

Si escuchan este último acorde (preferentemente en la versión de la canción en CD), al final del mismo se escucha, claramente, el sonido que se le escapó a Ringo cuando, cambiando de posición, hizo crujir casi imperceptiblemente a uno de sus zapatos.

Obviamente el crujido fe imperceptible, salvo para el sensible micrófono cercano al piano, cuya ganancia ya había sido incrementada al máximo.

Errores en canciones de los Beatles – Hey Jude

Hay algunas páginas en la WEB que hablan de errores en las canciones de los Beatles. Creo que la mejor es What goes on, cuyo link voy a dejar en “Enlaces”.

De esa página transcribo uno de ellos, creo que el que mas me gusta, en Hey Jude.

El pifie está entre los 2:52 y 3:02 minutos de la canción.

En ese momento, John y Paul completan el verso que termina con la palabra “skin”. Atrás de sus voces se escucha otra que dice que se equivocó de acorde, para, acto seguido, maldecir con una palabrota en inglés.

El autor de esta perlita es John. Como era mas que común en sus procesos de grabación, la mayoría de las canciones contaban con una cantidad de sobre-grabaciones de voces, otros instrumentos, efectos, etc (en inglés, “over-dubbing”).

Se especula con que en una de estas sobregrabaciones, la voz de John quejándose y maldiciendo, entró por el micrófono del piano de Paul o por el de su propia guitarra.

El ingeniero de sonido Geoff Emerick contó, años después, que este pifie le pasó desapercibido, pero que varias personas del entorno le contaron que todos lo conocían y que lo dejaron pasar…

Para encontrar el pifie en la canción, basta con tener muy buen oído, un adecuado reproductor de música, y seguir estas instrucciones:

Si cuentan 1-2-3-4 siguiendo el ritmo, la secuencia es:

En la página “What goes on” colocan el clip .mp3 de esta parte. Se los dejo aquí abajo:


y si este reproductor no anda (no lo hizo en todas las pruebas que hice), el mp3 debería poder bajarse de aquí:

Si tienen algún problema me avisan, que veremos de tratar de solucionarlo.