Archivo para la categoría ‘Mitos’

Lucy in the sky with diamonds

Picture yourself in a boat on a river,
with tangerine trees and marmalade skies…
Somebody calls you, you answer quite slowly,
a girl with kaleidoscope eyes.
Cellophane flowers of yellow and green,
towering over your head.
Look for the girl with the sun in her eyes,
and she’s gone.

Lucy in the sky with diamonds.
Lucy in the sky with diamonds.
Lucy in the sky with diamonds.

Follow her down to a bridge by a fountain
where rocking horse people eat marshmellow pies.
Everyone smiles as you drift past the flowers,
that grow so incredibly high.
Newspaper taxis appear on the shore,
waiting to take you away.
Climb in the back with your head in the clouds,
and you’re gone.

Lucy in the sky with diamonds,
Lucy in the sky with diamonds.
Lucy in the sky with diamonds.

Picture yourself on a train in a station,
with plasticine porters with looking glass ties.
Suddenly someone is there at the turnstyle,
the girl with the kaleidoscope eyes

Lucy in the sky with diamonds.
Lucy in the sky with diamonds.
Lucy in the sky with diamonds.

La historia de esta canción, una de las mas emblemáticas del que es calificado por muchos como el mejor album de los Beatles, ya es bastante conocida. Un dibujo, que se muestra abajo, dicen que fue la representación que Julian (hijo de John) hizo de Lucy O´Donnell, su traviesa compañera de juegos en el jardín de niños.

Lucy contaría que ella y Julian eran dos chiquitos muy energéticos, simpática manera de decir que tenían cierta tendencia al desenfreno superior a la media de su edad.

Salvo un encuentro esporádico durante un concierto de Julian, no volvieron a verse ni a tener contacto hasta principios de este año (abril o mayo), cuando Julian se enteró que Lucy estaba gravemente enferma.

Hay gente que consideró importante discutir el supuesto doble sentido del título de la canción de John (de la que participó bastante Paul), pero sinceramente creo que eso tiene muy poca importancia.

Tampoco es muy relevante que la pequeña Lucy, la de verdad, no haya tenido ojos de calidoscopio. La sonrisa en la foto, por si sola, hubiera justificado toda la poesía de la canción.

Dicen por ahí que el martes pasado Lucy, la de verdad, volvió al cielo en donde alguna vez la vio Julian.

Los Beatles en Norteamérica: tour 1964 (I)

El tour de 1964 por Norteamérica duró prácticamente un mes (desde agosto 19 hasta setiembre 20). La banda había visitado los Estados Unidos al principio de ese año, brindando 7 shows (dos de ellos por televisión) en tres ciudades (Nueva York, Washington y Miami).

Entre agosto y setiembre recorrieron 24 ciudades (entre Estados Unidos y Canadá) y dieron un total de 32 shows. La duración de los shows oscilaba alrededor de los 30 minutos durante los que tocaban unas 11 canciones, cuya lista prácticamente no varió entre show y show.

La historia de hoy tiene que ver con uno de esos shows, la duración del mismo y la lista de canciones. Una versión muy escueta se cuenta en la biografía oficial de Hunter Davies. El cuento completo viene de una serie de otros libros.

Ante todo, hay que aclarar que la organización de una gira como esta, en esa época (y a cargo de Brian Epstein) era un poco lejana a cómo estamos acostumbrados hoy día. Cierta cuota de flexibilidad, improvisación y desprolijidad era algo que podía darse como algo natural, especialmente teniendo que el manager y la banda comenzaban a abrir caminos desconocidos en la industria del espectáculo (como tocar en estadios, por ejemplo).

La ciudad de Kansas no estaba dentro del itinerario inicialmente programado. A sabiendas de esto, el señor Charles Finley (poderoso dueño del equipo de beisbol local Kansas City Athletics) se acercó a Brian para negociar un concierto en el estadio Municipal.

La negociación no fue fácil, ya que Brian quería dejar que los Beatles descansaran, pero Finley insistió cada vez incrementando la oferta.

Brian finalmente aceptó dar un concierto por 150.000 dólares, una cifra inimaginable para la época (en dinero de hoy, posiblemente hablaríamos de mas de 1.500.000 dólares por un concierto de media hora). El cachet habitual de la banda, para que se den una idea, era de 25.000 por concierto…

Cuenta Hunter Davies que Brian comunicó la novedad a los Beatles mientras estos estaban jugando a las cartas. La respuesta que obtuvo del grupo fue… de total indiferencia.

Al llegar el hotel en Kansas, Finley estaba esperando a toda la comitiva. Con el trato ya cerrado, lo que el exhuberante empresario quería de los Beatles era que su show durara mas tiempo que lo programado. Por algo estaba pagando la enorme cantidad a la que se había comprometido, y por la que no tenía esperanza alguna de recuperar.

Finley fue directamente al grano. Cuando Brian estaba a punto de contestar, John Lennon directamente dijo que no.

Finley interpretó que el Beatle quería mas dinero, asi que incrementó un poco la oferta. Nuevamente Brian iba a hablar cuando John repitió su negativa.

La escena se repitió dos o tres veces mas. A cada incremento de oferta, ya Brian directamente miraba a John, quien insistía en negarse.

Finley, acostumbrado a salirse siempre con la suya, se retiró enojado del hotel.

Pero no terminó allí su intento. El día del concierto fue a verlos directamente a los camerinos, y continuó con su insistencia. Otra vez mas, fue John el que sin consultar a nadie daba su “no” cada vez mas tajante. Pero, esta vez, agregó una frase mas:

“Carlitos, no deberías haber pagado tanto dinero por nosotros, sabes?”

Finley finalmente se fue del lugar, derrotado por el joven Lennon.

Finalmente los Beatles salieron al escenario, y tocaron su acostumbrado set de once canciones, en un show con la duración habitual (en realidad, tuvieron que hacer un intervalo a la mitad, para hacer que la multitud se calmara bajo la amenaza de terminar el recital).

Al final del set, y luego de los saludos, la banda arrancó con el tema “Kansas City”, con voces a cargo de Paul y coros de John y George.

Si los 20.214 asistentes ya estaban a full, con este tema dedicado a su ciudad, el estadio casi se derrumbó.

La duración del concierto fue ligeramente superior a la habitual, como quería Linley, pero no por su presión.

La cuestión para Finley no era el dinero. La capacidad del estadio era de 40.000 localidades, asi que su pérdida financiera fue notable.

Para John Lennon el dinero tampoco era la cuestión. Sencillamente ya se perfilaba la persona a la que la prepotencia de cierta gente no le iba, y se plantó en su posición haciéndolo sufrir hasta último momento.

Los Beatles siempre se caracterizaron por el cariño y respeto a sus fans. El concierto de Kansas City permitó a John demostrar esto de la mejor manera que podían: con show.

Hoy, 17 de setiembre, se cumplen exactamente 45 años de ese concierto.

Los Beatles y Saturday Night Live

Saturday Night Live es un programa de televisión americano que este año cumple 34 años ininterrumpidos en el aire. Todo ícono de la comedia de ese país, de entre sus elencos (cambian cada cierto tiempo) salieron comediantes de la talla de Chevy Chase, Dan Aykroyd, Eddie Murphy, Bill Murray, John Belushi, Robert Downey Jr., Mike Myers, Adam Sandler, Will Ferrell entre otros muchas celebridades que ganaron fama internacional.

La estructura del show es relativamente sencilla, y permanece prácticamente inalterada a lo largo de los años: una celebridad invitada actúa como host del show, hay una serie de sketches (con o sin el invitado) y una banda/solista conocida o en ascenso toca un par de temas.

La popularidad de SNL (como se lo conoce en USA) ha tenido altibajos, pero obviamente mantiene un piso importante que le da, al día de hoy, un record en el aire difícilmente igualable por otro programa en ese país.

Es esa popularidad, obviamente, la que hace que las celebridades y artistas musicales casi nunca (hay poquísimas excepciones) hayan rechazado participar del show.

Para darles otra idea, se considera que SNL tuvo un importante papel para ayudar a volcar al electorado a favor de Obama. No tanto por la imitación de este que hizo Fred Armisen, sino por la muy desfavorable que Tina Fey hizo de la carta fuerte de los republicanos, Sara Palin, mostrándola demasiado simplota, campechana y despistada.

El 24 de abril de 1976, el productor de SNL, Lorne Michaels, salió al aire para hacer una propuesta bastante poco común.

Resulta que para esa época estaba vigente una oferta millonaria de un promotor, Syd Berstein, para reunir a los Beatles en un concierto. Michaels preguntó a los ejecutivos de la NBC (cadena por la que se emite SNL) cuánto estarían ellos dispuestos a pagar si él lograra reunir a la banda para un recital en el show.

La respuesta fue insólita: NBC pagaría por los Beatles exactamente la misma cantidad de dinero que cobraba cualquier banda (o solista) invitado: 3000 dólares.

A Michaels esto le causó gracia, obviamente, y decidió burlarse de la oferta en vivo, durante su programa.

Ese día, 24 de abril de 1976, Lorne Michaels salió al aire e hizo, formalmente, la oferta de 3000 dólares (a repartir entre los cuatro), si los Beatles aceptaban a tocar en el programa.

La propuesta fue echa como una humorada, mas como una burla a los ejecutivos de la NBC como algo real.

Sin embargo, da la casualidad que ese mismo día Paul (descansando durante su gira con Wings) decidió visitar a John en su domicilio del edificio Dakota aprovechando que Yoko no estaba.

Y, por casualidad, ambos Beatles vieron SNL esa noche, escuchando la oferta de Lorne Michaels.

Tanto John como Paul contaron que, durante unos minutos, pensaron en ir hasta el estudio (no está lejos del Dakota) y seguir la broma. Hasta estuvieron a punto de pedir un taxi para ir, pero, por algún motivo (John dice que estaban cansados) no lo hicieron.

Como los Beatles no contestaron a la oferta, el 22 de mayo (casi un mes después), Lorne Michaels la elevó a… 3200 dólares (”50 dólares mas para cada uno!”).

Tampoco hubo respuesta, obviamente.

Paul, George y Ringo tuvieron, tiempo después, apariciones en el programa.

El primero fue George, el 20 de noviembre de 1976. Tocó en vivo dos canciones con Paul Simon, una de ellas “Here comes the sun” (que ya postearemos prontito).

El segundo fue Ringo, como anfitrión, el 8 de diciembre de 1984 (aniversario de la muerte de John). Cantó unas canciones con Billy Cristal al comienzo, pero después participó de varios sketches. En uno de ellos Ringo es “subastado” dentro de un lote de recuerdos-Beatle que incluyen: una pua de John Lennon (45.000 dólares) y un cepillo dental de Paul (110.000 dólares). Por Ringo se ofrecen, finalmente, 800 dólares, y una familia se lo lleva a su casa.

El tercero fue Paul. el 13 de febrero de 1993. Fue músico invitado, y participó de un sketch fabuloso con Chris Farley. Al día de hoy Paul mantiene una amistad con Michaels, al punto que fueron fotografiados junto a Jack Nicholson, recientemente, durante un evento deportivo al que asistieron.

Los tres episodios de SNL en donde aparecieron los Beatles fueron transmitidos en la Argentina por Canal Sony hace unos pocos años. Las fechas las tomé de una página WEB dedicada a este show.

Les dejo, a continuación, el videíto de Lorne Michaels haciendo su oferta a los Beatles. Una transcripción (en inglés, sorry pero estoy sin tiempo para traducirla porque estoy de viaje) se encuentra luego del mismo.

Y, para finalizar, una encuesta hecha entre la audiencia del show preguntó por los momentos memorables del mismo a lo largo de su extensa puesta al aire.

Adivinan qué evento ganó la encuesta?

Hi, I’m Lorne Michaels, the producer of “Saturday Night”. Right now, we’re being seen by approximately 22 million viewers, but please allow me, if I may, to address myself to just four very special people: John, Paul, George, and Ringo, The Beatles. Lately there have been a lot of rumors to the effect that the four of you might be getting back together. That would be great. In my book, the Beatles are the best thing that ever happened to music. It goes even deeper than that; you’re not just a musical group, you’re a part of us. We grew up with you.

It’s for this reason that I am inviting you to come on our show. Now, we’ve heard and read a lot about personality and legal conflicts that might prevent you guys from reuniting. That’s something which is none of my business. That’s a personal problem. You guys will have to handle that. But it’s also been said that no one has yet to come up with enough money to satisy you. Well, if it’s money you want, there’s no problem here.

The National Broadcasting Company (NBC) has authorized me to offer you this check to be on our show… a certified check for $3,000. Here it is right here. A check made out to you, the Beatles, for $3,000. All you have to do is sing three Beatles songs. “She loves you, yeah, yeah, yeah.” That’s $1,000 right there. You know the words, it’ll be easy.

Like I said, this is made out to the Beatles; you divide it up any way you want. If you want to give less to Ringo, that’s up to you, I’d rather not get involved. I’m sincere about this. If this helps you to reach a decision to reunite, it’s well worth the investment. You have agents, you know where I can be reached. Just think about it, okay?. Thank you.”

Hasta hace poco, en la Argentina, Canal Sony pasaba un episodio viejo de SNL todas las noches, y uno actual los sábados. Creo que hoy solamente mantienen el de los sábados, que recomiendo.

El nombre de los Beatles: la historia por John Lennon

Hace unos días conté cómo los Beatles llegaron a su nombre, ofreciendo dos variantes para el mismo resultado final. Yo, como otros amigos lectores, me incliné por la segunda versión, que el mismo John Lennon escribió, en exclusiva, para el periódico Mersey Beat.

Se las transcribo a continuación, con traducción al español del Servicio de Traducciones Octopus.

Había una vez tres chiquitos llamados John, Paul y George. Decidieron juntarse porque eran del tipo de los que se juntan. Ya juntos, se preguntaron para qué, después de todo, para qué? Entonces, de repente, consiguieron guitarras y diseñaron un ruido. Simpáticamente, nadie parecía interesado, y menos lo estaban los tres hombrecitos. Entooooonces, descubrieron a otro hombre aun mas pequeño llamado Stuart Sutcliffe, que los frecuentaba, y le dijeron “hijito, consíguete un bajo y vas a estar bien”, pero él no estuvo bien porque no sabía tocar. Entonces se sentaron cómodamente sobre él hasta que aprendió a tocar. Pero aún no tenían ritmo, y un amable hombre viejo vino y dijo (cito) “vosotros no teneís baterista”. “No tenemos baterista!” se atragantaron ellos. Entonces una serie de bateristas vinieron y se fueron.

De repente, en Escocia, de gira con Johnny Gentle, el grupo (llamado Los Beatles) descubrió que no tenía un muy buen sonido porque no tenían amplificadores. Consiguieron algunos.

Mucha gente pregunta “qué son Los Beatles”? Porqué “Los Beatles”? Ugh, “Los Beatles, como llegaron a ese nombre?”.

Les diremos.

Vino en una vision – un hombre apareció sobre un pastel en llamas y les dijo “de ahora en adelante serán Los Beatles con a”. Gracias Señor hombre, les dijeron agradeciéndole.

Y un hombre con barba cortada vino y les dijo “tocarían rock fuerte en Hamburgo a los parroquianos, por dinero?”. Y le dijimos que tocaríamos cualquier cosa fuerte por dinero.

Pero antes de ir tuvimos que conseguir un baterista, entonces encontramos uno en West Derby en un club llamado Algo Casbah y su nombre es Pete Best y le dijimos “Hola Pete, querés venir con nosotros a Hamburgo?”. “Si”. Zoooom.

Después de unos meses Pete y Paul (quien se llama McArtney, hijo de Jim McArtney, su padre) incendiaron un kino (cine) y los policías alemanes dijeron “Beatles malos, deben volver a Inglaterra e incendiar sus cines ingleses”. Zoooom, medio grupo.

Pero antes aun de eso, la Gestapo se llevó a mi amigo el pequeño George Harrison (de Speke) porque tenía doce años y era muy joven para votar en Alemania; pero después de dos meses en Inglaterra cumplió dieciocho años y la Gestapo le dijo “puedes venir”. Entonces de repente estaban todos de regreso en Liverpool en donde todos los grupos tocaban con trajes grises y Jim dijo “porqué Ustedes no tienen trajes grises”, “no nos gustan Jim”, hablándole a Jim.

Después de tocar un poco por los clubes todos nos dijeron “vayan a Alemania”. Y ahí estamos. Zoooom se fue Stuart. Zoom zoom John (de Woolton), George (de Speke) Peter y Paul zoom zoom. Todos se fueron. Gracias miembros del club, de parte de John y George (que son amigos).

Nota: el apellido de Paul está mal deletreado, pero porque así lo escribió John, y de esa manera salió en el periódico.

El nombre de los Beatles

Hay dos versiones respecto a cómo se decidió el nombre de los Beatles.

La primera cuenta que fueron Stu Sutcliffe y John los que estuvieron buscando alternativas, y no salían de variantes de algunos nombres ya utilizados, como Johnny and the Moondogs o Long John Silver.

La sesión de “brain storming” tuvo lugar en un departamento en Gambia Terrace (compartido por John, Stu y otro estudiante compañero de ellos).

En cierto momento fue Stu el que sugirió que, dado que solían tocar cantidad de covers de Buddy Holly, tal vez no sería mala idea buscar un nombre de insecto (el grupo de Holly era “The Crickets”).

Rápidamente llegaron a “The Beetles” (Los Escarabajos). Bill Harry, otro amigo de estudios, les dijo que tal vez no estaría mal colocar una “a” para hacer un juego con la palabra “Beat”.

La idea quedó en el aire, ya que en sucesivas presentaciones (por orden) fueron:

- The Silver Beets

- The Beatles

- The Beatals

- The Silver Beets

- The Silver Beetles

- The Silver Beatles

hasta volver, finalmente, a “The Beatles” alrededor de Agosto de 1960, antes de su viaje a Alemania.

La segunda versión fue dada por John Lennon a un periodista en 1961. Contó que “en una visión, un hombre vino hacia mi en un pastel en llamas. Dijo ´serán los Beatles´ con ‘A’”.

Queda a criterio del lector a qué versión dar mas crédito. Obviamente, me inclino por la segunda, que inspiró a Paul para nombrar a uno de sus mejores discos, “Flaming Pie” en 1997.

Los seudónimos de los Beatles – respuesta

Como decía en un post anterior, los Beatles usaron distintos seudónimos durante su vida artística (durante y luego de la historia de la banda).

Algunos de estos nombres, y quienes lo usaron, a continuación:

Billy Martin: Paul

Hari Georgeson: George

Dwarf McDougal: John

Percy Thrillington: Paul

Booker Table: John

Richie Snare: Ringo

Jai Raj Harisein: George

The Reverend Fred Gherkin: John

Apollo C. Vermouth: Paul

Roy Dyle: Ringo

Mel Torment: John

Son of Harry: George

No son estos todos los seudónimos que usaron. Les propongo, con tiempo, completar la lista con los que Ustedes conozcan (o busquen).

NOTA: Agrego, gracias al aporte de Juan Pablo, a:

L’angelo Misterioso: George

Dr. Winston O’Boggie: John

The Fireman: Paul

Los seudónimos de los Beatles

Desde muy temprano en su carrera, los cuatro Beatles usaron diferentes seudónimos que a veces trataban de dar un poco mas de “glamour” a sus nombres o, simplemente, ocultar que eran ellos los que estaban participando en una grabación o evento.

Un grupo llamado “The Silver Beatles”, durante unos recitales al principio de los años sesenta, estaba conformado por unos tales Johnny Silver, Paul Ramon, Carl Harrison, Stu DeStael y Tommy Moore.

Paul mismo, unos nueve años mas tarde, grabaría con Steve Miller un tema llamado “My dark hour” bajo el mismo nombre de Paul Ramon.

A continuación, una lista de seudónimos usados por el cuarteto. Podrá Ud. adivinar quién usó qué nombre?

Billy Martin

Hari Georgeson

Dwarf McDougal

Percy Thrillington

Booker Table

Richie Snare

Jai Raj Harisein

The Reverend Fred Gherkin

Apollo C. Vermouth

Roy Dyle

Mel Torment

Son of Harry

Fe de erratas (??)

Una atenta lectora me hizo llegar el siguiente comentario en el post de Brian Jones de la semana pasada:

Brian Jones es el mejor y es stone no Betles

Debian informarce mas la prxima vez

Luego de la correspondiente traducción al español, entiendo que su mensaje corresponde y tiene toda la razón.


Verifiqué mis fuentes y, contrariamente a lo que he sostenido pertinazmente a lo largo de los 100 posts de este blog, Brian Jones no fue un miembro de los Beatles… aunque su incorporación a la banda fue considerada en algún momento de 1978.

Resulta que antes de grabar su disco “The lamb lies on Broadway“, el trombonista rítmico de los Beatles, Ayrton Senna, tuvo que alejarse temporariamente, afectado de una pertinaz diarrea (que lo inspiró a escribir su inmortal y autorreferencial “Yellow river”).

Ante esta realidad, Jimmy Page (líder de facto de los Beatles) sugirió reemplazarlo por Brian, moción que fue aceptada, en principio, por su socio de toda la vida Ritchie Blackmore.

Pero, para variar, fue el díscolo Al Pacino (posiblemente influenciado por su novia, Madonna, o por la influencia de las drogas basadas en peperina a las que se había hecho adicto) el que vetó la moción.

Las tensiones en la banda crecieron, solamente atemperadas por la sabia mano de su manager de toda la vida, el inolvidable Bill Gates: dijo que el cuarteto podría seguir sin Ayrton, transformándose en un trio de cuerdas que, finalmente, se haría famoso internacionalmente como creadores de la polka-rock que todavía hoy disfrutamos.

Ya estaban por llegar las obras cumbre como “Thriller”, “Led Zeppelin IV” y “Californication” que marcarían una época y un estilo, gracias a la inspiración de Al, Jimmy y Ritchie. Y esto, solamente gracias a no haber aceptado a Brian Jones como parte del cuarteto (o trío) de Glascow.

Gracias lectora ioo_mocosa19 por el esclarecimiento !! No volveremos a escribir desinformados ni a afirmar que Brian Jones fue parte de los Betles !!

Everest o Abbey Road?

El proceso de grabación de “Abbey Road” fue muy interesante desde la dinámica del grupo y la complejidad de la disolución que se venía a pasos agigantados. Hay unas cuantas historias que iremos contando con el paso del tiempo respecto a situaciones que se dieron durante ese periodo de mediados de 1969.

En esta oportunidad, el motivo del post tiene que ver con la elección del nombre del album.

Resulta que era habitual para los Beatles trabajar varios nombres alternativos para sus albumes, hasta dar con uno final que conformara a todos.

Para el caso de su último album de estudio como grupo, se fantaseó durante un tiempo con varias alternativas, una de las cuales tenía el mayor consenso entre todos los interesados.

La marca de cigarrillos que por aquel tiempo fumaba Geoff Emerick se llamaba “Everest” y, por algún motivo, ese título les parecía atractivo.

El problema fue que no pudieron ponerse de acuerdo con el arte de tapa.

A alguno (creo que a Paul) se le ocurrió que podrían viajar hasta la montaña, y sacarse unas cuantas fotos allí.

Curiosamente esta idea no fue rechazada de inmediato, a pesar que el grupo ya estaba cerca de su fin y las voluntades de alejaban cada vez mas del trabajar en proyectos comúnes.

Le dieron vueltas a la idea por algún tiempo, pero sin llegar a estar totalmente convencidos: después de todo, era dar media vuelta al mundo para sacarse unas cuantas fotos que justificaran el nombre del album.

En cierto momento fue Ringo el que tiró la idea final:

- “Al diablo… porqué en vez de ir tan lejos, no salimos a la puerta y nos sacamos la foto allí. Podemos llamar al album “Abbey Road“, que nos queda mucho mas cerca”.

Como tantos otros de sus aportes, este fue tomado en consideración inmediatamente, y aprobado por los cuatro.

Pasaron, entonces, de considerar el nombre de un lugar al otro lado del mundo, por otro que estaba a escasos metros.

Y, de esa manera, es posible que el estudio de EMI localizado en el número 3 de la calle Abbey, en St. John´s Wood, haya pasado de ser un importante centro de grabación (no de los mejores o mas avanzados de la época) a convertirse en una leyenda.

Because, un mito de John Lennon

En cantidad de reportajes John ha contado la historia de cómo compuso la hermosa canción “Because”, del lado “B” de Abbey Road (una de las mejores canciones de los Beatles y, definitivamente, una de mis favoritas).

En su historia, resulta que Yoko estaba tocando en el piano la sonata “Claro de Luna” de Beethoven, cuando John, que se hallaba tirado en un sofá cerca, le pidió que tocara los mismos acordes pero al revés.

Yoko lo hizo, y de esa manera John tuvo la base de la canción que, tiempo después, Paul y George consideraron la mejor canción de Abbey Road.

En una linda historia, que deja a John con el liderazgo en la composición de la canción, al mismo tiempo que destaca la habilidad ejecutora de piano de Yoko y su contribución en esta pequeña obra maestra.

Todo muy lindo, pero bastante improbable.

Para comenzar, es dudoso que la habilidad de Yoko con el piano le haya permitido, asi nomás, tocar una canción al revés sin práctica previa (el primer movimiento de “Claro de Luna” no es especialmente difícil, a diferencia del segundo, pero aun asi hay que tenerla muy clara para poder tocar una canción al revés asi, de una).

Pero por si acaso, hay un estudio de Dominic Pedler en su libro “The songwriting secrets of the Beatles” que demuestra, muy exhaustivamente, que los acordes de “Claro de Luna” no tienen nada que ver con “Because”, ni al derecho ni al revés.

Bueno… al derecho, en realidad, hay una cierta cadencia que puede despertar cierta reminiscencia… y un tono que podría sugerir cierta inspiración por parte de John…

Resumiendo: es posible, como sugiere Pedler, que John sencillamente se haya inspirado en esa gran sonata para elaborar su hermoso tema, y que Yoko le haya dado una mano en la estructuración de los acordes.

De paso, recomiendo este libro, pero con el cuidado de hacerles saber que su base técnico-musical es muy grossa (de hecho, excede la mia).

Nada de esto quita que “Because” haya sido, tal vez, uno de los últimos momentos mágicos en una grabación de los Beatles.

Por momentos, John, Paul y George trabajaron en las armonías cantando los tres frente al micrófono (tres sobregrabaciones del trío se superpusieron para generar un efecto de nueve voces), con luces tenues para acentuar la atmósfera intimista, con el resultado de haber recuperado, durante pocas horas, el mismo espíritu de grupo que los llevara a hacer historia en la música del mundo.