Archivo para la categoría ‘I am the walrus’

La canción del día: I am the walrus


Buen día… Empezamos el lunes, y con este videíto de “I am the walrus” (uno de los mejores temas de los Beatles, definitivamente de mis favoritos) espero que se le aligere un poco el comienzo de la semana.

“I am the walrus” comenzó a grabarse el 5 de setiembre de 1967, nueve días después del fallecimiento de Brian Epstein. El 1 de setiembre (viernes) los cuatro Beatles se habían reunido en casa de Paul, para tomar una serie de decisiones inmediatas respecto a su futuro. Una de ellas fue la de continuar con el proyecto de la película “Magical Mistery Tour” y con ella, la grabación de la banda de sonido correspondiente (ya tenían dos temas grabados: “Your mother should know” y “Magical Mistery Tour”).

La grabación de Walrus, entonces, fue la primera en la que trabajaron luego del fallecimiento de Brian, y se dedicarían a ella durante dos días (5 y 6 de setiembre) para retomarla el 27 de setiembre. La mayor parte del tiempo entre esas fechas (lunes 11 a domingo 26) lo dedicaron a la filmación de uno de sus proyectos mas inentendibles y locos (a la luz de los resultados).

Volviendo al día 5, el clima en el estudio estaba acorde con los tristes momentos que vivía la banda. El tema sonó extraño a todos, en particular a George Martin, pero se aceptó sin discusiones trabajar sobre él. A poco de comenzar se vio que John y Ringo (en especial John) tuvieron problemas para grabar sus partes, requiriendo el segundo asistencia por parte de Paul para llevar el ritmo correctamente.

Respecto a la parte vocal, John decidió que no le gustaba su voz, por lo que le pidió a Geoff Emerick (el ingeniero de sonido) que la hiciera sonar como si viniera de la Luna. Geoff, sin tener idea de qué significaba ello, decidió dos cosas: la primera fue sobrecargar los preamplificadores del micrófono para generar una ligera distorsión. La segunda fue usar un micrófono barato que reduciría la calidad de la grabación de la voz, lo suficiente para modificarla pero sin hacerla ininteligible.

La mayor parte del trabajo de los Beatles se realizó, entonces, entre los días 5 y 6 de setiembre. La sesión del 27 fue dedicada mayormente a la grabación de efectos especiales vocales, para lo que contaron con la asistencia de un grupo coral profesional. Su presencia se oye en el coro de risas (”jo jo jo, ji ji ji, ja ja ja“) al final del verso “Don’t you thing the joker laughs at you?” y terminando la canción: “ompa, ompa, stick it up your jumper!” y “got one, got one, everybody’s got one“.

Se realizaron muchas sobregrabaciones y trabajos lideradas por George Martin, que ciertamente mejoraron la canción hasta llevarla a ser, hoy en día, un ícono en la obra de los Beatles.

Respecto a la letra… según cuenta Hunter Davies en la biografía de los Beatles, parte de la misma ya estaba en la cabeza de John como un juego asociado al ruido de unas sirenas policiales que escuchó una vez, desde su casa (los acordes del comienzo tratan de emular a esa sirena). Las palabras “mister city policeman sitting pretty little policeman” no eran otra cosa que letras sobre una cadencia que se le habia “pegado” en la cabeza.

El resto de la letra es mayormente un sinsentido, a propósito, armado por John solamente como reacción a una carta que su amigo Pete Shotton había encontrado en un paquete de envíos de fans. En ella, un alumno de la misma escuela de John y Pete, contaba que un profesor les hacía analizar las letras de las canciones de John como ejercicio escolar. A John esto le causó gracia, decidiendo escribir cualquier cosa a modo de burla hacia quienes creían encontrar sentidos ocultos en sus obras.

El personaje de la Morsa está inspirado en el poema “The Walrus and the Carpenter” de Lewis Carroll (aparece en “A través del espejo“). John malinterpretó los roles de los personajes, creyendo que la Morsa era “el bueno” cuando, en realidad, no lo era.

El amigo Pete contribuyó con una palabra. En lugar de “waiting for the man to come” sugirió que fuera “waiting for the van to come”, dejando de esa manera una marquita en la obra de los Beatles.

En general, la letra contiene una cantidad de referencias que pudieron hacer que la canción fuera censurada por la BBC (como lo fue “A day in the life”). En particular la línea “pornographic priestess” era un poco fuerte, como la favorita de George: “Boy, you been a naughty girl you let your knickers down“.

Para finalizar, y como siempre, no he citado la bibliografía que use para este post. Ciertamente soy desprolijo, pero el lector interesado podrá encontrarla en el post que escribí, al respecto, un par de meses atrás.

Dedicada, con afecto, para Alberto Scholiadis, quien pasó un difícil momento personal la semana pasada.