Archivo para la categoría ‘Giras’

Los Beatles en Norteamérica: tour 1964 (I)

El tour de 1964 por Norteamérica duró prácticamente un mes (desde agosto 19 hasta setiembre 20). La banda había visitado los Estados Unidos al principio de ese año, brindando 7 shows (dos de ellos por televisión) en tres ciudades (Nueva York, Washington y Miami).

Entre agosto y setiembre recorrieron 24 ciudades (entre Estados Unidos y Canadá) y dieron un total de 32 shows. La duración de los shows oscilaba alrededor de los 30 minutos durante los que tocaban unas 11 canciones, cuya lista prácticamente no varió entre show y show.

La historia de hoy tiene que ver con uno de esos shows, la duración del mismo y la lista de canciones. Una versión muy escueta se cuenta en la biografía oficial de Hunter Davies. El cuento completo viene de una serie de otros libros.

Ante todo, hay que aclarar que la organización de una gira como esta, en esa época (y a cargo de Brian Epstein) era un poco lejana a cómo estamos acostumbrados hoy día. Cierta cuota de flexibilidad, improvisación y desprolijidad era algo que podía darse como algo natural, especialmente teniendo que el manager y la banda comenzaban a abrir caminos desconocidos en la industria del espectáculo (como tocar en estadios, por ejemplo).

La ciudad de Kansas no estaba dentro del itinerario inicialmente programado. A sabiendas de esto, el señor Charles Finley (poderoso dueño del equipo de beisbol local Kansas City Athletics) se acercó a Brian para negociar un concierto en el estadio Municipal.

La negociación no fue fácil, ya que Brian quería dejar que los Beatles descansaran, pero Finley insistió cada vez incrementando la oferta.

Brian finalmente aceptó dar un concierto por 150.000 dólares, una cifra inimaginable para la época (en dinero de hoy, posiblemente hablaríamos de mas de 1.500.000 dólares por un concierto de media hora). El cachet habitual de la banda, para que se den una idea, era de 25.000 por concierto…

Cuenta Hunter Davies que Brian comunicó la novedad a los Beatles mientras estos estaban jugando a las cartas. La respuesta que obtuvo del grupo fue… de total indiferencia.

Al llegar el hotel en Kansas, Finley estaba esperando a toda la comitiva. Con el trato ya cerrado, lo que el exhuberante empresario quería de los Beatles era que su show durara mas tiempo que lo programado. Por algo estaba pagando la enorme cantidad a la que se había comprometido, y por la que no tenía esperanza alguna de recuperar.

Finley fue directamente al grano. Cuando Brian estaba a punto de contestar, John Lennon directamente dijo que no.

Finley interpretó que el Beatle quería mas dinero, asi que incrementó un poco la oferta. Nuevamente Brian iba a hablar cuando John repitió su negativa.

La escena se repitió dos o tres veces mas. A cada incremento de oferta, ya Brian directamente miraba a John, quien insistía en negarse.

Finley, acostumbrado a salirse siempre con la suya, se retiró enojado del hotel.

Pero no terminó allí su intento. El día del concierto fue a verlos directamente a los camerinos, y continuó con su insistencia. Otra vez mas, fue John el que sin consultar a nadie daba su “no” cada vez mas tajante. Pero, esta vez, agregó una frase mas:

“Carlitos, no deberías haber pagado tanto dinero por nosotros, sabes?”

Finley finalmente se fue del lugar, derrotado por el joven Lennon.

Finalmente los Beatles salieron al escenario, y tocaron su acostumbrado set de once canciones, en un show con la duración habitual (en realidad, tuvieron que hacer un intervalo a la mitad, para hacer que la multitud se calmara bajo la amenaza de terminar el recital).

Al final del set, y luego de los saludos, la banda arrancó con el tema “Kansas City”, con voces a cargo de Paul y coros de John y George.

Si los 20.214 asistentes ya estaban a full, con este tema dedicado a su ciudad, el estadio casi se derrumbó.

La duración del concierto fue ligeramente superior a la habitual, como quería Linley, pero no por su presión.

La cuestión para Finley no era el dinero. La capacidad del estadio era de 40.000 localidades, asi que su pérdida financiera fue notable.

Para John Lennon el dinero tampoco era la cuestión. Sencillamente ya se perfilaba la persona a la que la prepotencia de cierta gente no le iba, y se plantó en su posición haciéndolo sufrir hasta último momento.

Los Beatles siempre se caracterizaron por el cariño y respeto a sus fans. El concierto de Kansas City permitó a John demostrar esto de la mejor manera que podían: con show.

Hoy, 17 de setiembre, se cumplen exactamente 45 años de ese concierto.