Archivo para la categoría ‘Brian Epstein’

Brian Epstein

Hijo de una familia de origen judío, de clase acomodada de Liverpool, no siempre las tuvo todas consigo. Ya en su temprana infancia se pudo dar cuenta que algo no estaba completamente bien… que no encajaba.

La sociedad inglesa era tolerante con las minorías religiosas, pero no lo era tanto con otro tipo de minorías. De hecho, en aquella época, ciertas manifestaciones de los homosexuales podían hacerlos ir a la cárcel.

Antes de descubrir aquello que cambiaría su vida para siempre, pasó por una serie de intentos para intentar descubrir su vocación. Arte, ejército, comercio, fueron algunas de las actividades a través de las que quiso encontrar un camino para recorrer.

No era fácil. El joven Brian mostraba un entusiasmo inicial prometedor, mucha dedicación al principio, pero, inevitablemente, al fin todo quedaba en desencanto.

Fue quien los ayudó a los Beatles a ser lo que fueron, mas que cualquier otro integrante de su entorno.

Trabajó incansablemente buscandoles shows, al mismo tiempo que gastaba horas y días para ganarles un contrato de grabación.

Fue el primer promotor en dar verdadero valor al look de una banda, y en preocuparse por el aspecto individual de los integrantes a fin de facilitar su llegada a un público mas masivo.

Fue quien cansó tanto a la gente de EMI, que logró finalmente que un funcionario menor de una subsidiaria les tomara una prueba y los contratara.

Fue quien diseño un plan para conquistar a los Estados Unidos. Meta esquiva, al principio, que luego se daría gracias a su insistencia, perseverancia y osadía: llamó personalmente a un alto directivo de Capitol (subsidiaria de EMI en USA) y lo “apuró” para que le prestaran atención a sus muchachos. Cuando, finalmente accedieron en Capitol, puso como condición que se invirtieran 40000 dólares (una fortuna para la época, y algo inusual) para promoción. Para sorpresa de todos (incluyendo al presidente de Capitol) la discográfica accedió.
El lanzamiento de “I wanna hold your hand” fue un terremoto en el país del norte, y preludio de un fenómeno de proporciones nunca vistas antes.

Fue el precursor de algo tan común para nosotros, pero nunca visto hasta entonces: el rock de estadios. Brian insistió en que los asistentes a los shows de los Beatles fueran los mas posibles, y eso solo se podía lograr en predios orientados al deporte.

Les hizo ganar fortunas con sus presentaciones y discos.

Les hizo perder fortunas, también, en valores estimados a hoy como de u$ 1.000 millones por su impericia en el manejo del merchandising.

Los hizo filmar películas que, aun hoy, siguen generando importantes ingresos por ventas de DVDs.

Los mantuvo unidos y trabajando coherentemente en pos de un objetivo común, al punto que su disolución como banda comienza precisamente cuando Brian les falta.

Buscó formas de mantenerlos entretenidos con proyectos paralelos a la banda a fin