Posts etiquetados como ‘el país’

Los deseos de una niña grande. Por Elvira Lindo.

Basilica of Sant'Apollinare Nuovo in Ravenna, Italy: The Three Wise Men" (named Balthasar, Melchior, and Gaspar). Detail from: "Mary and Child, surrounded by angels", mosaic of a Ravennate italian-byzantine workshop, completed within 526 AD by the so-called "Master of Sant'Apollinare".

Basilica of Sant'Apollinare Nuovo in Ravenna, Italy: The Three Wise Men" (named Balthasar, Melchior, and Gaspar). Detail from: "Mary and Child, surrounded by angels", mosaic of a Ravennate italian-byzantine workshop, completed within 526 AD by the so-called "Master of Sant'Apollinare".

Con la excusa de la “visita” anual de los Reyes Magos, Elvira Lindo, periodista, guionista, escritora, locutora y actriz española, ha publicado en El País una nota deliciosa titulada Los niños son monárquicos. En ella hace una descripción de las emociones que nos producen estas fechas a lo largo de la vida y enumera su lista de deseos.  Más allá del país en donde se encuentren a, casi todos, nos pasan cosas parecidas. Una lista con la que, seguramente, se sentirán identificados:

1. Deseo un país menos agresivo y vociferante, más educado.

2. Deseo no perder jamás la educación al responder a la falta de educación de otros.

3. Deseo tener el valor de expresar lo que pienso y no lo que ustedes esperan que piense. No sé si me explico.

4. Espero no apuntarme jamás a ningún linchamiento, uno de los pasatiempos favoritos de nuestra España.

5. Espero tener la presencia de ánimo como para que las críticas no me quiten el sueño. Con los elogios no hay problema: los uso como bálsamo para contrarrestar los sinsabores del oficio.

6. Espero no perder nunca conciencia de las cosas buenas que disfruto.

7. No escribir rutinariamente, que eso es lo peor que le puede pasar a uno.

8. Apartar a las personas que tratan de ganarse tu confianza contándote lo que otros critican de ti. Ese tipo de supuesta solidaridad es vomitiva.

9. No caer en el error de juzgar a las personas a la ligera.

10. Deseo no tener ese tipo de lectores que en cuanto expresas una opinión con la que no están de acuerdo, dicen, “ah, me has decepcionado”. Es legítimo que yo piense, “no, no, el que me has decepcionado eres tú, querido/a”.

11. Vencer el miedo que provoca expresar una opinión impopular.

12. Deseo también que en mi país sean aceptadas las opiniones opuestas, que no se trate de mermar la libertad de expresión con boicoteos o campañas de descrédito contra los individuos.

13. Deseo, y eso ya lo escribí, pero lo repito porque quiero, que no paguen justos por pecadores.

14. Y que, como ha ocurrido en tantas crisis a lo largo de la historia, el odio y el resentimiento no se vuelvan contra los que no tienen culpa. Pienso en los inmigrantes, claro. Pero también en músicos, escritores, actores, directores de cine, dibujantes, profesionales que desde hace tiempo padecen el ataque de quienes hacen compatible la cultura con el odio hacia quienes la crean.

15. Deseo que puedan volver los científicos. Que no cunda la desesperanza. Que no cuajen los mini-jobs. Que el que la ha hecho, la pague. Que acabe de una puñetera vez el juicio de los trajes de Camps, que los pague o que los done, pero que pasemos a hablar de otra cosa. Que se resuelva de manera justa el caso del duque de Palma (Arena). Que la Casa Real sepa asumir con entereza sus responsabilidades. Que si el Rey habla de conductas poco ejemplares, personalice, para que nos enteremos. Que Rajoy hable de vez en cuando, que para eso es el director del colegio.

Tengo más deseos, pero no me caben en la carta. Todo esto no es óbice ni tampoco cortapisa para que cierre los ojos soñando con mi regalo de Reyes. En algo me tengo que parecer a aquella niña gorda y extraordinaria que fui.

Nota: de la basta obra de esta autora española puedo citar una perlita: Manolito Gafotas una serie de novelas escritas por  Elvira Lindo, en las que se narra la historia de un niño y su familia en el barrio madrileño de Carabanchel y que destaca por la caracterización de unos personajes que son típicos de la sociedad española. Describen la vida de un grupo de personas de un barrio normal, sin muchos lujos.

@gloriallopiz

  • Sin Comentarios
  • Sin votos