Posts etiquetados como ‘carcel’

CLUB DE RUGBY FENIX, CUANDO LA LIBERTAD TIENE FORMA OVALADA.

“El fútbol es un juego de caballeros jugado por villanos; el rugby es un juego de villanos jugado por caballeros”. (Proverbio británico)

IMG_8762Fotos: Maria Llopiz

Por esas cosas de la vida y del rugby, gracias a Francisco Pancho Fortuna, me enteré de la existencia del Club de Rugby Fénix. La experiencia de pasar una jornada junto a ellos fue fantástica y muy enriquecedora. Fénix no es un club más, ya que está compuesto por internos de la Unidad Penal Nº9 de La Plata y este, sale a competir extramuros. Fénix es el primer equipo de rugby conformado por privados de libertad de Sudamérica.

Fue creado en la Unidad Penal Nº 9 del Servicio Penitenciario Bonaerense. La Plata – Buenos Aires- Argentina. Para formar parte del proyecto se deben cumplir elevadas normas de convivencia y desarrollo personal.

Los orígenes del proyecto, de incluir al rugby como medio y no como fin, fueron a fines del año 2008, por la iniciativa de 3 internos de la mencionada Unidad Penal, que practicaron este deporte y lo propusieron a las autoridades del Servicio Penitenciario de Pcia. de Buenos Aires. Los internos redactaron y presentaron el denominado “Proyecto P.A.I.S” (Proyecto de Adaptación e Inserción Social) definiendo incluso el perfil para participar del equipo. Se debe estar cursando (o haber finalizado) estudios terciarios y/o universitarios o trabajando en los distintos sectores con que cuenta la unidad, ser calificado de muy buena conducta y con un alto grado de aptitud, además de contar con un verdadero sentimiento de reinserción social.

carcel

Llegamos a la Unidad a las 9 am de una mañana soleada, ventosa y fría. En la recepción presentamos documentos y esperamos unos minutos mientras los oficiales del servicio corroboraban nuestros permisos para acceder a hacer el reportaje.

Posteriormente, traspasamos un detector de metales y una gran puerta de hierro que nos llevó a una nueva recepción que se antepone a los pabellones. Entramos (luego de cruzar una puerta de rejas) al espacio al aire libre denominado Centro Recreativo  donde los internos entrenan sus deportes, lo recorrimos y luego de atravesar otra puerta de rejas, caminamos por un pasillo hasta llegar al aula en donde nos recibieron los integrantes del Club. Allí estaban reunidos desayunando y recibiendo las directivas previas al partido. Se vivió un clima con preparativos, entusiasmo, ansiedad, alegría, mucha camaradería y respeto.  Los jugadores y equipo técnico viven una antesala de partido como cualquier otro equipo, reciben indicaciones técnicas y estratégicas, pero, teniendo en cuenta que son hombres privados de su libertad, la reunión tiene el plus de expectativa que les da salir una vez más, al mundo exterior y entrar una vez más, a una cancha a practicar el deporte por el que se preparan toda la semana. En esta oportunidad los vimos competir en un amistoso con el equipo Classic del Club Liceo Naval, en el campo de rugby del Club “Los Tilos de La Plata”. Los internos fueron trasladados en camión celular y  acompañados, cada uno, por un oficial del servicio penitenciario hasta el vehículo. Me sorprendió gratamente el clima distendido y amable que viven en la previa, internos, entrenadores, profesores y guardias. Demás está decir, que el predio del Club en donde se desempeñó el encuentro, estaba altamente custodiado por oficiales del Servicio Penitenciario y por un Grupo Especial de Operaciones.

Tuve la suerte de entrevistar a jugadores, profesores, entrenadores y al Jefe del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires. Cada uno de ellos forman parte de este proyecto, que está en marcha dando resultados sorprendentes. A continuación, podrán leer y escuchar las entrevistas a un interno, a un entrenador y al Jefe del Servicio Penitenciario. Tres hombres que trabajan en el mismo proyecto y que dan su testimonio:

con leo

  • Leo lleva de condena tres años y medio. Al ingresar a prisión, se apuntó para terminar el secundario y al finalizarlo, se inscribió en la Universidad donde actualmente cursa la carrera de Derecho. El día del reportaje era la primera vez que salió a la calle desde que cumple su pena. Estaba ansioso por jugar un partido y por el ver el cielo desde otro sitio que no fuera el campo del centro Recreativo  de la Unidad de la prisión. Recorrimos juntos, charlando,  el camino hacia donde estaban los camiones celulares que los trasladaron al  Club Los Tilos.

Glo: ¿Sentís que el tiempo aquí dentro tiene una velocidad y afuera otra?

Leo: Si, afuera va con otra dinámica.

Glo: ¿La fantasía es que cuando salgas el afuera va a estar muy diferente?

Leo: No sé si es una fantasía, pero uno se está preparando para una realidad. Trato de estar consciente por el hecho de estar estudiando y en contacto permanente con gente de afuera (no diré gente de la sociedad, porque no me siento excluido de la sociedad, soy uno más por más que esté acá). Acá en la cárcel descubrí lo que es la solidaridad.

Entrevista en audio…


rejas

  • Francisco “Pancho” Fortuna, rugbier y referí, colabora en el Club Fénix como entrenador, por amor al rugby. No cobra honorarios, dice que el agradecimiento por parte de un interno es su mejor paga. Pancho me habló de Fénix con el orgullo de quien cree firmemente en lo que hace y es un ejemplo de la gente que quiere dar un aporte para mejorar el mundo.

Glo: ¿Cuando te incorporaste al proyecto  Fénix?

F. Fortuna: A los dos meses que se había formado me incorpore a través de un chico que es entrenador de rugby que me invitó a enseñarles el reglamento de ahí me enganche y no me fui nunca mas.

Glo: ¿Cuál es tu función?

F. Fortuna: Mi función es explicarle lo que es el juego enseñarle la diferencia entre el rugby y un partido de rugby. Un partido tiene leyes, un reglamento hay que cumplir ciertas pautas para poder jugar y el rugby es el tercer tiempo, es compañerismo es amistad respeto por su equipo y por el contrario, amistad y compañerismo. En una unidad se necesita, quizá, más que en la vida porque están más limitados y aquí ven lo que es el compañerismo y lo viven.

Glo: ¿Ves una evolución en lo deportivo?

F. Fortuna: Sí, porque cuando llegué muchos no sabían cómo se pasaba una pelota, que era un ruc, que era un mol y hoy por hoy, después de un año, la gente ya sabe. Conocen la función de cada puesto. Saben cómo jugar, cómo pararse. Ellos mismos están leyendo, miran partidos.

Sigue el reportaje en audio…

javier mendoza

  • El Doctor Javier Mendoza es el Jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense. Tiene a su cargo 54 unidades diseminadas por todo el territorio de la Provincia de Buenos Aires con una población de 26.500 internos.  Javier Mendoza comenta que : “la actividad deportiva es uno de los elementos más importantes para la sociabilización de los internos. El equipo de rugby del Club Fénix ha sido el primero en formarse compuesto por internos de cárceles de la provincia de Buenos Aires y el primero de Latinoamérica que salen a jugar extra muros. Actualmente el Servicio cuenta con 6 equipos de rugby de diferentes cárceles de la provincia. Es muy importante para el interno que entrena tres veces por semana en la Unidad 9. El rugby es una actividad deportiva muy noble genera mucha confraternidad, intuición, y compañerismo. Esto despierta el sentimiento más noble en el ser humano y nos facilita mucho la tarea de asistencia y de tratamiento de la población”.

Sigue el reportaje en audio:

Cada uno de ellos, desde su sitio, aportan trabajo en un proyecto en el que creen profundamente y al que van dandole forma día a día. Es muy interesante ver que la iniciativa de los internos ha sido escuchada por los responsables del sistema carcelario y motorizada. Hay que resaltar que forman parte del equipo del Club de Rugby Fénix internos, profesores y guardias.  Cada uno de ellos transmite el optimismo y la alegría de quienes están haciendo las cosas bien ya que consiguen mejorar la calidad de vida de los internos, la convivencia dentro del penal y los preparan para re insertarse en la sociedad en mejores condiciones. La practica deportiva los entrena físicamente y aporta en la relación con el prójimo compañerismo y solidaridad. La educación les da herramientas que amplían su horizonte , les da seguridad en sí mismos y otro rol en la sociedad.

El mundo se puede mejorar si trabajamos juntos para enriquecer la vida de los hombres, cualquiera que sea el ámbito que nos tocó en suerte.

Ya lo dijo Leo : “Acá en la cárcel, aunque te parezca mentira,  descubrí lo que es la solidaridad, efectivamente yo ya soy mejor, estoy acá (en la cancha de rugby) y ya  soy mejor”.

Yo creo lo mismo,  Leo.

Por: Gloria Llopiz

Agradecimientos: Al Jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense Dr. Javier Mendoza,  al Jefe de la Unidad Nº9 de La Plata por darme en tiempo y forma los permisos para ingresar a hacer el reportaje.

A los internos, profesores, entrenadores y guardias que colaboraron con amabilidad, respeto y calidez a mis requerimientos.

A Pancho Fortuna por hacerme todos los contactos.

Muchas gracias! Ha sido un placer.


Gatos

“Al hacer tus compras a través de este banner ayudas a la asociación  Barcelona Gat i Gos a seguir luchando por los gatos y perros abandonados para darles un hogar digno.

En nombre de todos ellos, ¡Muchas gracias!”

FRIENDS TO BE FRIENDS (De las chicas malas en la Carcel Modelo de Barcelona)

Conocí a… Equis (lo llamaré Equis) 5 o 6 años atrás cuando yo aún vivía en Inglaterra. Fue un verano en que vine a trabajar a la Costa Brava.

Nuestros negocios tenían idéntico cliente. Yo les vendía alcohol y él “el polvo de Dios”.

Mi negocio tenía un cartel de autorización sellado por todas las autoridades pertinentes de la Generalitat de Catalunya. Demás está decir que, el de Equis, no tenía permiso.

Al poco tiempo de conocernos, él y yo hicimos un pacto de “caballeros”: él no invadiría mi pub con sus “trapicheos”. Ahí, Equis, que es un tipo de códigos, me demostró tener palabra de honor.

A partir de eso surgió un vínculo entre nosotros de simpatía, confianza, respeto, cariño.

Con Equis aprendí que uno puede encontrar amigos en cualquier ámbito, es como el amor, aparece, sucede.

Juntos pasamos tiempos bellos y de los otros.

Hablamos de Montevideo, de Buenos Aires, de nuestras madres, de nuestros amantes, de nuestros amores, de nuestros dolores.

Equis me cuidó más de una vez del “Diablo” y yo a él del “sol en exceso”. Ambos siempre supimos que el otro estaría allí por siempre.

TENEMOS ARTE PARA NO MORIR DE LA VERDAD (Friedrich Nietzsche)

Sábado 2 de la tarde. Arde Barcelona arde. Salgo del metro a la superficie, línea azul, Estación Entença. Ahí nomás me enfrento al edificio. Intimida. Camino rapidito, me hago la “sueca” (está todo ok) pero me tiemblan las “patas”. Es mi primera vez aquí y no vengo por trabajo, ni a hacer una investigación para un producción. Vengo a visitar a un amigo querido. Busco la puerta de visitas que aún no han abierto. Hay mucha gente esperando. Niños, mujeres, jóvenes, ancianas. Varias chicas con su cabeza cubierta por pañuelos, ellas son marroquíes. Otros con enormes medallas de oro pendiendo de gruesas cadenas, ellos son gitanos. En 5´la puerta se abre y pasamos a un patio y luego a un hall con ventanillas. Me paro en la fila y en mi turno entrego mi DNI, indico el nombre del interno y me entregan un papel con mi permiso. Debo esperar en una sala llena de bancos que me recuerda a una estación de trenes. Hay carteles en las paredes que dicen: DROGUES? AQUÍ VAL MÉS QUE NO (Drogas aquí mejor no), SENSE NO VEURAS TOT MÉS CLAR (Si no veras todo más claro), POR FAVOR MANTENGA LA SALA LIMPIA, ABRE LOS OJOS, etc. La sala comienza a llenarse de gente que habla muy fuerte y todo se vuelve murmullo pesado. Estoy triste, apenada, conmovida. Me digo que no debo llorar. Tomo aire profundamente. De pronto por megafonía comienzan a llamar y uno a uno pasamos. Son cabinas individuales numeradas con paredes de cristal. Me doy cuenta que no he pasado ningún detector ni revisación ni naa de naa. Busco la número 31, es la que me asignaron. Entro y por un pasillo al fondo viene caminando Equis, con gorrita Nike, le empiezo a hacer señas, salto, aplaudo, me ilumino, me río, le digo:- guapo, te quiero, cabrón!- se ríe mucho y cuando se enfrenta a mí, con el cristal en medio, me dice con los ojitos brillantes: -loquita!! Sabía que eras vos, te quiero!- No paro de hablarle de apoyar las manos en el cristal, de sonreírle, de preguntarle. Nos resulta difícil oírnos, hay una especie de rectángulo metálico con agujeritos por donde deberían pasar el sonido pero va deficiente. No importa, la mirada y los gestos pueden más.

Aquí estamos, una vez más, mi querido amigo Equis y yo, compartiendo un instante de nuestras vidas.

Map IP Address Powered byIP2Location.comGreenpeace. Yo soy Antinuclear VotameThe House Of Blogs, directorio de blogs