¿Por qué vivir en un barrio privado?

La respuesta casi automática a esta pregunta (por qué vivir en un barrio privado) es: por la seguridad que éste provee. Sin embargo, ni siquiera en los barrios privados más seguros uno esta 100% a salvo de la realidad social de nuestro país. Acaso, ¿en algún sitio de este mundo se puede estar 100% a salvo o “al margen” de la realidad?, en otros casos, vivir en estos sitios proveía la sensación de mayor status y muchos emprendimientos se comercializaban resaltando esta cualidad. Pero la gran mayoría de estas urbanizaciones modernas apuntan a un público al que no le sobra el dinero ni busca status sino una sitio en donde la vida en familia pueda desarrollarse lo más lejos posible del contexto de inseguridad que se vive en los lugares públicos.

Los barrios privados disminuyen considerablemente la inseguridad de hecho (la probabilidad concreta de que uno sufra un robo) y la percepción que una persona tiene de inseguridad pues, en un barrio privado uno se siente protegido a diferencia de lo que ocurre cuando vivimos en el ámbito público donde padecemos la ausencia de las instituciones del Estado (policía, justicia, etc.)

Pero vivir en un barrio privado no es solo dormir tranquilo, es VIVIR MEJOR!

A diferencia de lo que algunas personas suponen, la vida dentro de un barrio privado no es una vida encerrada sino todo lo contrario. Uno no vive enrejado y atrapado dentro de su casa, sino que además de sentirse uno seguro en su jardín por ejemplo, sin alambrar el perímetro y sin necesidad de alarmas… se puede salir a la calle, caminar por senderos muy bellos y con mucho verde, sin sentir amenaza alguna.

Ni hablar cuando de chicos se trata, para ellos, la vida en un barrio privado implica andar en bicicleta por calles seguras, moverse en un ámbito de amistad con su amigos y vecinos, disfrutar la libertad de manejarse solos sin riesgos más que alguna raspadura en la rodilla, etc.

Pero claro, los barrios privados no son bancos, no son bóvedas para que uno guarde un tesoro y esté allí a salvo… la seguridad que provee el barrio privado tiene más que ver con el estilo de vida que con el dinero. Vivir en un sitio donde la vida es posible, donde uno no siente pánico por las noches ante el menor ruido extraño, donde uno puede llegar tarde a su casa y estacionar el auto sin miedo ni necesidad de observar hacia todos lados, etc.

Se trata de calidad de vida, de que tus hijos crezcan en un sitio abierto, a diferencia de la vida que pueden tener en la ciudad, donde están efectivamente encerrados y cada vez más.

Ahora bien, si ya has tomado la decisión de mudarte a un barrio cerrado, la siguiente pregunta que debes hacerte es: ¿a qué barrio privado o a qué tipo de barrio?, y, ¿qué me conviene comprar, una casa o un lote y construir?

Por supuesto, los barrios no son todos iguales, existen grandes diferencias entre unos y otros. Pero las cualidades o características por las cuales se los evalúa son las mismas: acceso (en distancia, calidad, etc.), contexto urbano, proximidad a centros de abastecimiento, entretenimiento, centros de salud, infraestructura del barrio, grado de desarrollo del barrio (si es un emprendimiento o un barrio ya consolidado), etc.

Por otro lado, una vez que clasificamos los barrios y escogemos los que más se ajustan a nuestro interés y posibilidad económica, nos queda la siguiente pregunta por contestar: ¿compramos una casa o un lote y construimos?

En realidad, no hay una sola respuesta! Sino que ésta tiene que ver con cada persona y con lo que uno está dispuesto a afrontar. Comprar una casa construida significa en cierta medida asumir el riesgo de encontrarse con problemas de estructura y diseño que o bien son imposibles de revertir o son excesivamente caros.

Por otro lado, construir entraña un proceso que suele ser caótico para toda persona, el mundo de la construcción sigue siendo demasiado informal y el cumplimiento de fechas, y pautas es algo complicado de conseguir si acaso uno no se compromete directamente y periódicamente con la obra.

En cualquiera de ambos casos, la elección del sitio dentro del barrio privado escogido es también crucial. No todos los lotes tienen el mismo valor dentro de un determinado barrio privado. Así como no todas las ubicaciones valen lo mismo dentro del mismo teatro. Es por esto que a veces se paga como “primera fila” lo que en realidad no lo es… Las inmobiliarias tradicionales tratarán de venderte aquello que tienen en cartera, no ganan dinero por asesorarte sino por venderte sus propiedades.

Lo sé, parece un tema complicado, pero créeme, si no te haces estas preguntas, lo más probable es que cometas un error que advertirás en el futuro, cuando quieras recuperar el dinero que pusiste en tu casa, tanto para acceder a una mejor o porque lo necesitas… muchas casas y lotes son realmente invendibles, algunos barrios con excesiva oferta de deportes y áreas comunes han encarecido tanto las expensas que son indeseables por todos y quienes han comprado allí hoy no pueden vender su propiedad y por ende acceder a su dinero, están atados a un costo de vida alto, es algo así como guardar tu dinero en una caja fuerte y perder las llaves… lo tienes allí pero no puedes usarlo!.

Lic. Nicolás Niglia

www.Solobarriosprivados.com.ar


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario agustin dijo

tiene algo para ofrecerme por la zona de lugano o soldati , ando buscando un 3 ambientes con cochera .por la inseguridad no se preocupe ,me gusta las emociones dan sentido a la vida