AUTISMO – ALTERACIONES EN EL NEUROMETABOLISMO, UNA RESPUESTA

En el apartado de Lesión o Disfunción cerebral, habíamos planteado la existencia de ciertas alteraciones disfuncionales de la dinámica cerebral de niños con Autismo, cuyo origen permanece desconocido para los médicos que trabajan con los procedimientos tradicionales, es decir, con los que evalúan el problema mediante estudios con electroencefalogramas, Tomografias computadas y los estudios mas complejos como los genéticos, cromosomáticos, metabólicos, etc. y que tienen como metodologia de tratamiento, el abordaje mediante fármacos para equilibrar las conductas que se presentan mas alteradas en cada caso.

Habíamos planteado que la lectura de dichas evadoaluaciones, pasan por lo general, a determinar varios tipos de probables causas, a saber:

* Inmadurez cerebral

* Irritación Cortical

* Encefalopatía anóxicas

En los tres casos, son lecturas hipotéticas de los estudios realizados que, en realidad, no aclara mucho el tema y que en definitiva, tiene basicamente la misma connotación del viejo criterio conocido como Disfunción Cerebral Mínima ( concepto ya no utilizado como criterio clínico) y que lleva a la sospecha de una base neurológica sin indicios claros de su origen concreto.

Sin embargo, las investigaciones en el campo neurometabólico, han descubierto la existencia de ciertos opiáceos en la sangre de niños con autismo que serían los responsables de estas alteraciones mencionadas.

Que son los opiaceos?

Son sustancias que provienen del metabolismo alterado del gluten y la caseína, los opiáceos actúan dentro del cuerpo como drogas similares a las poderosas heroína y morfina, alterando sobre todo el funcionamiento del cerebro.

En los EE.UU. en la década de los años 80, el Dr. Jaak Panksepp, psiquiatra, indicó la posible relación sobre similitudes en la conducta de los animales de experimentación con exceso de opiáceos en su sangre y la conducta presentada por niños con autismo. Al mismo tiempo, se comprobó que casi en un 50% de los niños autistas presentaban en su sangre niveles más elevados de lo normal de unas sustancias similares en su actividad a los opiáceos.

La caseína procedente de la leche, tanto humana como de vaca, contiene caseomorfina, sustancia con actividad opiácea y el gluten procedente de los cereales gluteomorfinas, la conclusión de Panksepp fue que estos opiáceos procedentes de la alimentación, que mimetizan las acciones de neurotransmisores fisiológicos como las endorfinas, al pasar del intestino a la sangre llegarían al cerebro, donde interferirían su desarrollo.

Por otra parte, el Dr. William Shaw de los EE UU que investigaba sobre la existencia inusual de ciertos metabolitos en la orina de niños con autismo, establece la relación de la existencia de estos metabolitos, que no son producidos por los humanos, con ciertas levaduras existentes en el intestino. Ello llevo a establecer una relación de causalidad en la cual, la proliferación inadecuada de una levadura en el intestino humano (proceso conocido como Disbiosis Intestinal) provoca la alteración y destrucción de la mucosa intestinal y la imposibilidad de que ciertas sustancias de los alimentos sean adecuadamente procesadas.

¿Que es lo que provoca la Disbiosis Intestinal?

Las investigaciones del Dr. Shaw, basadas en el examen de mas de 300 casos de niños con autismo, determino que la mayoria de estos niños, habian padecido de enfermedades de las vias aéreas (infecciones) a repetición en la primera infancia, las que fueron tratadas con antibióticos prescriptos de forma oral.

En Síntesis, en una gran proporcion, los niños que padecen de Autismo, TGD, De´ficit de Atención o Hiperactividad, sufrieron de enfermedades infecciosas en una epoca temprana de su desarrollo, que fueron tratadas con antbióticos, alterando de esta forma, la Flora Intestinal ( Disbiosis). Una levadura, generalmente la cándida álbicans, se propaga en el intestino, destruye la mucosa intestinal e impide que determinadas proteínas sean procesadas adecuadamente. El hongo agujerea la pared intestinal con sus raíces ( con la cual se adhiere), y éstas proteínas, al no poder ser desdobladas para ser transformadas en nutrientes, se adhieren a la pared del intestino y pasan la barrera intestinal por dichos agujeros, con lo cual llegan al torrente sanguíneo para ser derivadas al cerebro, donde son depositadas en las neoronas, provocando asi una sobreexcitación de la neurona, alterando de esta forma, la dinámica cerebral.

Conclusión :

Las alteraciones que se presentan en el Autismo, TGD y TDAH son provocadas fundamentealmente, en una gran cantidad de casos, por los alimentos que el niño ingiere, aunque debemos decir que no todos los niños sufren de este problema.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos