ARTE Y PSICOANALISIS S01E20 “Marionetas de carne y hueso”

sigismundo1“primero él se posa sobre la veleta -
luego – sobre la montaña -
luego por el mundo va
a realizar su dorado deseo- ”

EMILY DICKINSON

Cuando cae agua del cielo además de abrir un paraguas o irnos bajo un techo miramos hacia arriba aunque sea solo un segundo, o hasta que una gota nos caiga en un ojo. No sabemos porque, pero lo hacemos. Al igual que al ver una fogata nos arrimamos y observamos el fuego consumir la madera, solo vemos eso. Nos quedamos perplejos mirando nada. No se entiende, pero se hace. De esta manera, Sigismundo al igual que todos nosotros busca su deseo.

El Psicoanálisis esta aquí. Sigismundo utilizo toda su furia para que esto pase. Hoy nos trae lo más hermoso de esta ciencia. Hoy nos permite bailar con la más linda, cosas que pocos hicieron en su vida. El deseo inconsciente, el deseo que Sigismundo nos trajo, nos dio para que usemos y entendamos sin saber para que. El Deseo para Sigismundo es el deseo inconsciente ligado a lo infantil indestructible. Este Deseo se halla ligado a las huellas mnemicas. El Deseo inconsciente todo lo puede, aparecerá encubierto, oculto, de múltiples formas.

Podemos pensar y contar oído a oído que Sigismundo tenia el deseo de ubicar al Psicoanálisis como mediador, comunicador entre la cultura y sus manifestaciones. Por lo tanto tomando a cualquier sujeto, hombre o mujer, lindo o feo, gordo o flaco, o sea todo sujeto vivo anhela como destino final al Deseo inconsciente cumplido y la cultura es su móvil para dicho cumplimiento.

Quien desea inconscientemente, ese Sujeto del deseo, gran parte del sujeto psíquico, dicho deseo actúa como fuerza que promueve a ese sujeto a buscar un objeto que en la realidad no esta, no existe, solo se da en su psique. Así Sigismundo nos afirma que juntando, realizando una acción inconsciente, una escena alucinada, fantasía inconsciente aparece el deseo como consumado, dándole placer a ese sujeto del deseo. Aquí luego de dicha realización inconsciente, los deseos inconscientes moverán, ayudaran al deseo totalmente conciente y obviamente este ultimo deseo moviliza al sujeto conciente. El sujeto conciente buscara encontrar en la realidad algo similar a lo alucinado. Encuentro que nunca se podrá dar. Búsqueda que traerá al mismo tiempo placer y displacer.

Por lo tanto aquí presentamos no solo la tercera herida narcisista en la historia del hombre, sino el gran conocimiento de Sigismundo que cambio la forma de pensarnos y vernos. Así el ser humano sabe que se encuentra gobernado por deseos que no son concientes (inconscientes), no los conoce ni lo controlan, es mas lo oprimen de tal manera que limitan su libertad. Si amigos del Blog, no somos ni dueños de nosotros mismos. Nos dirigen todas nuestras acciones, ese deseo inconsciente dictador. Ese Deseo inconsciente firmaría nuestro boletín en el espacio que dice: “Tutor o encargado”-

Desde la percepción surrealista se sostenía la idea de dejar que el deseo aflore sin ataduras, un deseo desatado. Podemos nombrar algunos artistas surrealistas como Max Ernst, Pablo Picasso, Frida Kahlo, Giorgio de Chirico y el amigo de la casa Salvador Dalí, ya lo estábamos extrañando. En la Página del museo de arte contemporáneo de Barcelona se pudo leer:

“…la función del arte es no satisfacer el deseo, liberar de la fantasía a las energías libidinosas del espectador y transportarlas a otro tiempo-espacio, donde sea posible una transformación real del significado de la experiencia propia. Se trata del tiempo-espacio hedonístico de lo carnavalesco y el arte”

¿Como? ¿El arte no satisface el deseo del ser humano? No lo se. El deseo inconsciente de todo sujeto que lo moviliza, que lo “manda” se encuentra en toda manifestación artística presente obviamente. Un escritor cuando se sienta frente a su computadora, sienta su ser, su cuerpo, sus pensamientos, sus nalgas y su deseo inconsciente que moviliza al deseo conciente que a si mismo moviliza al sujeto conciente, ese escritor. Todo depende de eso que desconocemos. El escritor (Ser humano) comienza a escribir así como el pintor a pintar o el actor a actuar, y el deseo a desear.

2 de Octubre , 2007. 2:55 am by www. cloporto.com


Escribí tu comentario

, , Miriam dijo

El deseo siempre va por mas, por lo que no tiene, por lo que le falta.
Estupendo espacio. Felicitaciones.

, , hennry dijo

muy interesante yo psi.social pasado por Freud… nivela y abraza nuevos transportes , me pone en otros mundos que tenia , delante , lo obvio no se ve.
saluditos
hennry
mail : hennry2015@yahoo.com.ar