Posts etiquetados como ‘aspirina’

ASPIRINA CURANDO PERO…

EL NADA “INOFENSIVO” ÁCIDO ACETILSALICÍLICO (ASPIRINA)

Una indicación que sin embargo no aparece en el prospecto a pesar de lo cual algunos médicos lo recomiendan para prevenir y/o tratar dolencias cardio y cerebrovasculares como las mencionadas obviando que existen otros productos de origen natural con una acción antiagregante similar y sin sus efectos secundarios.

EFECTOS SECUNDARIOS

De lo que apenas habla Bayer en sus campañas es obviamente de los efectos secundarios del ácido acetilsalicílico aunque no le quede más remedio que reconocerlos en los prospectos. Y de ellos se dice en la Ficha Técnica que publica la AGEMED que son “infrecuentes aunque moderadamente importantes en algunos casos” y que “en la mayor parte de los casos los efectos adversos son una prolongación de la acción farmacológica y afectan principalmente al aparato digestivo” . Es decir, parece darse a entender que los posibles efectos adversos son de escasa importancia pero la simple mención de los mismos lo desmiente. Porque son todos estos:

• Según el propio prospecto.

Angioedema (efecto adverso frecuente).
Dificultad respiratoria (efecto adverso frecuente).
Dolor abdominal (efecto adverso frecuente).
Erupciones cutáneas (efecto adverso frecuente).
Espasmo bronquial paroxístico (efecto adverso frecuente).
Hemorragia gastrointestinal (efecto adverso frecuente).
Hipoprotrombinemia (efecto adverso frecuente, según el prospecto, cuando se toma en dosis altas).
Molestias gastrointestinales (efecto adverso frecuente).
Náuseas (efecto adverso frecuente).
Rinitis (efecto adverso frecuente).
Síndrome de Reye (poco frecuente).
Trastornos hepáticos (particularmente en pacientes con artritis juvenil. Poco frecuente).
Úlcera gástrica o duodenal (efecto adverso frecuente).
Urticaria (efecto adverso frecuente).
Vértigos (efecto adverso frecuente).
Vómitos (efecto adverso frecuente).
Además, el propio prospecto de Bayer advierte:
“Si se observa la aparición de:
Malestar o dolor gástrico, hemorragia gástrica o intestinal o deposiciones negras.
Trastornos de la piel, tales como erupciones o enrojecimiento.
Dificultad para respirar.
Cambio imprevisto de la cantidad o el aspecto de la orina.
Hinchazón de la cara, de los pies o de las piernas.
deje de tomar el medicamento y consulte a su médico inmediatamente ya que pueden indicar la aparición de efectos secundarios que necesitan atención médica urgente”.

• Según la Ficha Técnica de la AGEMED .

A los ya mencionados en el prospecto la Agencia Española del Medicamento (AGEMED) añade los siguientes afectos adversos:
Alteraciones en el sistema nervioso central (tinnitus, pérdida de oído y vértigos).
Cefalea (con dosis altas).
Disnea grave.
Hepatitis.
Mareos.
Nefritis intersticial.
Sudoración excesiva (con dosis altas).
Además la AGEMED recomienda “precaución en ancianos, sobre todo con insuficiencia renal o que tengan niveles plasmáticos de albúmina reducidos debido al riesgo de una toxicidad elevada” y añade que “debe evitarse la administración de ácido acetilsalicílico antes o después de una extracción dental o intervención quirúrgica” , entre otras precauciones. Por ejemplo, dice textualmente la Ficha Técnica : “Este medicamento deberá administrarse bajo estrecha supervisión médica en caso de hipersensibilidad a otros antiinflamatorios/antirreumáticos, deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, urticaria, rinitis e hipertensión arterial”.

Según el Nomenclator Español.

Por si fuera poco lo dicho hasta ahora el Nomenclator Español incluye otros efectos adversos posibles:
Hepatotoxicidad (poco frecuente).
Hiperacidez gástrica.
Hipoglucemia (en casos excepcionales).
Necrosis tubular aguda con fallo renal (poco frecuente).
Trombocitopenia secundaria.
Cabe mencionar que el Nomenclator Español es, de los tres textos consultados, el que más se extiende en la explicación del Síndrome de Reye del que dice que es “una encefalopatía de origen hepático con elevado índice de mortalidad” que se asocia “aunque en casos poco frecuentes” con niños que teniendo fiebre, varicela o gripe toman ácido acetilsalicílico. De ahí que esté contraindicado el uso de este medicamento en menores de 16 años como veremos más adelante.
Por otro lado, tanto el prospecto y la Ficha Técnica de AGEMED como los contenidos del Nomenclator hacen una advertencia especial a las embarazadas acerca de la peligrosidad de este fármaco para el feto. De hecho la Agencia Española de Medicamentos afirma que durante el embarazo “sólo debe tomarse tras una estricta evaluación de la relación beneficio-riesgo” ya que se sabe que el ácido acetilsalicílico atraviesa la barrera placentaria y hay estudios epidemiológicos que sugieren “un aumento del riesgo de abortos y malformaciones congénitas (incluyendo malformaciones cardiacas y gastrosquisis)”. Añadiéndose que “su administración en el tercer trimestre puede prolongar el parto y contribuir al sangrado maternal o neonatal y al cierre prematuro del ductus arterial” por lo que su uso durante el tercer trimestre de embarazo está contraindicado. Tampoco se recomienda su uso durante la lactancia porque el ácido acetilsalicílico se excreta a través de la leche materna y puede producir efectos adversos en el niño. Esta información -aunque de forma más reducida y menos explícita- puede leerse en el propio prospecto que se limita a decir: “El consumo de este medicamento durante el primer y segundo trimestre del embarazo puede ser peligroso para el embrión o el feto y debe ser vigilado por su médico. No deberá de tomar este medicamento durante el tercer trimestre de embarazo”. Y, de nuevo, el Nomenclator vuelve a ser el texto más explicito: “El uso crónico con dosis altas de salicilatos durante el tercer trimestre puede prolongar la gestación lo que podría dar lugar a daño o muerte fetal por disminución de la función placentaria y aumentar el riesgo de hemorragia antenatal materna” . A lo que añade: “El uso de salicilatos, especialmente de ácido acetilsalicílico, durante las dos últimas semanas del embarazo puede aumentar el riesgo de parto con producto muerto o de muerte neonatal” . Y termina diciendo: “El uso de ácido acetilsalicílico sólo se acepta en caso de ausencia de alternativas terapéuticas más seguras”.

INTERACCIONES

Tampoco se habla mucho de las posibles interacciones y, sin embargo, el ácido acetilsalilcílico puede interactuar -según afirman el prospecto, la AGEMED y el Nomenclator Español de Medicamentos – con:
Ácido valproico . Debido a que su administración conjunta produce una disminución de la unión a proteínas plasmáticas y una inhibición del metabolismo de este ácido.
Alcohol etílico . Ya que puede provocar hemorragias digestivas además de irritación gástrica crónica.
Antiácidos . Pues pueden aumentar la excreción renal de los salicilatos por alcalinización de la orina.
Anticoagulantes orales . Porque hace aumentar el riesgo de hemorragias.
Ciclosporina . Debido a que incrementa su nefrotoxicidad.
Corticoides . Por el riesgo de úlceras y de hemorragias gastrointestinales.
Digoxina , barbitúricos y zidovudina . Ya que aumentan sus niveles plasmáticos y pueden alcanzar valores tóxicos.
Diuréticos . Porque puede provocar fallo renal agudo, especialmente en pacientes deshidratados.
Fenitoína . Porque incrementa su concentración plasmática.
Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) y antagonistas de los receptores de la angiotensina II . Porque aumenta el riesgo de reducción de la filtración glomerular y de fallo renal agudo.
Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina . Porque aumenta las posibilidades de hemorragia en general y digestiva en particular.
Insulina y sulfonilureas . Pues aumenta el efecto hipoglucemiante de estas últimas.
Interferón . Ya que disminuye su actividad.
Litio . Ya que se sabe que disminuye la excreción de litio por lo que aumentan sus niveles en sangre y pueden alcanzar valores tóxicos.
Metotrexato . Por incrementar su toxicidad.
Otros AINEs ( antiinflamatorios no esteroideos). Por el riesgo de úlceras y de hemorragias gastrointestinales.
Otros antihipertensivos (beta-bloqueantes) . Ya que el tratamiento con AINEs puede disminuir el efecto antihipertensivo de los beta-bloqueantes.
Trombolíticos y antiagregantes plaquetarios . Por incrementar su toxicidad.
Uricosúricos . Ya que disminuye su actividad.
Vancomicina, aminoglucósidos, cisplatino, eritromicina o furosemida . Porque aumenta su ototoxicidad.
Asimismo la AGEMED afirma que el ácido acetilsalicílico puede alterar los valores de las pruebas analíticas de laboratorio, tanto de las realizadas en sangre como de las que se hacen con orina por lo que deberá informarse al médico o farmacéutico de que se está tomando este medicamento.

CONTRAINDICACIONES

A lo dicho hay que añadir que según la propia Bayer y la AGEMED “no se debe administrar Aspirina en casos de:
Antecedentes de hemorragia o perforación gástrica tras el tratamiento con ácido acetilsalicílico u otros antiinflamatorios no esteroideos.
Asma.
Enfermedades que cursen con trastornos de la coagulación, principalmente hemofilia o hipoprotrombinemia.
Hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico o a cualquiera de los componentes de esta especialidad, a otros salicilatos, a antiinflamatorios no esteroideos o a la tartrazina (reacción cruzada).
Insuficiencia renal o hepática grave.
Molestias gástricas de repetición.
Niños menores de 16 años ya que el uso de ácido acetilsalicílico se ha relacionado con el Síndrome de Reye, enfermedad poco frecuente pero grave.
Pacientes con pólipos nasales asociados a asma que sean inducidos o exacerbados por el ácido acetilsalicílico.
VTercer trimestre del embarazo.
Úlcera gastroduodenal activa, crónica o recurrente “.
El propio prospecto agrega además que se deberá tener especial cuidado:
“-Si tiene hipertensión, reducidas las funciones del riñón, corazón o hígado, o presenta alteraciones de la coagulación sanguínea.
Si está en tratamiento con anticoagulantes deberá consultar con su médico antes de tomar este medicamento.
Si padece o ha padecido rinitis o urticaria.
En caso de administración continuada debe informar a su médico o dentista ante posibles intervenciones quirúrgicas.
No tomarlo para prevenir las posibles molestias originadas por las vacunaciones.
Evite tomar alcohol en exceso durante el tratamiento”.
En resumen, hemos tomado en esta primera entrega como ejemplo el ácido acetilsalicílico por ser uno de los medicamentos más consumidos del mundo a fin de que nuestros lectores opten a partir de ahora por leerse a fondo los prospectos antes de ingerir cualquier medicamento. Y recordamos que en este caso nos hemos limitado a transcribir lo que del ácido acetilsalicílico afirma uno de los laboratorios fabricantes -en este caso Bayer sobre su Aspirina – sin añadir nada de nuestra cosecha. Y lo hemos hecho -y seguiremos haciéndolo en los próximos números con otros fármacos- para que los lectores valoren en serio si los síntomas que sufren son tan graves como para correr el riesgo de padecer algunos de los muchos problemas que puede provocarle tomar la sustancia de la que hablamos. Especialmente cuando hay alternativas naturales carentes de efectos secundarios.

BETO CAMPOS ESCRIBE