Soplo al Corazon ¿Que es?

Para aquellos que leyeron el anterior articulo y no les quedo muy claro Les traigo estas informaciones que resultan más claras y explicativas Para poder entender mejor el tema. Betocammpos

¿Que es?  Un soplo cardiaco

www.pediatraldia.cl

Los avances médicos de los últimos años han conseguido cambiar muchas cosas. Antes, “tener un soplo” significaba prácticamente ser un enfermo del corazón. Ahora que los medios técnicos nos permiten observar con toda claridad la anatomía y el funcionamiento del corazón, el soplo es solo un dato mas, y de escasa importancia. No obstante, el conocimiento de estas alteraciones ayuda a entender mejor algunas enfermedades cardiacas, o puede decirse que el organismo humano sea precisamente silencioso; antes al contrario, es posible considerarlo como una autentica caja de resonancia que, en la salud y en la enfermedad, emite diversos ecos de forma natural, ecos a los que la Medicina ha prestado atención ya desde sus albores. El son del corazón SI hay una “música” corporal característica, fácilmente identificable y accesible a todos con solo pegar la oreja al pecho de otra persona -lo que los médicos denominan “auscultación mediata”-, ese es el del corazón. En ocasiones, sobre todo en situación de nerviosismo, hasta es posible escuchar los propios latidos. No es sorprendente, por tanto, que los médicos Intentaran, muy pronto, relacionar algunas características de estos sonidos con las enfermedades que tienen lugar en este órgano. Cuando la electrónica se empezó a Introducir en esta ciencia, Junto con el electrocardiógrafo se cree el fono cardiógrafo, capaz de registrar en un papel los sonidos que se auscultan. Hoy en día, todo esto va quedándose obsoleto, especialmente con la aparición de la ecografía en dos dimensiones y la ecografía Doppler, que permiten conocer con enorme precisión la anatomía y el funcionamiento del corazón. A pesar de todo, la auscultación sigue siendo una parte fundamental de la exploración física de cualquier individuo sano o enfermo. Lo importante no es el soplo en si, si no la enfermedad que lo produce

La auscultación normal La audición de los sonidos producidos en el corazón se quedaría en algo meramente anecdótico si no se relacionase estrechamente con el ciclo cardiaco, o ciclo de funcionamiento de esta víscera. Son precisamente los movimientos del corazón los que producen los sonidos. Descrito de forma muy sencilla, la sangre entra y sale de las cuatro cámaras cardiacas -dos aurículas que reciben la sangre y dos ventrículos que la impulsan por los circuitos mayor y menor- de forma ordenada, y la dirección de la misma es controlada por dos pares de válvulas que se mueven de manera simultanea. El flujo de la sangre a través del corazón y los movimientos de las válvulas y otras estructuras producen una serie de sonidos de características variables, entre los que figuran los soplos.

En condiciones normales, los únicos sonidos audibles del corazón son los debidos al cierre de las valvulas. El cierre simultaneo de las válvulas mitral y tricúspides tiene una sonoridad característica que se conoce como “primer ruido”; el “segundo ruido” se debe al cierre de las válvulas aortica y pulmonar, ¨Por  lo tanto, en una auscultación normal se escuchan dos sonidos apareados que se repiten de forma rítmica. Existe un truco sencillo para distinguir los dos momentos del ritmo cardiaco. Puesto que la sístole -expulsión de sangre del corazón-se produce entre el primer y segundo ruido, mientras que la diástole coincide con el latido del pulso, basta con tomar el pulso en cualquier arteria al mismo tiempo que se ausculta a la persona: el primer ruido se produce justo antes del pulso, y el segundo, inmediatamente después. CICLO CARDIACO El corazón se encuentra dividido en cuatro cámaras -dos aurículas y dos ventrículos-que impulsan la sangre a través de dos circuitos conectados que funcionan de manera simultanea. La aurícula y el ventrículo derechos reciben la sangre de todo el cuerpo y la envían al pulmón para que sea oxigenada. La aurícula y el ventrículo izquierdos, por su parte, reciben la sangre pulmonar y se encargan de distribuirla por todo el cuerpo. Las aurículas del corazón, después de recibir la sangre, la trasladan a los ventrículos en la fase de diástole. Las válvulas auriculoventriculares -la mitral, situada en el lado izquierdo, y la tricúspide, localizada en el derecho- velan por que la sangre no refluya de nuevo a las aurículas durante la sístole. En la sístole, los ventrículos se contraen, expulsando la sangre del corazón a graves de la aorta y la arteria pulmonar, respectivamente. Existen unas válvulas en la salida -las válvulas aórtica y pulmonar- que se cierran después con objeto de evitar que la sangre reciba impulsada pueda regresar a los ventrículos en la diástole, permitiendo el llenado a través de las aurículas. Estos movimientos, que conforman el ciclo cardiaco, se repiten de manera rítmica alrededor de 7O veces por minuto. Los sonidos que se auscultan provienen del paso distintas cavidades, asi como de la apertura y cierre de las válvulas cardiacas. Las enfermedades del corazón causan, modifican o anulan algunos de estos sonidos. Remolinos y turbulencias El resto del ciclo cardiaco suele ser silencioso: la sangre fluye de forma ordenada y, por lo general, inaudible a través de las cámaras del corazón. Cuando ( este flujo se ve alterado por algún obstáculo o por un movimiento de retorno anómalo de la sangre, se forman turbulencias y remolinos que producen un ruido como de soplido: se auscultaran entonces los distintos soplos cardiacos. También en el corazón normal, sobre todo en el de niños y ancianos, se producen en ocasiones pequeñas turbulencias que carecen de importancia y que no indican la existencia de enfermedad alguna. En el caso concrete de los niños, este fenómeno recibe el nombre de “soplos inocentes”.

Hasta aquí la cosa no parece demasiado complicada, pero podría discutirse su utilidad. ¿De que sirve estudiar un fenómeno que puede apreciarse en personas tanto sanas como enfermas? Es necesario, pues, introducir mas precisiones a la hora de caracterizada soplo. La frecuencia del sonido -aguda o grave-, su localización en el ciclo cardiaco -por ejemplo, si esta en la sístole o en la diástole-, su timbre -si es musical, rudo, etcétera-, su intensidad y duración, o el hecho de que varié con la postura, el esfuerzo o la respiración, son, entre otros muchos, matices que ayudan a  diferenciar diversos tipos de soplos que corresponden a enfermedades también diferentes. La auscultación es, por tanto, una técnica muy dependiente del buen iodo y la mejor formación del medico, y produce grandes quebraderos de cabeza a los estudiantes de Medicina, que pueden llegar a pensar si no se quiere hacer de ellos algo asi como afinadores de pianos. La auscultación cardiaca sigue siendo hoy en dic parte obligada de la exploración física rutinaria de cualquier enfermo. En el informe que realiza el medico al final, figurara una descripción, mas o menos detallada, de los ruidos cardiacos normales y anormales, asi como de los soplos cardiacos encontrados. Lo hará en un lenguaje solo en apariencia critico y sin concierto. Un soplo de intensidad mas débil puede corresponder a una enfermedad mas alarmante

Dr. Pedro Barreda

www.pediatraldia.cl


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario curso enfermeria cardiovascular dijo

Muy buen aporte. Las enfermedades del corazón son las que más muertes generan en todo el mundo. Por este motivo, los médicos especialistas en esta área son muy valorados y cuentan con muchas posibilidades en el plano laboral.