La Pampa Indómita

La Pampa  Indómita

Había caído la tarde en  el  campo de Telen.

Don Ernesto se sentó  en un tronco de caldén que había tallado con hacha y  machete    para su uso.

Su forma semejaba un  sillón con asiento y respaldo,  un cuero curtido de oveja  lo hacían más confortable.

Su mirada se perdía  en los caminos que una vez fueron las rastrilladas indígenas. El crepúsculo era el único momento que tenia para recordar.  Se sumía en esos recuerdos  y seguramente hacia un  reconto de su vida. Continúa leyendo el contenido de este post

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog