Posts etiquetados como ‘zx 81’

Compilado de aniversarios

Recién tomé conciencia de que estamos transitando la última parte de este año 2011, que vino con una velocidad asombrosa a mi parecer. Haciendo una recapitulacción temprana, noto que fue un año de varios aniversarios.

Por ejemplo, en Agosto, más precisamente el 12, esa computadora omnipresente que conocemos como PC, creada por IBM, cumplió treinta años de vida. En Marzo, también sopló treinta velitas la Sinclair ZX-81, la home computer de Clive Sinclair que fue el punto de inflexión para que mucha gente se acercase a las computadoras, que hasta entonces tenían costos bastante elevados si no prohibitivos.

Estas computadoras no fueron las únicas en ingresar a la tercera década y aunque, seguramente, estoy dejando algunas afuera, mencionaré a la Commodore VIC-20 y la TI-99/4a de Texas Instruments. Pero me queda un aniversario más para recordar, quizás el más importate para el país en esta materia: el 15 de Mayo se cumplieron cincuenta años de la puesta en funcionamiento de la Ferranti Mercury II, que aquí llamaron Clementina. Esta computadora inglesa fue un catalizador que propició la investigación, el desarrollo y las carreras de computación en Argentina.

A modo de homenaje y simplemente porque me gusta,  escribí un pequeño ensayo que resume todo este tiempo, desde una perspectiva subjetiva que inicia, precisamente, relatando la demanda de esfuerzo y lucha que significó poner en marcha el proyecto Mercury II impulsado por Manuel Sadosky. Para quien quiera leerlo, puede descargar el archivo PDF desde aquí.

Soy perezoso y no quiero ser molestado

“No uso la computadora para nada. Soy perezoso y no quiero ser molestado; una persona envía y recibe los emails por mi”. Fueron las declaraciones de Sir Clive Sinclair en un reportaje publicado en el diario inglés Guardian el domingo 28 de febrero de este año.

En la entrevista rememoró muy brevemente sus comienzos con las míticas ZX-80, ZX-81 y ZX-Spectrum. También criticó el tamaño de memoria ocupado por los sistemas operativos actuales y el tiempo consumido para el inicio de las PC.

Clive Sinclair, que cumplirá 70 años a fines del 2010, suele tener apariciones en algunos artículos periodísticos en los que muestra sus férreas inteciones de innovar y reinventar la rueda, y en otros en los que expone situaciones particulares, como su casamiento en junio de 2009 con la bailarina de caño Angie Bowness de 32 años.

http://www.guardian.co.uk/technology/2010/feb/28/clive-sinclair-interview-simon-garfield/print

Sir Clive Sinclair y Angie Bowness

Sir Clive Sinclair y Angie Bowness

NO CARRIER

El domingo 17 de Mayo se me pasó volando. Entre el resfrío y algunas tareas pendientes, no hice a tiempo de escribir esta nota sobre el Día de Internet.

Desde el año 2005, todos los 17 de mayo tienen como fin recordar la revolución en nuestra vida causada por la Internet -y en particular por la World Wide Web- y la necesidad de su expansión y adopción para lograr una sociedad más justa y equilibrada.
Para no caer en terrenos pantanosos para mí, como la política o los problemas sociales, me limitaré a recordar mis primeros contactos con esta herramienta. Estos fueron en el año de 1993 en los laboratorios de computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Hacía poco que había ingresado en la carrera de Ciencias de la Computación y presenciaba como muchos estudiantes, algunos conocidos y otros compañeros, permanecían atrapados durante los intervalos y antes de ingresar a clases, navegando por una primitiva Web, de un poquito más de tres años de vida con el browser de moda Netscape Navigator.
Las nuevas máquinas PC AT-386 y PC AT-486 ejecutaban Windows 3.11 for Workgroups y el stack TCP/IP era provisto por la aplicación Trumpet Winsock, pues la gente de Microsoft se venía negando a incorporar en su sistema operativo un stack TCP/IP nativo que le permitiera conectividad con otras redes que no fueran Netbios frames .

Pero en ese momento la Web, si bien era la que despuntaba, no era la reinante y no era, aún, el sinónimo de Internet. También había gente que obtenía documentos y papers por medio de FTP y de Gopher, el primero aún se sigue usando, mientras que el segundo de los protocolos quedó en el olvido.

Pero la Internet era y es más que eso. No sólo estaba la gente sentada en las máquinas con Windows. Había terminales bobas desde las cuales nos conectábamos al servidor Milagro -un Unix-, donde los alumnos teníamos nuestras cuentas de correo, para chequear novedades mediante el cliente de correo PINE. Pero también una pequeña horda de estudiantes fugitivos de ciertas clases, se comunicaban con otras personas mediante el IRC -Internet Relay Chat-, que para sintetizarlo, diré que es el padre de los Instant Messengers.

En aquel entonces yo era un visionario -cuak!- y la Internet, con la Web, el FTP, Ghoper, IRC y la mar en coche, me parecía una moda pasajera.

No obstante utilizaba Internet en tanto no quedaba más remedio: buscar info en la web o para consultar mails. Pero jamás aprendí a manejar el IRC! Y tímidamente, creo que en 1995 me presté de voluntario para diseñar unas muy primitivas páginas web para el departamento de computación. El proyecto estaba a cargo de un docente llamado Gabriel Wainer que me transmitió una idea sobre el desarrollo en HTML y me dio unas pautas a seguir con respecto al lote de páginas que me tocaría desarrollar. Como resultado obtuve unas páginas muy sencillas -creo que sería justo decir pobres- de gran cantidad de materias en las que se incluía el contenido, la bibliografía, trabajos prácticos, docentes, etc.

Entre estas páginas que desarrollé estaba la de la materia Redes de comunicaciones, a cargo del Dr. Claudio Righetti -en ese momento aún no se había doctorado-. Éste me comentó sobre la conveniencia de hacer unas modificaciones y me proclamó algo así como “el Webista”. Claro, lo hizo adelante de todos los alumnos asistentes a las clases de su matería, que precisamente yo estaba cursando.

Yendo al ámbito particular, en mi casa contaba con una PC AT-386 de 4Mb pero no tenía acceso a Internet. De hecho, no había promociones como en la actualidad y creo que no era posible que el hijo de doña Matilde tuviera el acceso a la red de manera particular.

Cualquier persona un poquito “hacker” que quería experimentar, tenía que conseguir un Modem y conectarse a una BBS -Bulletin Board System- gratuito o pago. En mi caso, me cansaba de recibir los mensajes de BUSY -línea ocupada- pero esperaba pacientemente mi turno para conectarme a los BBS gratuitos y bajar la mayor cantidad de material de lo que yo consideraba útil, hasta que en la línea telefónica aparecía algún ruido o se cumplía mi lapso de conexión, obteniendo en la pantalla el fatídico mensaje NO CARRIER -sin señal de portadora de datos-.
Las comunicaciones las efectuaba con un programa llamado Terminate que operaba a un Modem Zoltrix de 2400 bps. Aún lo conservo en perfecto estado y en su caja.

Un tiempito más tarde aparecieron los primero proveedores de acceso a Internet. Si la memoria no me falla, fue alrededor de 1998. Lo que recuerdo perfectamente, era el elevado costo del abono sumando al elevado costo de la factura telefónica. Y nada de banda ancha: en el mejor de los casos, se garantizaba un acceso a 56 bps.

Uno de los más accesibles era Los Pinos II, al que yo estaba suscripto. Luego aparecieron Sion, Arnet-Telecom y en algún momento de 1999 apareció el punto de inflexión llamado RadAr. Era también de Telecom, pero muy económico por sus servicios reducidos. Por ejemplo, no contaba con soporte técnico online y había una banda horaria de conexión. Mientras un proveedor promedio costaba alrededor de 90$, Radar costaba 9.90$. Un 11% del promedio.

Aún recuerdo a Mario Pergolini en la Rock&Pop, que promovía Sion, criticando al servicio sobre la calidad que podría tener un producto por ese irrisorio precio. Al poco tiempo, supongo que la sonrisa de Mario empezó a borronearse cuando notó la cantidad de usuarios de distintos proveedores -Sion entre estos- que migraban a Radar.

Mi reflexión es rápida y sencilla. No pasó mucho tiempo de todo esto, pero pasaron muchas cosas. Hoy tenemos la vista puesta en el fenómeno de las redes sociales difundidas sobre la web. Pero para mañana se vislumbra el uso de Internet de manera más cotidiana e íntima. Un ejemplo sería la operación con una entidad digital -un agente- capaz de recolectar de la red los datos necesarios para construir información sobre posibles destinos de nuestras vacaciones.

Y pasado mañana?…

Y para finalizar, sepan que esto no termina acá. Porque el Día de Internet, es también el día de las telecomunicaciones. Y en este caso, también puedo hablar de las posibilidades de conexión de las chiquitas de 8 bits.

Están limitadas principalmente por la memoria y por la falta de soporte de nuevo hardware. Aunque, de vez en cuando, aparecen desarrollos interesantes. No obstante, todos los modelos que conozco tuvieron algún grado de conectividad, desde las pequeñas Sinclair ZX-81 y sus clones, que contaban con interfaces RS-232 de Prestel posibilitando el uso de modems externos de terceros, hasta las más sofisticadas Talent MSX y Commodore 64 con varios modelos de modem de la marca. Todas estaban en condición de acceder remotamente a un BBS o a otra computadora. Aunque estimo que, en el país, estas prácticas no ocurrieron sino hasta la masificación de las máquinas PC.


De Talent MSX destaco la existencia de un plan de financiación del Banco del Buen Ayre, para adquirir el equipo en conjunto con un modem, que brindaba la posibilidad de consultar estados de cuentas y de acceder a la red de ACA para consultar estados de rutas, puntos de interés, etc.

En el caso de Commodore 64, destaco que está en condiciones de acceder a la Web como comenté en Fanático de Commodore yo?

FPS eran los de antes

Lo vengo jugando desde Abril y todavía no pude terminarlo. Es que estoy trabado en esa pantalla del galpón, donde decenas de mercenarios atacan despiadadamente.

Me quedo sin municiones, no consigo destruir la segunda de las ametralladoras pesadas, la de la derecha del fondo del galpón. Me frustro y termino apagando la Play 2.

Black en Playstation 2. Año 2006

Así termina la sesión con Black, un FPS (First Person Shooter, Juego de Acción en Primera Persona) que ya tiene un tiempito pero igualmente me enganchó. Sucede que este tipo de juegos siempre me atraparon, siempre fueron de mi preferencia. Y eso que no soy EL GAMER!

Return to Castle Wolfenstein (Wolfenstein ) en PC. Año 2001

Hago un poquito de memoria y recuerdo que antes de Black, pero mucho antes, disfruté de la reedición de Wolfenstein para PC. Salió a mediados/fines de 2001, pero lo recuerdo porque fue muy esperado a nivel mundial: se trataba de la reedición de un exitazo ocurrido en 1992 y del nacimiento del padre de los FPS. Claro, luego se siguió con la movida y salió Doom -también me gustó mucho la reedicion de PC-, Quake, etc, etc, etc. Pero “Wolfenstein 3D” sentó precedentes, fue el papá de los FPS…

Wolfenstein 3D en PC. Año 1992

…Mmm…ah, no…un momento…ahora estoy recordando algo más…ahh, sí, sí…hay que ir más lejos, más atrás. Primero al año 1987, cuando tenía la Commodore 64 con la disketera 1541. Me acordé del título The Eidolon. Un juego de Lucas Arts que había salido en 1985, y en que manejábamos una especie de nave que iba dentro de una caverna; había que aniquilar enemigos y conseguir joyas de distintos colores. Las joyas de un determinado color servían para matar al dragón que custodiaba una salida de un determinado color. También recuerdo la frustración de tener una copia pirata de este título: en algún punto, el juego se colgaba.

The Eidolon en Commodore 64. Año 1985

Sin embargo, dudo y me pregunto, era -es- un simulador de vuelo o un FPS? De todos modos, la afirmación que hice del “Wolfenstein padre de los FPS” empieza a tambalear.

Uh…me acordé de algo más…unos meses antes de The Eidolon, jugué a Scarabaeus. Otro juego que también había salido en 1985. En su historia, interpretábamos el papel de un arqueólogo vestido con traje de astronauta -junto con un perro, para ser original-, que estaba encerrado en distintos niveles de una gran pirámide egipcia -o similar a las egipcias, pero en otro planeta-. En cada piso, había que cazar fantasmas para recolectar una serie de elementos, que permitían el acceso al piso siguiente; todo esto antes de que se acabara el nivel de oxígeno y evitando arañas, botellas de veneno y otros peligros. El pasaje al próximo nivel era un poco traumático, habia que accionar un ascensor haciendo girar una manija. Si esta se nos soltaba, hacía que el personaje y su perro bajara violentamente al próximo piso, con una reducción de oxígeno importante.

Lo curioso de este juego, es que muy llamativamente, cada piso era un laberinto, muy parecido a los niveles de Wolfenstein 3D.

Scarabaeus en Commodore 64. Año 1985

Bueno, ahora sí, la afirmación del Wolfenstein-padre-de-los-FPS, cayó al vacío. Pero esperen…ya no tengo que hacer mucho esfuerzo. Ahí me vino solito, otro recuerdo.

Vayamos a 1985; en ese momento, tenía una CZ-1000 con un Rampack proveedor de poderosos 16Kb de RAM. Y tenía el juego 3D Monster Maze. También tenía la versión en portugués “Monstro das trevas”. Pero nunca pude cargarla.



Ahora, si tenemos en cuenta las capacidades de una CZ-1000 -2Kb de RAM, 16Kb con Rampack, sin sonido ni resolución gráfica-, el juego era excelente técnicamente y en su desarrollo: había que evitar que nos comiera un Tiranosaurio Rex, mientras se buscaba la salida de un laberinto. El juego, en blanco y negro, y con los gráficos construidos en base al juego de caracteres de la CZ-1000, había sido escrito en 1981 para la Sinclair ZX-81 con expansión de memoria y comercializado desde 1982.


Secuencia de 3D Monster Maze en (emulador de) ZX-81 con 16 Kb RAM. Año 1981

Aunque sólo mencioné algunos de los FPS de mi preferencia, resulta más que interesante darse cuenta que algunos conceptos considerados como modernos y revolucionarios, tienen más tiempo de lo que se cree!!


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog